miércoles, 16 de enero de 2013

Primera infancia y obesidad

Ayer en mi hospital tuvimos una sesión de formación que trataba sobre obesidad. Desde el servicio de Endocrinología para tratar el tema nos pusieron una serie de vídeos divulgativos procedentes de Estados Unidos, donde la obesidad es un problema de salud muy importante. 

La obesidad puede tener factores de riesgo que empiezan desde ya antes del nacimiento, prenatalmente durante el embarazo, en relación con la obesidad materna y el desarrollo de diabetes gestacional. Igual que los factores de riesgo pueden iniciarse tempranamente, también existe la posibilidad de prevenirla.

Una vez el bebé ha nacido la subida intensa de peso durante los primeros meses también aumenta el riesgo de obesidad. Por eso desde el principio, establecer trayectorias saludables en cuanto a alimentación tiene un gran interés.

La lactancia materna es un factor protector contra la obesidad. Además de que su contenido se adecúa a las necesidades del niño en cada momento, parece ser que la regulación de la ingesta es más acertada. Me explico. Un niño mama y cuando está saciado, suelta el pecho. Digamos que es más fácil que coma lo que necesita y no de más. Este comportamiento origina un efecto duradero en la habilidad del niño para regular cuánto come.

Otro aspecto interesante es una teoría que afirma que la introducción de la alimentación complementaria de forma muy precoz (antes de los 4 meses) en los niños que no maman también constituye un factor de riesgo.

En relación con el comportamiento del adulto otro factor que influye en los hábitos posteriores es la tendencia a dar de comer a los bebés cuando lloran. El llanto puede ser por muchos otros motivos y sin embargo puede modificar los patrones de alimentación. Algo para reflexionar.

Os dejo aquí el vídeo completo, especialmente interesante a partir del minuto 15.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha parecido muy interesante. Lo primero sería quizás alargar la baja maternal hasta los 6 meses, la mayoría de mamás que conozco han abandonado al poco de empezar a trabajar por el agotamiento, o falta de buen asesoramiento al principio, mi hijo nació en un hospital IHAN y al día siguiente de nacer el pediatra le detectó frenillo sublingual y se le quitó pues yo empezaba con grietas y dolores y no era posicional, nosotros llevamos casi 30 meses de lactancia (por cierto, trabajo y va a la guardería), nunca creí que llegaría a tanto sobre todo tras superar 3 mástitis, sólo me planteé "una toma, una toma, otra toma", fue muy fundamental la ayuda de las asesoras de lactancia. Es una experiencia fantástica pero también requiere apoyo y estar concienciada y pedir ayuda cuando hace falta, la pediatra de mi hijo es fantástica y prolactancia, su enfermera ya no tanto, en la revisión del año: "si quieres destetar te digo como", de un ginecólogo he tenido que oir que después de los 6 meses al bebé no le sirve para nada y para la madre es malo, le recomendé actualizarse y leerse la web de la AEPED y OMS... lo 1º reciclarse los profesionales de la salud, lo 2º estar informada y concienciada para que te resbalen las criticas, lo 3º normalizar la situación de la lactancia ante los sanitarios y sociedad.

Un cordial saludo,

Verónica

Mami Cool dijo...

Muy interesante Amalia, ¡gracias!

Laura Gil Quitián dijo...

Hola:

No veo mucha relación entre dar de comer a un bebé cuando llora y la obesidad. La teta es así al principio. Así lo he hecho con mis hijos y están perfectamente. Porque el pecho no solo es alimentación sino consuelo, reducción del estrés... Y no creo que los niños se hagan obesos por ello en su bebez.
Otra cosa es que para callarlos les sueltes galletas o bollos o piruletas cada dos por tres (como les dan muchos padres en los centros comerciales para que les dejen comprar. Otra cosa es que no les enseñes a comer fruta y verdura. Otra cosa es que por no cocinar tires a menudo de comida precocinada. Otra cosa es que necesiten la satisfacción de comer porque tienen hambre de atención. Otra cosa es que solo los tomes en brazos para comer, con lo cual querrán comer para que les tomes en brazos.
Una necesidad satisfecha en su momento desaparece y deja que el niño madure. Una necesidad insatisfecha pide satisfacción toda la vida, de una manera o de otra.
Es mi forma de verlo.

Un abrazo.
Laura.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails