jueves, 18 de febrero de 2016

¿Sabemos mirar el etiquetado de los alimentos?

Hace 10 días estuve en Madrid en el curso de actualización que realiza desde hace 13 años la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap). Es un curso de notable éxito y con mucha asistencia de pediatras de todos los lugares, donde parte de la "gracia" es que hay una oferta diversa de talleres y seminarios y cada uno elige su recorrido formativo.
Uno de los talleres que escogí en esta ocasión, trataba sobre el etiquetado de los alimentos.

El etiquetado de los alimentos nos permite conocer las características de los productos de consumo alimentario: los ingredientes, el origen, los nutrientes que lo componen, la forma de conservarlo o la fecha de caducidad.

A final de 2014 se crea una nueva norma de etiquetado en los alimentos con el fin de que como consumidores nos resulte más sencillo comprender toda la información sobre los alimentos que consumimos. La obligación será aplicable a partir de final de 2016.

La etiqueta es el único medio de comunicación entre el productor y el consumidor, de forma que es importante que el etiquetado siga unas normas y esté regulado. 

Uno de los aspectos principales a los que obliga esta nueva norma, teniendo en cuenta el elevado porcentaje de la población con alergia o intolerancia alimentaria, a indicar muy bien la presencia de determinados alimentos, que son los que están predominantemente relacionados con reacciones alérgicas.

La lista incluye 14 sustancias como son:

- Cereales con gluten
- Crustáceos (como las gambas)
- Huevos
- Pescado
- Cacahuetes
- Soja
- Leche
- Frutos con cáscara (frutos secos)
- Apio
- Mostaza
- Sésamo
- Dióxido de azufre y sulfitos
- Altramuces
- Moluscos (mejillones, almejas, etc)

Esta información debe estar en un lugar destacado, con un tamaño de letra suficiente (al menos 1,2 mm), las sustancias que ocasionan alergia deben estar en negrita entre el resto de ingredientes.

También debe especificarse el origen de los aceites y grasas vegetales (ya que puede haber diferencias significativas en la calidad de los mismos según el origen) y de forma obligatoria: el valor energético, las grasas, las grasas saturadas, los hidratos de carbono, los azúcares, las proteínas y la sal.
La lista de ingredientes es obligatoria excepto en los productos sin transformar que proceden de un solo ingrediente (¡los productos frescos!)

Algunas otras consideraciones a tener en cuenta:

- Los productos frescos siempre son mejores que los "empaquetados".
- La mejor grasa es el aceite de oliva, con ácidos grasos monoinsaturados. Los aceites vegetales (como el de coco o de palma) suelen tener muchos ácidos grasos saturados (los menos recomendables).
- Dentro de los hidratos de carbono, está el grupo de los azúcares. Los azúcares refinados en abundancia originan calorías "vacías", favoreciendo obesidad, diabetes o caries. 
- La sal total en un día que tendríamos que consumir según la OMS no debería ser superior a 6 g diarios. Los alimentos manipulados y precocinados suelen tener cantidades importantes de sal. 

Os dejo una imagen del taller que de forma muy resumida indica las cantidades de grasa y grasa saturada, azúcar y sal. En la columna de la derecha, la regla mnemotécnica de 3-2-1 puede ser de utilidad cuando miramos la etiqueta en el súper para saber elegir con criterio. ¡Un tema apasionante! 


Sobre dieta sana y recomendaciones en la alimentación de nuestros hijos, y para estar atentos a lo que comen y a lo que comemos (damos ejemplo!) no os perdáis esta entrada reciente de la Dra. Gloria Colli: Todo el mundo sabe lo que es una dieta sana, ¿o no?





7 comentarios:

Dra Gloria Colli- Pediatra dijo...

Ayer publicaba en mi blog sobre la importancia de seguir una dieta sana siempre, en todos los casos, niños, adultos, sanos, enfermos. Una de las cosas más importantes para poder hacerlo es leer correctamente las etiquetas. Excelente aportación. La enlazo en mi entrada. Gracias.

Amalia Arce dijo...

Hola Gloria!
Qué bien leerte por aquí. Cierto!! Tu entrada habla de cosas muy parecidas, y consejos muy buenos, siento no haberla leído hasta ahora :-(
La añado al final del texto, me parece que ambos posts se complementan muy bien, parece escrito a 4 manos, jeje!
Un abrazo

teresavet dijo...

Yo como celiaca y madre de celiacas me he convertido en una experta. A la fuerza. Un detalle muy importante : están obligados a etiquetar los ingredientes propios del producto, lo que se añade en la receta. Sin embargo, no están obligados a etiquetar las trazas ni posibles contaminaciones en fábrica. Así que no se puede dar un alimento como apto a no ser que venga etiquetado como tal,esté en los listados que facilitan las asociaciones, o se trate de una marca que certifique que etiqueta las trazas correctamente.
Muy buen post, ¡un abrazo!

Clara dijo...

Recomiendo leer http://www.gominolasdepetroleo.com/ para cualquier historia referida a tecnología de los alimentos y legislación al respecto de etiquetado envasado, así como a conservación en buenas condiciones de alimentos.

Amalia Arce dijo...

Teresa, creo que en esta nueva normativa sí que obliga a indicar las trazas, si no me equivoco a final de este año estará en el etiquetado. Justamente uno de los avances de las novedades en etiquetados es para todas las personas que tienen alguna alergia o intolerancia, ya que para ellas es indispensable poder saber qué componentes tienen los alimentos.

Gracias Clara por la recomendación.

Saludos y gracias por comentar!

Anónimo dijo...

Dra. Amalia, casualmente publiqué una entrada en mi blog sobre lo mismo, en homenaje a un joven que murió a causa de una alergia alimentaria y no hacer caso a la restricciones alimenticias y a las etiquetas de lo que come. Fue muy duro para mi esa noticia porque ese joven me recordó a mi hijo. Yo miro obsesivamente todas las etiquetas, me demoro un montón haciendo mercado, pero todo por mantener la seguridad de lo que mi hijo come, lamentablemente en Colombia no todos los alimentos traen la declaración de alérgenos, lo que es un gran problema. Y esto debería ser una costumbre no solo para los alergicos sino para todos a quienes nos interesa lo que llevamos a nuestra boca.

Educación Emocional dijo...

Muchas gracias por el post!! Es una información muy interesante. Me llama la atención, que si es tan evidente que el aceite de palma es el menos bueno, se utilice tanto, que sea complicado encontrar unas galletas que no lo lleven. Y como eso...tantas cosas. Un saludo.