lunes, 24 de mayo de 2010

¿Por qué será que la gente no explica la verdad?



El sábado me tocó trabajar. Hubo mucho trabajo por la mañana y en cambio la tarde fue más tranquila, no sé si por la final de la Champions (aunque perdió gran parte de su interés al no ser el Barça finalista...) o porque es un fin de semana largo en mi ciudad pues hoy se celebra la Segunda Pascua y es festivo.

Los motivos de consulta en Urgencias suelen ser variados, aunque hay muchos que se repiten. Hay una visita que es relativamente frecuente y es la del recién nacido o lactante pequeño que viene por las múltiples dudas sobre cólicos, alimentación, etc. Algunos opinan que los pediatras no tenemos por qué dar consejos de alimentación, sueño o puericultura, pero son muchas pero que muchas personas las que acuden a nosotros buscando precisamente eso.

El caso es que el sábado hubo bastantes visitas de este tipo (consulta de puericultura). Como si algún extraño influjo lunar o planetario hiciera que los bebés estuvieran más llorones o que los cólicos fueran más intensos.

Quien haya experimentado en sus carnes lo que es un bebé llorón unas cuántas horas seguidas (o peor, algunos días seguidos) suele estar desquiciado y dudar hasta de lo indudable.

A veces son visitas en las que la exploración y valoración del niño ocupan un espacio muy pequeño y el resto se le dedica a los padres, que están angustiados, perdidos o simplemente desesperados.

Ayer os dejé un poco intrigados con la "votación" y alguno de vosotros con vuestros comentarios ya insinuaba lo que os voy a explicar....
Una de las madres que visité, tenía una niña de un mes guapísima, con aspecto súper sano, que había engordado como una ceporra con el pecho y que cumplía todos los ítems del desarrollo. Pero lloraba mucho. Incluso al preguntarle a la madre por la sonrisa social que los niños suelen tener entorno al mes de vida, la madre me dijo:

- Sí, sonríe a veces, pero no demasiadas. No es muy simpática....

La pobre señora necesitaba más que una pediatra, un hombro donde llorar un poco. Al final me confesó que pensaba que estaba haciendo algo mal, porque siempre que hablaba con alguna madre reciente le decían que sus hijos sólo habían comido y dormido los primeros meses de vida.

Claro. Ya estamos. Resulta que si todo el mundo te dice que su hijo sólo comía y dormía y resulta que el tuyo es peor que la niña del exorcista sólo tienes 2 opciones de pensamiento:

a) Me ha tocado el niño más llorón del mundo ( "no es muy simpática" como me decía la pobre señora ), ó

b) Soy la peor madre del mundo porque no consigo que mi hijo/-a se pase el día comiendo y durmiendo como sería políticamente correcto (mucho más frecuente que la opción a)

Y en este punto b) hay mucho del mito de la madre perfecta....

Como ya quedamos en días anteriores que me considero madre insegura e imperfecta, os diré que mis dos hijas lloraban como bellacas sus primeras semanas (e incluso meses de vida). La verdad es que una llega a plantearse de todo incluso teniendo conocimiento sobre la materia: o realmente a la niña le pasa algo o tú (una misma) has sido capaz de traer a un hijo al mundo pero no te enteras de nada de la película....

Ahí es cuando te conviertes en carne de cañón y entran en escena las vecinas desalmadas, las suegras desnaturalizadas y hasta cualquier espontáneo que pasaba por allí a decir aquellas frases lapidarias tipo "es que tu leche igual no es buena", "no le cojas que se acostumbra a los brazos" "yo he criado a 5 hijos y ninguno era tan llorón como el tuyo" para acabar de minar tu autoestima y tu dignidad venida a menos.

La negación de que un porcentaje importante de los bebés son llorones, altamente demandantes y con ellos no puedes ni ducharte ni comer ni hablar por teléfono en condiciones, no entiendo a qué es debido. Supongo que las hormonas tienen su papel, y con el tiempo uno relativiza los malos momentos. Ya se sabe queremos a nuestros hijos con locura y es difícil asumir las zancadillas que nos pusieron al principio. Algo hormonal debe haber, muchas incluso repetimos la experiencia del nenuco llorón unos pocos meses después.

Pero aparte de las hormonas, hay seguramente un importante condicionamiento social. Parece que está mejor visto que el bebé no llore, duerma bien (y ya de paso que no se cague ni vomite encima) y sea un angelito.

Supongo que todo ello hace que persista la idea romántica de la maternidad y más de una se lleve un buen bacatazo apenas unas horas después de parir.




26 comentarios:

CoCaS De SáBaDo dijo...

Hola Amalia. Estoy leyendo el libro papás blandiblup y en él muchas de las cosas que expones lo comentan. En mi caso hay muchas cosas que no cedo pero hay una en especial que me tiene ganada mi monstruita de 4 años es el tema de ir a dormir. La teoría me la sé. Debe hacer siesta de una hora hasta los 5 años (según su pediatra) y a las 22:30 a dormir ella sola. Y ahí es donde todas las noches me toca la lucha. Pq le da miedo y quiere que esté con ella hasta que se duerma. Si lo consigo a las 3 o 4 de la mañana me reclama pq se ha dormido sabiendo que yo no estaba en su habitación...
Así que el niño/a ideal no existe y todos los días es una lucha con ella pero NO PODEMOS PERMITIRNOS ABANDONAR ESTA LUCHA por el bien de ella.
Sigo tus comentarios. Saludos

Rocío dijo...

fijate que yo no vacilo en balconear a mi bebé, algo que mi me guardo casi siempre que voy al doctor es el tema de la lactancia; porque francamente estoy hasta el copete de que me digan: se va a costumbrar y luego no va a querer comer nada (eso me decian al principio y ahora que esta grande es un tragón!), se te va a colgar el pecho (más??!!)se va a hacer mimado y dependiente (un bebe debe ser mimado y todo bebé es dependiente!!!)y/o le va a dar anemia porque su leche ya no sirve, es pura agua (y desde cuando el agua es mala??....y porque a las vacas nunca les deja de servir la leche???...y si estan tan seguros de que mi leche es pura agua, que me enseñen el análisis de laboratorio que lo compruebe!!)

todos los médicos y enfermeras que me han visto me han dicho alguna lindura de estas, yo solo asiento con la cabeza sin decir nada (para que pelear??)excepto mi doctor de cabecera que ha visto a mi niño desde chiquito y ha visto sus avances y nada que reclamarle a mi leche; es más, hasta se preocupa por darme medicamentos que no afecten mi leche las ocasiones que llego a enfermarme yo.....

En fin, yo creo que mi hijo nunca fue perfecto, pero yo nunca lo forcé a serlo ni esperaba que lo fuera...
Muy buen post amiga, un beso ;)

lobo dijo...

No se si es egoismo o mero instinto de supervivencia, pero está claro que prefiero uno que no llore y duerma bien (lo de que no cage o vomite me da lo mismo). Como dice mi abuela, menudos vagos nos estamos haciendo, jajaja.

AINHOA dijo...

Hola,

El leído antes este post que el de la votación. El mío durante los dos primeros meses sólo lloraba y andaba de aquí para allá con el niño en brazos todo el rato , día y noche, y sí tal como has descrito me preguntaba que hacía mal si toooodoooss los niños de mi alrededor sólo dormían y comían.
Hacia los dos meses se adaptó ( leí el concepto de que durante el primer mes o más se estaban adaptando y cuando se adaptan les llamaban el niño adaptado y me gustó). Y desde entonces reconozco que lo llevo con más tranquilidad.
Un saludo

Mamareciente dijo...

Mi bebé era de los que no te dejan tiempo ni para una ducha. Dormia poco, me tenía agotada...Yo contaba siempre la verdad y me sentía fatal, una quejica, parecía la única así. Parecía que todos los demás bebés ( de amigas, etc) eran angelitos. Luego leyendo a otras madres en blogs , por ejemplo, veo que nunca es tan fácil. Así que definitivamente, en mi entorno no me decían la verdad.

Anónimo dijo...

Naturalmente que está mejor visto. Y cuando tu te pronuncias y dices que tienes un bebé de alta demanda, las caras son de compasión total, pobrecilla. Y tu luchas contra esas caras, las ojeras que te llegan al suelo (dormir, ja?), los pelos locos (no tienes ni tiempo para ducharte, cómo vas a tener tiempo para peinarte!!!), los pantalones que te caen (has salido a la calle con lo primero que pillas), y el niño en plena calle para de llorar. Y tu dices, yo quiero ser como las demás. Y una “m….”, a la que escarbas un poco, no es oro todo lo que reluce. Pero tu eres la única que se atreve a decir la verdad, o a abrir la boca por desesperación, por compartir algo con los demás, y caes en ese pozo de miradas compasivas y perdona vidas. La gente miente mucho y por sistema.
Es difícil, muy difícil ser madre/padre, pero es mucho más difícil aceptar a nuestros hijos tal y cómo son. Y hasta que no aceptas que el principio de tu maternidad no se va a parecer en nada a lo que dicen los libros, a que tu hijo no va a dormir ni 5 minutos seguidos, a que la demanda de la lactancia va a ser muy superior a la oferta prevista, y a que él/ella sólo te quiere/te necesita a ti, los engranajes de la maternidad no empiezan a encajar.
Petonets,
Alba (desde la sombra)

LA TETA REINA dijo...

Todo es mentiraaaaaaaaaaaa!!! y gorda además. A todos los niños les pasa siempre algo. Pero la gente es muy hipócrita. Pero pasa igual con las parejas que intentan aparentar que su vida en pareja es perrrrrrrfecta. Y no discuten nunca.
Es que nunca lo he llegado a entender. Ese tipo de actitud frente a la vida..., pero bueno si son felices engañandose a si mismos pues que lo disfruten.

maría dijo...

Y vosotras soys madres biológicas, yo madre adoptante de un bebé de nueve meses que no comía y no dormía y primeriza. Habia momentos que me quería tirar por la ventana y encima si lo dices todo el mundo te mira como diciendo "lo que pasa es que no es tu hijo de verdad" y por esos tienes los nervios desatados, perdí 8 kilos.
En fin a los hijos los quieres hasta el infinito pero hay momentos y sobre todo noches que en fin sin comentarios.
Un beso

marta dijo...

Hola Amalia: Tienes razón en cuanto a que la gente no dice la verdad, pero también pasa en otros aspectos, yo cuando una amiga me dice: soy super feliz con mi marido, no discutimos nunca, me ayuda en todo... no me creo nada de nada. De hecho la última que me lo dijo ya está separada.

Mis bebés han sido los dos de alta demanda, y me veo reflejada en la mamá que atendiste con mi primera hija, recuerdo decirle llorando al pediatra que mi hija no quería mis brazos, que se pasaba el día llorando (la pobre debería tener unos 4 ó 5 meses), pero ves que con el tiempo todo mejora, los dos a partir del año más o menos, han cambiado mucho, ahora duermen bien y se portan muy bien (para ser niños), lo de comer es otra historia.. Así que he visto que es cuestión de tener paciencia y educarlos con cariño para encarrilar bien su personalidad.
Besitos, Marta

MissManjolita dijo...

la mini siemrpe ha sido muy llorona y protestona. dormia muy poco y comia muy a menudo. y para colmo no era de esos bebes q al menos, cuando sales de paseo, se calman con el runrun del cochecito. y veia a amigas con niños q dormian como ceporros de dia y de noche y me ponia de una mala leche!!!
pero q le voy a hacer. me ha salido la niña llorona y asi hay q gastarla. espeor q algun dia duerma mejor y deje de protestar tanto.
pero a pesar de eso, no me ha importado volver a quedarme embarazada, aun a riesgo de tener otro igual y pasarme los proximos x años sin dormir a gusto y aguantando a 2 niños peleones.
pero... y lo guapos q son? y lo felices q nos hacen cuando nos achuchan y nos dan besos? yo con eso ya me conformo...

Susy dijo...

Claro,es que nos has puesto una pequeña trampa.Ayer,en las votaciones,yo dije que habia tenido mucha suerte con mis 4 hijos porque han sido tranquilos en su primer año de vida.Pero mi respuesta era a rasgos generales.
Si empiezo a hablar de las veces que tenia que cambiar a Lucia sus vómitos (siempre estaba echando),o de que la pequeña Susi no fué demasiado llorona pero era muy despierta durante el dia y reclamaba toda la atención,(hasta para ducharme tenia que llevarla conmigo),entonces ese es otro cantar.
Pero si que tuve suerte porque ninguno de mis hijos tuvo nunca cólicos y mis amigas me contaban lo mal que lo pasaban sus peques.En fin,a rasgos generales,son unos angelitos,jejeje.
Besos

Anónimo dijo...

A ver se hacen muchos comentarios en la calle, la mayoría no son verdad ni mentira, sino lo que se pasa por la cabeza en ese momento. Y todo el mundo mira con el rabillo del ojo al bebé de otro. Si el mío no para, miro al que duerme, pero si el mío duerme miro al que es más espabilado.
¿Qué querrá decir eso de bebé de alta demanda?. Neoterminología que no comprendo, ¿cuál es el baremo para definirlo como de alta demanda?.

My dijo...

mi hijo llora mas ahora con 5 años que de bebe, supongo que lo mismo te toca un bebe llorón que uno dormilón

Manuela dijo...

pero cuánta razón tienes!!! en mi caso mi hijo no dormía ni una hora seguida hasta los tres meses o así, era como una pesadilla, y los padres caímos en absoluta depresión porque no nos imaginábamos cuál sería nuestra vida a partir de ahora, te prometo que estábamos desesperados necesitábamos un psicólogo ambos dos, y el niño entre cólico y cólico no descansaba nada, yo pensaba que era una madre pésima porque estaba estresando a mi hijo y así una tras otra, yo lloraba el niño lloraba mi marido nos miraba como pensando pero porqué nos hemos metido en este lío... y luego cuando veo esas madres que acaban de parir su primer hijo y están tan panchas y no se tiran de los pelos y me dicen que su hi dijo hace seis horas de noche de tirón, es que en fin no sé si me alegro o las odio!!! pero sí, con el tiempo tiendes a olvidar las malas experiencias y la maternidad resulta asombrosa maravillosa y un campo de rosas, supongo que sino la especie se extinguiría... gracias!

Madre primeriza dijo...

Tengo dos hijos. Adrian fue bastante perfecto: comía como un señor de 30 años, dormía de fábula y era bastante calmado. Dos años y medio después, con ese panorama en la memoria, tuve a Lucía:sus cuatro primeros meses fueron un lloro constante. Creo que hicimos miles de kilómetros por la habitación con la niña en brazos. Aún ahora, con 15 meses, es pesada, llorona, con muy mala leche, y muy dependiente de nosotros. No hice nada distinto entre uno y otro, es decir, que los bebes, en muchas cosas, vienen programados de fábrica

maría josé dijo...

Madre mia... la de dias que he terminado llorando yo más que Daniel..ufff... Desde chiquitito ha sido muy llorón: por los cólicos, porque no se podía dormir solito, porque quería todo el rato brazos...y así podría hacer una lista interminable.Yo también he tenido que aguantar todo tipo de comentarios: que niño más llorón, que antipático, tienes que acabar agotada..y tanto!!!!! Pero creo que el tiempo todo lo cura, el tiempo y mirarle a la carita cuando te echa una sonrisita! Por lo menos ahora, a base de rutina y más rutina, hemos conseguido que duerma solito, que esté más contento durante el dia... y asi mamá también está un poco más tranquila. Al final ganan los buenos momentos!! felicidades a todas por vuestros bebés, sean como sean.

Naim dijo...

No tiene porqué ser así. Hay niños que son muy buenos y no porque no los tengamos nosotras no nos lo vamos a creer. Doy un ejemplo. Mi madre tuvo dos niños. Mi hermano, un santo. No demanda atención, no era llorón se entretenia hora y horas. Era el primero. Casi nunca lloraba. Osea, super bueno. Lo único mal comedor a partir de los cinco meses. Y por qué no lo iba a decir si era cierto. Pero luego llegué yo y era todo lo contrario, colicos, llorar dia y noche, mimosa, caprichosa, lo tenía todo. Pero era mucho más cariñosa y me lo comía todo. Por eso nunca se puede decir nada. Siendo hermanos somos los dos diferentes. Uno de bebé super bueno y otra super trasto.

También hay que decir que las personas adultas somos diferentes, y cada una se toma las cosas dieferentes, lo que para mi a lo mejor es agobiante para otra es la cosa más normal del mundo o viceversa. Yo creo que depende de muchos factores.

A lo que me refiero es que cada bebé es un mundo, y los hijos de una misma madre salen totalmente diferente y a lo mejor se educan y se cuidan de la misma manera.

Un besito para todas.

PD: Mi bebé es muy bueno, hasta el momento, tiene nueve meses, y su único problema actualmente es que el puré me lo come fatal, y la fruta igual. Pero como digo yo, no hay bebés perfectos

Besos

Mainada dijo...

El intentar aparentar, el querer ser más, el tener el hij@ más bueno y que mejores notas saque en el colegio... en definitiva es la misma historia pero con temas diferentes. Al fin y al cabo es condición humana.

Un saludo y felicidades por el post, como siempre.

Mainada
http://www.miexperienciaenmainada.com

Marisol dijo...

Leí en algún sitio que los bebes que lloran son los "Mas Fuertes o Inteligentes" ya que en nuestros ancestros solo aquellos bebés que lloraban sobrevivian. Debe ser que cuando eramos graciosos simios si nuestra prole no llorisqueaba tendíamos a olvidarnos un poco de ellos, por lo que el llanto es una forma de reclamar cuidados. De ahí que los bebes sapiens más listos eran los que mas lloraban y por ende sobrevivian.
Gracias a esto aún me alegro cuando oigo llorar a mi niño.....llamadlo consuelo de tontos...

sonia dijo...

Tienes TODA la razón, has dado en un tema que me ha preocupado mucho. Como madre primeriza, estuve muy ansiosa con las dichosas comparaciones que todo el mundo hace gratuitamente. Lo pasé fatal con algunos comentarios, en especial la dichosa presión de mi suegra y sus repetidísimas frases de "si lo coges en brazos se acostumbra", "hay que dejarle llorar para que abra los pulmones"... Lo que lamento muchísimo es haberme dejado llevar por los nervios y el agobio, no haber seguido más mi instinto y "pasar" de esos comentarios absurdos. Ahora que he tenido el segundo siento que camino un poquito más segura y he corregido algunas cosas que creo que se podían mejorar pero sigo teniendo la misma suegra llena de clichés y frases hechas. Estoy harta de oírla y no poder estar tranquila sin sentirme juzgada. Ahora compendo que cada niño es un mundo, que las madres estamos preparadas para hacer las cosas de forma adecuada aunque nos equivoquemos mucho y que es mejor confiar en una misma que en la múltiples voces que pretenden entrar en nuestras vidas sin ser invitadas. Esos consejos que no se piden hacen mucho daño a las madres hormonadas, cansadas y vulnerables. Se nota que sufrí mucho con ciertos comentarios, verdad? Un beso y enhorabuena por la labor que haces de informar y aconsejar con tanto acierto; leerte me sienta fenomenal!!

Sophie dijo...

Al leer este artículo me he acordado de un comentario que mi hermano suele hacer, "en este país poca gente ha estudiado Física Nuclear, pero todo bicho viviente sabe de Física Nuclear, claro". No soy madre, pero tengo unas cuantas cercas y sé lo mal que se pasa con los comentarios constantes, con la santa paciencia que hay que tener con los niños y con los "opinadores profesionales" y, sobre todo, lo importante que es seguir el propio instinto.

africa dijo...

Pues yo con la mayor, alicia, 1999 fue un angelito (la noche que nació ya la durmió entera) eso no quiere decir que no tuviera sus patosadas como todos los bebés y tuvo cólicos pero en lineas generales era una niña muy agradable de tratar con las necesidades muy claras (parto natural). Lactancia materna hasta los 9 meses y luego retomó hasta los tres prácticamente cuando nació su hermana.
Siempre he pensado que hay bebés queno tienen las necesidades claras y a veces tienen un gas y no saben (o mejor no sabemos) si tienen hambre, pis o estan aburridos.
Con la segunda, Gemma,2001 fue otra historia totalmente distina (también otro tipo de parto muy diferente, inducción con epidural por rotura de bolsas de una caida en el hospital, forceps, parada cardiorespiratoria al nacer: resultado parálisis cerebral), era un pozo sin fondo en cuanto a la comida, era como si desquitara lo que no iba bien por ahí; fue horroroso hasta su hermana iba con ojeras y sabiamos que no era lo correcto pero haciamos biberones kilometricos para dormir el rato almenos que se lo comia, se lo colocábamos en la almohada para que se lo tomara sola y por lo menos dormiamos media hora, o , con suerte un poco más; todo eso después de dejar los pechos de su madre como papel de pinocho (y aún tenia cuerpo para meterse 280 o 300 de biberón, si había más se comía más, el caso era comer).
Ahora con la pequeña, Natalia, que tiene dos meses no llega ha pasado un poco como con la primera; parto natural (no dio tiempo ni de cambiarme de cama porque salia ya ya ya), en un par de horitas, aunque inducido con prostranglandinas, no se le cortó el cordón hasta que no dejó de latir y ni siquiera lloró al nacer, no hubo trauma al respirar ni separación. Su primera noche 6 horas seguidas y las siguientes noches lo mismo; al mes 7 y desde hace tres dias (ahora tiene 46 dias) de las 22 a las 8, no llora demasiado durante el día ni sufre demasiados cólicos, pero eso sí lo que no mama por la noche lo recupera durante el día y toma a demanda y como decía una compañera a veces la demanda es más que la oferta que esperabámos. Le gusta estar en brazos (y a que bebé no le gusta?), le gusta jugar con la teta (comida, amor y juego, se puede pedir más?) y le encanta que la miren.
Con todo esto decir que yo me he dado cuenta con el tiempo que los bebés si o si se tienen que habituar a los brazos (es salud) que a veces provocamos más llantos de los necesarios por "no estar disponibles" pensando que es por su bien y provocan el efecto contrario.
Alicia es una niña super independiente y estuvo muy atendida; gemma sin embargo con el rollo de no habituarla y de no darle celos a la hermana no estuvo tan rozada como alicia y natalia es dependiente siempre.
Esta es mi experiencia con los bebés que no son tan angelitos como nos los pintan pero tampoco son como la niña del exorcista como dicen otros.

Anónimo dijo...

yo he comentado varias veces tus posts (soy una de la que piensa que no le gusta que su pediatra opine sobre la crianza de su hijo :-) ) pero antes de hablar de este post quería darte las FELICIDADES.me gusta tu blog.aunque a veces no esté de acuerdo con lo que escribes o algunas de tus opiniones,me gusta cómo escribes y cómo redactas y te documentas y como opinas,con tu criterio y opinión personal,pero dejando la puerta abierta a que cada persona es diferente.

había leido tu post y opine en la valoración,me fui de viaje y al llegar hoy de las primeras cosas que he hecho ha sido conectarme a ver qué habias puesto.
aparte de lo que puse en tu otro post donde preguntabas los votos,yo pienso que como padres parece que se nos valora y tenemos "más puntos" por cómo son nuestros hijos:deben ser tranquilos,educados,buenos comiendo y buenos durmiendo,listos,los primeros en todo...perfectos,porque parece que así nosotros como padres lo hacemos perfectamente.
y cada niño es un mundo como cada persona y que lo más importante es que el niño esté sano y feliz,el resto es relativo según cada familia y según cada opinión.

pero las comparaciones siempre están ahí y las críticas.

Ana dijo...

Mi niño lloraba bastante y dormía poco y yo lo pasé bastante mal por culpa de lo que se suponía que debía de ser y lo que era realmente.
Una vez acepté que no pasaba nada, que ni yo era mala madre ni mi hijo un bicho raro, me fuí tranquilizando y me di cuenta que ni siquiera lloraba tanto como me parecía.
Simplemente era un bebé maravilloso y de verdad, no un muñequito que duerme, come y caga, de esos que nos vende todo el mundo.
Si os interesa conocer más de mi experiencia co David, visitad mi blog http://creciendocondavid.blogspot.com/
Muchos besos y enhorabuena por tu blog.

Núria dijo...

Hola. Me ha gustado mucho tu escrito porque me siento muy identificada con tus palabras, pues mi primera hija era de las que lloraba horas y horas y a mi me parecía que era la única del planeta que se comportaba así. Si te apetece puedes leer como cambió mi forma de pensar y como fuimos solucionando la situación en este escrito http://www.susurradoradebebes.com/

Sara dijo...

Fui criticada hasta por leer un libro titulado:"Como no ser una madre perfecta", mi leche le daba alergia según mi suegra, y he hecho lo que el sentido común me dictaba. Buen resultado: he tenido dolores de implantación monstruosos (nadie los ha tenido), vómitos todos los embarazos(hasta en el quirófano), dos niños con cólicos estupendos pero ha sido duro. recomiendo ese libro pues es divertido, te da visiones distintas de la vida y ennoblece a las madres que quieren ir al cine, en lugar de juzgarlas. Ese libro hizo que me riera, mucho. Todavía cojo a mis hijos en brazos (8 y 6 años)y los cogí desde que nacieron. "Bésame mucho" es otro buen libro. gracias

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails