viernes, 11 de enero de 2013

Esperando al Ratoncito Pérez: De los dientes de leche a la dentición definitiva

Releo esta entrada de hace poco más de 3 años y compruebo que la historia se repite. Ahora es Irene la que espera impaciente a que sus dientes empiecen a caer, y ya tenemos uno de los incisivos inferiores en movimiento. 

A diferencia de su hermana, ella es de las más mayores de su clase y sin embargo hay otros niños más pequeños que ya le han cogido delantera en el tema del recambio dentario y tienen sus bocas con muchos espacios.

Los primeros dientes que se suelen caer son los incisivos inferiores que también fueron los primeros en salir durante los primeros meses de vida. Como en tantos otros ítems del desarrollo infantil, las diferencias entre unos niños y otros pueden ser importantes.

La maduración de las piezas dentarias empieza ya en la vida intrauterina. Durante el quinto y el sexto mes de embarazo los dientes primarios o de leche se irán calcificando aunque no será hasta varios meses después cuando erupcionen. Algunos niños tendrán dientes a los 4 meses de vida y otros no los tendrán hasta el año. Sin que haya motivo de preocupación por ello. Ya en el momento en el que están erupcionando los dientes de leche se empiezan a calcificar los dientes definitivos.
Sucesivamente los dientes de leche irán erupcionando y finalizando su proceso de maduración y calcificación completa.

Ya en la edad escolar, entorno a los 5-6 años, los dientes empiezan a caerse para dar lugar a las piezas definitivas y que si todo va bien, tendrían que durar la mayor parte de nuestra vida adolescente y adulta. El proceso es más prolongado en el tiempo y aparece una nueva pieza dentaria que no existía en forma primaria: el tercer molar, "la muela del juicio" que suele aparecer entorno a los 18 años (aunque a esa edad muchos no tienen juicio ni por asomo).

Una cosa curiosa es que dientes de leche y dientes definitivos tienen su propia cronología. Y aunque generalmente se acoplan y se cae el de leche y erupciona el definitivo, esto no siempre es así. A veces el diente definitivo empuja al de leche y se crea un problema de espacio. Otras veces como le ocurrió a Laia, los dientes de leche se cayeron y los definitivos tardaron casi un año en salir, llegando a plantearme si realmente la niña tenía dientes calcificándose enterrados en sus encías (!).

En fin, como sabéis los que tenéis más de un hijo, las historias se repiten y ahora sólo nos queda esperar que en la noche menos pensada nos venga a visitar de nuevo el Ratoncito Pérez.

5 comentarios:

Gloria dijo...

A mi me acaba de salir una muela del juicio con 32 años! Así que doy fe de que cada uno tiene su propia cronología ;)

Bàrbara dijo...

Gracias por este post. Mi hija mayor (cumple 6 en abril) está cada día con este tema, que si a tal le ha caído un diente que si al otro le faltan dos... y a ella pobre no se le mueve ni uno, con este post me quedo más tranquila, además a ella le salieron muy muy tarde (12 meses los primeros), mi duda era saber si tendría dientes o no.... y si los tienes todos!!

Anónimo dijo...

He entendido mal, o dices que el tercer molar es la muela del juicio? No es el cuarto?

Celestia dijo...

Que buena ilustracion, gracias un a vez mas

maría dijo...

Una pregunta, no se les caen ahor antes que a nosotros. En clase de mi hija primero de primaria , solo queda ella con toda la boca . El resto anda desdentado desde los cinco años sobre todo las niñas,tiene algo que ver con que luego. Las baje la regla tan pronto ahora.?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails