martes, 31 de mayo de 2011

La blogosfera maternal es una realidad



Una de las preguntas más recurrentes que me han hecho acerca del blog, es la motivación inicial para comenzarlo o el por qué me decidí a empezar a escribir este Diario. Siempre contesto lo mismo: y es que no hubo una motivación ni una intencionalidad inicial más allá de escribir cosas que se me pasaban por la cabeza. Aunque no me considero ni mucho menos pionera, ya que hay blogs que llevan mucho más tiempo en danza, sí que la sensación de los últimos tiempos es que el fenómeno bloguero se ha disparado, y está bien que así sea. Los tiempos convulsos que vivimos nos llevan a entender que los ciudadanos queremos estar presentes, cada uno a nuestra manera. Escribir una bitácora o participar en las redes sociales te lleva justamente a eso: a estar presente y a poder expresarte, a pesar de no pertenecer a los lobbies convencionales.
En la blogosfera las madres hemos ido encontrando nuestro espacio: algunas simplemente para explicar su día a día, otras para reivindicar un trabajo -el más importante- como es la crianza que muchas veces parece que queda obviado no sólo por los poderes políticos sinó también por la sociedad, otras para conjugar aspectos laborales que están relacionados con la maternidad como sería mi caso. Como decía Eva Piquer hace unos días en las jornadas de Igualada, las madres hemos salido del armario y queremos recuperar nuestro espacio y hacernos visibles. Y si eso además puede ayudar a otras familias a entender que no están solas y que lo que le ocurre a uno es extrapolable, mejor que mejor.
Y esto no para de crecer. Si será un fenómeno de moda y pasajero o la blogosfera maternal está aquí para quedarse, sólo el tiempo lo dirá.
Como mujer y madre me parece estupendo. Como pediatra, algunas posturas radicalizadas me preocupan un poco, en cuanto pueden condicionar el papel que los profesionales de la salud jugamos en el acompañamiento a la infancia. El paciente empoderado, que sabe y que conoce, y que todavía quiere saber más y además compartirlo, empieza a ser una realidad y es un concepto que me apasiona -los que leéis estas páginas habitualmente sabéis que estoy trabajando en estos temas-. Sin embargo me gustaría recomendar tener cuidado con la información que se toma como referencia y cuidado también con algunas modas. En la realidad del día a día, es verdad que hay profesionales poco dados a compartir y a bajar del pedestal, pero también es igual de cierto que muchos pacientes en realidad son poco autónomos y necesitan consultar absolutamente todo, incluso aspectos con nula o escasa repercusión sanitaria (por ejemplo sobre la ropa o los muebles).
En resumen os diría, que mis vivencias del día a día -tanto profesionales como personales-, difieren un poco de lo que una lee en algunos lugares de la blogosfera.
Aún con estas consideraciones, me parece que hay que seguir adelante con todo esto!!! Ánimo mamás blogueras. Ya somos legión.

lunes, 30 de mayo de 2011

Las bacterias y sus toxinas

Los que van siguiendo las noticias los últimos días, habrán oído hablar de un brote infeccioso que está afectando a Alemania y que ha causado ya varios fallecidos. Sin entrar en detalles sobre el origen de la infección y la implicación económica que puede tener para nuestro país, os explicaré algunos aspectos más médicos sobre el problema.

El germen causante del brote infeccioso es una bacteria que se llama Escherichia coli (E. coli). A más de uno le sonará porque es un germen habitual en nuestro intestino, y por ejemplo es causante de un gran número de infecciones urinarias. Pero no os asustéis, o no todavía, porque como ocurre con numerosas bacterias que dan patología en la especie humana, existen cientos de tipos de la misma, y no todas tienen ni la misma capacidad de lesionar ni el mismo órgano diana. De esta forma, las E. coli que habitualmente diagnosticamos, son buenas chicas, y responden bien a los tratamientos.

La E. coli causante del brote es la O157:H7, y tiene carácter lesivo por una toxina de la bacteria. Las toxinas son componentes de las bacterias que les dan ciertas características que en muchos casos lo que hacen es aumentarles la virulencia o cambiar la forma de presentación de la enfermedad.

La bacteria patógena en este caso, origina inicialmente una diarrea sanguinolenta. El cuadro posteriormente se transforma en el llamado síndrome hemolítico-urémico, en el que se produce una rotura de los hematíes de la sangre, originando anemia; y una insuficiencia renal por afectación de los riñones. Aunque no es un diagnóstico frecuente, ocasionalmente se ven casos entre los niños y yo recuerdo varios vividos en primera persona. Siempre de forma aislada y no en brotes. Aunque casi todos los que tengo en la cabeza tuvieron una evolución favorable, creo recordar algún niño que acabó con una insuficiencia renal crónica.

Otro ejemplo de enfermedad producida por bacteria con toxina es la escarlatina. La escarlatina está producida por un estreptococo muy común del grupo A. Cuando el estreptococo causante no tiene la toxina y afecta a la zona faríngea, se producen las típicas anginas. Si es un estreptococo con toxina se produce la escarlatina, que a efectos prácticos son unas anginas con manchitas en la piel, y que se tratan exactamente de la misma manera. Es curioso que no todas las personas son igualmente susceptibles a las toxinas bacterianas, en el caso del estreptococo de la escarlatina puede ser que un niño desarrolle el cuadro completo y otro en cambio sólo las anginas.

Otro aspecto a tener en cuenta es que muchas veces la evolución no depende de los antibióticos ni los tratamientos. Es posible que los antibióticos destruyan el germen, pero el efecto lesivo tanto de las toxinas como de otros mecanismos bacterianos para lesionar, se mantengan.

Cosas de la vida animal.

jueves, 26 de mayo de 2011

Enamoramiento 2.0

La web 2.0 me tiene loca!! Me da sueño, me crea adicción, pero aprendo más y más cada día, me cambia contínuamente la perspectiva de mi profesión y lo mejor: estoy conociendo a muchísimas personas que de otra manera posiblemente jamás llegaría a contactar. Y eso tanto en la esfera "maternal" como en la esfera "sanitaria". En temas sanitarios, he conocido a muchísimas personas, tantas que no me atrevería a hacer una lista porque seguro que me dejo a alguien, y esto irá en aumento, ya que en breve me voy a Madrid al 2º Congreso de la Blogosfera Sanitaria. Hay un fenómeno muy curioso, porque cuando llevas tiempo tuiteando y en contacto más o menos regular con algunas personas, cuando llega el día en que los conoces físicamente -lo que se conoce como desvirtualización- acaba siendo por un lado muy divertido y por otro bastante emocionante, sobretodo cuando descubres que hay personas a las que no has visto en tu vida y sin embargo parece que las conozcas desde siempre. Hay mucho talento por ahí fuera, y las redes favorecen que puedas salir virtualmente y relacionarte con personas que no están en tu vida cotidiana de carne y hueso y llegar a crear verdaderas amistades. Y desde el punto de vista profesional, ya no digamos. Sin ir más lejos, estamos preparando un taller para el congreso entre varios pediatras (vídeo promocional) y a la mayoría de ellos los conoceré "de verdad" el día de la presentación. Compartir trabajo virtual y experiencias con otros pediatras que están a cientos de kilómetros aparte de hacerme sentir bien, me hace pensar que quizá no estoy tan zumbada como pueda parecer por la atracción que ejercen en mi persona todo este tipo de actividades, si me comparo con algunos de mis compañeros....


En la esfera maternal, he tenido menos oportunidades para prodigarme. He contactado en alguna ocasión con blogueras e iniciado alguna colaboración puntual, como por ejemplo la jornada del sábado pasado. Sin embargo quizá ayer viví la experiencia más interesante, conociendo a la mamá que escribe el blog "Me gusta ser mamá", uno de los blogs sobre maternidad que caminan casi desde el principio junto a estas páginas. Ella no quiere salir del anonimato y no seré yo quién desvele su identidad -aunque la animé a salir del armario y a lanzarse a las redes para disfrutar de verdad, jejeje-. Contactó conmigo hace unos días porque venía a mi ciudad por temas de trabajo y me propuso quedar para conocernos. Me encantó la idea y recompuse mi agenda para que pudiéramos charlar con calma, empezando en la comida con una fideuá que no estuvo a la altura, y acabando dando un paseo por uno de los parques más bonitos de mi Barcelona.


En 4 horas no dejamos de darle al pico. Hablamos de nuestros respectivos blogs y de experiencias relacionadas, de maternidades, de maridos y familia, de trabajo, de mil cosas!!! Y el tiempo pasó volando. La conexión funcionó a la perfección. Ya me ha pasado otras veces con esto de la vida bloguera: la intuición no suele fallar y cuando llevas un tiempo leyendo a alguien, eres honesto y transparente, no te llevas sorpresas al desvirtualizarle. Bueno, corrijo, lo único que te llevas son sorpresas muy agradables. ¿Qué os parece?

miércoles, 25 de mayo de 2011

Entender a los abuelos

Acabo de finalizar la lectura del libro "Som avis". Lo siento para los no catalano-parlantes pero creo que no está traducido y es una pena porque el contenido bien lo merece. La traducción del título es "Somos abuelos" y está escrito por Victòria Cardona, que es maestra especializada en orientación familiar a través de su experiencia profesional pero sobretodo como abuela de cuatro nietos.

El libro que a priori parecería orientado a las personas que se convierten en abuelos, me parece también muy interesante para los padres recientes, porque ayuda a comprender algunos de los motivos de desencuentro que pueden producirse entre ambas generaciones en cuanto hay niños de por medio.

Siempre he defendido por aquí, y lo creo firmemente, que los abuelos son unas estupendas figuras de referencia para los niños. Lo digo por mi experiencia como nieta y también por lo que veo en mis hijas. Hay abuelos que además cuidan a sus nietos a diario, y que son excelentes cuidadores a pesar de que siempre se tiende a generalizar por ejemplo diciendo que malcrían a los niños. Los abuelos quieren a sus nietos con locura y como dice la autora en el texto "son como un brazo que se alarga para llegar allí donde no llegan ellos (los padres)".

Dicho esto, es verdad que la relación entre los abuelos de nuestros hijos y nosotros puede originar ciertas fricciones. A nadie se le escapa la peculiar relación que se establece muchas veces entre suegra y nuera, y que hace correr ríos de tinta, o las disputas matrimoniales que quién más o quién menos ha tenido a costa de la intromisión de los padres de uno de los cónyuges en la dinámica o en las decisiones del núcleo familiar. De hecho, como anécdota os diré, que uno de estos días, al llegar al hospital libro en mano, una de mis compañeras leyó el título y dijo algo así como: "Uff, nunca me había peleado tanto con mi marido como por nuestros padres desde que tenemos hijos".

La narración muestra el camino para que los abuelos encuentren su lugar en la familia que se ha incrementado con el nacimiento de los nietos. Tiene algunos capítulos especialmente interesantes como la necesidad de respetar la autonomía y el amor del matrimonio del hijo/-a con una persona que puede tener unas costumbres diferentes, los cambios en los modelos de autoridad o la relación entre abuelos y nietos adolescentes.

El libro es recomendable para los abuelos porque explica por ejemplo por qué a veces los padres tenemos una idea de cómo recibir a nuestro recién nacido lejos de lo que ellos esperarían, por qué preferimos que nos llamen antes de venir a visitarnos, por qué no nos gusta que los agasajen con regalos -muchas veces inútiles- o por qué no queremos recibir consejos de cómo criar a nuestros hijos o cómo llevar nuestra casa.

Para los padres es recomendable porque está escrito desde el afecto, la empatía y las ganas de conciliar, de forma que es fácil poder poner a los abuelos de nuestros hijos como narradores del libro. Nos muestra las diferencias entre las épocas que nos ha tocado vivir a ambas generaciones y las formas de entender la maternidad entonces y ahora. Puedes así resultar más comprensibles algunas de las reacciones o los comentarios que hacen los abuelos y que a veces nos irritan.

Y para acabar os dejo con dos frases leídas en el libro y que encabezan diferentes capítulos:

"Tener alguien con quién compartir reduce las penas a la mitad y duplica las alegrías" (Mark Twain)

"Callando es como se aprende a escuchar, escuchando es como se aprende a hablar, y hablando, entonces, es como se aprende a callar" (Diógenes)

martes, 24 de mayo de 2011

Colaborando desde pequeños



Ayer fue jornada de puertas abiertas en el colegio de mis hijas. Es una ocasión para volver a entrar en las aulas, donde ellas mismas nos enseñan sus espacios cotidianos, algunos trabajos expuestos y los profesores nos vuelven a acoger en clase, al igual que al principio de curso.

Ahora que el curso va acabando, que empiezan los primeros calores del verano que se acerca y que los más pequeños están plenamente adaptados, es una buena ocasión para hacer comunidad educativa.

Uno de los temas centrales de las puertas abiertas fue enseñarnos el patio de los niños de Educación Infantil. El patio está recién estrenado porque las paredes arrojan nueva decoración desde hace unas semanas. La nueva pintura, que refleja el fondo del mar, es el resultado de un trabajo colaborativo entre los más grandes del colegio -los alumnos de 4º de ESO- y los más pequeños -alumnos de Educación Infantil: P3, P4 y P5-. Nos explicaron el proceso al completo, desde el planteamiento, la decisión del tema, la realización de los bocetos, hasta concluir con la materialización del trabajo de pintura con los pequeños. Todo un trabajo en el que aparte de realizar algo tangible, se han trabajado los valores. Valores como el trabajo en equipo, apreciar el enriquecimiento que aporta que diferentes grupos de edad colaboren entre sí -los pequeños aprendiendo e idolatrando a los mayores, y los mayores conduciendo y sorprendiéndose con los pequeños-, entender y adaptarse a las capacidades de cada grupo y muchos otros aspectos.

Una de las competencias que se les exigirá a nuestros hijos en el futuro será saber trabajar en equipo, saber aprender de los que más saben y saber enseñar a los que saben menos. Así que proyectos como estos no dejan de parecerme muy interesantes.

lunes, 23 de mayo de 2011

Experiencia bloguera en Igualada

Os adelantaba el viernes, que el sábado tenía una cita en una mesa redonda en Igualada. La mesa redonda se emmarcaba dentro de las Jornades de la Penedesfera y la moderaba Gemma Urgell con el título "La família en bloc".

Compartía cartel con otras 3 blogueras de renombre:

- Eva Piquer de La feina o la vida

- Anna Manso de La pitjor mare del món

- Anna Pujabet de Mare de Bessons

Me gustó especialmente como experiencia, pues hasta el momento he tenido más contacto con la blogosfera sanitaria que con la blogosfera maternal.


Entre el público, principalmente mujeres, como podía ser de esperar. Gemma nos había pasado una especie de guión y no dio tiempo a comentar muchas cosas. Una hora no daba para más y fue muy interesante la aportación del público.


Inicialmente hablamos de la motivación para escribir el blog y para continuarlo. La repercusión en nuestras familias y la "fama". También sobre las personas que comentan en el blog y sobre las críticas que a veces se reciben.


Pero quizá lo más interesante, fueron las aportaciones del público.


Una de las primeras fue una pregunta de un hombre, que justamente se preguntaba por qué la mesa redonda estaba formada solo por mujeres y la blogosfera maternal principalmente también. Algo para reflexionar porque es una realidad, aunque los hijos sean de dos y los hombres cada vez están más implicados en esto de la crianza. La opinión que tengo al respecto y que le contesté fue basada en dos aspectos: por un lado, que nos guste o no, las mujeres estamos algo más implicadas que los hombres en la crianza (inicialmente por motivos biológicos, siguiendo con motivos económicos y continuando por motivos tradicionales) y en segundo lugar porque creo que las mujeres le damos más vueltas a todo. Tendemos mucho más a ver la escala de grises mientras que nuestros compañeros suelen ver las cosas o blancas o negras, y además no le dan muchas más vueltas. Nosotras como digo lo vemos ahora gris claro, ahora gris oscuro, ahora quiero saber qué gris ve mi vecina y ahora qué gris hay en la red. En la sala estuvimos de acuerdo que ciertamente a las mujeres muchas veces nos saldría más a cuenta ser menos rebuscadas. Aunque seguramente nos perderíamos muchas reflexiones y aportaciones interesantes que corren por internet.


En otro momento, una chica de origen latino (aunque no concretó de qué país de Latinoamérica) nos mostró su interés en conocer las diferencias culturales en cuanto a materia sexual en relación con la maternidad. En cuanto al tema del sexo yo en particular le comenté que no tenía ninguna intención de hablar en el blog de estos aspectos de mi vida, que para mí son bastante íntimos y que además atañen a dos. En cuanto a la lactancia y la exposición del pecho también le comenté mi forma de verlo. No he hecho nunca topless en la playa, soy bastante pudorosa, pero cuando se trataba de alimentar a mis hijas supongo que mi imagen corporal era diferente....el pecho dejó de ser una parte pudorosa a pasar a ser el alimento de mis hijas. Siempre intentaba hacerlo con discreción, pero si ellas pedían, me sacaba el pecho allá donde estuviera.


Al final del debate salió -no podía ser de otra manera- el debate en la red sobre los estilos de crianza. También sobre la búsqueda de información pediátrica en internet y sobre la desconfianza que puede haber hacia los pediatras en la época de google. La verdad es que el diálogo se empezaba a poner interesante cuando el tiempo se nos acabó.


La hora se me pasó volando. Tuve entre el público a una buena amiga -Sílvia- también madre de gemelos, y a Laia que no perdía detalle. Una experiencia recomendable y que me hace ir cargando pilas....el próximo evento bloguero será el 2º Congreso de la Blogosfera Sanitaria en apenas 4 semanas. Qué ganas!!!

viernes, 20 de mayo de 2011

Quién enseña a quién (VII): La autoestima



Ayer por la noche antes de ir a dormir, les explicaba a las niñas el cuento de Dumbo, el pequeño elefante de orejas grandes repudiado por las compañeras de la madre por su aspecto físico. Al principio del cuento la madre lo defiende y acaba encadenada, de forma que será el ratón Timothy el que le acompañará y le hará confiar en sus posibilidades.

Este especie de coaching que el ratoncito hace, de alguna manera sustituyendo a la madre elefanta, es lo que muchas de nosotras hacemos con nuestros hijos. Nuestros hijos pueden no ser los mejores ni los más guapos, pero sufrimos y luchamos por que se quieran y consigan lo mejor de sí mismos, porque creo que de eso se trata. Todos llevamos dentro un héroe cotidiano como he podido leer recientemente en el libro del mismo nombre de Pilar Jericó, y hay que saber transmitirles a nuestros hijos la confianza en su propia persona, y la autoestima.

Nuestros hijos también nos enseñan a querernos. Nos regalan autoestima. Sencillamente por su amor incondicional hacia nosotros, por esa confianza ciega que tienen aunque seamos imperfectos diariamente, porque hasta los peores padres del mundo son los mejores para sus hijos.
Cuando tienes a tu hijo en brazos por primera vez no es difícil sentir un poco de vértigo. De repente hay una persona que depende de ti completamente y no sabes si serás capaz de cuidarle y atenderle como se merece. Poco a poco vas descubriendo que sí, y que nadie mejor que tú para cuidarle y para quererle. Te ves a ti misma como la misma joven que eras pero mucho más capaz y mucho más persona. Y eso nos hace crecer y querernos más, aceptarnos con nuestros defectos y virtudes, e intentar ser mejores cada día.
Y luego están esos momentos en los que te dicen sin venir a cuento "¡¡guapa!!" o como me regaló hace unos días mi pequeña en el momento del beso de buenas noches: "mamá, eres genial". Entonces ya eres la mujer más feliz del mundo y te quieres -y las quieres- como nunca.

¡Buen fin de semana!

PD: Mañana me podréis encontrar en Igualada en las Jornades de la Penedesfera. Espero poder saludar a alguna persona de las que se pasa de vez en cuando por aquí!! La semana que viene os explico la experiencia.


jueves, 19 de mayo de 2011

Vacuna contra la varicela





La varicela sigue estando bien activa. Con el post de hace unos días surgieron dudas entorno a la vacunación y prometí dedicar una entrada a la vacuna contra la varicela.



En España a la edad de 5 años, el 50% de los niños son inmunes a la enfermedad. Esta cifra aumenta hasta más del 90% a los 14 años y más del 95% a los 35 años. De esta manera quedarán un 5% de adolescentes y adultos susceptibles a coger la enfermedad (algunos sin saberlo). Y entre estas personas habrá mujeres que pueden estar embarazadas. La varicela es capaz de infectar al feto y al recién nacido. Adultos, fetos y recién nacidos, son los que acaban teniendo cuadros más graves en relación con la infección.

La vacuna de la varicela entró en el calendario vacunal en fechas relativamente recientes. Me lo he estado revisando y creo que fue en los años 2001-2002, aunque estaba disponible con anterioridad para grupos de riesgo. Inicialmente hubo ciertas reticencias a administrarla en niños sanos, por la fama que la enfermedad tiene de ser banal.

Actualmente hay dos vacunas comercializadas en nuestro país. Cada una de ellas tienen unas indicaciones diferentes, aunque no queda muy claro el por qué de estas diferencias. La vacuna está hecha a base de virus vivos atenuados, al igual que ocurre con la triple vírica.
Se sabe que la cobertura inmunitaria que la vacuna de la varicela ofrece no es completa, de forma que es posible pasar la enfermedad a pesar de estar vacunado, aunque si se pasa suele ser un cuadro muy leve, a veces tan sutil que puede resultar difícil de diagnosticar. Las cifras que se manejan son que la vacuna protege a más de un 95% de los casos de enfermedad grave, protege entre un 70 y 90% de la enfermedad clásica con lesiones en la piel y ofrece una protección más modesta contra la infección -que a veces resulta asintomática-.

La varicela en niños vacunados recibe el nombre de varicela breaktrough. Tiene muchos menos elementos cutáneos y como os decía a veces cuesta diagnosticarla porque las lesiones no suelen tener la vesícula típica, son más tipo "granito". No suele dar fiebre ni afectación del estado general ni tampoco complicaciones. Aún así sigue siendo una enfermedad transmisible. Los factores de riesgo para desarrollar esta varicela son una vacunación muy precoz (antes de los 15 meses), vacunación de varicela y triple vírica con un intervalo de separación de menos de 30 días (si se administran juntas, no hay problema) y que haga más de 12 meses de la vacunación, ya que la protección con anticuerpos suele decrecer un poco. Por todos estos motivos actualmente se suele recomendar una segunda dosis de recuerdo.

En nuestro caso Laia, pasó la varicela 5 años después de haberse vacunado. Quizá con una segunda dosis ya no la hubiera pescado. Irene y mi sobrina, que tenían la vacuna muy reciente no se infectaron a pesar de compartir habitación con ella durante un fin de semana.

En cuanto a las edades para vacunarse, la vacuna puede emplearse a partir de los 9 meses, aunque se recomienda a partir de los 12 meses. La Asociación Española de Pediatría establece una primera dosis a los 12-15 meses junto a la triple vírica y una segunda dosis de recuerdo a los 3-4 años, de nuevo con la triple vírica. Los niños y adultos no vacunados, y que no han pasado la varicela, si no han sido vacunados en los periodos anteriores pueden vacunarse con dos dosis separadas de 4-8 semanas (en cualquier momento preferiblemente antes de los 14 años). Todo ello hay que digerirlo mirado por el calendario vacunal de cada comunidad (otro caballo de batalla de la AEP) y además por temas económicos, ya que no es una vacuna financiada (o sea, que por lo menos en mi comunidad hay que rascarse el bolsillo si uno quiere vacunar a sus hijos).

Otro aspecto a comentar y con esto os dejo por hoy, es que es posible vacunarse tras estar en contacto con una persona afecta de varicela. A esto se le llama profilaxis postexposición. La vacuna será bastante eficaz si se administra los primeros 3 días tras la exposición (6% de fallos), proporción que baja hasta el 33% si se administra los días 4 y 5 tras la exposición.

miércoles, 18 de mayo de 2011

El dolor te hace vulnerable (2ª parte)

Uno de los comentarios del post de ayer, de Marta, me ha suscitado este nuevo post de hoy. Ella siente rabia porque yo hablo sobre el sentimiento de mala madre que yo intuyo que puede tener alguna persona por parir sin dolor. Y es que en la red abundan páginas, foros y web donde explícitamente no se habla de malas madres, pero leyendo entre líneas uno puede discernir que hay madres de primeras y madres de segunda según cómo abordan los diferentes caminos de la maternidad. Pongo un ejemplo: si resulta que hay mujeres que afirman sentir un orgasmo durante el parto, algo que podéis ver documentado aquí (como crítica de la página, me parece un poco comercial, la verdad) y tú lo lees y durante tu parto resulta que tus sensaciones en el momento de las contracciones tienen poco que ver con el placer (y no hablo del momento impagable en el que abrazas a tu hijo recién nacido sino del trabajo de parto), puedes pensar que físicamente eres inferior y que psíquicamente eres blanda y mojigata. Y eso puede afectar a tu autoestima y la autovaloración de la capacidad para criar.

Respecto al dolor, decir que obviamente es diferente un dolor de parto que un dolor de muelas. El dolor de parto tiene una finalidad, hasta ahí creo que estamos todos de acuerdo. Pero el dolor, se considere útil o inútil, siempre tiene una función biológica y es imprescindible para la supervivencia de la especie. Si no sintiéramos dolor estaríamos deformados, mutilados o muertos, pues es precisamente el dolor el mecanismo que te hace apartar la mano ante algo que quema o que pincha. Sin embargo, y con las luces y sombras que pueda tener la epidural, no entiendo por qué se equipara el hecho de que el dolor de parto sea fisiológico, que lo es, a que sea un dolor que no hay que tratar. Parir sin dolor puede hacer que disfrutes mucho más el momento en el que la criatura llegue al mundo. Por lo menos es mi experiencia.

Que hay partos demasiado instrumentados y protocolos que no respetan suficientemente a la mujer, pues los hay, y muchos puntos de mejora. Pero mientras, dejemos que cada una elija su camino, sin caer en la autocomplacencia de que lo mío es lo mejor y sin buscar la perfección en esto de la maternidad, porque tarde o temprano todas formamos parte del club de las madres imperfectas.

martes, 17 de mayo de 2011

El dolor te hace vulnerable

Imagen obtenida en e-learning-teleformacion.blogspot.com


Ayer hablaba como en la jornada a la que acudí el viernes se trataban algunos aspectos que hacían más humana la atención de los niños en los hospitales. Ir a un hospital nunca suele ser algo agradable, y menos para los niños que no pueden entender todo lo que allí ocurre y que se ven inmersos en un ambiente que es hostil por naturaleza -un poco menos para los que trabajamos allí, que ya estamos adaptados al medio-.

Uno de los aspectos que uno relaciona con los hospitales sin duda es el dolor. Dolor que tienes cuando vas, o dolor que tienes por los procedimientos relacionados con los procedimientos diagnósticos o terapéuticos. En el caso de los niños, este dolor se asocia en un gran número de veces con las jeringas, las inyecciones, las analíticas, las agujas y las vacunas. Todos estos objetos generan un estrés importante en nuestros niños que habría que intentar minimizar. Muchas veces es un miedo infundado, ya que la mayoría de veces que irán al médico no serán pinchados. Los adultos a veces contribuyen al despropósito, diciéndoles frases típicas del estilo "si te portas mal, el médico te pinchará" y cosas similares que cada vez me chirrían más cuando las oigo. Una de las ideas que presentaron en este sentido, fue la de la asociación francesa Sparadrap, que intenta guiar a los niños en el mundo de la sanidad. Aunque la página sólo se puede leer en francés o en inglés os animo a que la consultéis.

El dolor te hace sentir muy vulnerable y pequeñito. Justamente estos días sé de lo que hablo. El sábado por la noche tras salir de la guardia fuimos a cenar con las niñas a una famosa hamburguesería. Me resbalé con el suelo mojado por la lluvia y me caí por unas escaleras, dejándome el culo como si fuera una berenjena (literalmente). Suerte que los kilillos de más dan para amortiguar bien el esqueleto y que me golpée de lado y no directamente sobre la columna vertebral. A resultas de ello no me puedo sentar bien, no estoy cómoda en ninguna postura, me duele todo el cuerpo y en especial la espalda....

Supongo que en unos días se me pasará. He sido afortunada y he sufrido dolor intenso en pocas ocasiones. Podría decir que las experiencias dolorosas que más recuerdo fueron un dolor en la boca tras una cirugía gingival (un implante que me dejó el paladar en carne viva) y los dolores relacionados con el parto (las famosas "contracciones") así como la herida postquirúrgica en el abdomen de la cesárea tras nacer Laia. Las contracciones de parto son tremendas, por suerte se pasan (con epidural un poquito antes) y tienen un final feliz.

El dolor, sea por parto o sea como ahora por caída, siempre me ha hecho sentir muy vulnerable y expuesta. La verdad es que en el momento justo después de la caída, me sentí fatal tanto por el dolor como por haber asustado y preocupado a mis hijas que lo vieron todo, como por no saber si podría atenderlas correctamente en los días que se sucederían. Entiendo que la sensación de vulnerabilidad de quién padece un dolor crónico debe ser desgarradora.

PD: Quería aprovechar este post en el que hablo de dolor, para felicitar a una de mis amigas que ha sido madre reciente hace unos pocos días de un niño precioso. Era su primer hijo y apostaba por un parto hospitalario pero lo menos instrumentalizado posible. En el momento en el que empezaron las contracciones a subir de intensidad, se sintió vulnerable y aceptó una anestesia epidural a pesar de que inicialmente había optado por parir sin analgesia. Espero que no se sienta peor madre -ya desde el principio y leyendo en algunos lugares- por ello. Es una persona valiente, decidida y sé que criará a su hijo fenomenal.

lunes, 16 de mayo de 2011

IV Jornada de Humanización de Hospitales para Niños

El viernes estuve en el Hospital Sant Joan de Déu participando en la IV Jornada de Humanización de Hospitales para Niños. Es una jornada muy peculiar, principalmente por la cantidad de cosas interesantes que se tratan, pero también por la organización, en la que participan de forma muy activa los niños, la cual cosa ameniza y sensibiliza, y resulta como mínimo diferente a la forma de funcionar de la mayoría de jornadas.
El programa se basó en 3 meses redondas, a cuál de ellas más intensa e ilustrativa. Finalmente hubo una breve exposición de algunas comunicaciones orales y también participaron algunas personas presentando pósters.

La primera mesa redonda, que inauguraba la jornada, trataba sobre el 25 aniversario de la Carta Europea de los Niños Hospitalizados. La primera ponente, la profesora Marijke Van Hemeldonck, era parlamentaria en el Parlamento Europeo cuando se aprobó la carta. Narró las dificultades y los rodeos que hubo que hacer para llegar a votarla y habló de la necesidad de reeditar la carta añadiendo las nuevas realidades de nuestra sociedad actual, pues los modelos familiares han cambiado. También hay aspectos de los que no se hablaba hace 25 años y que ahora valdría la pena mencionar.

La segunda mesa redonda versaba sobre la atención centrada en la familia. En ella se habló sobre la presencia de los padres durante los procedimientos en Urgencias. Unas enfermeras que vinieron de Cleveland (EEUU) explicaron técnicas para que los padres ayuden en la inmovilización de los niños durante los procedimientos, de forma que los niños no sólo no son separados de sus padres sinó que los padres colaboran de forma activa en las técnicas. Por último nos explicaron la forma de trabajar de la UCI pediátrica del Hospital Niño Jesús de Madrid que tiene una política de puertas abiertas 24 horas al día para los padres.

La tercera mesa redonda trataba sobre la ausencia de dolor como derecho del niño. Estamos avanzando hacia los hospitales sin dolor. El dolor en algunas circunstancias debe ser inadmisible teniendo en cuenta que tenemos los mecanismos para minimizarlo. De las ponencias, la que más me gustó por afinidad personal hacia los pequeños prematuros fue la del equipo NIDCAP de Sant Joan de Déu. Explicaron la aproximación no farmacológica al dolor del recién nacido, basándose en los cuidados centrados en el desarrollo.

Es difícil resumir la jornada en una entrada, quizá me detenga en algún aspecto otro día. Por cierto también estuvo genial la actuación tras la comida de la Sant Andreu Jazz Band, una orquesta formada por niños y adolescentes, que tocan de miedo!

viernes, 13 de mayo de 2011

Pediatras y salud infantil

Os traigo al blog la tercera colaboración con El Club de las Madres Felices, un portal que está creciendo como la espuma por la capacidad que ha tenido de aglutinar diferentes formas de vivir la maternidad entendiendo que son más cosas las que nos unen a todas las madres que las que nos separan.
Me dejaron escoger un tema libre y escogí hablar de mi profesión y la responsabilidad que creo que tenemos los pediatras en cuanto a la salud infantil. Espero que os guste.
Aprovecho para deciros que el mismo portal ha organizado un sorteo y aunque creo no soy muy aficionada a apuntarme a concursos de blogs ni a premios, a éste me he animado porque el premio es ¡un viaje a Eurodisney! Así que si los 520 seguidores que estáis por ahí os animáis, igual tengo opciones. Os paso el enlace, sólo hay que dejar un comentario...
No me enrollo más, aquí abajo tenéis el post -que por cierto estaba programado para esta mañana pero que ha tenido que esperar unas horas debido a la caída de blogger-. Buen fin de semana!!!

Pediatras y salud infantil


Como algunos de vosotros sabéis, aparte de ser una madre feliz, soy pediatra. Es una profesión que me apasiona. Para ser pediatra en nuestro país, primero hay que estudiar Medicina y después especializarse durante 4 años.
Dedicarse a ser médico de niños tiene unas cuantas connotaciones si lo comparamos con la medicina del adulto. Intentaré daros algunas pinceladas de las cosas que a mí me parecen más características.
En primer lugar nuestros interlocutores no son los propios pacientes sino sus padres o adultos responsables. En segundo lugar, el niño, es un ser en constante desarrollo y puede que lo que sea válido para un recién nacido no lo sea sólo unos meses después. En tercer lugar, la medicina preventiva adquiere un papel relevante, ya que por suerte hay poca prevalencia de patología crónica en el niño. En cuarto lugar, trabajamos con pacientes que tienen una incalculable vitalidad y una envidiable capacidad de recuperación ante la adversidad. Por ello también cuando las cosas van mal dadas, el sufrimiento es mayor (también para los profesionales). En último lugar destacaría el acompañamiento a las familias y en general a la comunidad educativa durante unos cuantos años de la vida, generando lazos que a veces duran para siempre.
La relación médico-paciente se ha modificado con el paso del tiempo. Se está pasando de una medicina paternalista a una medicina mucho más colaborativa, donde el paciente tiene cosas que decir. Creo sinceramente que los pediatras somos pioneros en cambiar la actitud ante nuestros pacientes y sus familias, pues hemos sabido entender que nadie mejor que los padres para conocer y saber sobre sus hijos, para entender la importancia del medio en la crianza y en el bienestar y en la enfermedad.
Leyendo en blogs y foros, y atendiendo a algunos comentarios que de tanto en tanto caen por las consultas, me doy cuenta de que algunos sectores cuestionan el papel de los pediatras en el control del desarrollo evolutivo de los niños y de aspectos cotidianos como la nutrición o la prevención de enfermedades. Supongo que es una mala fama merecida a lo largo de los tiempos, herencia de una medicina como comentaba anteriormente paternalista, que anulaba la capacidad de las madres y de las familias para criar. También en la actualidad, algunos pediatras necesitan reciclarse y aprender a mirar con otros ojos. Es cierto.
No obstante, la tradición de confiar en los pediatras afortunadamente se mantiene, a pesar de algunas reticencias y a pesar de las amenazas de acabar fagocitados por la medicina del adulto.
Que no os quepa duda que los pediatras tenemos que seguir siendo corresponsables de la salud y el bienestar de nuestros niños. Podemos estar orgullosos de la salud infantil en nuestro medio, con unas cifras de mortalidad y de prevalencia de enfermedades mucho menor que en otros países supuestamente más desarrollados y económicamente superiores.
Algo estaremos haciendo bien o por lo menos así lo intentamos todos los que día a día nos dedicamos a ser médicos de niños.
La tradición de confiar en los pediatras afortunadamente se mantiene, a pesar de algunas reticencias y a pesar de las amenazas de acabar fagocitados por la medicina del adulto.

jueves, 12 de mayo de 2011

Hijos de la abundancia

Por aquello de seguir las consecuencias lógicas de los actos y no castigar, -ejem ejem que eso está muy mal visto y yo ya acumulo demasiados puntos en el club de las malas madres-, hace unos días, tras encontrarme un cajón entero de juguetes vacío con todos los juguetes fuera de sus sitio y sin que nadie tuviera la mínima intención de recoger a pesar de las advertencias, cogí una megabolsa de plástico y puse todos los juguetes en ella. Los guardé en uno de mis armarios donde las niñas no suelen tener acceso. En la megabolsa estaban la mayoría de las barbies y muchos otros gadgets y juguetes de pequeño tamaño. Unos días después repito la acción con uno de los mejores estuches de colores: rotuladores, plastidecores y demás se quedan desperdigados por el suelo de cualquier manera. Y automáticamente desaparecen de escena y pasan a mi armario.



Dos semanas después descubro que ni se han dado cuenta de la desaparición de sus cosas. Hay otras barbies y hay otros colores, y podría estar escondiendo juguetes y cachivaches día tras día sin que echaran de menos nada. Porque tienen de todo y tienen demasiado.



Nosotros ya fuimos hijos de la abundancia, pero esto ya es descomunal. Quién tendrá el valor de parar las fiestas de cumpleaños en chiquiparks industriales, de parar el consumo desenfrenado al que iniciamos a nuestros hijos desde la cuna, de imponer otra forma de valorar las cosas. ¿Quién? A lo mejor algo no estamos haciendo demasiado bien como individuos o como sociedad. ¿Qué opináis?

miércoles, 11 de mayo de 2011

Citomegalovirus congénito




Hace unos cuantos días recibí un e-mail de Ana González que es madre de una niña que se llama Paula y que nació con una infección congénita por citomegalovirus. Recibo bastantes correos al e-mail del blog, pero éste es uno de los que más ha conseguido conmoverme.

Ana y su marido Pedro, son unos padres coraje, unos "héroes cotidianos" a la manera que expresa el libro que me estoy leyendo en estos momentos de Pilar Jericó. Son ese tipo de personas que de experiencias que no son plato de buen gusto salen reforzadas y además son capaces de ayudar a muchas otras personas en su situación. Si queréis comprobarlo vosotros mismos, no dudéis en visitar su blog.

Uno de los motivos para contactar conmigo es que mañana tendrá lugar en el Hospital 12 de Octubre de Madrid una jornada en la que padres y profesionales dialogarán sobre el citomegalovirus congénito. Ellos contarán su experiencia y cómo además son desde hace unos meses, los representantes en nuestro país de una organización internacional que representa a las familias afectas, que se llama StopCMV.

La infección por citomegalovirus es la infección congénita, es decir presente en el momento del nacimiento, más frecuente y puede afectar hasta al 2% de los recién nacidos en los países desarrollados.

La mayoría de ocasiones ocurre porque la madre se infecta con el citomegalovirus (CMV) por primera vez en su vida justo en el momento en el que está embarazada. La infección por CMV, que tiene diferentes formas de presentación es muy frecuente en la infancia, y de hecho se considera que prácticamente un 95% de las personas la han pasado a los 35 años. No obstante queda un porcentaje de embarazadas susceptibles de infectarse.

La infección puede afectar a un 1-4% de las embarazadas, y de ese grupo un 40% de los fetos resultarán también infectados. Un grupo pequeño de los fetos infectados presentará síntomas en el momento del nacimiento. Pero incluso los que resultan asintomáticos inicialmente, si han sido infectados, tienen riesgo de presentar secuelas a largo plazo. Las secuelas más frecuentes son la sordera neurosensorial y el retraso mental.

En algunos casos la infección de la mujer no se transmite al feto. La infección es más contagiosa para el feto durante el tercer trimestre (hay máz mezcla de sangre entre madre e hijo) pero resulta más grave si el contagio se produce el primer y el segundo trimestre de la gestación.

Aunque es una enfermedad prevalente y que puede originar secuelas, a menos que hayan cambiado los protocolos recientemente, las sociedades científicas no recomiendan el cribado serológico sistemático a las embarazadas como sí se hace con otros virus y gérmenes que pueden originar infecciones fetales o neonatales como por ejemplo la hepatitis o la toxoplasmosis. El motivo de no buscarlo es por la ausencia de una vacuna efectiva, la escasa evidencia de la utilidad de las medidas preventivas y terapéuticas y las dificultades con las serologías para diferenciar entre una primera infección y una reactivación. Se suele buscar cuando la madre tiene síntomas compatibles o los hallazgos ecográficos sugieren la posibilidad de la infección.

Una vez diagnosticada la infección en el recién nacido se da tratamiento con antivirales durante varias semanas. Dependiendo del grado de afectación en el periodo neonatal es posible que necesite otros tratamientos de soporte.

Tras ser dado de alta, el bebé tendrá que seguir controles regulares para evaluar los déficits sensoriales y el desarrollo psicomotor. Y asimismo si es necesario, seguir programas de fisioterapia y tratamientos para los déficits (por ejemplo los implantes cocleares).


martes, 10 de mayo de 2011

Los pediatras y los "certificoides"




Subtítulo: "Certificoides" según el GIPI. O los pediatras y los "tontinformes" como diría Vicente Baos.



Los médicos de familia se quejan con frecuencia y con razón de los múltiples trabajos burocráticos que tienen que hacer y que están poco relacionados en la realidad con lo que debería ser el trabajo de un médico. Es cierto que mucha de nuestra actividad como médicos tiene que quedar escrita, y de hecho nada como una buena historia clínica redactada o un buen informe que resuma los problemas médicos de una persona.


En el caso de los médicos de familia, una parte de su actividad está relacionada con las incapacidades laborales y los partes de confirmación así como otros informes que serían obviables de funcionar la administración de otra manera más eficiente.


Parece que el tema de los informes está un poco de moda, y ahora te piden un informe médico para todo. Está bien que para darte un carnet de conducir sea necesario (y patético el tipo de revisión y de informe, todo sea dicho). Pero muchos de los informes que se piden para los niños son absurdos y constituyen una pérdida de tiempo para el que los tiene que pedir (padres) y para el que los tiene que hacer (pediatras).


El último que oí que unos padres pidieron, era "un informe conforme el niño -que acababa de ser intervenido de una cirugía menor ambulatoria- no podía hacer un examen de matemáticas el lunes siguiente". Venga hombre, ¿a dónde vamos a llegar? Los padres son los responsables del menor y los que deben decidir si el niño está o no capacitado por motivos de salud para acudir al colegio y para rendir en el examen programado. ¿Es tan difícil la comunicación de los padres con el colegio para que un médico tenga que hacer un informe?


Con la epidemia de gripe del otoño-invierno 2009-2010 la cosa fue terrorífica. Algunos colegios "exigían" a los padres que si los niños estaban enfermos por cualquier motivo aportaran un informe en el que dijera explícitamente que "no era gripe A" (cuando la detección no se hacía de forma sistemática) y también exigían un informe con el alta médica, conforme el niño podía volver a las aulas.
Actualmente son muchas las guarderías que siguen exigiendo informes conforme el niño tiene un problema que no es contagioso y muchas veces "el alta médica" al finalizar el proceso.


Otro informe muy solicitado es conforme se está al día del calendario vacunal. Las vacunas no son obligatorias...de forma que el no estar vacunado no te puede excluir de la escolarización....entonces, ¿para qué se pide?


La verdad es que yo cuando me los piden los suelo hacer. No porque esté de acuerdo -de hecho a menudo me provocan malestar-, si no por facilitarles la vida a los padres, que suelen estar entre la espada y la pared. Pero hay que empezar a cambiar algunas cosas: los médicos dejar de hacer papeles que no tienen sentido y los padres reivindicar sus derechos legales como responsables de sus hijos.


Aquí abajo podéis leer dos documentos elaborado por el GIPI que explican muy bien la realidad y la poca justificación de estos informes y que suscribo. El primero es sobre las enfermedades infecto-contagiosas y el segundo sobre las justificaciones y las medicaciones.

CERTIFICADO ENFERMEDAD INFECTOCONTAGIOSA



A la luz de los conocimientos médicos y con los medios de que dispongo en la actualidad, me resulta imposible

CERTIFICAR la inexistencia de enfermedades infectocontagiosas, dado que muchas de ellas pueden ser subclínicas (no presentar síntomas evidentes de la infección).
No puedo asegurar, por tanto, que la asistencia a un centro socio-educativo de éste u otro menor, no suponga un riesgo para sí mismo, para los demás menores que asisten al centro o para el personal que desempeña su labor en el mismo, lo que pongo en su conocimiento para que tome las medidas que considere oportunas.
Son, por tanto, padres y responsables del centro los que deben asumir la decisión de que el menor asista o no al centro, dejándose guiar por el sentido común y las normas que regulan la asistencia a estos centros, basadas en síntomas observables por padres y cuidadores, y no en diagnósticos médicos presentes, pasados o futuros.
Aprovecho la ocasión para recordarles la conveniencia de que tanto los menores como el personal del centro tengan al día el calendario vacunal vigente que, junto con el lavado frecuente de las manos, han demostrado ser las únicas medidas eficaces a la hora de prevenir posibles contagios en centros socio-educativos.

JUSTIFICACIÓN DE FALTAS DE ASISTENCIA DE ESCOLARES MENORES DE EDAD, ALTAS MÉDICAS PARA REGRESAR A CLASE Y ADMINISTRACIÓN DE MEDICACIONES



Según la legislación vigente, las ausencias escolares de los menores de edad solo pueden ser autorizadas o justificadas por sus tutores legales. Los padres, que son quienes ejercen la patria potestad, son los únicos responsables de las acciones, incluso de carácter penal, de sus hijos menores. Según Ley Orgánica 8/85 de 3 de julio, ante una falta de asistencia, es el profesor el que debe notificar a los padres dicha falta y estos han de manifestar su consentimiento si lo hubiere, constituyéndose, por los derechos y obligaciones que les comporta el ejercicio de la patria potestad, en la instancia necesaria y apropiada para la acreditación de dichas ausencias al centro docente por parte de su hijo. Por ello, la justificación por parte del médico de familia o pediatra, aparte de que supone soslayar las atribuciones de los padres, entendemos que no suministra mayor información al estamento docente y, por consiguiente, no procede. El médico sólo extenderá los correspondientes justificantes para aquellos casos en los que una patología médica o quirúrgica incapacite al menor para el desempeño de una determinada actividad en el ambiente escolar o bien que su realización sea perjudicial en ese momento para él.
Del mismo modo y por idéntico motivo, no se extenderán altas médicas de procesos leves que precisen vigilancia o cuidados domiciliarios durante un tiempo determinado, pues la comunicación del alta clínica se hace a los padres y son estos los responsables de transmitir tal información al centro escolar. Toda responsabilidad al respecto, una vez establecido por el médico que el paciente puede volver a su actividad y comunicado a sus tutores legales, corresponderá exclusivamente a estos, y es a ellos a quienes se deberá hacer referencia ante cualquier eventualidad derivada de esta comunicación.
La administración de medicaciones es también una responsabilidad del tutor legal, siendo él quien decide qué medicación y dosis, así como cuándo se administra a sus hijos menores. Nosotros únicamente les hacemos recomendaciones y asesoramos, pero en ningún momento imponemos medicaciones ni vacunaciones. Por tanto, son los padres los que deben hacer (si fueran necesarios) los consentimientos a los centros escolares.








lunes, 9 de mayo de 2011

La varicela y sus complicaciones

Como en toda buena época primaveral que se precie, estamos diagnosticando con frecuencia casos de varicela. La varicela es una enfermedad causada por el virus varicela-zóster, perteneciente al grupo de las enfermedades exantemáticas (que van con manchitas en la piel), como os explicaba por aquí. Aunque tiene "fama" de enfermedad banal, y es cierto que en la mayoría de casos lo es, tampoco deja de ser cierto que se puede complicar. Y cada temporada epidémica se salda con algún ingreso secundario a complicaciones de la enfermedad en todos los hospitales pediátricos (en nuestro caso dos en los últimos días). Como algunos adultos no están inmunizados -ya se por vacunación o porque la pasaron en la infancia-, es una infección que puede afectar a personas que ya no son niños y a niños todavía no nacidos mediante sus madres embarazadas. Tanto en adultos como en periodo fetal y neonatal, la varicela puede tener consecuencias graves.
También hace justo un par de años, os explicaba cómo Laia pasó la varicela y mi propia experiencia con la enfermedad. Laia pasó la varicela como si nada porque había recibido una dosis de la vacuna. Y seguramente no la hubiera pasado si le hubiera puesto un recuerdo de la misma a los 4 ó 5 años. Con la pequeña ya no me pasará, porque tiene ya sus dos dosis puestas, así que es improbable que la varicela vuelva a aparecer por casa.

La complicación más frecuente de la varicela es la sobreinfección por bacterias de algunas de las lesiones de la piel. Si la infección se extiende puede haber áreas amplias de piel y tejido subcutáneo afectadas y ser necesario administrar antibiótico endovenoso. La varicela deja cierto estado de inmunodepresión, por la cual cosa es más frecuente infectarse por otro germen (por ejemplo en forma de neumonía).

Otras complicaciones menos frecuentes son la encefalitis, la cerebelitis que origina ataxia, la miocarditis, etc.

El tratamiento de la varicela debe ser el tratamiento de los síntomas (fiebre, picor), evitando la aspirina. Los niños deben evitar el contacto con personas susceptibles de enfermar, por eso se recomienda que no asistan a la guardería o al colegio hasta que todas las lesiones están secas -aproximadamente una semana-. Y otro aspecto que suele ser preguntado es si se pueden bañar, y la respuesta es que sí. De hecho el baño (aunque mejor ducha para evitar que las lesiones se reblandezcan demasiado) suele aliviarles bastante el picor. El tratamiento antivírico con aciclovir tiene unas recomendaciones concretas y su uso no debe generalizarse.


PD: Cambiando totalmente de tercio. Si eres lector habitual del blog o si simplemente hoy pasabas por aquí, me gustaría que me contestaras (si todavía no lo has hecho) la encuesta que lancé durante el fin de semana, y que está justamente en el post anterior, sobre internet y Pediatría. ¡Gracias!

sábado, 7 de mayo de 2011

Encuesta sobre internet y Pediatría

Desde hace unas semanas tengo la cabeza en ebullición con nuevos proyectos y encuentros pendientes. En pocos días os explicaré cosas sobre las que estoy trabajando en estos momentos en el hospital y que seguro que os gustan porque tienen relación con mi actividad bloguera y las ganas de hacer educación sanitaria.

Para poder saber un poco mejor cómo enfocar las cosas y tener información que vosotros me podéis aportar, me gustaría que contestárais una pequeña encuesta, que no os llevará más de 5 minutos.

El enlace está aquí

http://bit.ly/jJAWwL

¡¡¡Muchas gracias!!!

viernes, 6 de mayo de 2011

Cuando la tragedia se insinúa



En mi última guardia, visité a un niño al que la mampara de cristal de la ducha de su casa le había caído literalmente encima rompiéndose, al manipular la puerta. Estaba hecha de vidrio templado, de forma que la rotura provocó que el cristal se hiciera añicos (y así lo pude ver pues el padre me enseñó la foto del desaguisado), con trozos tan pequeños que según algunos fabricantes resultan inofensivos. Y la realidad fue así, el niño sólo tenía pequeños cortes en diversas partes del cuerpo de muy pequeña consideración y sólo necesitó curas tópicas. Claro que otra cosa es el susto de sus padres, del propio niño y de su hermano. Estaban exaltadísimos y no me extraña, uno ante estas situaciones a veces piensa de más y se imagina lo que podía haber sido, y eso incrementa la ansiedad.


Ayer yo misma también viví una situación que me generó una mañana de ansiedad, aunque afortunadamente no pasó nada. Pero sólo pensar en lo que pudo ser, tuve el corazón desbocado un buen rato. Una de los primeras calles que tenemos que cruzar para ir al cole tiene un paso de cebra. Irene siempre va de mi mano y Laia suele ir cerca, y cruza sólo cuando yo lo hago y siempre es prudente, mira y comprueba. Estábamos cruzando el paso de cebra, Laia iba apenas unos centímetros delante mío. Un coche nos cedía el paso y de repente mientras estábamos a la altura del coche, por el otro lado pasa una moto a toda velocidad que no nos había visto y que obviamente no estaba respetando el paso de cebra. Por unos segundos vi la moto, grité a Laia y por suerte la cría paró. La moto le pasó a muy pocos centímetros.


Tengo que confesar que tuve un impulso agresivo que no reconocí como propio contra el individuo de la moto, pero que me salió del alma. De hecho después de abrazar fuertemente a mi hija le solté en la distancia toda una serie de improperios que hizo que mis hijas todavía se asustaran más y no sé si se llega a parar cuál hubiera sido mi actitud hacia él, pero seguro que no muy educada. No en vano había amenazado por imprudente lo más valioso de mi vida. Y en momentos así creo que nos convertimos en animales.


Es curioso como en escasos segundos pasaron muchas imágenes desgraciadas por mis retinas. Y el malestar por la descarga adrenérgica no se me pasó en un buen rato. Al igual que a mis pacientes del cristal roto.


Ahora que ya se me ha pasado el susto, reconozco que os utilizo de vez en cuando para desahogarme -jejeje-. Os deseo un buen fin de semana!

jueves, 5 de mayo de 2011

Nuevos cursos de reanimación cardiopulmonar básica para padres



De nuevo tendremos cursos de RCP básica para padres en mi hospital (Hospital de Nens de Barcelona). La experiencia anterior fue muy gratificante para todos y supongo que llenaremos de nuevo.


Para los interesados, los horarios son jueves día 2 de junio de 10 a 14h y sábado 4 de junio de 10 a 14h y el precio de la inscripción es de 35 euros. Para inscripciones y más información el e-mail es: escoladepares@hospitaldenens.com


Otras actividades de la Escola de Pares que os pueden interesar antes del verano:


Guardería y alternativas cuando nos incorporamos a trabajar. Jueves 26 de mayo de 10,30 a 12h


¿Qué y cómo comemos? Alimentación sana y riesgos de una alimentación incorrecta. Sábado 18 junio a las 10,30h


Estas dos charlas son gratuítas aunque precisan inscripción al mismo e-mail de arriba.


Los que vivís en mi ciudad, no tenéis excusa. Os esperamos!

miércoles, 4 de mayo de 2011

Alimentos que cuestan esfuerzos...




Hay niños que no prueban el pescado. De hecho en muchos hogares, tampoco los adultos. Siendo un alimento saludable y sabroso, ¿por qué les cuesta tanto a muchos niños?

En mi casa, también hay días en que me ponen caras largas, algo que casi nunca sucede con las diferentes carnes, ¿por qué será?

martes, 3 de mayo de 2011

Salud infantil y medio ambiente: una relación de por vida



Hace unos días recibí una invitación de la Fundació Roger Torné para asistir a la presentación de la guía "Salud infantil y medio ambiente: una relación de por vida". La presentación de esta guía será mañana día 3 de mayo en CosmoCaixa, coincidiendo con el Día Mundial del Asma. Decliné la invitación porque ya no me caben más cosas en la agenda este mes, pero me parece una iniciativa muy interesante. Y de hecho justo buscando algo más de información para este post, descubro que en el propio museo hay una exposición sobre el tema. Así que no tardaremos en ir en familia un fin de semana a hacer una visita.

La guía está dirigida a padres y madres, y a partir de la revisión de más de 100 artículos científicos, pretenden compartir unas recomendaciones con aspectos preventivos sobre la salud infantil en relación con factores ambientales.

Las conclusiones de las que parte la guía son:


  1. La salud comienza antes de nacer. La exposición al tabaco y al alcohol durante la gestación conllevan riesgos postnatales que a veces se mantienen toda la vida.

  2. Lactancia materna: Salud de por vida. Siguiendo las recomendaciones de la OMS y con estudios que demuestran los beneficios a corto, medio y largo plazo de la lactancia materna.

  3. El aire limpio en los hogares beneficia la salud respiratoria infantil. Con datos nada despreciables de que más de un 20% de los hogares tienen humo de tabaco lo que conlleva un aumento de la frecuencia de infecciones respiratorias y además una probabilidad mayor de que el niño sea un fumador cuando sea adulto.

  4. Aire limpio en la calle. El tráfico y su relación con la patología respiratoria.

  5. Una hora de actividad física todos los días. Recomendación que no siguen la mitad de los niños de nuestro país.

  6. Cinco al día. Piezas de fruta y verdura como parte de una dieta saludable que previene alergias en los pequeños y enfermedades cardiovasculares en los mayores.

  7. El agua o la leche, ¡por favor! Como bebidas necesarias y recomendables en la infancia, desterrando a bebidas azucaradas con bajo contenido en nutrientes.

  8. Menos de 2 horas delante de la pantalla. Tanto para evitar el sedentarismo como para favorecer la buena salud psicológica.

  9. Teléfonos móviles. Están en estudio las posibles repercusiones de las radiaciones emitidas por los teléfonos móviles en la salud. Algunos países han desarrollado normativas que protegen especialmente a los niños contra estos potenciales efectos.

  10. Descanso y relajación. La necesidad del descanso y de respetar las horas de sueño.

Como véis muy interesante, y temas de los que se irá hablando cada vez más.

lunes, 2 de mayo de 2011

Morir por enfermedades prevenibles



Leyendo el blog del Dr. García-Tornel el sábado me enteré del fallecimiento de una mujer un poco más joven que yo debido a las complicaciones del sarampión. También el Dr. Vicente Baos escribe un artículo relacionado. Se engloba dentro del brote de sarampión que desde hace varias semanas azota algunas zonas de Andalucía.

Yo he visto muy pocos casos de sarampión afortunadamente, ninguno durante mi etapa de residente. Los he diagnosticado en una época en la que parecía que eran enfermedades que sólo se iban a conocer en la teoría y que en breve estarían erradicadas y no sería necesario aprenderlas.

Aunque no tengo experiencias desagradables con el sarampión, las tengo con otras enfermedades prevenibles mediante vacunación como la tos ferina.

Y sinceramente, morir en el siglo XXI en un país con acceso a vacunación (gratuita) por una enfermedad prevenible me parece de lo más absurdo.

PD: En la imagen, el Dr. Wakefield, responsable indirecto de muchos de estos dramas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails