lunes, 31 de mayo de 2010

La blogosfera sanitaria existe!

Internet ha revolucionado nuestras vidas, qué duda cabe. Yo estos días que tengo el acceso más restringido porque no estoy durmiendo en mi casa, la verdad es que lo he echado de menos. Hasta diría que he tenido un poco de abstinencia en esas últimas horas del día en las que me conecto y voy actualizando el blog....Espero no acabar tan enganchada que necesite una terapia de desintoxicación.

La web 2.0 ha revolucionado las relaciones y la forma de utilizar internet, pasando de las páginas estáticas, a las páginas interactivas como ésta o a las redes sociales. ¿Quién hoy en día no está en facebook? Para mí que soy una negada en informática, la posibilidad de crear una página con tanta facilidad y darle la forma según convenga es una maravilla.

Internet también ha revolucionado el mundo de la medicina. El conocimiento médico sigue estando en las revistas científicas y en los libros, también en los cursos y congresos, pero está en la red, y cada vez más. Tanto usuarios como profesionales, utilizamos internet para buscar información de todo tipo. De hecho, muchos días en los que me agobio por la cantidad de papel que hay en mi casa (los papeles y los médicos somos inseparables...), me planteo tirarlo todo a reciclar y buscar en la red cuando necesite. De hecho a veces me ocurre que consulto online artículos de revistas que tengo en la estantería de al lado en papel. No sé si tiene mucho sentido seguir ocupando espacio, siendo los metros cuadrados un bien tan escaso en la gran ciudad....

Todo este rollo que os explico para hablar de la blogosfera sanitaria, que es el conjunto de blogs que hablan de temas relacionados con la medicina. Son muy diversos, abarcan diversas especialidades y diferentes perspectivas, pues algunos también están escritos por pacientes.

En la blogosfera se produce gran cantidad de información, mucha de la cual es de gran calidad. Y de hecho en muchas de estas bitácoras yo he encontrado información muy útil para mi trabajo.

Uno de los compañeros bloggeros, de Somos Medicina, se dedicó a recopilarlos generando esta lista, que no tiene desperdicio, y que os animo a consultar.
Mi blog es sanitario, qué duda cabe. Pero muchos de los que pasáis por aquí lo hacéis porque se tratan también muchos temas de maternidad y de educación, que a veces no son estrictamente sanitarios pero sí relacionados y de interés para quien tiene un niño.

El próximo día 14 de junio se ha organizado el Primer Congreso de la Blogosfera Sanitaria. Recibí la información en mi e-mail y decidí inscribirme sin pensármelo demasiado....Luego explicándoselo a mi marido pensé que igual era una ida de olla...jejeje. Pues de verdad que la inscripción la hice siguiendo un impulso y sin pensar que para ir a Madrid, tengo que organizar vida familiar y profesional. Bueno, al final no me puedo quejar, aprovecharemos para pasar un par de días en Madrid y no perdernos algún buen museo o espectáculo.

Como véis lo de la blogosfera engancha. Tengo mucha curiosidad por ver lo que allí se hablara y por conocer en persona a muchas personas a las que leo asiduamente en la red. De lo virtual a lo real. Ya os explicaré la experiencia.

domingo, 30 de mayo de 2010

miércoles, 26 de mayo de 2010

Vacuna contra el rotavirus: tema resuelto

Leo en uno de mis blogs de cabecera, la resolución al tema de la vacuna del rotavirus. Os paso el link directamente y también el comunicado de la Asociación Española de Pediatría, basado en la nota de la Agencia Europea del Medicamento
Parece que la cosa queda en tablas, después de habernos mareado un poco con la información, y no hay problema con administrar ninguna de las vacunas, a pesar de que contengan las partículas víricas de circovirus.
No sé si se ha gestionado este tema correctamente. Aunque es una muestra de lo controladas que están las vacunas a todos los niveles.
Si me entero de algo nuevo, por aquí lo podréis leer.
PD: Es posible que esté un poco "ausente" estos días. Tengo mi piso patas arriba con obras y ando de "okupa" en casa de mis papis. Así que el acceso a internet lo tengo un poco justo....

martes, 25 de mayo de 2010

De sepsis y otras maldades

A principios de año tuvimos una racha intensa en el hospital de diagnosticar sepsis. La sepsis o septicemia es una infección generalizada causada generalmente por una bacteria y con capacidad de deteriorar rápidamente la fisiología de una persona. En algunas ocasiones se acompaña de meningitis, lo que suele añadir complejidad. Los dos gérmenes que con más frecuencia originan esta enfermedad son el meningococo y el neumococo. Las sepsis son enfermedades invasivas y han disminuído en un porcentaje importante en nuestro medio en los últimos años, desde que se introdujeron las vacunas contra ambos gérmenes.
Cuando nos encontramos con un caso en nuestras guardias, rápidamente nos ponemos las pilas. Aparte del estrés lógico que nos entra a los médicos de Urgencias cuando se tiene delante de los ojos una enfermedad potencialmente mortal, en el caso de la sepsis, es bastante importante no perder el tiempo e iniciar los tratamientos (sueros, antibióticos, tratamientos para aumentar la tensión arterial y la contractilidad cardíaca, etc) lo antes posible.

Justamente el fin de semana que estuve en la montaña en un curso hace un par de meses, uno de mis compañeros, cuando subió a parte del curso me comentó que había habido otro traslado de una niña de casi 3 años con una sepsis. Dos días después supe que la niña en cuestión, era una compañera de clase de Irene con lo cual me preocupé. Hay cierto riesgo de transmitir estos gérmenes en relaciones íntimas. Y los niños de guardería tienen relaciones íntimas entre ellos, pues no saben todavía mantener ciertas conductas de higiene de forma autónoma. Así por ejemplo comparten chupetes, chupan juguetes que un minuto antes ha chupado otro, etc. Por eso se enferman tanto en líneas generales.

El caso es que las sepsis son enfermedades de declaración sanitaria urgente, ya que según qué germen, como por ejemplo el menigococo, tienen cierto riesgo de transmitirse entre los contactos íntimos y se suele administrar medicación antibiótica preventiva a las personas del entorno (niños de la clase, familiares y convivientes, etc)

Como os comento cuando lo supe, me preocupé por mi hija, sobretodo porque yo no estaba en casa durante un par de días para "controlarla". Me preocupé a pesar de que soy consciente de que en estos temas las autoridades sanitarias son muy efectivas. Así que quise saber de primera mano qué germen era el implicado en la enfermedad de la pequeña. Ya desde el principio se descartó el meningococo y al poco también el neumococo. Finalmente fue un tipo de estreptococo que es el germen que origina las anginas y la escarlatina. Determinados factores en el huésped originan estados de bajadas inmunitarias y gérmenes que suelen dar enfermedades mucho más benignas, aprovechan para invadir.

La niña tuvo una evolución buenísima. Aunque ingresó en cuidados intensivos porque así lo recomiendan los protocolos en el caso de las sepsis, en realidad no necesitó tratamientos invasivos propios de estas unidades. Otros no tienen tanta suerte y sufren enfermedades agresivas que pueden dejar secuelas o incluso llevar a la muerte, a pesar del esfuerzo médico.

lunes, 24 de mayo de 2010

¿Por qué será que la gente no explica la verdad?



El sábado me tocó trabajar. Hubo mucho trabajo por la mañana y en cambio la tarde fue más tranquila, no sé si por la final de la Champions (aunque perdió gran parte de su interés al no ser el Barça finalista...) o porque es un fin de semana largo en mi ciudad pues hoy se celebra la Segunda Pascua y es festivo.

Los motivos de consulta en Urgencias suelen ser variados, aunque hay muchos que se repiten. Hay una visita que es relativamente frecuente y es la del recién nacido o lactante pequeño que viene por las múltiples dudas sobre cólicos, alimentación, etc. Algunos opinan que los pediatras no tenemos por qué dar consejos de alimentación, sueño o puericultura, pero son muchas pero que muchas personas las que acuden a nosotros buscando precisamente eso.

El caso es que el sábado hubo bastantes visitas de este tipo (consulta de puericultura). Como si algún extraño influjo lunar o planetario hiciera que los bebés estuvieran más llorones o que los cólicos fueran más intensos.

Quien haya experimentado en sus carnes lo que es un bebé llorón unas cuántas horas seguidas (o peor, algunos días seguidos) suele estar desquiciado y dudar hasta de lo indudable.

A veces son visitas en las que la exploración y valoración del niño ocupan un espacio muy pequeño y el resto se le dedica a los padres, que están angustiados, perdidos o simplemente desesperados.

Ayer os dejé un poco intrigados con la "votación" y alguno de vosotros con vuestros comentarios ya insinuaba lo que os voy a explicar....
Una de las madres que visité, tenía una niña de un mes guapísima, con aspecto súper sano, que había engordado como una ceporra con el pecho y que cumplía todos los ítems del desarrollo. Pero lloraba mucho. Incluso al preguntarle a la madre por la sonrisa social que los niños suelen tener entorno al mes de vida, la madre me dijo:

- Sí, sonríe a veces, pero no demasiadas. No es muy simpática....

La pobre señora necesitaba más que una pediatra, un hombro donde llorar un poco. Al final me confesó que pensaba que estaba haciendo algo mal, porque siempre que hablaba con alguna madre reciente le decían que sus hijos sólo habían comido y dormido los primeros meses de vida.

Claro. Ya estamos. Resulta que si todo el mundo te dice que su hijo sólo comía y dormía y resulta que el tuyo es peor que la niña del exorcista sólo tienes 2 opciones de pensamiento:

a) Me ha tocado el niño más llorón del mundo ( "no es muy simpática" como me decía la pobre señora ), ó

b) Soy la peor madre del mundo porque no consigo que mi hijo/-a se pase el día comiendo y durmiendo como sería políticamente correcto (mucho más frecuente que la opción a)

Y en este punto b) hay mucho del mito de la madre perfecta....

Como ya quedamos en días anteriores que me considero madre insegura e imperfecta, os diré que mis dos hijas lloraban como bellacas sus primeras semanas (e incluso meses de vida). La verdad es que una llega a plantearse de todo incluso teniendo conocimiento sobre la materia: o realmente a la niña le pasa algo o tú (una misma) has sido capaz de traer a un hijo al mundo pero no te enteras de nada de la película....

Ahí es cuando te conviertes en carne de cañón y entran en escena las vecinas desalmadas, las suegras desnaturalizadas y hasta cualquier espontáneo que pasaba por allí a decir aquellas frases lapidarias tipo "es que tu leche igual no es buena", "no le cojas que se acostumbra a los brazos" "yo he criado a 5 hijos y ninguno era tan llorón como el tuyo" para acabar de minar tu autoestima y tu dignidad venida a menos.

La negación de que un porcentaje importante de los bebés son llorones, altamente demandantes y con ellos no puedes ni ducharte ni comer ni hablar por teléfono en condiciones, no entiendo a qué es debido. Supongo que las hormonas tienen su papel, y con el tiempo uno relativiza los malos momentos. Ya se sabe queremos a nuestros hijos con locura y es difícil asumir las zancadillas que nos pusieron al principio. Algo hormonal debe haber, muchas incluso repetimos la experiencia del nenuco llorón unos pocos meses después.

Pero aparte de las hormonas, hay seguramente un importante condicionamiento social. Parece que está mejor visto que el bebé no llore, duerma bien (y ya de paso que no se cague ni vomite encima) y sea un angelito.

Supongo que todo ello hace que persista la idea romántica de la maternidad y más de una se lleve un buen bacatazo apenas unas horas después de parir.




viernes, 21 de mayo de 2010

Lógica aplastante

El miércoles por la noche volví a estar de guardia. Fue una noche dura porque no me encontraba bien, estaba empezando con unas anginas que ya me estoy tratando y se me hizo largo el desfile de pacientes nocturnos....Los motivos de consulta fueron variados, pero en general banales. No pedí ni una exploración complementaria.
No es la primera vez que trato el tema de estas visitas nocturnas. Porque siempre me han producido curiosidad. Una cosa es que los problemas graves no entienden de horarios y que por la noche pueden ocurrir las mismas cosas que durante el día. También es cierto aquello de que "por la noche todos los gatos son pardos" y nos angustian cosas que por el día parecen más llevaderas. Pero sin duda hay un componente de resolución de los problemas aquí y ahora, y si es posible que me lo solucione otro, en las consultas nocturnas.

Las personas por la noche vienen más exigentes y se van por lo general más descontentas. Supongo que es un desequilibrio entre las expectivas y la resolución.

Os muestro una de las visitas...a las 4 de la madrugada

- Buenas noches, ¿qué le pasa a la niña? (7 años) - le pregunto

- Pues que le duele un poco la garganta desde hace un par de días y tiene algo de tos - me contesta el padre

- ¿Ha tenido fiebre o algún otro síntoma?

- No, nada más, pero es que como viene el puente.... (el lunes es fiesta en mi ciudad, la Segunda Pascua)

Supongo que a estas alturas debí poner un poco cara de póker porque el señor me dice:

- Es que tenemos que venir por la noche, porque de día trabajamos

Lógico, no?

Ya no hice más preguntas, hice mi trabajo lo mejor que supe y les di el alta.

Hay algunos motivos de visita que son muy típicos de la noche. Uno es el dolor de oídos y otro es el picor en el área genital o anal que suele estar en relación con la presencia de oxiuros. Para el tema de los gusanitos ya os di algunos trucos para no tener que salir zumbando por la noche. En el caso del dolor de oídos, lo que hay que hacer es dar analgesia. El tratamiento antibiótico se puede demorar unas horas sin problemas.
Otros motivos frecuentes de consulta son las laringitis estridulosas y la irritabilidad en los lactantes. La irritabilidad es cierto que puede ser consecuencia de algún problema médico, pero otras veces simplemente el niño está más inquieto, le cuesta dormir, llora, etc sin que ello tenga un significado patológico.

jueves, 20 de mayo de 2010

Escuela de calidad


La semana pasada fui a una de las charlas que organizan de vez en cuando en el colegio de mi hija. El título esta vez era "¿Qué quiere decir una escuela de calidad?" Había 3 ponentes de diferentes ámbitos educativos y estaba moderado por la periodista Gemma Nierga, que también tiene un hijo escolarizado en el mismo colegio.

Como siempre estas reuniones resultan muy interesantes.

El colegio es un lugar muy importante en la vida de nuestros hijos, sólo basta pensar en las horas de su vida que pasan allí, en la cantidad de amistades que se inician en el colegio y en la importancia de los aprendizajes para la vida adulta.

Una de las dificultades para valorar si una escuela es de calidad, es que no existen indicadores objetivos para determinarlo. Pues coger y hacer exámenes a los alumnos cuando acaban cada ciclo tiene sus limitaciones.

En la charla se dió mucha importancia a los valores que la escuela transmite. Yo pienso que son importantes, pero no tanto como que la propia familia los trabaje y los eduque. A veces los padres delegan en las escuelas determinadas responsabilidades que deberían ser propias de las familias. Lo que sí me parece importante es que la escuela siga la misma línea en cuanto a valores y referencias que tiene la familia. Y para mí ése es uno de los factores más relevantes para elegir colegio.

También se habló de contenidos curriculares, de deberes, de las nuevas tecnologías aplicadas a la enseñanza. La verdad es que ser profesor hoy en día deber ser bastante diferente a lo que era antiguamente y son necesarias nuevas competencias tanto técnicas como humanas.

Para mí los contenidos curriculares son importantes y cada vez más conforme van subiendo de nivel. Será quizá por desviación profesional, porque hay que estudiar mucho para ejercer algunas profesiones, pero pienso que en el colegio hay que aprender y hay que aprender a aprender (valga la redundancia).

Se comentó que una escuela de calidad acaba siendo la escuela que a cada niño le da lo que necesita, y que consigue desarrollar al máximo el potencial de cada persona, ayudándole a esforzarse en lo que le será más provechoso. Supongo que hay niños cuyas características hacen que no tengan problemas vayan a la escuela que vayan. Otros sin embargo si logran estar en el centro adecuado con los profesionales adecuados pueden beneficiarse.

Una de los aspectos que más importancia creo que tiene para valorar qué es un colegio de calidad para mí son los profesores. Unos profesores bien formados, comprometidos con el proyecto educativo, que trabajen en equipo y que crean en el potencial de los alumnos son el mejor aliado para que las cosas vayan bien. Ni unas instalaciones maravillosas ni una informatización completa de la enseñanza tienen el mismo peso. Como siempre el potencial humano, las aptitudes y las actitudes de las personas marcan la calidad. En este caso de la enseñanza pero también en la medicina donde la gestión y la escasez de recursos a veces hace que no se pueda tener todo lo que uno quiere.

En mi caso hasta el momento estoy encantada con el colegio. El curso que viene Irene estará también escolarizada allí. Seguramente es verdad que se podría dar más relevancia a algunos contenidos como por ejemplo el aprendizaje del inglés. Pero mi valoración es muy positiva. Conocen a mi hija al dedillo. Y creo que sabrán sacar de ella lo mejor.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Rotura de bolsa amniótica y prematuridad

La semana pasada, una noche, recibí una llamada de mi cuñado. Por la hora que era, ya malpensé. Efectivamente nos llamaban para que uno de nosotros fuera a su casa a quedarse con mis sobrinos, porque mi hermana había tenido una especie de pérdida de líquido. Y no tenía muy claro si era líquido amniótico, así que tenía que ir de Urgencias al hospital a visitarse.

Teniendo en cuenta de que a esas alturas estaba de 27 semanas, la verdad es que se me puso el corazón en un puño. Con 27 semanas los fetos están considerablemente desarrollados, pero todavía son altamente inmaduros. Si nacen suelen pesar entorno a los 1000 gramos y necesitan bastante soporte para seguir adelante, aunque afortunadamente muchos lo consiguen.

He hablado en varias ocasiones sobre prematuridad, es un tema que me apasiona y sobre evolución de ex-prematuros versa mi tesis doctoral (que está en proceso y parece el parto de la burra....qué le vamos a hacer...). Aunque sea un tema que me apasiona, la verdad es que no me hace ninguna ilusión tener una sobrina prematura extrema. Y de momento por suerte la cosa parece que no fue a mayores. No parece que fuera una pérdida de líquido amniótico, la niña estaba bien en el control ecográfico y no se objetivaba ningún signo de inicio de parto. Respiro de alivio para todos, aunque fue un toque de atención para mi hermana, que sin duda se tendrá que tomar las cosas con más calma de aquí al final del embarazo.

Cuando se rompe la bolsa de líquido amniótico el feto se queda sin el ambiente idóneo para desarrollarse. Las alteraciones de líquido amniótico se relacionan con patología, ya que el feto lo ingiere, lo produce en parte con su diuresis, lo necesita por ejemplo para el desarrollo pulmonar y para poder adoptar una correcta postura y desarrollo músculo-esquelético. Obviamente todas las alteraciones de líquido amniótico tienen más repercusión conforme más precozmente se produce el problema.

La rotura de la bolsa favorece la infección del líquido y las membranas placentarias, patología que se conoce como corioamnionitis. Por eso cuando la bolsa se rompe precozmente y el niño no está a término, se ponen antibióticos a la madre para prevenir la infección, ya que la infección es muy perjudicial para la madre y altamente perniciosa para el feto. La infección en relación con la rotura de la bolsa amniótica puede ser la consecuencia, pero también la causa. Es decir, se produce una infección y ésta provoca la rotura de la bolsa.

La rotura de la bolsa, además de favorecer la infección y dificultar el desarrollo fetal, en ocasiones desencadena el parto. Se rompe la bolsa y empiezan las contracciones. Muchas mujeres empiezan así sus partos.

martes, 18 de mayo de 2010

Caótico lunes


Hoy estoy reventada....Y es que suelo empezar la semana trabajando fuerte el lunes.

Casi todos los lunes estoy de responsable en el hospital. Eso significa estar desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche y luego quedarme localizable en casa hasta el día siguiente. A efectos prácticos nunca me puedo ir a casa a las 10 porque a esas horas todavía suele haber bastante "ambiente" hospitalario.

Los lunes son terribles (sí ya sé que para el resto de los mortales también). Para nosotros son una especie de continuación del fin de semana, hay tantas visitas en Urgencias como el sábado. Y hay muchos problemas que "colean" del fin de semana y te los encuentras esperándote el lunes.

Cuando ya no podía más a última hora, habiendo comido en un suspiro, sin casi tiempo ni para ir al lavabo y mucho menos para un café de descanso, me las tuve que ver ingresando una pielonefritis, valorando un niño al que la rueda de un coche le había chafado la mano, trasladando una niña con un traumatismo craneal con fractura después de que se hubiera caído por el hueco de la escalera de más de 2 metros de altura, revisitando a un chaval recién operado de una peritonitis....
Y mientras medio conectada con casa porque Laia se pasó la tarde con dolor abdominal. Hoy se ha levantado como si nada, pero ayer estuve en el hospital un poco agobiada pensando en ella. Mi marido tiene bastante sentido común pero el tema médico de las niñas lo tiene completamente delegado, de forma que no ha ido haciendo el aprendizaje que la mayoría de padres va haciendo de una vez a otra que los hijos se ponen enfermos. Vamos que de darle el Dalsy (y a duras penas controla la dosis) no pasa...

Finalmente llegué a mi casa a la 1 de la mañana y todavía no me siento las piernas.....

Mañana más...

lunes, 17 de mayo de 2010

¿Sabéis que es el "grooming"?


El sábado estuve en una jornada sobre abuso sexual infantil que organizaba la Societat Catalana de Pediatria. Durante los últimos años he realizado algunos cursos sobre el tema, hace unos días ya os hablaba de ello, pues es un área que me interesa, por la especial vulnerabilidad que tienen los niños.

El abuso sexual es uno de los tipos de maltrato que puede sufrir el niño. Si cabe es de los más penosos por las consecuencias a corto, medio y largo plazo que supone. El abuso sexual se diferencia de la agresión sexual, en que en realidad no se utiliza violencia ni intimidación como sí ocurre en la agresión. El hecho de que el niño sea inocente y no sepa advertir que lo que ocurre es un comportamiento totalmente desviado, en la mayoría de las ocasiones de una persona en la que confía, hace que no sea necesaria la violencia para infringir un daño tan intenso. Perverso.

La jornada fue muy interesante porque fue multidisciplinar y no daba solamente la perspectiva médica y psicológica, sinó que también la perspectiva legal y policiaca, así como una explicación de cómo son las personas que realizan estos delitos.

La última parte me pareció muy interesante porque quizá era la que no conocía tanto. Hablaron bastante de internet, de la adicción al cibersexo y del "grooming". Es obvio que internet tiene muchas cosas positivas, pero la red tiene todo lo bueno y también todo lo malo de los humanos.

El policía que nos explicó la parte de internet y pederastia, definió el "grooming" como el turismo sexual que tenemos en nuestro país. Para entendernos aquí no tenemos personas de otros países que viajen con la intención de buscar relaciones sexuales con niños, pero en cambio cualquier pedófilo puede meterse en tu casa a la que te descuides.

Yo conocía lo que es el "grooming" someramente, aunque no conocía el vocablo. El "grooming" se refiere al acoso sexual en la red o cíber acoso por parte de un adulto hacia un menor. De alguna manera el acosador obtiene la forma como entrar en contacto con el menor, vía messenger o similar, y se hace pasar por otro menor. Empieza una relación en principio "inocente" que puede durar varias semanas, y en la que el menor se acaba desinhibiendo y explicándole muchas cosas de su vida cotidiana. Posteriormente con engaño, y a veces con amenazas o coacciones (pueden utilizar virus informáticos, etc) consiguen captar imágenes de contenido erótico del menor. Estas mismas imágenes luego se utilizan para chantajear y obtener más.

Terrible. Os paso un artículo que he encontrado en la web sobre el tema y que me ha parecido muy interesante y que nos puede echar un cable para proteger a nuestros hijos.

viernes, 14 de mayo de 2010

La infancia perdida


Hace un par de días en mi guardia comentaba con una de mis compañeras de Urgencias las dificultades de los padres para poner límites a los niños. Ella es gastroenteróloga y le llegan a su consulta algunas conductas alimentarias abigarradas justamente por este motivo. En concreto comentábamos que en los últimos días había visitado un niño de 9 años que utilizaba biberón. Me faltó preguntarle si el biberón lo utilizaba para tomar exclusivamente leche o también para coca-cola u otros líquidos. Teniendo en cuenta que los chavales cada vez son más precoces y se inician en el alcohol, las relaciones sexuales, la marcheta por la noche cada vez más pronto, el chaval a ese paso va a pasar de tomar biberones a sentarse en la barra de un bar a tomar unas birras con sus amigos.

De ahí viene el título de esta entrada. Parece que los niños hoy en día pasan de ser bebés a ser adolescentes sin pasar por una infancia en condiciones. Los hacemos bebés eternamente: biberones, chupetes, cochecitos en niños bien grandecitos. Para pasar poco después a vestirse como personas adultas o ver programas en la tele en teoría para niños pero profundamente contaminados de contenido adulto. Infancias sexualizadas, hedonistas y muy diferentes de las nuestras. ¿Infancia perdida?

Respeto a chupetes y biberones la actitud de algunos padres a mí me parece inédita. Si habría que empezar a pensar en desprenderse de ellos al añito y se es condescendiente hasta los dos años. ¿Qué debe llevar a una familia a no encontrar el momento para decir BASTA hasta los 9 añazos? Entiendo que hay decisiones que pueden ser difíciles para algunos niños, pero ¿quién decide? Entiendo también que llevamos una vida muy ajetreada y no tienes ganas de un conflicto cuando llegas cansado a casa y quieres dormir por la noche. Pero ¿no habrá un fin de semana adecuado para hacerlo? ¿o unas vacaciones?

También hay gente que no tiene claras las cosas. Hace ya unos cuantos meses, recuerdo una visita de un niño de unos 5 años más o menos. Iba con su chupete y tenía ya toda la boca deformada. Cuando le dije a la madre que tenía que quitarle el chupete, la mujer casi llorando me preguntó si no le iba a crear un trauma a su hijo. A veces creo que se sobreestiman los traumas de la primera infancia en detrimento de establecer límites. En el caso que nos ocupa, había mucho miedo por traumatizarlo, sin embargo que tuviera la boca hecha un asquito y un futuro dependiente de ortodoncia parecía no importarle demasiado....

jueves, 13 de mayo de 2010

Medicina y pensamiento mágico


Supongo que estáis al corriente de la aparición en los últimos meses de algunas pulseritas de diferentes marcas, de las cuales la más conocida es la Power Balance, que parece que son la panacea para curarse de todo y obtener "buenas vibraciones". Algún famosillo ya lo utiliza incluso a modo de reclamo publicitario.

Algunos de los blogs que sigo habitualmente ya han ido hablando del tema de las pulseritas y otros remedios mágicos en estos últimos días como podéis ver aquí, aquí o aquí. La prensa ordinaria también se hace eco, ya que las asociaciones de consumidores han empezado a denunciar el timo de la estampita.

A mí lo que más me sorprende es ver a personas del ámbito sanitario que llevan las pulseritas. Pero bueno, me sorprende más o menos de la misma manera que ver a un farmacéutico vender homeopatía. ¿Dónde queda el conocimiento científico?

La medicina y el pensamiento mágico han estado siempre relacionadas, inicialmente porque la ciencia tenía mucho camino por hacer y es cierto que la magia y la ciencia se han entremezclado durante toda la vida. Por ejemplo en la Edad Media, donde los conocimientos en anatomía eran muy discretos y pocos tratamientos eran curativos había una mezcla intensa entre ciencia incipiente y misticismo. Está claro que estamos en otra época y los conocimientos son tan extensos, que muchísimas enfermedades se conocen, se tratan y se curan utilizando procedimientos reconocidos científicamente.

Aunque no hay que esperar a que algún espabiladillo haga el agosto con un producto nuevo en el mercado. Hace unas semanas, tras su último viaje a Murcia, mis padres me explicaban que en el pueblo de mi padre los bebés no tienen cólicos. Lloran porque alguien les ha echado mal de ojo. E incluso hay personas "expertas" en romper el embrujo. Me quedé de piedra. Aunque no debería sorprenderme, ya que con cierta frecuencia vienen a las consultas bebés que llevan una especie de pulserita con una manita colgada, supongo que para evitar el mal de ojo.

Si queréis leer algo más sobre medicina y pensamiento mágico os dejo otro artículo

miércoles, 12 de mayo de 2010

De nuevo es noticia la vacuna contra el rotavirus


Hace unos días os informaba sobre la retirada de la vacuna Rotarix del mercado por aparición de fragmentos de virus que no debían estar en la vacuna.

Me entero leyendo el blog Pediatria basada en pruebas de que parece ser que también en la vacuna que quedó como alternativa, Rotateq, también se han encontrado fragmentos del mismo virus (circovirus porcino), aunque en menor cantidad.


Los pediatras estamos pendientes de que las autoridades sanitarias y las sociedades científicas se pronuncien igual que hicieron hace unas semanas con el caso anterior. Porque en estos momentos, ya no sabemos cómo orientar a las familias....


Estoy de acuerdo en lo que comenta el Dr. Buñuel sobre la desconfianza a las vacunas en general que provocan estos hechos.


No tengo más información ni referencias de las que hay en estas líneas. Ya os iré informando

martes, 11 de mayo de 2010

Otra vuelta de tuerca

Siguiendo un poco con lo de ayer (estoy pesadita, lo sé) me gustaría que leyérais este post que escribió hace unos días Begoña en su maravilloso blog y este otro de Belén.

No sé si alguna de ellas, podría haberse imaginado hace 5 o 10 años escribiendo esas palabras. Porque naces psicológicamente como madre el día que tu hijo nace físicamente. Con lo cual en mi caso, tampoco hace tanto tiempo....Y sin embargo creo que nunca he aprendido tanto de ninguna materia (ni de medicina, ni de nada de nada) como en 6 años en esto de ser madre.

Y es que la maternidad es una idea que la mayoría de mujeres tenemos desde que somos conscientes de que somos mujeres, y esta idea un buen día se convierte en una realidad. Así lo que inicialmente era una idea se materializa y transforma tu propia identidad. Ya no eres la misma en muchas cosas, yo diría que en la mayoría de cosas. Porque la maternidad cambia el cristal con el que miras hacia el mundo, porque cambia tus prioridades y tu organización, porque te planteas cosas que antes te importaban bien poco. Y ese cambio en algunas mujeres se produce a la velocidad de la luz cuando tiene a su hijo en brazos por primera vez y a otras les cuesta un poco más. Aunque sin duda el cambio contínuo es lo que más nos asemeja a todas. Ese cambio contínuo que hace que mire atrás en el tiempo y paradójicamente soy la misma persona que cuando nació mi hija, pero soy totalmente diferente. La experiencia te hace cambiar algunas opiniones, también marca un momento de nueva puesta a punto el nacimiento de un segundo hijo con sus diferencias y sus similitudes (no quiero ni imaginarme un tercero!). El tiempo te va llevando a otros planteamientos. Ni mejores ni peores.


La maternidad lleva asociadas renuncias, claro que sí. Aunque sean voluntarias y sabidas de antemano, son renuncias al fin y al cabo. Desde renunciar a hacer una siesta en condiciones, a determinados caminos profesionales, a muchas pero que muchas cosas. Aceptarlo y además hacerlo con ilusión es un camino al que la mayoría de madres acabamos llegando.

La identidad cambia radicalmente pero no se pueden borrar de un plumazo los años anteriores vividos antes de nacer nuestros hijos. Yo no me olvido que me encantaba ver mundo, que tenía tiempo infinito para leer, que mi carrera era una de las cosas más importantes, que podía ver a mis amigos a menudo, ¿cómo me puedo olvidar de 29 años de mi vida? Y eso no significa que no quiera con locura a mis hijas y que no sean lo más importante que hay en mi vida.

No todas las maternidades son decididas, ni consensuadas, ni deseadas. No todas las mujeres aceptan de la misma manera los cambios. Pero una cosa entendí durante algunos veranos hace ya muchos años cuando para mí la maternidad era una idea que permanecía en el limbo. Iba a hacer de voluntaria durante 15 días con unos niños tutelados por la administración balear y en su mayoría procedentes de familias desestructuradas, negligentes y en el peor de los casos maltratadoras. Eran niños muy necesitados de afecto, se pegaban como lapas a nosotros que éramos jóvenes y también teníamos ganas de darles afecto, juerga y disciplina a partes iguales. Los que tenían un régimen que así lo permitía, estaban de lunes a viernes con nosotros y el fin de semana se iban con sus familias con cierta supervisión. El mismo niño que no te habías quitado de encima buscando tu entrega durante 5 días, subía en el autocar y ni te miraba. Se iba a su casa con sus padres y eso era lo más grande. Allí aprendí a mis 19 añitos que incluso la que pienses que puede ser la peor madre del mundo, es la mejor para sus hijos.

lunes, 10 de mayo de 2010

A solas con mis pensamientos

Cada día que pasa ando más implicada en el blog y también en todos los temas relacionados con la maternidad. Leo otros blogs, leo muchos libros que caen en mis manos sobre el tema.
A veces me da la sensación que tanta información me aporta datos interesantes y en cambio otras veces me parece que es una saturación y una desinformación, y que hay que guiarse por el instinto y por lo que una vió en su casa con su propia educación (tan mal no lo debieron hacer nuestros padres, no?)

Quizá uno de los motivos para darle tantas vueltas es tener la conciencia, cada día que pasa, que esto de tener hijos es una carrera de fondo, que la parte más dura no es ni mucho menos el principio, que surgen dudas constantes de si las cosas se hacen bien. Ahora me estoy leyendo un libro que se titula "Ejercer de madre" de Valerie Davis Raskin. Mi marido lo vió el otro día en la mesilla de noche y me dijo medio en broma medio en serio: ¿Pero en verdad necesitas leer ese libro para hacer de madre?

Pues claro que no se necesita un manual. De hecho si alguien hubiera escrito el manual perfecto, sería multimillonario. Quizá sea la necesidad de ver escrito aquello que es acorde con lo que una hace o al revés, poder diferenciarse claramente de otras tendencias y reafirmarse en su forma de hacer. No lo sé, no lo sé.

Lo que sí me parece evidente es que las dudas surgen y nos pasa a muchas madres. Quizá antes estaba todo más claro, quizá estamos más divididas que nunca entre nuestra vida familiar y nuestra vida laboral, quizá la sociedad ha cambiado mucho y no queda muy claro qué se espera de nosotras. Y aunque me consta que muchos padres -hombres- también se plantean tantas o más cosas que nosotras, no sé por qué tengo la impresión -corregidme si me equivoco- que somos nosotras, mucho más que los padres de las criaturas las que andamos más perdidas en este puzzle.

Seguramente muchas de mis tribulaciones y mis inquietudes surgen conforme Laia va creciendo. A pesar de que es una niña fantástica, sana y (espero que) feliz, su educación para mí está siendo un reto importante. Y pienso mucho en ello. Con un fuerte carácter y una inteligencia descomunal, me lleva ahora a un cruce de caminos, ahora al borde del precipicio. Raramente un día es totalmente "fácil" con ella.

Justamente en el libro que os comentaba, muy al principio, habla de que no hay ninguna madre que se sienta siempre segura de sí misma. Y a tí te parece que fulanita está muy segura de sí misma y hablas con fulanita y piensa que la segura eres tú....También explica que no existen las madres perfectas, por mucho que el mito exista, esté extendido y cree tantas inseguridades. También recalca la necesidad de saber reconocer que a veces tienes momentos muy poco afectuosos hacia tus hijos y que querrías irte a una isla desierta tú sola. A veces se niega y se presenta la maternidad como un estado contínuo de felicidad. Nada más alejado de la realidad.
Hoy me descubro ante vosotros como la madre que soy: insegura e imperfecta (aunque con propósito de enmienda)

sábado, 8 de mayo de 2010

La experiencia....


"La experiencia es una profesora severa, porque primero pone el examen y después hace la clase"

viernes, 7 de mayo de 2010

El sueño en los niños


De vez en cuando os informo de actividades formativas para padres que se realizan en mi hospital.

En esta ocasión es una charla sobre el sueño en la infancia. Tendrá lugar el próximo sábado 15 de mayo a las 10,30h en Consultas Externas de Pediatría. Y será impartida por el Dr. Oscar Sans, que es especialista en alteraciones del sueño infantil, formado en Estados Unidos junto a expertos en la materia.

El sueño, al igual que ocurre con la alimentación, genera muchas opiniones, libros y tertulias. Y qué decir del sueño infantil, con la repercusión que tiene en nosotros padres recientes.

En la charla se responderán a preguntas cómo cuántas horas tiene que dormir el niño, qué son los terrores nocturnos, qué ocurre mientras se duerme, etc.

La inscripción es gratuita, como en otras ocasiones, aunque hay que confirmar la asistencia en el e-mail: escoladepares@hospitaldenens.com o en el teléfono 608522653, los laborables de 10 a 13 horas.

Si os animáis, ya me explicaréis. Buen fin de semana

jueves, 6 de mayo de 2010

¡¡Apagando fuegos!!

A ver quién está ya mal pensando.

Nada que ver con la medicina, aunque sí con mi puesto de trabajo.

Sí, ¡¡¡estuvimos apagando fuegos!!! Eso sí, fuegos controlados, y con la supervisión de dos expertos bomberos.

Los bomberos siempre me han llamado mucho la atención. Me parece una profesión de lo más vocacional y heroica. Además suelen estar en forma y son majos de mirar, jeje.

Recuerdo mi época de estudiante en la facultad de Medicina de la calle Casanova. Del autobús a la facultad siempre pasaba por delante del Parque de Bomberos que hay en aquella zona. Y me encantaba curiosear por el rabillo del ojo.


Bromas aparte, el viernes pasado tuvimos un curso sobre incendios. Con la idea de explicarnos el plan de emergencia que hay en el hospital por si por mala pata en algún momento se prende un incendio. Estos planes de emergencia se justifican porque en una situación de emergencia que aparece de forma súbita e inesperada, las reacciones instintivas suelen dar lugar a respuestas erróneas. Además los incendios pueden llegar a ser muy rápidos con condiciones favorables. Por ello existe una planificación y un plan de intervención en caso de ocurrir el siniestro. Me descubrí en un organigrama, al igual que mis compañeros responsables de las guardias (cada día estamos uno de nosotros) como una de las jefas de emergencia, es decir, la persona que sería la máxima autoridad en caso de incendio. Así que entenderéis que estuve muy atenta a las explicaciones....


Nos explicaron cómo hacer una evacuación en caso necesario. La verdad es que en un hospital es una misión harto compleja. Al menos en el nuestro, al no haber cuidados intensivos ni partos, no tienes toda la problemática de los pacientes graves que suelen estar conectados a varias máquinas, entre ellas los respiradores.


También recalcaron mucho la importancia de los humos, pues las víctimas mortales de los incendios lo suelen ser por inhalación de humos tóxicos y no por quemaduras. Nos detallaron las características del fuego, los mecanismos de transferencia del calor y su propagación.


Y para finalizar nos dieron una serie de consejos prácticos de lo más útil, no sólo en la actividad profesional sinó en nuestra vida cotidiana (ya que es más probable tener un incendio en casa que en un sitio tan controlado con todo tipo de alarmas y extintores como es el hospital).


Os paso los consejos de los bomberos:


1. Revisar la instalación eléctrica (principal origen del fuego) y adaptarla al consumo actual


2. Mantener limpia la campana extractora y vigilar los procesos de cocción


3. Mejor sistema de gas natural


4. Precaución con los sprays (preparados con gas butano en su mayoría)


5. No dejar el televisión en "stand by" (modelos antiguos) es decir no apagarlo con el mando a distancia


6. Pare los electrodomésticos antes de salir de casa (quién no se va con una lavadora puesta para tenderla a la vuelta???)


7. No dejar el ordenador encendido (madre mía, descargando horas y horas del burrito...)


8. Minimice el uso de velas (cuando se acaba el momento romántico, a apagarlas todas....)


9. Mantenga el trastero ordenado y deshágase de trastos inútiles


10. No acumule líquidos inflamables, botellas de gas, mecheros, cerillas, etc


En caso de incendio el consejo más importante que nos dieron es el de cerrar las puertas. Realmente es un acto muy sencillo y que cambia bastante las consecuencias de los incendios.

En la última parte de la charla nos hablaron de los extintores, diferentes tipos y funcionamiento, y acto seguido nos fuimos a una de las terrazas del hospital a apagar "incendios" con los extintores. No se nos dió mal, teniendo en cuenta los dos metros de llama. Claro que teniendo a los bomberos a tu lado debe ser bastante diferente que si te encuentras el fregao en la realidad.
Estos cursos son interesantes y útiles y pienso que, al igual que pasa con la reanimación cardiopulmonar básica, tendrían que estar al alcance de toda la población.

miércoles, 5 de mayo de 2010

No fue apendicitis, pero tuve mis dudas

Os explicaba el otro día que tuvimos que ir a buscar a Laia a la casa de colonias. Cuando llegamos estaba con bastante poco ánimo en la cama y le dolía la barriga. Allí mismo le toqué el abdomen para ver qué aspecto tenía. Y tuve mis dudas. En primer lugar llevaba unas 12 horas de evolución, además tenía febrícula y no había querido comer en varias horas. Todos ellos son síntomas que pueden ir a favor de una apendicitis incipiente. Luego andaba un poco curvada y despacito. Como sea que estaba sin dormir por mi guardia y no las tenía todas conmigo, me la llevé a que una buena amiga, también pediatra, la valorara. Suelo asumir las enfermedades de mis hijas, pero entre el cansancio y la evolución de los síntomas, perdí un poco la objetividad y preferí que alguna otra persona le tocara la barriga.
Al final estuvimos de acuerdo en que no estaba muy claro, pero que podíamos esperar a ver la evolución. Iba en contra del diagnóstico de apendicitis que no hubiera vomitado y que el dolor fuera en la parte baja del abdomen pero en ambos lados. El tiempo acabó dejando claras las cosas como suele suceder con muchas enfermedades. Esa misma noche hizo una diarrea y el dolor se fue aliviando hasta casi desaparecer al día siguiente. Al día siguiente además ya tenía otro ánimo, y por la tarde incluso empezó a chinchar a su hermana, así que caso resuelto.

La apendicitis aguda es una inflamación del apéndice, que es una zona del intestino con forma de dedo, que está en la zona de unión entre intestino delgado e intestino grueso, en la parte baja y derecha del abdomen. No se sabe muy bien por qué se origina, en ocasiones es posible que sea por una obstrucción con comida o con algún cuerpo extraño. Típicamente se manifiesta con dolor abdominal, fiebre que no suele ser muy alta, náuseas y vómitos, así como anorexia. El dolor abdominal es inicialmente muy sutil, muy llevadero, para ir aumentando conforme pasan las horas. Se suele iniciar en la parte central del abdomen y conforme va evolucionando es el síntoma predominante y se va localizando en la zona derecha del abdomen. Es un dolor contínuo que progresivamente va limitando la movilidad del niño. Aunque es un cuadro que se da más frecuentemente en personas jóvenes, entre los 10 y los 30 años, puede producirse a cualquier edad, siendo en los niños más pequeños más difícil de diagnosticar porque los síntomas pueden ser más inespecíficos.

Aunque algunas pruebas complementarias pueden ayudar al diagnóstico (por ejemplo la ecografía o algún dato analítico), la decisión sobre si es necesario operar o no finalmente la acaba tomando el cirujano.

El tratamiento es siempre quirúrgico y la intervención se denomina apendicectomía. La apendicectomía es la cirugía urgente más frecuente.

Raramente un dolor que se origina de forma súbita o es muy agudo suele corresponder a una apendicitis. Tampoco existe de forma crónica. A veces el apéndice se quita de forma preventiva en casos en los que se hace una cirugía abdominal por otro motivo. También algunas personas deciden realizarse una apendicectomía antes de ir a lugares donde la asistencia sanitaria puede ser complicada (por ejemplo en el ascenso a una gran montaña o para una estancia en algunas zonas de países subdesarrollados). A veces también ocurre que una supuesta apendicitis pasa por quirófano para comprobarse que el apéndice estaba bien. Son las apendicectomías "blancas". A pesar de ello, en caso de duda es mejor la intervención.

martes, 4 de mayo de 2010

Primum non nocere

En mi última guardia tuve una visita que acabó de forma bastante desagradable así como a las 5 de la mañana. Era un niño de unos 2 años con fiebre de pocas horas de evolución y algo de tos y mocos. Me pareció un cuadro vírico, aunque con una evolución corta que había que observar. Explicándole a la madre mis conclusiones me dijo que se quedaría más tranquila si le hacía una radiografía. Intenté comentarle que no era lo mejor en ese momento y le di los argumentos que justificaban mi decisión. Y se puso como una fiera. Al final le hice una petición de radiografía porque llega un momento en el que una tira la toalla y no quiere discutir por según qué cosas. Al final te acabas llevando el enfado a casa cuando discutes buscando el bien del niño. En este caso me llevé el disgusto igualmente porque se fueron a media visita. Y no entendí nada. Quería la placa y se discutió por ello. Cuando claudiqué y se la pedí se enfadó y se largó dejándome con la palabra en la boca y el malestar para el resto de la guardia.

La gente a veces se enfada cuando no quieres pedir una prueba, sin pensar que para nosotros significa darle a un botón en el ordenador y que la impresora imprima una petición y posteriormente alargar escasamente la visita. Ya he hablado en otros momentos de situaciones similares, ya que se dan de forma muy común en las visitas médicas.

¿Qué el niño podia tener una neumonía? Pues sí, pero en el momento que yo lo visité era una probabilidad baja y asumible con un control médico posterior, y hay que valorar los riesgos asociados a las exploraciones complementarias y/o a los tratamientos médicos. En este caso la radiación de las radiografías. Los niños son especialmente sensibles a las radiaciones, de forma que hay que hacer las placas indispensables. De la misma manera, yo soy partidaria de evitar medicaciones que no causan un beneficio evidente y que en cambio pueden dar efectos secundarios.

La frase que pone título a esta entrada es una frase del latín, que se atribuye a Hipócrates (aunque probablemente no es de él) y que traducida significaría algo así como "lo primero es no hacer daño".

Este concepto está ligado con el principio de no maleficiencia de la ética médica, es decir, a la obligación de no hacer daño.

La yatrogenia es el daño producido por los actos médicos. La yatrogenia no es negligencia, es inherente a la profesión médica. Las acciones que se inician con buena intención diagnóstica o terapéutica pueden tener algún efecto negativo que incluso en algunos casos puede determinar que la balanza se incline hacia lo negativo.

Se da por sentado que ningún médico tiene la intención de dañar, de hecho el médico es la "segunda víctima" de la yatrogenia ya que por un lado le expone a reclamaciones y denuncias y por otro lado le enfrenta a la sensación de culpa y remordimiento que un buen profesional suele tener cuando percibe que aunque fuera de forma inintencionada (y a veces inevitable) perjudicó a su paciente.

Se considera que la mayoría de médicos estamos a medio camino entre dos tendencias extremas: la práctica médica heroica que origina conductas de encarnizamiento terapéutico y que suele dar daño por exceso de actuación, y la medicina que tiende a dejar que las cosas sigan su curso y se dé la curación natural. En este último caso se daña por omisión de tratamiento. Encontrar el punto medio no siempre es fácil y como véis es tan importante curar como no lesionar en el intento. Sobre todos estos temas podéis leer un interesante artículo aquí

lunes, 3 de mayo de 2010

Urticaria en los niños

Ayer una compañera de Urgencias vino a buscarme para que hablara con una familia. Después de haber visitado al niño, me comentó que el diagnóstico era el de urticaria. A pesar de darle tratamiento en Urgencias, las lesiones no desaparecieron del todo (algo habitual) y la madre no se quería marchar si no se resolvía. Fui a hablar con ella, le expliqué el mecanismo del proceso y la evolución que podía esperar. La señora pretendía que "le firmara en un papel que al niño no le iba a pasar nada". Esa petición, que cae de vez en cuando, no sé si alguien se atreve a firmarla pero desde luego yo no. No me extraña que la medicina sea cada vez más defensiva ya que el siguiente comentario que suele venir después de ése es "como le pase algo al niño te vas a enterar...". En fin, son visitas que suelen dejar muy mal rollo y te condicionan la forma de actuar a pesar de estar ante patología frecuente y banal.

Las lesiones en la piel son un motivo de consulta frecuente en Pediatría. Generan bastante alarma en las familias. Una de las lesiones más comunes es la urticaria.

La urticaria origina lesiones rosadas, sobreelevadas, de límites netos, tamaño variable y evanescentes, de forma que aparecen y desaparecen con facilidad para aparecer en otra localización. En resumen la lesión típica de la urticaria es una roncha o habón, que como importante característica pica bastante. Es tan común, que más del 20% de la población la ha tenido en algún momento de su vida, algunas personas en varias ocasiones sobre todo si tienen la piel sensible.

Las causas de la urticaria son diversas:

- Alimentarias

- Medicamentosas

- Picaduras de insecto

- Contacto con determinados alimentos o plantas

- En relación con la temperatura (calor o frío)

- Infecciones (sobre todo víricas)

Aunque es muy típico que al aparecer una lesión de este tipo, los médicos hagamos una especie de encuesta alimentaria y pensemos si se está tomando algún medicamento, lo cierto es que en los niños la causa más frecuente de urticaria son las infecciones. Además la lesión cutánea puede ser anterior, coincidente o posterior al momento evidente del cuadro infeccioso. Otras veces no se encuentra ningún motivo y tampoco es necesario investigar demasiado más en la mayoría de casos. Sólo es necesario tener la paciencia suficiente para esperar entre 2 y 5 días, que es lo que tarda en resolverse (algunos casos son un poco más prolongados).

Los alimentos que más frecuentemente causan lesiones en piel son la leche, el huevo, leguminosas como los cacahuetes y la soja, frutos secos y pescado y marisco. Leche y huevo son las más típicas de la infancia y suelen aparecer en el primer año de vida. Con el resto de alimentos, suele haber una causa-efecto bastante inmediata, y en algunos casos el antecedente de alergia a uno de los productos que por error se ingiere. Algunas frutas y verduras, también pueden ocasionarla, aunque con más frecuencia lo que causan es la alergia oral. A mí por ejemplo me pasa con el melocotón. Me origina un picor intenso en la boca y la lengua y a veces en la faringe y en los oídos.

En algunos casos se produce de forma asociada el angioedema, que es la inflamación de las capas más profundas de la piel y que suelen afectar a manos, pies y cara. Es una situación más delicada, porque la inflamación de la garganta puede dar en algún momento dificultad para tragar y respirar.

El tratamiento de la urticaria pasa por evitar la exposición al agente que la causa cuando es conocido, y por dar medicación antihistamínica. Si es muy intensa hay casos en los que se asocia alguna otra medicación. Y en el caso de las infecciones, tratamiento específico si es que precisa.


domingo, 2 de mayo de 2010

¿Qué día es hoy?


Felicidades a todas las mamás, ¡¡¡especialmente a la MÍA!!!!
Imagen "robada" de la página de Bóboli, espero que no le importe a nadie

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails