lunes, 11 de febrero de 2013

Percentiles y "percentilitis"

Alguna vez ya he comentado que la visita al pediatra para las revisiones habituales a veces parece convertirse en una especie de examen para los padres. 

Uno de los controles que se realizan asiduamente en las consultas es comprobar que el niño crece (somáticamente) de forma adecuada. Así que medir la talla y el peso son actividades habituales en las consultas.
Con el peso y la talla de los niños ocurren algunas cosas. Por un lado socialmente está bien visto ser alto y bien plantado. Padres altos quieren hijos altos y padres bajitos, también. Por otro lado el peso también puede convertirse en una obsesión, mucho más en el caso de los que van "justos" de peso -especialmente si son del género "mal comedor"- aunque también si el peso es excesivo y entramos en las cavernas de la obesidad. 

Talla y peso se reflejan en unas tablas de crecimiento, que están en boca de todo el mundo. Pues quien más o quien menos suele tener interés en saber en qué percentil de crecimiento está su hijo. Generalmente los que están en la parte alta de la tabla suelen tener a padres orgullosos de ellos, mientras que los que están en la parte baja, padres que les animan a ir ganando posiciones. 

Un percentil es un concepto matemático, en concreto un concepto estadístico. Consiste en dividir unos valores en cien partes iguales, originando 99 segmentos. Supongamos que tenemos 100 niños de la misma edad. Los ordenamos del 1 al 100 en función de su peso, siendo el 1 el de menor peso y el 100 el de mayor peso. Si un niño ocupa la posición 25, estará en el percentil 25, la cual cosa significa que habrá 24 niños de su misma edad con menor peso y 75 niños de su misma edad con mayor peso.

Varias consideraciones:
  • Tan normal es estar en el percentil 25 como en el 75. 
  • Los pediatras solemos "preocuparnos" (aunque con algunos matices) cuando el percentil está por debajo del 3, con lo cual como podéis observar que hay bastante margen.
  • Quizá más importante que el percentil en concreto de una medida puntual sea el seguimiento en el tiempo, es decir, la confirmación de que se va produciendo crecimiento y que no hay un estancamiento -o peor- una pérdida de peso no justificada (entendiendo por justificada un proceso agudo que puede ocasionar cierta pérdida de peso puntual que luego se recupera).
  • Lo habitual es que cada niño siga un carril de crecimiento. Es decir, que aquéllos que nacen pequeños, se mantengan pequeños durante su crecimiento (pero crecimiento sostenido). Si bien es cierto que algunos que han tenido un crecimiento intrauterino restringido recuperan el tiempo perdido con el fenómeno que se conoce como "catch-up".
  • Son muy importantes los factores genéticos familiares. Padres pequeños suelen tener hijos pequeños y viceversa. A veces padres que no parecen muy pequeños, sí lo fueron durante su infancia y sus hijos repiten sus patrones de crecimiento (y de conducta alimentaria....a modo de una especie de venganza por lo que sufrieron sus abuelas....)
  • Aunque los hijos se parecen a sus padres, ciertamente se produce en las últimas décadas un crecimiento secular de la especie humana. Vaya, que cada vez somos más altos. Y generalmente es de esperar, que nuestros hijos nos superen en altura. 
Buscando en internet sobre este tema, me he dado cuenta de la cantidad de calculadoras que hay para calcular percentiles de crecimiento infantil. De forma que seguramente es un tema que interesa mucho a los padres recientes. Y quizá se incentiva en la revisión del pediatra. Recuerdo mis visitas -esas que ya no hago- durante los primeros meses de vida de mis hijas al centro de salud. Me iba siempre -y sin pedirlo, que conste- con una copia de la gráfica de crecimiento donde se veían con claridad los puntitos en los percentiles de marras. 

Un percentil bajito y un niño mal comedor es carne de cañón para incrementar la angustia materna y para que algunas marcas intenten tener cuota de mercado. Pero de esto y de cómo calcular someramente la talla que pueden llegar a tener vuestros hijos en función de su genética si queréis os hablo otro día.

23 comentarios:

Mama medusi dijo...

Muchas gracias por la explicación. La verdad que el tema percentiles siempre esta en boca de los padres y tendemos a comparar y alarmarnos.
Y me interesa mucho el tema del crecimiento en función de la genética, así que esperaré tu post si te animas :)

Lídia dijo...

Siiiiiiii! Háblanos otro dia!!!!!!

Anónimo dijo...

Estupendo blog.
Mi hija tiene 18 meses y nunca su pediatra me ha hablado de percentiles (porque supongo que todo es normal), ni yo he preguntado. Come bien, está sana y feliz... Aunque es cierto que mucha gente me pregunta por su percentil y me mira raro cuando digo que no lo se, jejejeje.

Maribel

jmsuelves dijo...

Como de costumbre, un post útil e instructivo, y una invitación a la sensatez: no hay motivos para "competir" con el peso y la talla de los peques...
Solamente una pequeña corrección, porque los percentiles no están separados por una distancia igual (no hay la misma distancia entre el percentil 2 y el 3, que entre el 3 y el 4), sino que todos incluyen un número igual de individuos, de manera que estar en el percentil 35 en estatura significa ser más alto que el 35% de la población, y más bajo que el 65% restante. Más info en http://es.wikipedia.org/wiki/Medidas_de_posici%C3%B3n_no_central



Anónimo dijo...

"La tiranía del percentil" lo llamaba yo. Y eso que mis hijos eran niños grandes y buenos comedores. Pero eso de que otras madres me preguntarán el percentil de peso y al decirles que estaban fuera de la tabla... La tan temida obesidad estaba ahí, planeando en la conversación.

gloria dijo...

Totalmente de acuerdo, lo mismo pasa con la retirada de pañales o del chupete, somos incapaces de entender que cada uno tiene su ritmo.

Nenica dijo...

La verdad es que tener un niño con percentil 3 es una angustia diaria para las madres a la hora de las comidas, y un dolor de corazón extremo cuando cogen cualquier virus y dejan de comer.
Sí, si puedes, háblanos más de este tema, a mí me interesa mucho!
Besos

José Vicente Baeza González dijo...

Hola!
Buen artículo, pero me gustaría lanzar una reflexión. ¿Por qué esa obsesión por el percentil del peso cuando el que indica sí hay sobrepeso o bajo peso es el IMC? Ese índice NUNCA se menciona y debería de ser el de referencia, ya que es el que pone en relación pesó y altura, es decir, la proporción de masa.
Existe mucha desinformación en la inmensa mayoría de consultas de pediatría de niño sano y miles de mamás se van a casa muy preocupados porque su peque pesa poco, cuando en realidad tienen un percentil 50 de IMC porque resulta que papá y mamá miden 1,60 y por lo tanto el bebé es pequeñito.
Es que no explican el IMC en la facultad o es que hacer una multiplicación y una división es demasiado trabajo?
Un saludo desde www.diariodeuncacahuete.com

Maria dijo...

me viene como anillo al dedo este post. Casualmente porque tengo mellizos, uno de ellos altura y peso normales y el otro del tipo "poco comedor" y siempre a la raya en cuanto a percentiles por lo que el pediatra me persigue cada vez que vamos y ademas siempre tiene el hermano mellizo y la comparacion es inevitable. En la ultima visita el pediatra me hablo de la "edad osea" y en el caso de mi peque resulto ser menor de la edad que tiene. Podrias hablarnos de eso? que significa y que implica? Mil gracias.

Nayra Travieso dijo...

Hola Amalia!!!
Me encanta tu blog. Lo conocí a través de Jesús Jarque del blog Familiaycole.
Todos tus post me resultan muy interesantes pero este me ha llegado por la parte que me afecgta. Soy mamá de una niña y un niño y además de una obsesa de los percentiles ya que mis hijos son de los no que no alcanzan ni el percentil 3. la niñaya está en el 25 (4 años y 22 meses: 14 kilos y 103 cm= bajita y flaquiiiita),pero buf!!! puedo respirar cuando se ponga mala de que tenga un poco de margen. Sin embargo, el peque no llega al 3 ni por causualidad (2 años: 10 kilos y 81 cm= bajiiiiito y flaaaaquito) y temiendo que coja algo que lo fulmine como la última vez.
Son niños que comen pero no engordan. De pruebas de todo tipo se le han hecho. Y yo estoy en un sin vivir.
Siento el rollo, pero me afecta.Soy una de esas madres a las que te refiere. Muchas gracias y saludos cordiales.
Quedo también a la espera de ese otro nuevo post.

CCG dijo...

Pues aquí una mamá (reciente) estadística que te felicita por la explicación. A mi me ha tocado un bebe con percentil "alto" y he pasado muchos ratos explicando que es igual de "normal" o "raro" que los que andan por el otro extremo de la tabla. Lo que me ha hecho gracia es como un concepto que hasta hace unos meses solo había usado en el entorno laboral se ha convertido en algo cotidiano! Y a mi también me regalan el gráfico en cada visita, aunque por defecto profesional, me encanta tener la colección de grafiquitos :)
Por otro lado, me he dado cuenta de la importancia de que esos conceptos estadísticos estuvieran mejor explicados tanto durante el embarazo (riesgos, probabilidades, ...) como durante los primeros meses. Como siempre, la falta de información/formación puede llevar a un sufrimiento importante en esas etapas.

Anónimo dijo...

A mí el percentil en sí nunca me ha importado y casi nunca he sabido el de mis hijos. Lo que me trae un poco de cabeza de un tiempo a esta parte es que el niño sin venir a cuento dio un buen bajón de percentil en el tamaño, vaya, que de una revisión a otra casi no creció. Ahora tengo la sensación de que ha vuelto a crecer y estoy más tranquila, pero a veces no puedo evitar darle vueltas al tema.

Podrías un día hablar de lo que supone un cambio de percentil, de lo que puede estar detrás?

Muchas gracias y un saludo de una incondicional

Esther dijo...

Ays que sufrimiento. Mi hija mediana que cuando nació estaba en el 50-75 cayo a un 3 en su primer año.
Que agonía!!! Que sentimiento de culpa!!! Controles, análisis,... y al final nada una intolerancia a la lactosa y con 5 añosuna niña sana lista y despierta. y unos padres tranquilos a los que el peso ya no les preocupa.

Anónimo dijo...

Yo también lo he pasado muy mal con el tema de los percentiles durante el primer año de vida de mi hija, fatal. Ahora que le falta una semana para cumplir los dos años, que la veo tan feliz, tan espabilada, tan risueña... Y ahora que he aprendido a disfrutar de ella sin más, justo ahora es cuando voy a ir a la revisión de los dos años sin miedos, sin angustia, sin temores. Yo llegué a mentir con la edad de mi niña cuando tenía meses de vida porque siempre me decían que parecía más pequeña. Hoy lo digo bien alto: DOS AÑOS, VA A CUMPLIR DOS AÑOS!

Laura Gil Quitián dijo...

Uno de estos días he visto un anuncio en la tele que me ha dejado perpleja y es que es de un complemento, no recuerdo qué marca ni nada. Viene a decir que si tu hijo no come bien, pues puedes estar tranquila porque le das el bebedizo y ya es como si hubiera comido.
Me parecen terribles las repercusiones del uso de semejante producto. Las pautas de alimentación de toda la vida se marcan en la infancia. Tendemos a comer de mayores los alimentos a los que nos familiarizamos de pequeños. Creo que el usar un complemento de estos es totalmente contraproducente puesto que no educa al niño. Es una cadena: como el niño está saciado y se le ha aportado una serie de nutrientes básicos, no tendrá ganas de comer. Y como no tiene ganas de comer, se le atiza el complemento... El caso es que puede retrasar años el que el niño se adapte de forma normal a la alimentación... y todo eso para que alguien se forre con los botecitos en cuestión.
Lo malo es que habrá padres que con la percentilitis se agobien y opten por cebarlos aunque sea con suplemento de bote. Además así no hay que enseñar y luchar por implantar unos buenos hábitos alimenticios...

Lyra dijo...

Aquí otra mamá preocupada de un bebé que ha ido bajado del percentil 50 (con 4 meses) al 3 (10 meses). Su pediatra nos ha pedido hacerle unos análisis porque le preocupa, pero no sabemos si hacerle pasar por ese mal trago si se le ve sanote y feliz... Lo peor es cuando llega la hora de la comida y solo quiere pecho y no haces más q pensar en percentiles y agujas... y la familia presionando con lo de "es que el pecho ya no es suficiente, tienes que darle más comida de verdad"...

María (diariodeunbebeconcolicos.com) dijo...

Lo has explicado genial.
Mi hijo ya tiene dos años y medio y ahora no me preocupa mucho, porque le veo que come bien y crece bien, pero siempre ha estado en un percentil de peso de 20-30, y me preocupaba, después comprendí que estaba en lo normal, pero nadie me lo explicó así de claro.
Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Creo que también es importante decir que hay que mirar tanto los percentiles de talla como los de peso. Así si que pueden dar pistas si son muy diferentes.
Alberto nació por debajo de los percentiles y solo llegó al 50 en el diametro craneal (cabezón como su madre).
Pilar

Yaiza dijo...

yo nunca he sabido en que percentil está mi hijo,paso de comparaciones,sé que crece bien , poquito a poco y punto.En las revisiones le pregunto a la pediatra si está bien ,nos dice que si y ya me quedo conforme,.
Esperando lo que comentabs de las tablas segun la familia....

Silvia dijo...

No hay nada como tener un niño prematuro para familiarizarte desde bien pronto con el tema percentiles. Creo que mi hijó entró en las tablas cuando tenía 6 ó 7 meses, y siempre ha oscilado entre los percentiles 3 y 10 en relación al peso. En la altura sí que ha estado más entre 25 y 50. ¿Y qué haces si te ha tocado un niño poco comedor (bastante habitual en bebés que han tenido CIR y han pasado sus primeras semanas en la UCIN)? Pues nada, hacer sus revisiones, observar lo que come y darle a probar de todo para que vaya creando sus gustos personales. Poco más. Gracias por el post, en pocos sitios lo he visto tan bien explicado como aquí, Amalia.

Anónimo dijo...

jyo tengo una nena de casi 4 años q los cumple en septiembre, ayer gue a revision de digestivo porq es multi-intolerante alimentaria. ahora pesa 11kg y el pediatra se qiedo preocupado porq esta en el percentil 1. eso q significa? graciad y un saludo

Anónimo dijo...

Animos mamis, nos queda ser fuertes, mí hijo no tolera leche alguna que no sea la mía, y el percentil 3 lo veo por todos lados, lo que hago es probar con quesitos, le gustan mucho, pero no come seguido, con seguido me refiero a sentarse hasta acabar su platito de comida, lo que me toca es que mientras juega y esta bien distraído pues le voy dando la comida de a bocaditos, denle lo que mas les gusta, siempre hay algo, y poco a poco entre engaños algo mas,juguitos de frutas, el mio el mes pasado perdio 120 gramos,pero en su ultima revision gano 290 g.,animooooooosssssss chicas

Anónimo dijo...

Es reconfortante saber q no estamos solos y q hay un montón de familias q han y estan pasado por el sufrimiento de la dichosa "percentilitis". Mi niño tiene 2 años y 4 meses y nunca a llegado al percentil 3. Ya desde el ultimo trimestre de embarazo fue una autentica tortura y angustia xq no estaba dentro de las curvas. Y siempre mi marido y yo preguntábamos donde está el percentil 1 y 2? Ni siquiera tiene cabida en las estadísticas... En esta nuestra sociedad en la q tienes q ser alto, fuerte y guapo, ya te sientes excluido desde antes de nacer! Lo mas triste es q es matemática pura q se aplica indiscriminadamente sin hacer uso de razón. Mirando a mi marido y a mi, lo raro hubiera sido tener un bebe de percentil 80 por ejemplo! Eso si q seria digno de estudio!!

Animo a todas las familias con "pequeñines"! Lo importante es verlos crecer (en todos los aspectos) felices!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails