miércoles, 30 de junio de 2010

Suspensiones preparadas: ¡a la basura!

Una de las visitas de mi última guardia era por una posible intoxicación por fármacos. En algún otro momento ya he hablado en alguna entrada sobre el tema de las intoxicaciones o de las ingestas accidentales de medicamentos. Son relativamente comunes en Urgencias. Generalmente porque los niños, en su afán investigador y todo-lo-toco-y-lo-experimento-con-los-sentidos, pueden en algún momento echar mano de los medicamentos dejados a su alcance, sobretodo si les gustan como ocurre con algunos jarabes destinados al público infantil. De hecho hace pocos días Laia se cepilló una de mis pastillas del amor (como las llama mi hermana) que tengo la mala costumbre de dejar a la vista en la mesa de la cocina para no olvidarme de ellas cada mañana. También he de decir que mi imprudencia se basa en que soy consciente de la poca toxicidad que suelen tener los anovulatorios a las dosis que hay en un blister (mal hecho de todas maneras...). Existen otros fármacos, que aún a pequeñas dosis pueden producir síntomas muy graves, por ejemplo los antidepresivos o los fármacos antiarrítmicos.

Como os decía la mayor parte de las intoxicaciones se producen porque los niños son curiosos por naturaleza. No obstante en otros casos, se producen por errores de los adultos, sobretodo en lo referente a dosificación, teniendo en cuenta que las medicaciones a los niños se administran siempre basándose en el peso. Uno de los errores más comunes es con el paracetamol. A veces se confunde dar 0,5 mililitros (que puede parecer poco) con dar 5 mililitros, de forma que se multiplica la dosis por 10! Los antibióticos suelen tener un margen de seguridad por lo general muy amplio, así que hay menos problema con los errores. Otro cantar son algunos jarabes para la tos o los antihistamínicos o como citaba, el paracetamol. Así que es conveniente repasar la dosis pautada y ante la duda reconsultar.

Otro de los problemas que nos podemos encontrar es que las dosis que paute el pediatra sean superiores a las que indica el prospecto del medicamento. Esto ocurre por ejemplo con la amoxicilina. Desde que hubo consenso en aumentar las dosis de la amoxicilina en el caso de las otitis es frecuente que los padres nos reconsulten la dosis, pues es superior a la que indica el prospecto. Incluso años después de este cambio en las dosis terapéuticas (que ya podían haber cambiado los prospectos...), también recibimos llamadas de las farmacias preguntando si no nos hemos equivocado. Sin embargo, ante la duda, no está de más confirmar la dosis.

Todo este rollo para explicar la visita del otro día, que sin embargo fue de otro cariz en relación con los medicamentos. Resulta que el motivo de consulta era "toma de una dosis de antibiótico caducado". Investigando me comentaron que habían guardado una suspensión de amoxicilina reconstituida el pasado mes de diciembre en el botiquín doméstico y al necesitarla la niña por una otitis recién diagnosticada, le habían administrado una dosis. Las suspensiones son estos jarabes que se preparan en casa (generalmente antibióticos): el recipiente lleva unos polvos a los que hay que añadir agua para reconstituir la solución. Los padres, después de dársela a la niña debieron plantearse si era correcto después de pasado todo ese tiempo, leyeron el prospecto y efectivamente fueron conscientes que las suspensiones deben desecharse a los pocos días de constituidas. En la mayoría de los casos tras 10 ó 14 días. Así que la trajeron al hospital. La niña estaba en perfectas condiciones y les recomendé una observación en domicilio de cualquier sintomatología. Supongo que les quedó claro que una vez abiertos y utilizados hay que desecharlos. Y aunque en el título pongo ¡a la basura!, en las farmacias hay unos contenedores específicos para medicamentos, donde hay que ir tirando todo lo que ya no necesitamos o está caducado. A veces en casa se acumulan unos botiquines de película de fármacos que no nos servirán en el futuro.

martes, 29 de junio de 2010

Campaña contra el maltrato infantil

Leo en el blog de la Sociedad Española de Pediatría Social, que se ha iniciado recientemente una campaña contra el maltrato infantil. Dicha campaña parte de la Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil (FAPMI) en colaboración con el Ministerio de Sanidad y Política Social.

El tema del maltrato infantil y de los abusos sexuales a menores me interesa a nivel personal y profesional. Aunque es un tema en el que me he ido formando con el paso de los años, recientemente participé en una jornada para poder impartir un pequeño curso a compañeros pediatras. Aquí podéis ver en qué consisten estos talleres, titulados "El pediatra y el maltrato infantil". Este mes de junio impartí el curso a unos compañeros de Badalona y es posible que después de las vacaciones una compañera y yo demos la misma charla a nuestros propios compañeros en el hospital.

La campaña de la FAPMI y del Ministerio tiene como objetivo sensibilizar a la sociedad a partir de 4 ideas:

- El maltrato infantil es un problema social, no un problema privado

- La realidad del maltrato infantil sigue siendo invisible en nuestro país

- La sociedad española todavía no exige una tolerancia cero contra el maltrato infantil

- El maltrato infantil es una realidad difícil de mirar a los ojos


Para quien quiera más información, la propia campaña tiene un blog con aportaciones interesantes. Allí podréis encontrar los diferentes mensajes, algunos términos legales y algunas curiosidades como la historia de la desdichada Mary Ellen, nacida en Nueva York a finales del siglo XIX.

lunes, 28 de junio de 2010

Visitas hospitalarias a madres recientes

Mi amiga Mª Ángeles ya ha sido mamá de sus dos gemelitas. Nacieron a término el lunes pasado. Ha llevado el embarazo muy bien. Y en el caso de las gestaciones gemelares es un triunfo llegar hasta el final (o casi). La prematuridad siempre está al acecho....
El jueves pasado fui a verla al hospital. Y fui porque ella quería que fuera. Y fue como se dice coloquialmente "la visita del médico". No estuve ni veinte minutos.

No suelo ir al hospital a ver a mis amigas cuando tienen a sus hijos. No lo hago recordando mi primera experiencia. Laia nació un sábado al mediodía por cesárea urgente después de más de 12 horas (nocturnas) de parto. Después de la cesárea me quedé como si me hubiera pasado una apisonadora por encima. En las siguientes 48h tuve un desfile de gente por la habitación impresionante. Uno de los motivos era que todavía trabajaba en el hospital donde parí (Sant Joan de Déu). Así que tuve visitas de personal del hospital, de familiares, de amigos....Además coincidió con el fin de semana. Al tercer día no podía con mi cuerpo, con la cirugía reciente, la habitación siempre a rebosar, la niña llorando toda la noche. Tengo que decir que la mayoría de gente fue muy educada y no estuvo en la habitación mucho tiempo, pero fue difícil encontrar un rato para descansar y la intimidad suficiente para empezar a conocernos e iniciar la lactancia.

Con Irene lo tuve claro. Nació a última hora de la tarde y para empezar no avisamos a nadie, salvo a la familia cercana, hasta el día siguiente. A casi todo el mundo le dijimos que si era posible viniera unos días después a conocerla a casa. Todo fue mucho mejor. El parto había sido mucho más fácil, la experiencia acumulada también cuenta, pero sin duda, el poder estar más horas solos para mí fue positivo.

Cuando nace un niño todo el mundo tiene mucha prisa en conocerle, y ¡¡los niños cunden mucho!! Luego ocurre que tras el primer mes se acaban las visitas y pasas el resto de la baja maternal "en soledad". Es cierto que te hace ilusión presentar a tus hijos, que agradeces las atenciones de quien te visita, pero cada vez tengo más claro que no hay prisa y por eso si puedo evito esos primerísimos días, siendo coherente con lo que yo viví entonces. Espero que ninguna de mis amigas se haya molestado por ello.

viernes, 25 de junio de 2010

Fin de curso

Pues sí, un año más ha acabado el curso. El martes Laia hizo un desayuno colectivo con su clase, recogió todos sus bártulos, su bata y sus notas y empezó las vacaciones. Irene, que todavía está en la guardería, continuará unos cuantos días más. Este año parece que el fin de curso se nos ha tirado encima casi sin darnos cuenta, supongo que la climatología poco habitual ha contribuido.
Un día de estos - yo para estas cosas prefiero adelantarme-, iré a encargar los nuevos libros de texto para Laia y el equipaje -chándal, batas, mochilas- para el curso que viene. En breve las tendré a las dos en el mismo cole y creo que facilitará un poco el ritmo de vida frenético....

Este fin de curso ha sido agotador. Lógicamente tiene que ver con el hecho de continuar en el exilio, en casa de mis padres, pero por otro lado, ¡estas niñas tienen más agenda que un ministro!

Festival y otro día fiesta de ballet, puertas abiertas de diferentes actividades, concierto en la guardería, organizar las actividades para el próximo curso, etc. La verdad es que me planteo un nuevo curso más tranquilo, con menos actividades y más tiempo libre para todos. Algunas tardes más que madre parezco taxista arriba y abajo, cargada como una mula con mochilas, carpetas y demás enseres...

Sobre el festival de ballet, ¿qué queréis que os diga? ¿A quién no le gusta ver a su hija en el escenario haciendo sus primeros pinitos? Aunque acabé un poco harta de las madres del grupo, ya hablé en alguna otra ocasión de ellas. Todas piensan que su hija es la mejor, y por motivos obvios, eso no puede ser....

En la guardería el concierto fue sensacional. Invitaron a los familiares y allí estábamos un grupo numeroso en el patio, cantando y bailando con nuestros pequeños. El ambiente era genial. Conseguimos organizarnos unos días antes y al final todos los padres de la clase de Irene, les regalamos un reloj a las dos señoritas. A pesar de los 35 años que llevan trabajando allí, se emocionaron y nos emocionaron.

Ahora Laia está de vacaciones, pero "relativas". Durante 3 semanas tendrá actividades que ocupen gran parte de su actividad. Ya se sabe que los padres tenemos que seguir trabajando....Así que una semana irá a un taller de manualidades, a pintar, trabajar con las manos y dar rienda suelta a su faceta artística. Luego 2 semanas al casal del colegio, haciendo las diferentes actividades que el calor permita.

Muchos padres se quejan de la duración de las vacaciones escolares, pues obviamente no coinciden con los periodos de vacaciones que los padres tenemos en nuestros respectivos trabajos. Esto es una perversión de la sociedad en la que estamos inmersos, ya que se confunde la importancia que tiene la escuela como lugar dónde se forman los niños con el sitio donde los dejamos para ir a trabajar....Y que conste que a nosotros también nos toca hacer malabarismos para organizarnos durante las vacaciones, pero al pan, pan y al vino, vino.

El curso que viene, por lo menos en mi comunidad, será el año que el cole empiece más pronto, el día 7 de septiembre. Después no sé si en febrero o en marzo, hay una semana de vacaciones escolares al modo cómo se hace en otros países. Muchas familias supongo que también tendrán problemas esos días, sobretodo si coinciden con los viajes del Imserso....
En cualquier caso a todos los niños que ya están en su periodo de vacaciones ¡Feliz verano!
(y a los adultos, tranquilos, que ya nos queda menos...)

miércoles, 23 de junio de 2010

La presión del peso

Los padres recientes están sometidos a muchas presiones ambientales. Parece que todo se les puede cuestionar en cuanto a alimentación, educación y desarrollo del niño. Cuando uno es "novato" aparecen las inseguridades y un comentario desafortunado o repetitivo puede hacer mella en la autoestima de los recién estrenados padres, sobretodo de las madres, para qué nos vamos a engañar...

El tema del peso es de vital importancia. Hoy en día casi todos los padres saben antes del nacimiento, si su retoño será niño o niña. Por eso la pregunta ¿cuánto ha pesado? es casi la primera que reciben los padres cuando acaban de tener a su hijo. Antiguamente supongo que la preguntita de marras tenía competencia franca con la de ¿qué es niño o niña?

Después de asistir al nacimiento de muchos niños, también los padres preguntan en la propia sala de partos por el peso. Pero el tema da mucho más de sí. Por el peso del niño, parece que se juzga a la capacidad de la madre para "formar" a un niño en su interior, y mucho peor, después del nacimiento de su capacidad para alimentarle correctamente.

Hace unos cuantos días visité en Urgencias a un lactante de unos 4 meses. Los padres entraban con cara angustiada y el motivo de consulta era que el niño no quería comer. Seguidamente dejaron encima de mi mesa un resumen de su historial, más propio de un niño con serios problemas que del niño risueño, sanote, activo y espabilado que dejaron encima de la camilla.

Había sido un niño con bajo peso al nacimiento (aunque tampoco excesivamente preocupante), sin que las exploraciones iniciales detectaran que el bajo peso tenía alguna causa importante que la originara. Posteriormente el niño había ido ganando peso sin prisa pero sin pausa (la mejor manera sin duda como ya expliqué aquí). No era muy comedor, apenas se tomaba biberones de 100 ó 120 mililitros.

Al niño lo vi perfecto, revisé sus informes y sus curvas de peso y tampoco me llamaron especialmente la atención. Y les expliqué que a mí parecía un niño constitucionalmente pequeño (que de todo tiene que haber en esta vida), que además seguía su curva de crecimiento y seguía su carga genética (ambos padres eran bajitos y menudos). Y les recomendé que tampoco investigaran mucho más en el tema y dejaran de hacerle pruebas al niño que no iban a tener ningún rendimiento. Acto seguido la madre rompió en un llanto amargo y me dijo textualmente:

Es que mi madre no deja de decirme que el niño es pequeño y que no come. Y yo no dejo de decirle que yo era igual cuando era pequeña

Pues ahí estaba el tema. Un niño que se parece a su madre (tanto en crecimiento como en actitud ante la comida) y una abuela descargando su angustia acumulada después de años en su propia hija....Claro que después de días y días de oír la cantinela, a ver quién es la guapa que no hace la peregrinación de médico en médico. La consolé cómo pude y le di argumentos para poder defenderse a partir de ese momento. Que hay un refrán que dice que "quien a los suyos se parece, honra merece", o no?

martes, 22 de junio de 2010

¡La leche materna es el primer alimento de los campeones!



Coincidiendo con la Copa Mundial de la FIFA de Sudáfrica que se celebra estos días, la Organización Panamericana de la Salud (oficina regional de la OMS) ha lanzado una campaña en defensa de la lactancia materna, titulado "¡La leche materna es el primer alimento de los campeones!". Supongo que con idea de aprovechar el enorme impacto que tiene el fútbol entre las diferentes poblaciones.

La verdad es que el fútbol no es ni de lejos una de mis pasiones... de hecho no me gusta y me repelen muchas actitudes e historias relacionadas con el fútbol, no obstante en este caso reconozco que la campaña aprovechando el mundial puede tener su gracia.

lunes, 21 de junio de 2010

Tiempo de espera en Urgencias

Ahora que me estoy metiendo en temas de Calidad (muy de moda, por cierto), uno de los indicadores en Urgencias que nos muestran lo bien o lo mal que estamos es el tiempo de espera para ser visitados en Urgencias. Está claro que a nadie le gusta esperar. No obstante, es difícil en muchas ocasiones, que cierta espera no se produzca en un lugar como Urgencias, lugar en que el flujo de pacientes y el tipo de patología (y el tiempo que requieren los diferentes pacientes) suele ser imprevisible. Generalmente las plantillas se calculan en base a los datos históricos en cuanto a número de visitas (ajustadito, eso sí), pero en muchos momentos hay un desequilibrio entre la oferta y la demanda. Urgencias es así....Y si pensamos en las épocas epidémicas, ya no digamos. Y de hecho esta cierta dificultad nos afecta a todos los que nos dedicamos a la sanidad. Cuando un hospital tiene un tiempo de espera larga, fácilmente todos los hospitales cercanos estén en una situación similar. Y los centros de atención primaria también están hasta las cejas (aunque ellos tienen la "suerte" de que en cierto momento del día cierran la puerta con llave...)
A los que están en la sala de espera (o estamos, que yo también soy paciente) no nos gusta esperar, pero a los que estamos dentro, tampoco nos gusta la espera de los de fuera. Empeora las condiciones de trabajo y aumenta el estrés.

En mi hospital las cosas están organizadas de tal manera, que conseguimos tiempos de espera muy bajos. Es uno de los aspectos que nuestros pacientes-clientes tienen en cuenta. En las épocas peores, se puede llegar a las 2 horas de espera o un poco más. Al mismo nivel, en otros sitios pueden estar en 5 ó 6 horas...así que no está mal!

Aun así el tiempo de espera es uno de los motivos de queja más frecuentes. Desde el año pasado, una vez se introdujo el triaje, el tiempo de espera está más optimizado. De esta manera, los niños no se visitan en orden de llegada sinó más o menos en orden de gravedad. Esto que a priori y en frío todo el mundo parece comprender es más difícil de metabolizar cuando estás esperando y otro "que no parece estar tan mal" y que ha llegado después pasa primero.

Hace pocos días, pasamos a todos los pacientes que quisieron contestar durante una semana, una encuesta de satisfacción. Uno de los aspectos que se preguntaban era precisamente el tiempo de espera que había tenido y si le parecía óptimo, aceptable o inaceptable. Aunque todavía no tengo los datos completamente analizados, es curioso ver cómo pocas personas consideran el tiempo como inaceptable, pero también a pesar de tiempos muy cortos, pocas personas consideran en tiempo como óptimo.....¿O quizá es que la tendencia en las encuestas es a marcar el cuadrito del centro?

Me gustaría que me diérais vuestra opinión sobre la idea de ordenar los pacientes en función de su gravedad y no de su momento de llegada. Y sobretodo qué tiempo de espera en Urgencias os parece razonable u "óptimo". Animaros!

viernes, 18 de junio de 2010

Conviviendo con la "etapa princesa" o de cómo "el hábito no hace al monje"


Irene hace unas cuantas semanas que entró en la "fase princesa". Supongo que los que tengan hijas pequeñas saben a lo que me refiero. Empieza una fase en la que les encanta el color rosa, llevar faldas o vestidos y leer cuentos de hadas. Está claro que hay un condicionamiento social evidente, a las niñas se las trata de niñas desde el mismo momento del nacimiento, al igual que a los niños se los trata de niños, aunque sea inconscientemente. Se le viste acordes a su género y se les regalan juguetes y otros artilugios que perseveran en la identidad sexual. Sin embargo, cada vez tengo más claro que la genética en cuestión de género cuenta lo suyo y por mucho que uno intente educar de forma neutra, va saliendo lo que tiene que salir. Siempre que pienso en este tema me viene a la cabeza un anuncio de hace unos años, creo que era de Coca-cola. Unos padres se empeñaban en regalarle muñecas a un niño....y el niño acababa utilizando las cabezas de las muñecas como pelotas de futbol....

De esta forma surge la etapa princesa. Ya la pasé con Laia, y ahora le toca a su hermana.

Estos últimos días tenemos conflictos con la ropa. Quiere ponerse "faldilla" (falda) todos los días. Conseguí convencerla de que los días de lluvia la falda no es muy apropiada.... Ahora cuando se levanta todas las mañanas, lo primero que hace es asomarse a la ventana y comprobar el tiempo. La niña me ha salido aspirante a metereóloga. Cuando comprueba que está despejado se acerca a mí y me dice:

- Mamá, hoy no llueve. Hoy toca faldilla.

Como quiera que no me parece que la falda sea lo más adecuado muchos días para ir al cole, algún día hemos tenido algún conflicto....Ayer por la mañana pidió falda y yo había decidido pantalones.

- Nooooooooo, quiero faldillaaaaaaaaaaaa como las princesaaaaaaaassss

- Irene, hoy toca pantalones, ¡mira qué bonitos son estos pantalones!

- Nooooooooo, los pantalones son de "caballero" (tiene una fijación con el caballero Sant Jordi) y yo quiero ropa de princesaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

Después de un tira y afloja intenso, pasada la tempestad y ya en el coche para ir al cole me dice

-Mamá, los pantalones son de "caballero" y también de princesa

- Sí cariño, las princesas también llevan pantalones

Con toda esta historia no dejo de pensar en un libro que leí en mi juventud "Psicoanálisis de los cuentos de hadas" de Bruno Bettelheim, y me da que lo voy a buscar y releerlo.

jueves, 17 de junio de 2010

La alergia alimentaria va en aumento

Ayer estuve en una sesión en mi hospital sobre alergia alimentaria. Es un tema candente porque las alergias en general y las alimentarias en particular se incrementan día a día. De hecho algunos datos de los que nos presentaban indicaban que los procentajes se han duplicado en poco más de 10 años.
La alergia alimentaria es más frecuente en niños que en adultos. Los alimentos que con más frecuencia originan alergia en los niños son la leche de vaca, el huevo, el pescado y los frutos secos. Aunque las alergias y las intolerancias alimentarias (que son conceptos diferentes) es verdad que han aumentado, también estamos viviendo una época en la que se sobrediagnostican los problemas con los alimentos y se pautan con demasiada frecuencia (muchas veces innecesaria) dietas restrictivas con exclusión de muchos alimentos. Incluso en alguna farmacia ofrecen testar diferentes alimentos con una prueba que no tiene fundamento para diagnosticar alergia.

La historia típica de alergia alimentaria es una reacción cutánea, respiratoria o generalizada tras la ingesta (o inhalación) de proteínas de determinados alimentos. En algunos casos en relación con el ejercicio. Son reacciones inmediatas. Es decir que si me sale una urticaria y hace 4 días que me comí unas fresas, difícilmente las fresas sean la causa de la urticaria.

El hecho de que hayan aumentado las alergias tiene varias teorías. De hecho el aumento se ha producido en el mundo occidental básicamente. Las teorías que se postulan son principalmente la hipótesis de la higiene y la hipótesis de la microbiota. Respecto a la higiene, las teorías explican que el sistema inmune está menos estimulado por la presencia de pocas infecciones (asociado a la mejoría higiénica) y en contrapartida aumenta las reacciones de tipo alérgico. En cuanto a la otra hipótesis podría estar relacionada con el cambio en la flora habitual como consecuencia por ejemplo del uso abundante de los antibióticos.

La alergia alimentaria está en relación con la constitución atópica, cuyas otras manifestaciones por ejemplo son la dermatitis atópica o el asma bronquial. De esta manera son enfermedades relacionadas y el niño con alergia alimentaria tiene más probabilidad de tener familiares con atopia y él mismo padecer de forma concomitante o en años sucesivos otras enfermedades, en lo que se conoce como la "marcha atópica" (la primera enfermedad suele ser la dermatitis atópica)
El diagnóstico de alergia alimentaria se basa en una cuidadosa historia clínica y en la realización de exploraciones complementarias. No hay una edad mínima para poderlas realizar (no sé de dónde ha salido el extendido comentario de que haya que esperar a determinada edad para hacer pruebas de alergia....). Respecto a las exploraciones complementarias la prueba cutánea es la más importante (prick), aportando información complementaria la analítica sanguínea con evaluación de los alergenos. No obstante la prueba que es confirmatoria de la alergia y que también se utiliza para evaluar si con el paso del tiempo se ha conseguido tolerar el alimento (frecuente la tolerancia en el huevo y la leche) es la prueba de provocación, que consiste en administrar el alimento y comprobar realmente la alergia.
Como prevención parece que evitar el tabaco durante el embarazo es lo más útil. En cambio, no tiene ningún sentido cambiar los hábitos alimentarios durante el embarazo. La lactancia materna retrasa la aparición de la alergia, pero no la evita.
Dos links interesantes por si queréis saber más o queréis recetas de cocina específicas para alérgicos: la página de la Asociación Española de Alérgicos a Alimentos y Látex (AEPNAA) y la página Alergogourmet.

miércoles, 16 de junio de 2010

Novedades en vacunas


Ya sé que esto es un lío, pero las recomendaciones en cuanto a la vacuna contra el rotavirus han vuelto a cambiar. En una nota emitida el pasado día 10 de junio por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), se informa de la recomendación de no vacunar frente al rotavirus con la vacuna Rotateq de Sanofi-Pasteur-MSD, que fue la que se recomendó después de retirar Rotarix de GlaxoSmithKline.

Aunque yo no me dedico a la atención primaria, me imagino los sinsabores de los pediatras que sí lo hacen. Con tanta nota contradictoria de la administración, nos dejan, con perdón, con el culo al aire delante de las familias. Y lo que es peor, este tipo de circunstancias dan argumentos a los grupos antivacunales.

Yo ya he comentado que la vacuna nunca ha sido santo de mi devoción y que posiblemente hubiera hecho más falta en otros países menos desarrollados.
Os transcribo literalmente las recomendaciones que la AEMPS da a los profesionales sanitarios que ejercen en nuestro país.


  • Informar de que la vacuna frente a rotavirus no forma parte del calendario vacunal español acordado por la Comisión de Salud Pública

  • No iniciar la vacunación con la vacuna Rotateq

  • No es necesario completar el esquema de vacunación de 3 dosis para niños que ya han recibido alguna dosis de vacuna Rotateq

  • En niños que ya hayan recibido Rotateq no es necesaria ninguna acción más dado que la eficacia de la vacuna no está en cuestión y no presenta ningún problema de seguridad. No hay ningún dato que sugiera que la vacunación con Rotateq haya podido producir daño alguno por lo que no es necesario un seguimiento especial

En fin, bastante contradictorio. Pues es verdad que no es una vacuna sistemática, pero sí hasta el momento era "recomendada". Por otro lado es difícil comprender que por un lado se diga que no tiene ningún problema de seguridad y que por otro la estén retirando y no recomienden la vacunación.

En definitiva, no fustiguéis a vuestros pediatras, ya véis cómo va la cosa.

Otra novedad un poco más positiva, es respecto a la vacuna antineumocócica trece-valente (Prevenar 13). Ya la tenemos aquí!! La pauta sería equivalente a la que se seguía con la vacuna anterior. Lo ideal son 4 dosis: 3 el primer año de vida y un recuerdo a partir del año. Si se inicia más tarde la vacunación, se suelen dar menos dosis. Los niños que hayan iniciado la vacunación con la heptavalente, deben completarla con la 13-valente (son compatibles). Dado que da cobertura adicional a la vacuna que ya existía, se recomienda una dosis "extra" - que para muchos niños sería la 5ª- para niños menores de 5 años que fueran vacunados con la heptavalente (Prevenar anterior). Así que a mí me tocará revacunar a Irene, y no pienso tardar en hacerlo.


martes, 15 de junio de 2010

I Congreso de la Blogosfera Sanitaria (2ª parte)

Ayer estuve en Madrid en el I Congreso de la Blogosfera tal como os explicaba. Fue muy interesante, por las cosas que se dijeron y por conocer en la vida real a personas a las que una lee en internet. En especial me hizo mucha ilusión saludar a Ana, la Dra. Jomeini y al Dr. Cristóbal Buñuel, de Pediatría Basada en Pruebas, dos de mis blogs de cabecera.
Más que aprender muchísimas cosas, sobretodo fue un espacio de reflexión sobre qué somos, a dónde vamos y qué otros estamentos interrelacionan con nosotros. Estuvo también genial el espacio en el que diferentes personas presentaron sus iniciativas web.

La verdad es que en algún momento me planteé si mi blog es realmente sanitario y si yo pintaba algo en ese congreso. Pues la experiencia propia vivencial, en la que hablo de mi familia ocupa un lugar destacado. Y sí, se habla bastante de pediatría, pero también de maternidad y educación. Hay temas que convergen y otros que no tantos.

En los blogs sanitarios hay mucha diversidad. La mayoría son leídos por médicos. En algunos casos se hace crítica a las administraciones o a los medios. En menos casos, los blogs están orientados específicamente a pacientes. Yo creo que escribo más para hipotéticos "pacientes" que para médicos, y los comentarios así lo reflejan.

Sobre los motivos para escribir un blog, nos dió las claves en la conferencia inaugural José Antonio Millán. Hay motivaciones propias y sociales. En cada punto que describía, me sentí muy identificada. También se habló sobre las 2 características comunes a los blogs: la independencia y la transparencia.

La industria farmacéutica y los medios de comunicación también tuvieron su participación. A pesar del ánimo de algunos de sus miembros por participar en la comunidad bloggera, creo que con ambos será difícil un diálogo fluido a corto plazo. Y hubo mucha reivindicación en este sentido.

El congreso estuvo bien organizado, se pudo seguir online, los mensajes de twitter llegaban a las pantallas (por cierto hace unos días me abrí una cuenta que todavía no manejo con soltura @lamamapediatra).

Para no enrollarme más, os paso algunas direcciones interesantes, por si os queréis pasear un poco por la blogosfera sanitaria. ¡Qué vaya bien el paseo!


















lunes, 14 de junio de 2010

I Congreso de la Blogosfera Sanitaria



Hoy estoy en Madrid en el I Congreso de la Blogosfera Sanitaria. El fin de semana ha sido de desconexión total, a ver si tengo tiempo de explicar algo de la escapada en el otro blog.
Sobre el congreso creo que voy a alucinar con lo que allí se diga. Yo voy escribiendo, pero reconozco que estoy un poco en pañales con las posibilidades que brinda la tecnología. Espero aprender cosas nuevas. Os cuento a la vuelta.

viernes, 11 de junio de 2010

La gestión del estrés


Estoy un poco desquiciada con el tema de las obras y el estar obligada a estar fuera de mi casa. Me permitiréis que me desahogue....

Hace unos meses hice un curso sobre gestión del estrés en el entorno laboral que incluía una parte de risoterapia. Si bien muchas de las cosas que allí explicaban eran aplicables a la vida laboral y también a la vida personal, os diré que a estas alturas me ha servido de poco.

Estoy atacada y no me sobran motivos:


  • Unas obras que iban a durar una semana y media, ya duran 3 y subiendo...Además la imprecisión sobre las fechas es la norma. De forma que es imposible saber cuándo acabarán o cuándo nos podremos reinstalar de nuevo

  • Me tengo que levantar más pronto todos los días para llegar corriendo a todos lados

  • He cambiado los traslados a pie por el barrio, por los traslados en coche y a hora punta. Se me había olvidado lo irritante que es conducir por la ciudad cuando conduce todo el mundo y cuando todo el mundo tiene prisa.

  • El fin de curso con festivales, preinscripciones para el próximo curso, actividades lúdico-festivas, reuniones con el profesorado sigue su marcha....Las niñas tienen que continuar su actividad habitual, no hay otra.

  • También en el trabajo parece que estamos de fin de curso y prevacaciones. Cursos, sesiones, guardias, planificaciones, etc....Un no parar.

Ayer saliente de guardia, la verdad es que lo veía todo negro, después de descansar un poco todo se ve de otro color. Suerte que se hace camino al andar y en poco más de un mes, como mínimo estaremos de vacaciones y espero que con todo acabado. Este fin de semana además, a forma de paréntesis, nos vamos de escapada a Madrid. El lunes voy al congreso de la blogosfera sanitaria, y antes de saber cómo íbamos a estar de liados, planeamos una escapada de novios aprovechando la excusa....Ya os contaré!

jueves, 10 de junio de 2010

Un poco más sobre diarreas, deshidrataciones y dietas

Después del paréntesis necesario para coger un poco de aliento, y viendo que el post anterior generó unas cuantas dudas voy a contestar aquí a vuestros comentarios.

Antes de nada comentar que la energía la tengo bajo mínimos aunque no lo parezca....no obstante este fin de semana espero aprovechar para recuperar un poco con una escapada a Madrid, intentando olvidarme que dejaré en Barcelona mi casa patas arriba por unos días más.

No me extraña que haya llamado la atención el comentario que hice sobre las dietas astringentes. Las dietas atringentes tienen una fama mundial y ya se sabe, las costumbres hacen leyes. De hecho hoy he estado curioseando por internet y hay muchísimas entradas sobre la dieta astringente y de ellas pocas la ponen en cuestión. Sin embargo la evidencia científica nos dice que no son necesarias y pueden ser contraproducentes. Con el agravante de que muchas de las recomendaciones, además de incluir las dietas excluyentes, tienen la gracia de recomendar el ayuno prolongado que tampoco resulta saludable. Una vez más, lo que debería ir por delante es el sentido común. Obviamente si estás con gastroenteritis no es lo más adecuado cepillarse una caña y un plato de bravas, pero es que lo más probable es que no te apetezcan para nada (y si te apetecen no debes estar tan mal, el cuerpo es muy sabio si lo sabemos escuchar...).

Cuando hay una diarrea, parte de la mucosa intestinal se destruye y hay que reconstruirla. Para ello son necesarios todo tipo de nutrientes. El ayuno impide que se produzca la reparación y de esta forma alarga la diarrea.

En el caso de niños alimentados con lactancia materna, ésta no debe suspenderse. Si hay muchas diarreas sí que es interesante dar suero oral entre tomas.

Si la alimentación se realiza con leche artificial, no es necesario cambiar el tipo de leche, ni cambiar la forma de preparar los biberones (deben utilizarse las mismas concentraciones que siempre y utilizar agua para la dilución y no agua de arroz o de zanahorias).

Si la alimentación complementaria se está introduciendo sí que es un momento para pocos experimentos e ir a tiro fijo.

En niños más mayorcitos hay que dejar que coman sin forzarles a ello, y utilizar aquellos alimentos que les gusten por ejemplo hidratos de carbono de absorción lenta como las pastas. Carnes magras, pescados, lácteos y frutas no tienen por qué restringirse. Sí que es mejor evitar alimentos muy grasos (fritos), muy dulces (zumos) o con bajo nivel nutritivo (caramelos, pasteles, etc).

En cuanto a la deshidratación para tener en cuenta en casa sólo dos cosas: los niños deshidratados suelen estar o muy irritables o muy poco activos y sobretodo no hacen diuresis. Hay que tener en cuenta las pérdidas y de nuevo aplicar el sentido común: si se han hecho 2 diarreas o 2 vómitos en todo el día es difícil que se origine una deshidratación, y más cuando el niño es mayor. Sin embargo cuando el ritmo de deposiciones es elevado o éstas son más abundantes es cuando hay que estar más atento e intentar compensar las pérdidas con más entrada de líquidos.

martes, 8 de junio de 2010

Hoy me toca dar la sesión en mi hospital

Este mediodía me toca a mí dar la sesión hospitalaria que hacemos los martes de cada semana, con temas de interés para los pediatras y sobre todo para los de Urgencias. Me encuentro en una semana llena de cursos y sesiones. Por la tarde asisto a un curso de Calidad Asistencial y el viernes me toca a mí dar otro sobre maltrato infantil y abuso sexual del que ya os hablé hace un par de meses. El dar y recibir cursos y sesiones es interesante y enriquecedor, aunque cuando se junta casualmente tanta "ciencia" en pocos días, una acaba bien sobrecargada.

A mis compañeros les hablaré sobre gastroenteritis, deshidratación y rehidratación. Estoy actualizando los protocolos hospitalarios de estos 2 temas en base a las recomendaciones más actuales y aprovecho para ponerlo en común y discutir algún tema. A veces en medicina no todo es blanco o negro, se puede hacer de diferentes maneras, aunque a nivel de equipo lo mejor es tener consenso y trabajar todos de forma similar.


En cuanto a las gastroenteritis pocas novedades. Quizá insistir en el tema de la necesidad de mantener el estado de hidratación y de olvidarse de dietas astringentes y excluyentes que tienen una tradición muy extensa entre familias y profesionales pero que no resultan demasiado útiles y sí en cambio aburridas, hipocalóricas y poco nutritivas para los niños. También tiene cierto interés determinar en qué casos hay que recoger una muestra de las heces para realizar un estudio microbiológico (que en realidad suele ser necesario en pocos casos)


Respecto a la deshidratación y la hidratación, el tema es mucho más complejo. Aunque la deshidratación tiene un diagnóstico clínico, es decir, que no se necesita más que una entrevista médica y una buena exploración para decir que un niño está deshidratado, sí que es verdad que los datos analíticos son interesantes para ver qué tipo de suero se utiliza y cuánto tiempo hay que tardar en reponer las pérdidas.


En los casos de deshidratación leve o para prevenirla, lo mejor es la administración de suero oral. El suero oral debe cumplir una serie de características, con una composición determinada que marcan las sociedades científicas. No valen preparaciones caseras ni sustitutos como bebibas isotónicas que utilizan los deportistas. El suero oral tiene una eficacia demostrada, es seguro, barato y se puede utilizar a cualquier edad con muy escasas contraindicaciones. Para prevenir la deshidratación habría que ofrecerlo a demanda a los niños con gastroenteritis, y una cantidad orientativa sería tomar 10 mililitros por kilo de peso por cada diarrea que se haga y 2 ml por kilo de peso por cada vómito. De esta forma se reponen las pérdidas en la mayoría de los casos.


Cuando las pérdidas son más importantes o la vía oral es dificultosa (por ejemplo por muchos vómitos) hay que optar por la rehidratación endovenosa. Entonces, hay que utilizar un suero a medida de las necesidades del niño y de los datos analíticos, a veces hay que hacer "cocinitas": un poco de sal por allí, un poco de bicarbonato por allá, un poco más de agua más adelante, hasta reponer su nivel de suero en sangre o de hidratación en los tejidos. Pautar un suero en determinadas condiciones, es todo un arte, podéis creerme.


Si al final me queda un rato en el tiempo previsto ara explicar todo esto, haré un pequeño apunte sobre la blogosfera sanitaria y el congreso del lunes que viene.


Como véis el fin de semana pensando en obras (y llenándome de polvo hasta el alma) y entre semana toca ciencia (y guardias!).

lunes, 7 de junio de 2010

Las 3 vidas del parquet

Hace unos días os explicaba que tengo obras en casa. A estas alturas llevo el tema a ratos con resignación y a ratos con desesperación. Con las obras pasa como con algunas enfermedades, se sabe cuándo empiezan (más o menos) pero no cuándo acaban.

Este fin de semana nos hemos dado una paliza arreglando cosas para que hoy sigan con la última parte. Estar exiliados en casa de mis padres, a pesar de que nos están tratando muy bien, es cansado y un poco incómodo. Como en casa no se está en ningún sitio...pero hay que ser positivo y aunque no lo parezca porque ahora parece la casa de los horrores, la cosa es para mejorar.

Los hogares cambian con el paso de los años. Se hacen obras, a veces uno se muda y vuelta a empezar. Cuando te vas a vivir en pareja muchas veces dejas un piso impecable....con tapicerías claras, con paredes blancas, con muebles de diseño. Luego llegan los niños y todo "cambia". Los espacios son casi más de ellos que tuyos. Que levante la mano a quién alguno de sus hijos no le ha hecho un picasso en la pared o se le ha hecho pipi en el sofá....

A propósito de las obras en mi casa y de la entrada de hace unos días de Papá Lobo y de cómo las casas se transforman con la llegada de los niños, os explicaré el razonamiento que me hizo la señora de la tienda del parquet donde nos habían hecho el suelo de nuestro primer piso en común. El caso es que el parquet tiene 3 "vidas" o a lo sumo 4. Esas son las veces que un parquet "auténtico" se puede pulir.

La señora nos explicó cómo suele ir la historia:

Primero la parejita feliz se pone el parquet de sus sueños. Lo cuida con esmero: productos especiales, nada de zapatos de tacón, etc. Primera vida del parquet.

Después llegan los niños con lo cual a los 3-4 años el suelo está hecho polvo....Uno se espera a que los niños sean un poco más mayorcitos (y "civilizados"), así que uno decide darle una pulidita. Y empieza la segunda vida del parquet.

Pasan los años y los hijos se hacen mayores. Y un buen día se van a casar. Así que los padres deciden darle un lavado de cara al piso para el gran día y entre otras cosas pulen el suelo. Tercera vida del parquet. Todavía tendría una más pero no suele ser necesaria, los hijos ya se han ido, jeje.

Así que ya véis, la vida del parquet depende de nuestros hijos, qué cosas verdad?

sábado, 5 de junio de 2010

Salvemos la Pediatría

A distancia voy siguiendo las noticias que llegan desde el Congreso de la Asociación Española de Pediatría (AEP) -por cierto con renovada página web-. Se celebra en Gran Canaria y este año me lo he perdido...Fui a Sevilla en abril y todo no puede ser. Algunos de mis compañeros están allí y supongo que aparte de venir bronceados nos explicarán algunas de las cosas que se estén comentando.

Lo de internet y la blogosfera hace que esté actualizada con noticias de algunos pediatras desplazados allí. Uno de ellos es el Dr. García-Tornel, de quién os he hablado alguna vez. En su post de hoy habla de uno de los eslogans del congreso: Salvemos la Pediatría. Os paso el link para que lo leáis directamente y podáis ver el vídeo (un poco casposo, jeje) que han hecho.

La cosa es que ciertamente los pediatras somos una especie en peligro de extinción. Entre los cambios que se quieren hacer en la formación (troncalidad, etc) y las decisiones desafortunadas de los políticos, es posible que en unos años a nuestros hijos los atiendan los médicos de familia y no los pediatras. Así ocurre en muchos países y no tiene color, al fin y al cabo los niños no son adultos en miniatura, la cosa es mucho más compleja.

La atención pediátrica, con todas sus limitaciones - que las hay-, en nuestro país es envidiada y admirada. ¿Se va a dejar perder?

PD: Más novedades. Parece que la esperada Prevenar 13 está o estará en breve en las farmacias al alcance de todos nosotros. De esto hablo con detalle otro día

viernes, 4 de junio de 2010

Consejos de higiene visual

Según os adelantaba ayer, os paso los consejos de higiene visual que nos dieron las optometristas desde el Servicio de Oftalmología del hospital. A través de estos consejos se desarrollan unos buenos hábitos posturales y ambientales que ayudan al niño a evitar problemas visuales, síntomas de fatiga y además mejora la capacidad de concentración
  • Ubicar la mesa de trabajo delante de una ventana para poder relajar la vista periódicamente enfocando a objetos lejanos

  • La medida de los muebles debe ser adecuada a la medida del niño de forma que éste pueda sentarse correctamente, mantener la espalda recta y los pies apoyados en el suelo

  • Mantener una iluminación ambiental uniforme y una luz puntual sobre la mesa que no deslumbre ni haga sombras

  • La distancia de lectura debe ser de unos 40 cm (equivale a la distancia entre el codo y el puño)

  • Descansar cada 20 minutos, durante unos 30 segundos, al realizar tareas prolongadas en visión próxima

  • Durante la lectura se deben mover los ojos y no la cabeza

  • Los lápices se deben coger por la punta para poder ver lo que se escribe. Debe evitarse que el pelo tape o disminuya la visión periférica

  • La pantalla del ordenador se debe situar ligeramente por debajo de la mirada, evitando giros excesivos del cuello

  • La televisión no se debe ver con la luz de la habitación apagada, ni acercándose en exceso ni estirado en el suelo

  • Mantener la habitación oxigenada y a una temperatura adecuada, evitando el exceso de calor que provocaría sensación de fatiga y sequedad ocular

  • Realizar actividades al aire libre
¿Qué tal vamos de higiene visual? ¿Estamos educando a nuestros hijos en estos hábitos saludables?


jueves, 3 de junio de 2010

Cuestión de vista

A una de las niñas de la clase de Irene, y de su misma edad (3 años recién cumplidos o a punto de cumplirlos) le han puesto gafas. Los padres la llevaron a revisión, no porque hubieran sospechado nada, sinó porque ambos son miopes y pensaban con acierto que como mínimo había que descartar en su hija las trastadas de la genética. Al parecer tiene 2 ó 3 dioptrias, y la señorita de Irene, que sabe que soy pediatra, me decía sorprendida que no se había percatado de nada teniendo a la niña en clase haciendo las mismas actividades que los demás.
En realidad entorno a los 3 años habría que hacer una revisión oftalmológica, si no se ha hecho anteriormente, con el fin de evaluar los ojos y la visión en su conjunto justamente antes de empezar la etapa escolar donde empieza la lecto-escritura. De hecho, aunque algunos problemas podrían detectarse por padres, profesores o pediatras, la revisión oftalmológica es mucho más exhaustiva y compleja.


En mi caso ya se sabe, en casa del herrero....El tema es que no he llevado a mis hijas a revisión hasta la fecha, pero tengo una cita cogida ya -como véis tengo ánimo de enmienda-. Era un asunto pendiente, obviamente desde hace tiempo. Laia desde hace unos días me dice "que no ve bien". No sé si está sugestionada viendo niños de su clase con gafas, si está haciendo de voz de mi conciencia o realmente la pobre tiene algún problemilla. Y podría ser, porque mi marido era miope. Y digo era, porque hace aproximadamente un año y medio, pasó por quirófano a someterse a cirugía refractiva.


Otra de las cosas que me empujó a pedir la cita pendiente es una sesión en el hospital que hace unas semanas nos hizo el Servicio de Oftalmología. Versaba sobre la necesidad de hacer una revisión oftalmológica a todos los niños con dificultades en la lecto-escritura. En ocasiones los problemas visuales son responsables de estas dificultades y otras veces no son la causa directa, pero contribuyen a empeorar el problema.


Al finalizar la sesión nos entregaron unos consejos de higiene visual que mañana compartiré con vosotros.

miércoles, 2 de junio de 2010

Hospitalización domiciliaria

Ayer en mi hospital tuvimos una sesión en la que se presentó un nuevo proyecto que en breve se pondrá en marcha: la hospitalización domiciliaria.

Aunque no es algo nuevo, pues en muchos hospitales de adultos ya hace años que se trabaja mediante hospitalización domiciliaria para el tratamiento de pacientes crónicos, es bastante novedoso y sobre todo en pacientes pediátricos y con procesos agudos. En algunos hospitales que tienen unidades de Neonatología existen programas de hospitalización domiciliaria. Básicamente consisten en dar de alta precoz a prematuros cuando aún no tienen un peso para poder ser de dados de alta definitiva, pero que pueden seguir sus cuidados en casa, favoreciendo el vínculo con la familia.

En cuanto a pacientes pediátricos y con problemas agudos, como os digo es un proyecto novedoso. La idea es poder realizar el tratamiento en el domicilio, favoreciendo que el niño esté en su entorno y también que los padres puedan más fácilmente conciliar con todas sus obligaciones. El niño está en casa con una vía endovenosa canalizada, y una vez al día enfermera y pediatra se trasladan al domicilio, valoran la evolución clínica y se administra la medicación. Los padres pueden entrar en contacto en todo momento con el personal sanitario del hospital (mediante sistemas de telemedicina).

En este momento se están acabando de concretar los protocolos a seguir, las enfermedades que son tributarias de este tratamiento (desde el principio o tras algún día de hospitalización convencional), y determinando qué niños y familias pueden entrar en el programa (en función de distancia del domicilio al hospital, de las características del domicilio, de cómo son las familias, etc)

El estar hospitalizado en casa evita muchos efectos adversos de la hospitalización convencional como por ejemplo la posibilidad de una infección nosocomial. También permite optimizar los recursos hospitalarios y aumentar las camas hospitalarias disponibles.

Me parece muy interesante y creo que después de las vacaciones ya os podré explicar algo más sobre esta propuesta.

martes, 1 de junio de 2010

Intolerancia a la lactosa

Alguna de vosotras me preguntó vía e-mail hace algunos días cómo había quedado el tema de la barriga de Irene. Si os acordáis hace ya más de un par de meses, les hicimos una analítica a las dos para descartar que fueran celiacas por dolores abdominales recurrentes que iban teniendo de vez en cuando.

El viernes pasado finalmente le hicieron a Irene la prueba para descartar la intolerancia a la lactosa.

La intolerancia a la lactosa es un trastorno causado por la carencia de un enzima digestivo que se llama lactasa. La lactasa facilita la digestión de este azúcar presente en la leche y sus derivados.


La lactasa se produce en el intestino delgado. La ausencia, total o parcial, de lactasa puede causar síntomas digestivos en algunas personas, originando la intolerancia.

La intolerancia a la lactosa puede producirse de forma transitoria en algunos trastornos gastrointestinales como por ejemplo en las diarreas prolongadas (lo cual por otro lado no significa que todas las diarreas originen intolerancia ni que haya que retirar la leche de la dieta desde el principio).

En muchos casos el déficit del enzima se va produciendo con el tiempo, de forma que bastantes adultos son intolerantes a la lactosa y han ido dejando de consumir leche. Algunas etnias, como por ejemplo los individuos procedentes de Asia, son intolerantes a la lactosa en un alto porcentaje.

Los síntomas más frecuentes de la intolerancia son el dolor abdominal cólico, la distensión abdominal, la flatulencia o las diarreas. Toda esta sintomatología puede iniciarse entre 30 minutos y 2 horas tras el consumo de lactosa. La intensidad de los mismos dependerá de la cantidad de lactosa ingerida y del déficit enzimático que se tenga.
El diagnóstico se realiza básicamente mediante el test de hidrógeno espirado, que es el que se le hizo a mi hija. Consiste en analizar la cantidad de hidrógeno en el aliento a intervalos regulares. La primera recogida se realiza en ayunas, después se ingiere una solución con lactosa y se vuelve a recoger el aire espirado (tienen que soplar) primero cada cuarto de hora y luego cada media hora, en total durante unas 3 horas. La lactosa no digerida se fermenta en el intestino y origina gases, incluyendo el hidrógeno, que es lo que se mide en la espiración. De esta forma cuando hay una intolerancia a la lactosa hay niveles altos de hidrógeno en el aliento.
Otra forma de diagnosticar la intolerancia es mediante el análisis de la acidez de las heces, prueba menos utilizada. Obviamente con una biopsia también se puede evaluar la falta de enzima aunque no es una prueba que se suela hacer con este fin.
En muchos casos se diagnostica la intolerancia a la lactosa sin realizar ningún tipo de prueba, solamente con la sospecha clínica. Esto tiene sus limitaciones. No recuerdo dónde leí que incluso un 20% de los niños diagnosticados de intolerancia a la lactosa no lo son en realidad. Y al revés, otro 20% lo son y no son diagnosticados. Como véis es una enfermedad muy frecuente pero muy mal diagnosticada, tanto por exceso como por defecto (aunque así intuitivamente diría que más por exceso: las intolerancias alimentarias están de moda!)
Desde hace unos años las pautas de tratamiento de la intolerancia a la lactosa han cambiado, con el objetivo de no excluir totalmente los lácteos de la dieta de los niños, por su alto valor nutritivo y el aporte tan importante de calcio que suponen.
Hay que tener en cuenta que la ingesta de lactosa en el caso de intolerantes, aún siendo molesta, no origina efectos a largo plazo. Me explico. Un celiaco que ingiera gluten tiene riesgo de desarrollar problemas a largo plazo, por ejemplo un linfoma intestinal. Esto no ocurre con la intolerancia a la lactosa. De esta forma de alguna manera uno de los efectos a largo plazo que pueden ser perjudiciales es precisamente la falta de calcio en la dieta y el desarrollo de osteoporosis.
Por ello actualmente se permite la ingesta de yogures y otros derivados lácteos (quesos fermentados) salvo la leche propiamente dicha. El yogur contiene bacterias propias que generan lactasa, de forma que el proceso de digestión empieza en el propio yogur y la absorción intestinal es más fácil. Además la textura más viscosa favorece un vaciado gástrico más lento y una mayor exposición del alimento a las pocas lactasas que existan. Si los yogures están más próximos a la fecha de caducidad, están más fermentados y se toleran todavía mejor.
Todo esto me lo tenía repasado por si me tocaba ponerlo en práctica en mi propia casa....Finalmente la prueba salió negativa, así que los dolores abdominales deben ser funcionales y habrá que aprender a convivir con ellos de forma ocasional como parte de su idiosincrasia.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails