miércoles, 6 de marzo de 2013

El niño con talla baja

Cuando hablaba estos días de percentiles y veo los comentarios, me doy cuenta de que la angustia empieza en muchas familias en los percentiles bajos. Sin embargo talla y peso difieren en su valoración. La talla baja angustia, sin embargo raramente preocupará la talla alta. En cuanto al peso, las preocupaciones están en la parte baja de la tabla y también en la alta. Aunque durante la infancia será predominante el sentimiento de culpa y de angustia por un peso bajo en los niños, que por un peso alto, que es la auténtica plaga del siglo XXI: la obesidad. 

Un crecimiento normal es sinónimo de buen desarrollo y suele consituir un buen indicador de estado saludable en líneas generales. Y eso tanto en el entorno profesional como en el seno de las familias y de la sociedad. 

Los pediatras y los endocrinólogos reciben con frecuencia consultas en las que el motivo para consultar es una supuesta talla baja del niño o de la niña. La realidad es que hay alteraciones del crecimiento que pueden originar que los niños no crezcan de forma adecuada. Identificar algunas entidades es de gran interés, porque establecer un tratamiento adecuado mejora indiscutiblemente la talla final. No obstante, si dividimos por tipos la talla baja, nos encontramos que un 20% están originadas por enfermedades o problemas que pueden requerir otras exploraciones y tratamientos -y a los que no me referiré hoy-, mientras que el 80% de las tallas bajas son variantes de la normalidad.

Las variantes normales de crecimiento que originan tallas bajas en los niños son básicamente dos:
  • La talla baja familiar: Hay familias de bajitos. Como dirían las abuelas...."dichosa la rama que al tronco sale". Son familias en las que los niños nacen ya bajitos, hay antecedentes de talla baja en la familia (uno o dos padres con percentiles bajos), siguen curvas de crecimiento normales, y tienen una edad ósea correspondiente a la edad cronológica, y una exploración física y determinaciones hormonales normales.
  • El retraso constitucional del crecimiento: Son niños que tienen una talla normal al nacimiento, y que tienen en sus antecedentes familiares una madre que tuvo la menarquia tardíamente y/o un padre que hizo tarde el estirón puberal. El niño crece normalmente los primeros años de vida, sufriendo posteriormente un retraso que lo sitúa por debajo de la normalidad. Estos niños recuperarán los valores normales que les correspondían por su genética tras la pubertad, que será algo más tardía que en los niños de su clase. La edad ósea está retrasada a la cronológica y la exploración es normal. La talla adulta final será normal, aunque sí es cierto que cuanto más tardío es el estirón puberal éste es de menor intensidad, de forma que pueden resultar adultos un poco más bajos de lo esperado.
En algunos casos, se combinan talla baja y retraso constitucional del crecimiento y entonces se suman muchas de las características que he comentado y la preocupación se agudiza. 


La edad ósea es una determinación del crecimiento independientemente de las medidas externas que se consiguen al tallar a un niño. Traduce un fenómeno madurativo que se produce con el crecimiento cuando el tejido cartilaginoso (de crecimiento) se transforma en hueso. La edad ósea se estudia realizando una radiografía de la muñeca izquierda y la imagen se compara con la de unos atlas de imágenes que determinan la edad ósea. La edad ósea se compara con la edad cronológica y es un dato más para estimar el crecimiento potencial.  

7 comentarios:

Miri dijo...

Muy interesante, yo no me he preocupado mucho por la talla o el peso de mi enano, y eso que nació a término con 52cm y 3650kg... pero luego no fue un niño gordito ni enorme.. siempre mas bien delgadito (tiene 42 meses y pesa 12kg) y normal en estatura, como los de su clase... no hemos sido papas de pesarle todas las semanas ni de obsesionarnos con su percentil, de hecho se lo que pesa por su última revisión. El pediatra nunca nos dice nada, quiero decir, que nos ve tranquilos, y a pesar de verle delgado y sano, para qué va a preocuparnos? tanto yo como su padre somos muy delgados, y el papa dio el estirón con 16 años, asi que como esto viene en los genes, pues eso, que ya crecerá.

Un abrazo y ojalá leyera este artículo mi suegra jaj

susi dijo...

Muy bueno el articulo,se entiende perfectamente,gracias por acercarnos estos temas!creo que lo mas importante es que el crecimiento sea lineal y que esten sanos no si se esta en un percentil o no,en mi pediatra ni siquiera te lo dicen ni yo lo pregunto,si esta bien es lo importante

teresavet dijo...

En esas estamos nosotros, madre de talla baja (me tuvieron que poner hormona de crecimiento y todo) y padre con retraso del crecimiento. Y niña en percentil 0-3 desde que nació. Si a eso le añadimos que yo soy celíaca... pues llevamos de médicos los tres años que tiene la niña.
Y por ahora... está sana como una manzana. Pequeña pero muy mona, que era lo que decía mi pediatra de mí.
Fenomenal entrada, se la he pasado a mi marido, y le ha tranquilizado mucho.

Anónimo dijo...

Esto es un problema de sanidad pública ya que a los niños no le dan un alimentación sana y es por eso que unos son bajo de peso y otros aumentan por los desorden hábitos alimenticios

Gracia dijo...

Hola Amalia.
Soy Gracia, maestra de Infantil y seguidora tuya desde hace un tiempo.
Desde aquí te doy la enhorabuena por tu blog.
Como tú, yo también tengo un blog (http://infantilgraciapc.blogspot.com.es/) que nació con la intención de crear una ventanita a través de la cual los papás, pudieran observar la vida escolar de sus peques. A estas edades, muchos niños no quieren o no pueden contestar a todas las preguntas que los papás les hacemos interesándonos pero ese trocito de sus vidas que nos perdemos.
El blog ha conseguido el objetivo con creces y gracias a él disfruto de unos papás bien informados, muy implicados y colaboradores.
El caso es que me ha parecido muy interesante darles a conocer tu blog. El tema de la salud es algo que nos preocupa mucho y sobre todo a los papás primerizos y nada mejor que una experta como tu para asesorarles con tus entradas.
Si tienes algún inconveniente por mi atrevimiento házmelo saber.
Muchas gracias por compartir tus conocimientos y consejos.
Un saludo de Gracia.

Amalia Arce dijo...

Gracias por vuestros comentarios, me alegra saber que esta información alivia algunos "sufrimientos".
En cuanto a la información, Gracia, está disponible en la web así que puede consultarla quien quiera. Sin problemas.
Saludos

Somos Múltiples dijo...

Interesantísimo como siempre Amalia. Me encantaría que un día tratases el tema de los niños con CIR y la talla baja. Como sabes, mi hija nació de 35 semanas y con sólo un kilo, y su hermano mellizo en cambio con 2200 gr. De momento sigue la misma curva que los percentiles pero más abajo claro. Tengo entendido que el CIR durante el embarazo puede alterar la formación de las hormonas que regulan el crecimiento, y que en algunos casos puede ser necesario administrarles hormonas de crecimiento cuando son más mayores. De momento no estoy muy preocupada la verdad, ya que mi hija ha llegado al percentil en altura. De talla no creo que llegue nunca, pero tanto mi madre como yo siempre fuimos muy delgaditas!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails