jueves, 27 de diciembre de 2012

En las trincheras

Desde hace un par de semanas, estamos con ritmo frenético en Urgencias. El domingo pasado y también el día de Navidad estuve trabajando y la presión asistencial ha sido brutal.
En mi hospital estamos organizados de tal manera que a pesar de que el volumen de pacientes es importante, la espera no es descomunal, pero sin duda el esfuerzo de cada guardia es considerable, al igual que ocurre a estas alturas del año en todos los centros.

Como os comentaba hace unos días las bronquiolitis están en plena ebullición. Ya llevamos más de un mes con el virus respiratorio sincitial (VRS) entre nosotros. Primero "cayeron" los niños que van a guardería (los "toddlers") y ahora son sus hermanos pequeños, recién nacidos y lactantes pequeños, los que están siendo principalmente "atacados" por la epidemia, originando un gran número de ingresos en el hospital, pues cuanto más pequeño es el bebé, más posibilidades de que la bronquiolitis sea más complicada o que afecte mucho más a la vida cotidiana del niño (sobretodo en lo referente a las dificultades para la alimentación). 

En los últimos días también, ronda mucho virus parainfluenza. Uno de los causantes de las laringitis que os mencionaba la semana pasada.

También se ha dejado caer un virus gastrointestinal que ha sido una bomba en muchos colegios en estos días prenavideños. Vómitos y más vómitos. Y algunas diarreas. ¿Será un rotavirus?

Y en cuarto lugar, por el volumen de niños con fiebres elevadas durante días, congestionados pero con buen estado general, me parece que ha empezado a circular el virus de la gripe. Revisaré los informes de los servicios que actúan a modo de centinela, pero la guardia de Navidad me olió mucho a gripe. 

Con todo este revoltillo de virus, y teniendo en cuenta que algunos pequeños llevan ya 3 ó 4 semanas encadenando un proceso infeccioso detrás de otro, empiezan a llegar familias que andan ya desquiciadas y hartas. Y en ocasiones, son visitas difíciles, pues comentar que lo que tiene el niño te parece un virus, por muy obvio que nos parezca a los profesionales, genera desconfianza en mucha gente. En la calle, es común oír aquello de "cuando no saben lo que tiene, dicen que es un virus". Además como para los virus no hay un tratamiento específico, es decir, no hay antibióticos que los eliminen, la sensación de desesperanza es mayor. 

Una de las consecuencias de esa desesperanza es que los niños van medicados en exceso. A veces cuando se hace balance de la cantidad de fármacos que ha tomado un niño en los últimos días, se me ponen los pelos de punta. En especial cuando se encadena un antibiótico tras otro, a sabiendas de que la mayoría de los procesos son virales; y un mucolítico tras otro, a sabiendas de la escasa efectividad clínica de dichos fármacos. Creo pertenecer al colectivo de los que menos recetan y en cada receta sin embargo, me lo planteo. A veces una buena explicación es mejor que una receta. Otras veces hay familias que sin la receta no se sienten bien atendidos. En ocasiones me pasa que acabo recetando sin querer hacerlo. Después de estar un buen rato explicando el por qué, dando alternativas a los medicamentos e intentando generar confianza, ves delante un morro arrugado que no se conforma y que quiere un remedio mágico para que el niño esté bien en pocas horas, para quitarle de una vez los malditos mocos o para asegurarse que el resto del invierno va a ser plácido.... Complicado.

PD: Anécdotas entrañables en medio del caos. Finalizando una visita el otro día de una nena que venía con una bronquitis y que estuvo nebulizándose en Urgencias, la madre me dio las gracias "por la visita y por el blog, que leían todos los días". Me puse muy contenta. 

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Debo decir que las 2 veces que he tenido que ir con el niño (28 meses) a urgencias, una vez principio de bronquiolitis, pero con 6 meses que tenía el bebé, pues nos asustamos mucho, y otro un catarrazo con mucha muchosidad, de la segunda nos recomendó el pediatra que lo abrigaramos y lo sacaramos a airearse para que se abrieran las vías respiratorias y salieran los mocos y mano de santo. La otra recomendación que nos hizo es que si nosotros llevamos tres capas de ropa que el niño llevara dos no cuatro, siempre una manga menos que nosotros pues tienen la temperatura basal más alta y se mueven más y por lo tanto pasan menos frio, que la mayoría de catarros viene por un exceso de abrigo. Siempre nos han tratado muy bien y si se tiene un poco de educación se entiende que si pasan delante a otros bebés será porque están más graves.
Mi abuelo era médico de familia y tampoco era partidario de recetar a tutiplén, decía que lo que más protegía a los más pequeños era la lactancia materna y en esas sigue nuestro nene y que conste que va a la guardería.

Te deseo un buen comienzo de año y ánimos para estas fechas tan ajetreadas.

Verónica

xallue dijo...

Ei! Gracias por utilizar la portada de mi libro sobre Urgencias para ilustrar esta entrada de blog.
El libro está actualmente agotado pero si alguien está muy, pero que muy interesadísimo, por ejemplo para algun estudio académico, aún me quedan unos poquitos ejemplares.
Efectivamente los festivos navideños representan una sobrecarga de los servicios de Urgencias principalmente porque muchos centros de salud y, sobre todo, los consultorios de mutuas y privados, están cerrados. Pero URGENCIAS trabaja de 0 a 24 horas, 365días al año...

Amalia Arce dijo...

Dr. Allué soy de las afortunadas que conservo un ejemplar....Un día escribiré sobre este libro, no lo dudes!
Abrazos

Miri dijo...

No todos los padres entienden que sin receta algunas cosas también se curan jeje

Por cierto, respecto a las bronquiolitis, que opinas sobre la fisioterapia respiratoria??

Un abrazo y felices fiestas

Anónimo dijo...

Mi hija lleva desde el viernes pasado con tos perro y unas décimas de fiebre, luego tos seca y mocos y ahora estamos en tos mocos y mocos chicle. Problemas para dormir y ruidos nocturnos, burbujas de mocos en la garganta que digo yo. Como no sabe sacar la flema...pues ahí anda. Yo le doy homeopatia para no abusar de los paracetamoles, ibuprofenos y antibióticos. Qué te parece? Gracias por tus post! @ladelarco / www.elcajondemama.blogspot.com.es

patucapolo dijo...

Hola Amalia,

yo soy una de esas personas que ha pasado la mañana de Navidad en Urgencias con mi bebé de 9 meses... pasó la noche con 39,5 y respiraba con dificultad con gran cantidad de mocos.
Cada vez que tengo que ir a urgencias voy pensando si no podría esperar al día siguiente para no colapsar... pero a veces es inevitable y más con niños tan pequeñines.

Siempre me voy agradecida por la atención (y comprensión) prestada, que haríamos sin vosotros!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails