lunes, 31 de agosto de 2009

¿Qué oído te duele?

Desde hace unos días me he ido fijando en que muchas de las personas que pasan por mi consulta, tanto los niños como sus padres, tienen dificultades para distinguir entre izquierda y derecha. Con frecuencia a las preguntas del tipo ¿qué oído te duele? o ¿qué pie te has golpeado?, la mayoría de gente no contesta "el izquierdo" o "el derecho" sinó que señalándolo con su índice me responden "éste".

Por lo visto, según he leído en el libro "Mano derecha. Mano izquierda. Los orígenes de la asimetría en cerebros, cuerpos, átomos y culturas" de Chris McManus, confundir izquierda y derecha es el lapsus linguae semántico más común. Relatan un experimento en el que preguntan a más de 300 profesores universitarios si tienen dificultades para distinguir rápidamente la derecha de la izquierda: los resultados determinan que un 20% tienen problemas siempre, con frecuencia o a menudo (frente al 80% restante que refieren que raramente o nunca tienen problemas). De hecho hay mucha gente que antes de contestar izquierda o derecha, se fija en la mano con la que escribe o en la que lleva la alianza.
A mí a veces lo que me pasa, sobre todo en niños que se mueven mucho al explorarlos, que tengo que pensarme dos veces en qué oído le he visto la otitis o en qué pierna tiene la herida. En ocasiones he tenido que volverlo a mirarlo. He descubierto que creo tener lateralidad cruzada: utilizo sobretodo mi ojo izquierdo (al mirar con el otoscopio, al hacer una fotografía), mientras que me considero diestra, pues utilizo preferentemente mano, pierna y oído derechos.

Algunos problemas de este tipo también le pasan a Winnie-the-Pooh: "Pooh se miró las patitas. Sabía que una de ellas era la derecha, y sabía que una vez has decidido cuál es la derecha, la otra tiene que ser la izquierda. Pero nunca recordaba por dónde tenía que empezar".

Piaget, que dedicó gran parte de su vida al estudio del desarrollo cognitivo de los niños, determina que entorno a los 5 años los niños saben responder correctamente a la pregunta ¿Cuál es tu mano derecha? Coincidiendo con la consolidación de la lateralidad. Mi hija mayor ya sabe perfectamente distinguir derecha e izquierda, y muy precozmente demostró sus preferencias por la mano derecha (en escritura, manejo de cubiertos, etc). La pequeña todavía está en esa fase en la que no está definido, y en la que no hay que forzar la elección, aunque creo que también será diestra.

La lateralidad es la preferencia de utilización de una de las partes simétricas del cuerpo: mano, pierna, oído, ojo. Es clave en el desarrollo del aprendizaje, sobretodo en el establecimiento de las nociones de espacio y tiempo y en la adquisición de la lectoescritura. De hecho problemas en la lateralización (por ejemplo lateralidad cruzada) están relacionados con la dislexia.

sábado, 29 de agosto de 2009

Cuidado con las heridas


Me pasan una de las últimas visitas de la mañana. Era una niña de 2 años y la mamá quería saber si los granitos que le habían salido correspondían a una varicela. Tenía 4 granitos mal contados. Le hice varias preguntas sobre otros signos y síntomas. Parecía que había tenido febrícula poco importante en los últimos dos días. Volvían de vacaciones y entonces en plan revisión la madre me comentó que también le escocía la vulva y tenía algo de tos. También tenía un par de heridas muy feas: una en un codo y la otra en el talón por una rozadura del zapato. Cuando ya se había vestido y le iba a explicar que las lesiones no me parecían de varicela, la señora va y me suelta: Ah! ¡Y tampoco quiere andar! Yo no me había dado cuenta de que no caminaba, ya que es muy común que los niños de esa edad entren en brazos de sus padres.

En fin después de una retahila de síntomas....¡viene lo importante!. Y ¿se ha dado algún golpe? Pues no aparentemente....

La niña tenía (y tiene vaya) una osteomielitis, que es una infección del hueso, en el tobillo (en un hueso que se llama astrágalo). ¿Y cómo se ha infectado el hueso? Pues en este caso, los gérmenes han entrado a través de heridas infectadas, han pasado a la sangre y se han acumulado en los huesos. También los gérmenes pueden pasar por contigüidad introduciéndose en profundidad en los tejidos a través de la piel.
Los huesos y las articulaciones de los niños están muy vascularizados por el crecimiento, y por eso las infecciones de huesos (osteomielitis) y articulaciones (artritis) son mucho más frecuentes en los niños que en los adultos. Es bastante frecuente que estas infecciones se originen a partir de una herida en la piel no demasiado bien cuidada e infectada... Así que ya saben, ¡a cuidar bien las heridas! Ya que las osteomielitis y las artritis son enfermedades serias que requieren tratamiento antibiótico endovenoso prolongado y en algunos casos tratamiento quirúrgico y tienen riesgo de dejar alguna secuela en el aparato locomotor, sobre todo si el diagnóstico no es muy precoz.

viernes, 28 de agosto de 2009

Medidas físicas contra la fiebre

Ayer visité un niño japonés que estaba recién llegado de visita a Barcelona. Tenía 3 años y consultaba por fiebre. Al fijarme en su indumentaria, me llamó la atención una especie de mochilita hecha con una tela fina que llevaba cogida a su espalda. Al preguntarle a la madre, me comentó que era un bloque de hielo envuelto y ligado a su cuerpo para bajarle la fiebre.

Las medidas físicas suelen ser bastante útiles para bajar la fiebre, aunque generalmente tienen un efecto transitorio. Yo suelo recomendar el baño durante varios minutos con agua tibia (no fría). La diferencia de temperatura entre el agua y la temperatura corporal hace que la fiebre descienda. Otras medidas como los paños o toallas húmedos o mojados o más contundentes como en el caso del pequeño japonés no las suelo recomendar porque son más incómodas para los niños que el baño.

La fiebre constituye el motivo principal de consulta en Urgencias Pediátricas como ya comenté en otro post. A veces me sorprende que provoque tanta angustia en algunas familias. Supongo que es difícil derribar algunos mitos.

Estos días corre algún virus que da fiebre elevada que no baja fácilmente con antitérmicos (¿será la gripe A?). Sin embargo los niños están perfectos y en el caso de alguno de muy corta edad en el que está indicado hacer analíticas, los resultados confirman la benignidad del cuadro. No obstante es difícil que las familias comprendan que la respuesta irregular a los antitérmicos no indica gravedad. La fiebre a veces va por libre por mucho que nosotros intentemos combatirla con antipiréticos y con medidas físicas. Como siempre, lo más importante son los signos y síntomas que acompañan a la fiebre y el estado general del niño.

Nota de la autora: Otros dos servicios de nuestro congelador doméstico (aparte de lo del bloque de hielo, que es la primera vez que veía):
  • El aire fresco mejora puntualmente las laringitis estridulosas (crup) que suelen dar dificultad respiratoria brusca por la noche
  • Para los chichones y como alternativa al filete de ternera o a la bolsa de guisantes congelada, son muy útiles las toallitas higiénicas: se ponen 5 minutos en el congelador y ya las podemos utilizar (truquillo de mi enfermera -y hermana- favorita)

jueves, 27 de agosto de 2009

Mamás, ¿estáis preparadas?

En realidad, he dudado en el título y no sabía si poner "Familias, ¿estáis preparadas?" , para no excluir a los papás, pero....
¿Preparadas para qué? Pues para la vuelta al cole (en general), pero sobre todo a los que les toque, para el inicio de la escolarización de vuestros pequeños. El otro día leí en el blog de Sarabi un post sobre la angustia de esos primeros días de separación y de cómo esa angustia se va anticipando los días previos. La separación cuesta siempre, pero mucho más si tienes que dejar a tu hijo en manos extrañas...

A Laia, mi hija mayor, la dejé inicialmente con mis padres. A veces se turnaban con mis suegros. Siempre he pensado que los abuelos son excelentes cuidadores. Cuando estaba a punto de cumplir 2 años, decidimos dar un poco de tregua a los abuelos y empezar a llevarla a la guardería. La verdad es que aunque ya no era un bebé, los primeros días se te hace un nudo en la garganta, sobre todo si entran llorando. Mi madre casi me acusó de "insensible" por no hacer demasiados aspavientos en la entrada. La procesión iba por dentro y ¡claro que me sentía muy mal!, pero creo que tienen razón las profesoras y cuidadoras en que facilita las cosas que las mamás no hagamos más drama que los propios niños y que nuestros hijos nos vean tranquilas y confiadas. Laia entró a disgusto varios días, para después ir encantada. Yo estaba tranquila, conocía a la persona que dirige la guardería y sabía el funcionamiento porque mi hermana además de acudir de pequeña, había trabajado allí. Así que sabía que iba a estar bien cuidada, y eso me parece fundamental: tener la seguridad de que aunque sean manos "extrañas", al menos son de confianza.

Cuando Laia empezó el cole, otro mal trago....En aquel entonces yo entraba a trabajar a las 8 y la dejábamos en acogida a las 7 y media....La pobre, que nació en noviembre todavía no tenía ni los 3 años. Casi sufrí más en ese momento que en la guardería, porque el "cole de grandes" ya es otra historia. Salíamos los 3 juntos de casa, cogíamos el coche, dejábamos a Laia, después mi marido me dejaba a mí y ya continuaba a su trabajo. Recuerdo más de un día, hacer dar la vuelta a mi marido para comentarle al profesor alguna cosa de poca relevancia....
Con Irene el año pasado fue mucho más sencillo. La guardería donde va es diferente a la de Laia, aunque es la que más "solera" tiene en el barrio, sin haber cambiado de dueñas desde el día de su apertura hace más de 30 años. Todas las amiguitas de Laia en el cole habían ido allí. Así que el sitio me parece de confianza y el transcurso del curso pasado no ha hecho más que confirmar esto. Irene no lloró nunca. Entró con tranquilidad desde el primer día e incluso mi pequeña consolaba a otros niños... (no me extraña que se ganara al personal desde el primer día, jeje). Así que el carácter de la niña me facilitó la labor. Sin embargo creo que yo también me he hecho más "dura" tras haber dejado a Laia en la guardería en su día y posteriormente en el colegio. Y acabas asumiendo que en realidad a los niños no les pasa nada y no tendrán ningún trauma insuperable posteriormente. De hecho más de uno deja de llorar a los 2 minutos de desaparecer su madre y empieza a pasárselo pipa mientras que su madre se pasa 8 horas en el trabajo sin dejar de pensar en la escenita y sale corriendo sin perder un minuto a rescatar a su churumbel "abandonado"con un cargo de conciencia que le machaca el cerebro.
Y bueno, lo de poner en el título a las mamás solamente es por dos motivos: primero porque hay más mamás que papás que llevan y recogen niños en coles y guarderías, y segundo porque somos las que nos "preparamos" para el trance y más lo sufrimos. En eso la actitud masculina suele ser mucho más práctica y a veces pienso que en estos temas las mujeres deberíamos aprender un poco de ellos. Más que nada para no ponernos más presión de la que ya tenemos....

miércoles, 26 de agosto de 2009

Gripe A (III): ¿Hay que tener miedo?

La respuesta es rotundamente NO. Cuantas más noticias leo en los medios más me parece que con el tema de la gripe A (H1N1) han hecho el agosto, en una época del año en la que es difícil llenar los titulares.....¿Que va a haber muchos casos? Pues sí. Pero que no cunda el pánico. Como comenté en post anteriores, la mortalidad es inferior a la gripe estacional que vivimos cada año y aunque afectará mayoritariamente a población joven, también en este grupo es donde tiene menor mortalidad
Yo la verdad es que un poco de miedo sí que tengo, pero no a la enfermedad propiamente sinó al colapso que vamos a sufrir. Tengo "miedo" a trabajar en unas condiciones pésimas y también tengo "miedo" a que en medio de la avalancha se nos escapen patologías importantes o a que en la sala de espera aguarde un niño con una enfermedad grave (meningitis, etc) entre el montón de gripes leves. A esas cosas tengo miedo. Y no sufro demasiado tampoco por mi familia. No está en mis planes dejar de ir a los parques ni dejar a Irene sin ir a la guardería. Otra cosa será cómo vayan las recomendaciones de Sanidad en las semanas que van a venir y por ejemplo se saquen una medida algo populista como puede ser cerrar los colegios.....

Conozco a algunas embarazadas o a mujeres con intención de estarlo que están aterrorizadas con el virus. El embarazo es una época donde hay un cierto estado de inmunosupresión justificado porque el sistema inmunitario de la mujer "debe consentir" sin grandes trastornos el desarrollo de un feto que sólo en el 50% comparte su código genético. Es decir, las defensas están un poco más bajas para que no se produzca el "rechazo" del feto, como ocurre por ejemplo en los trasplantados a los que se implanta un órgano procedente de otro individuo. Así que son más proclives a sufrir la gripe, pero también cualquier otro proceso infeccioso. De hecho las recomendaciones de la vacuna de la gripe estacional siempre han contemplado la vacunación de la mujer embarazada en el segundo y tercer trimestre por dos motivos: por la inmunodepresión que comento y por la protección posterior del recién nacido. Me faltan datos para saber si realmente el virus se comporta de forma más agresiva en embarazadas, aunque lo más seguro es que no.

Respecto a la vacuna....De momento me da un poco de desconfianza. Más que nada porque se ha hecho un poco con prisa. Aunque la vacuna de la gripe estacional me la voy a poner como cada año (me incluyo en el grupo de personal sanitario en el que está recomendado), no seré la primera en ponerme la nueva vacuna. A partir del día 31 de agosto, día en el que se reúnen los consejeros de sanidad sabremos cuál va a ser la estrategia a seguir desde la Administración. Espero que las medidas sean coherentes y no les dé por vacunar a todo quisqui. En teoría los grupos de riesgo para la gripe pandémica son a grandes rasgos los mismos que para la gripe estacional. Aunque habrá mucha demanda por parte de la población, estoy segura. El miedo mueve montañas y anula el raciocinio.

Por cierto, en mi hospital ya hemos diagnosticado el primer caso de gripe A en un bebé de 1 mes. Su madre estaba afecta y aunque el niño estaba prácticamente asintomático, por la edad y el contacto íntimo se decidió hacer el test. La criatura está en su casa estupendamente. El test se ha hecho en otras ocasiones, pero no por criterios médicos sinó por demanda y angustia familiar.....

martes, 25 de agosto de 2009

Nativos e inmigrantes digitales

Esta noche he estado de guardia. Aunque sucede raramente, de vez en cuando el sistema informático "se cae". Generalmente los problemas son transitorios y hay informáticos "de guardia" como nosotros para solucionarlos, pero en otras ocasiones como ha ocurrido en las últimas horas, el sistema ha estado "muy malherido", casi terminal. Las malas lenguas dicen que debía ser por un virus que rondaba los ordenadores, ya que de vez en cuando salía un mensaje de esos tan agradables informándote de la "colonización". El caso es que hemos tenido que funcionar de la forma tradicional: lápiz y papel y olvidarnos de la informatización del informe de Urgencias, de las peticiones de exploraciones complementarias y de todo lo demás. Cuando ocurre esto se producen 2 fenómenos: el primero es que da muuuuucha pereza escribirlo todo a mano (cuando no hace tanto tiempo no había otra alternativa) y lo segundo es que a fuerza de no escribir a mano y hacerlo siempre con el ordenador, uno se olvida de hacer constar algunas cosas....En fin, un poco caótico, aunque por suerte todavía no nos ha cogido en plena epidemia (y pandemia) invernal.
Este verano para nuestro viaje a Francia hemos tenido un nuevo compañero de viaje en nuestro coche: un tonto. Perdón un TomTom. Teníamos dos alternativas: o comprar un mapa de carreteras de la France o adquirir un GPS. Lógicamente duermo con un amante de gadgets tecnológicos y la decisión estuvo clara desde el principio. Más de una peleílla hemos tenido con el dichoso aparatito, porque mi marido es de los que si el trasto dice que por allí, no hay discusión posible (aunque sea por miles de carreteras secundarias), mientras que yo me resistía a dejar de leer lo que decían los carteles....De hecho con el GPS nos hemos perdido yendo a sitios donde anteriormente habíamos llegado con algunas indicaciones y echándole sentido común....

A pesar de nuestra dependencia cada vez mayor de la tecnología, los de nuestra edad, por muy avanzados que estemos en estos temas y por muy fluídamente que nos manejemos (que no es mi caso), no pasamos de ser inmigrantes digitales. En contraste, nuestros hijos, se relacionan con la tecnología de forma espontánea, porque han nacido con ella y son los nativos digitales o generación nacida digital (ND). El cambio es tan evidente que la enseñanza en los colegios y en la calle ha cambiado y lo hará más todavía.

Los nativos digitales utilizan intensamente las redes sociales y los programas de mensajería instantánea (messenger), así como el móvil para el intercambio de información. Son tan hábiles que da la sensación de que su código genético ha cambiado respecto el nuestro. A mí me maravilla ver a Laia a sus 5 años manejar el ratón del ordenador y utilizar lenguaje técnico (clicar, descargar). Da la sensación de que en muy poquito tiempo sabrá mucho más que yo de todos los recursos de la red, y además sin que nadie se lo haya enseñado.

Para nosotros los inmigrantes, la red tiene un papel más instrumental y nos ha facilitado el trabajo y la comunicación, así como la búsqueda de información. El correo electrónico (que paradójicamente casi no utilizan los nativos digitales porque es demasiado "lento") nos ha cambiado la vida. Sin embargo sabemos lo que es una enciclopedia y cómo utilizarla....aunque seamos infieles día tras día con el Google.

Con la fiebre tecnológica que nos inunda, sobre todo estas nuevas generaciones, me pregunto si nuestros hijos ¿sabrán vivir sin los avances tecnológicos?, ¿serán capaces de entender el ocio de otra manera?

PD: Adjunto el link de una página interesante donde se encuentran recursos e informes para enseñar a niños y adolescentes a hacer uso responsable de la tecnología.

lunes, 24 de agosto de 2009

He prohibido la Nintendo en mi consulta

Pues como lo oyen. Desde el viernes he prohibido la Nintendo en mi consulta. Me molesta que reiteradamente los niños entren cabizbajos y ni saluden, se sienten en el primer sitio que pillen, abran la maquinita y empiecen a jugar ajenos a todo lo que ocurre a su alrededor y ni escuchen ninguna de las palabras que les podemos dirigir los adultos.
Hay estudios, sobre todo en EEUU, que afirman que el 10% de los adolescentes son adictos a los videojuegos, produciendo una distorsión de la dinámica familiar.


Hace unos pocos días visité a un niño de 5 años y medio literalmente "enganchado" a la Nintendo. Tanto, que los padres había decidido prohibírsela, y el niño tenía auténticos síntomas de abstinencia (malestar, inquietud motora, incluso cefaleas y dificultad para el sueño). Según me explicaron, durante el verano y las vacaciones toda su actividad había girado entorno a los "dos turnos" de juego (por la mañana y por la tarde) que habían establecido los padres. Por lo visto el tiempo en que los padres trabajaban y el niño estaba con los abuelos, hacia "jornada completa" de jugar a videojuegos. Por encima de disfrutar de la piscina familiar, por encima de compartir juegos con su hermana (de edad similar), por encima de mantener cualquier conversación. Lo más tremendo es que el resto del tiempo estaba enganchado a la tele (se sabía los argumentos de un montón de series de Clan Tv y Disney Channel). ¡¡¡Todo esto sólo con 5 años!!! Cuando empiece a hacer uso de internet y de los teléfonos móviles la cosa va adquirir unas dimensiones desproporcionadas.


Recomendé a los padres reconducir todo este tema por el bien de la salud mental de su hijo y del resto de la familia. Acudir en este caso a un profesional quizá no estaría de más.


Me preguntaba si la decisión de que los Reyes trajeran una Nintendo a este niño justo cumplidos los 5 años había sido correcta. Mi sobrino tiene 6 y también la tiene. No tengo ninguna intención de regalársela a Laia próximamente. A mí no me parece un juguete adecuado para esta edad. Sin embargo, ¿si empezara a pedírmela? ¿si resulta que todos los niños de su clase la tienen? Habría que dar otra vuelta de tuerca a este tema....

domingo, 23 de agosto de 2009

¿Niño o niña? La respuesta....



Pues en realidad yo no sé la respuesta, pero....
¿A que ahora está (o al menos "parece") más claro?

Y eso que no les hemos visto los genitales...

sábado, 22 de agosto de 2009

¿Niño o niña?

Múltiples campos de la medicina han avanzado considerablemente en las últimas décadas. El diagnóstico por la imagen ha sido uno de ellos. La aparición de la ecografía y su aplicación sistemática en el control gestacional supuso un cambio radical en el seguimiento del embarazo. Uno de los efectos "colaterales" del control ecográfico es que desde etapas precoces podemos saber, en la mayoría de los casos, de qué sexo es nuestro hijo.

Si nos preguntamos a nosotros mismos si somos de uno u otro sexo, generalmente lo tenemos claro. Por ejemplo mi imagen externa corresponde a la de una mujer, me siento del género femenino y socialmente se me trata como tal. Pero no siempre resulta tan sencillo. El sexo es la suma de caracteres biológicos que definen al ser humano como hombre o mujer. Sin embargo podemos diferenciar:
  • Sexo genético o cromosómico: Cromosomas masculinos o femeninos

  • Sexo gonadal o glandular: Presencia de testículos u ovarios

  • Sexo genital: En función de los genitales externos e internos

  • Sexo hormonal: La hormona predominante es la testosterona o son los estrógenos

  • Sexo fenotípico o caracteres sexuales secundarios (aspecto externo)

  • Sexo psicológico: Incluye la identidad sexual (que se desarrolla a partir de los 3 años) y la orientación sexual

  • Sexo histórico o vivencial

  • Sexo social o cultural

  • Sexo legal o jurídico

Recientemente en mi hospital hemos atendido a un recién nacido que llegó con signos de deshidratación y graves trastornos metabólicos. La sospecha diagnóstica en espera de los estudios de laboratorio era de una hiperplasia suprarrenal congénita. Aunque existen varias formas de dicha enfermedad, la forma clásica debuta en el periodo neonatal con los síntomas que he descrito. En la glándula suprarrenal se producen a partir del colesterol varias hormonas de vital importancia: el cortisol, la aldosterona y los andrógenos. En la hiperplasia suprarrenal congénita hay un déficit en la producción de cortisol y a veces también de aldosterona. De forma secundaria se produce una acumulación de andrógenos, por lo cual en las niñas, además del cuadro clínico señalado, se produce virilización de los genitales. En el caso que explico, el recién nacido había sido catalogado de varón, no obstante tenía unas bolsas escrotales sin testículos (criptorquidia bilateral) y un pene de pequeño tamaño con hipospadias. En realidad sus genitales eran ambiguos. Y de hecho el cariotipo ha confirmado que en realidad cromosómicamente es una niña, y había sufrido la virilización de los genitales al estar expuesta a los andrógenos producidos en exceso durante el desarrollo fetal, por lo cual el pequeño pene era en realidad un clítoris hipertrofiado. Los estados intersexuales que actualmente se conocen como síndromes de ambigüedad sexual comprenden un grupo numeroso de patologías donde no resulta tan fácil saber de qué sexo es un individuo atendiendo exclusivamente al aspecto genital. Me puedo imaginar el mal rato que puede pasar una familia, además de preocupada por la salud de su hijo/-a, agobiada por no saber de qué sexo es, con las implicaciones sociales y legales que ello tiene.

PD: ¿A que no adivináis quién de los dos bebés de la foto es la niña? (mañana la respuesta....)

viernes, 21 de agosto de 2009

Hablemos de "eso"

El otro día de caminando hacia la playa, no sé de qué estábamos hablando exactamente mi marido y yo, y Laia nos preguntó por qué nos habíamos cambiado de piso. Le explicamos que un tiempo después de nacer ella ya pensábamos que un tiempo después, nacería una hermanita o hermanito y ya buscamos un piso un poco más grande en previsión de futuro....(más o menos la realidad, porque fue un hallazgo casual más que una búsqueda activa).

Y Laia nos dice:

- Claro, y entonces te tomaste las pastillitas para tener niños y te quedaste embarazada de Irene.
- Bueno, Laia no exactamente.....las pastillitas son para no tener niños. Para tenerlos no hay que tomar ningunas pastillitas - le contesto yo

Su curiosidad no tiene límites y entonces me pregunta:

- Ah! Pues si no hay que tomar pastillitas, ¿qué es lo que hay que hacer?

Sin pensarlo demasiado y esperando que se conforme con minucias, inocente de mí, le contesto:

- Bueno, los papás se quieren mucho y así acaba creciendo un bebé dentro de la barriga de mamá.

Ella vuelve a preguntar lo mismo, creo que no he sido muy convincente (no me extraña). Mi marido entonces interviene siendo un poco más extenso, pero dando una respuesta similar a la mía, obviando el tema clásico de la semillita de papá...Y Laia insiste. Como no sabe cómo salir del aprieto va y suelta:

- Mamá que es pediatra te lo explicará (toma ya la elegancia para sacarse el muerto de encima...)

A lo que yo le digo:

- Vale Laia, será una historia que iremos explicando por capítulos.

Conociéndola un poquito, sé que no la convencí para nada, y estoy segura de que me volverá a preguntar un día de éstos. Suerte que estábamos llegando a la playa y ya fijó su atención en empezar a disfrutar de la tarde de arena y mar....

Está claro que tanto mi marido como yo suspendimos el examen y tendremos que presentarnos a recuperación. Estudiaremos un poco a ver si en septiembre se nos da un poco mejor y no tenemos que repetir curso....porque seguro que la asignatura se nos va complicando con la edad.

jueves, 20 de agosto de 2009

Niños índigo

Hace unas semanas hablando sobre educación con compañeras de trabajo, surgió el término de niño índigo. La verdad es que me sentí bastante ignorante porque no había escuchado en mi vida nada sobre niños índigos. Una de las pediatras con las que trabajo codo con codo -Tere-, se interesó hace años en este concepto e incluso me dejó un libro que en su día adquirió sobre el tema para que me documentara. La verdad es que no me lo he podido leer entero porque con las primeras páginas ya me he dado cuenta de qué va la historia....
El término se refiere a niños que supuestamente representarían un estado superior de evolución humana, no restringido al concepto darwiniano de evolución, sinó como un estado superior desde el punto de vista moral y espiritual. Es un concepto de la corriente "Nueva Era" o Era de Acuario . La ciencia lógicamente no acepta esta teoría.

El término se origina de Nancy Ann Tappe, que afirma poseer la capacidad para percibir el aura de las personas y detectar niños con auras de color índigo, que empezaron a nacer a finales de los años 70. La idea fue adoptada el matrimonio formado por Lee Carroll y Jan Tober, que popularizaron el concepto a través del libro que ha llegado a mis manos.
En la red se pueden encontrar cientos de páginas sobre el fenómeno (aproximadamente 139000 si se introduce "niños índigo" en google)
Tal como describen Carroll y Tober al inicio del libro, los 10 rasgos más habituales de los niños índigo son:
  1. Llegan al mundo sintiéndose reyes (y a menudo se comportan como tales)
  2. Tienen la sensación de que "merecen estar donde están" y se sorprenden cuando los demás no la comparten
  3. No tienen problemas de valoración personal. A menudo les dicen a sus padres "quiénes son".
  4. Les cuesta aceptar una autoridad absoluta (una autoridad que no ofrece explicación ni aternativa)
  5. Simplemente se niegan a hacer ciertas cosas. Por ejemplo, les cuesta mucho esperar en fila
  6. Se sientes frustrados con los sistemas ritualistas que no requieren un pensamiento creativo
  7. A menudo encuentran formas mejores de hacer las cosas, tanto en casa como en la escuela, lo que los convierte en una especie de "rompesistemas" (inconformistas)
  8. Parecen antisociables, a menos que se encuentren con personas como ellos. Pero si no encuentran a su alrededor a nadie con una conciencia similar, se encierran en sí mismos y sienten que nadie los comprende. Socialmente, la escuela les suele costar bastante
  9. No reaccionan ante la disciplina de la "culpa"
  10. No son nada tímidos para manifestar sus necesidades
Leyendo este decálogo me quedé de piedra. Para mí más que el concepto de niño índigo, me parece el concepto del perfecto maleducado. Aunque soy una devora-libros, no pasé de la página 20.
La creencia en la existencia de los niños índigo se cree que surge de la negación de los padres de algunos diagnósticos clínicos que pueden ser algo estigmatizantes como el autismo o la hiperactividad, o con el fin de huir de tratamientos psiquiátricos. En muchos foros y páginas relacionan el concepto de niños índigo con movimientos sectarios.

miércoles, 19 de agosto de 2009

Gripe A (II): ¿Qué podemos hacer?

Cuando uno tiene la gripe conviene mantener un buen estado de hidratación y de alimentación. Suele ser necesario guardar cama algún día y tratar los síntomas que uno tiene para sentirse un poco mejor (antipiréticos, analgésicos, descongestionantes). Si los síntomas son los comunes a la enfermedad, a veces ni es necesario acudir al médico. Por supuesto hay que consultar en cambio si los síntomas no son los habituales o si el proceso dura más de lo habitual.
Conviene no hacer mucha vida social si se está enfermo: no ir a trabajar (esto para algunos es un deporte, jeje) y no llevar a los niños al colegio o a la guardería si tienen fiebre. Es interesante no toser sobre otras personas, estornudar sobre pañuelos desechables, no tocarse demasiado la nariz y lavarse con frecuencia las manos.

Los medicamentos con función antivírica que se están utilizando son el oseltamivir (nombre comercial: TAMIFLU -¡estos sí que están haciendo el agosto!-) que se administra vía oral y el zanamivir (nombre comercial: RELENZA) que es por vía inhalada. En condiciones normales, acortan el cuadro clínico medio día (una minucia, vaya). Como parece que podrían aportar algún beneficio a pacientes con factores de riesgo, es un tratamiento que estaría indicado en estos grupos y no de forma generalizada. Además los fármacos pueden tener efectos adversos y empeorar las cosas.

Varias de las recomendaciones sanitarias que se están dando me parecen bastante adecuadas como por ejemplo lo que comentaba de usar pañuelos de usar y tirar y estornudar en ellos, y lavarse las manos de forma muy frecuente. Otras me parecen muy desafortunadas, como por ejemplo el eslogan del Colegio de Médicos de Madrid o los consejos para cuidar en el domicilio a una persona afecta que da el Departament de Salut aquí en Catalunya. Por ejemplo uno de los puntos dice textualmente: "La persona enferma tendría que estar en una habitación separada de las áreas comunes del domicilio (por ejemplo, una habitación con su propio baño si es posible), con la puerta cerrada y con ventilación directa a la calle" (vaya, dando por hecho que todo el mundo vive en un piso con esas características...y me pregunto si han pensado que los enfermos pueden ser niños). Otro punto de las recomendaciones dice: "Si tiene que salir a la calle, debe llevar mascarilla quirúrgica". Recomendaciones que hacen pensar más en la peste bubónica que en la gripe y que me parece que pueden ser muy alarmantes para la población.

Respecto a las recomendaciones para los centros sanitarios también algunas indicaciones me parecen exageradas a la par que difíciles de cumplir. Por ejemplo, los pacientes con síntomas compatibles con la gripe deben ser atendidos en un área diferente del hospital con una sala de espera diferente y con un personal sanitario diferente. Debe haber una diferente área de recepción y diferentes entradas y salidas del hospital que para el resto de pacientes. Los pacientes con sospecha de gripe deben estar separados como mínimo un metro de otro paciente. No sé si al redactar estos párrafos han sido realmente conscientes de las infraestructuras y del personal que tienen los hospitales....Algo que sí es coherente es restringir otras visitas que no tienen carácter urgente para evitar contagios en las salas de espera (aquello de que vas por una cosa y sales con otra)
Me queda otro post. Mientras, otras páginas (blogs que habitualmente sigo) donde obtener información fiable sobre la gripe pandémica: El Supositorio, Reflexiones de un pediatra curtido, Norma Pernett

martes, 18 de agosto de 2009

Redescubriendo a mi niña

Este verano, tengo la sensación de que Irene "se está haciendo mayor". Y apenas tiene dos meses más en su vida. Me da alegría "redescubrir" a mi hija, porque con su maduración y su crecimiento conozco facetas suyas que hasta el momento eran invisibles a mis ojos y seguramente a los suyos propios. Por otro lado me da cierta tristeza porque inicialmente era un bebé totalmente dependiente de mis brazos y de mis cuidados y hasta hace poco un bebé que caminaba y decía algunas palabras, mientras que ahora.... ¡ya es una niña! De alguna manera se acaba la fase bebé que es tan entrañable....
Físicamente su cuerpo ha cambiado una barbaridad. Sus formas redondeadas y achuchables se han estilizado. Ha perdido la barriguita de bebé curtida a base de leche y buenos purés.


Desde el punto de vista psicomotor es capaz de manipular piezas pequeñas. Come y bebe perfectamente sola. Sube escaleras y las baja sin problemas. Salta y corre (aunque todavía un poco estilo bebé). Damos muchos paseos ya prescindiendo del cochecito. Empieza a ser autónoma para vestirse y para una higiene básica. (Casi) controla sus esfínteres. Reafirma día a día su identidad aunque sigue siendo una gran imitadora de nuestras palabras y de nuestras conductas. Es capaz de mantener la atención en algo de forma más mantenida.


Pero sin duda el cambio más importante tiene que ver con la forma de expresar sus pensamientos. Y más que nada con la manifiesta explosión del lenguaje de las últimas semanas. A su manera, ya utiliza el lenguaje para pedir cosas o mostrar sus sentimientos, y por ejemplo es capaz de explicarme cómo ha transcurrido la mañana mientras yo estaba trabajando (qué ha comido, si ha hecho pipí en el váter o en el orinal -o algún escape-, si ha ido al parque, etc). El aumento del vocabulario ha sido exponencial. Me hace mucha ilusión cuando da sus explicaciones....Me hace conocerla cada día más y mejor.

lunes, 17 de agosto de 2009

Gripe A (I): Datos generales

Me había resistido a hablar de este tema, porque me fastidia la alarma social creada y el hacer de los medios. Sin embargo el tema está en la calle, y ya hemos recibido en Urgencias las primeras consultas en relación con la gripe A.

La gripe es una enfermedad vírica que se acostumbra a padecer en invierno en forma de epidemia, afectando a una parte importante de la población. Es por lo general una enfermedad leve con fiebre y síntomas diversos como cefalea, dolor muscular, diarreas y malestar general, que suele durar entre 5 y 7 días y en los que con frecuencia es necesario guardar cama algún día. En los niños los síntomas todavía pueden ser más inespecíficos y por ejemplo cursar exclusivamente con fiebre. Muchos niños pasan la gripe cada invierno, entre todos los cuadros febriles infecciosos que suelen coger, sobre todo los que están escolarizados.
Aunque la gripe con frecuencia es una enfermedad leve, es verdad que en la época de epidemia gripal se produce un pico de aumento de mortalidad poblacional (también hay otro pico por ejemplo en los días de verano de mayores temperaturas). Y ese es el motivo de las campañas de vacunación anuales contra la gripe.

Existen 3 virus de la gripe: A, B y C. Dentro de cada uno de ellos, se clasifican con 2 siglas H y N, que corresponden a unas proteínas que están en la cubierta del virus y están en relación con su capacidad patogénica. Este "nuevo" virus es del tipo A y sus proteínas son H1N1.

Cada año en los meses fríos hay una epidemia de gripe. El virus tiene capacidad para mutar en el tiempo (sobre todo el tipo A) y aunque con frecuencia las características de un año a otro son similares (de hecho las vacunas se preparan teniendo en cuenta cómo era el virus de la campaña anterior), de tanto en tanto aparece algún virus nuevo y origina epidemias más importantes. Es decir que el fenómeno que estamos viviendo en este momento no es nuevo, ocurre cada cierto tiempo. Leo textualmente en mi libro de Medicina Interna: "Los cambios antigénicos que sufren los virus de la gripe y la situación inmunitaria de la población frente a ellos determinan los diferentes modelos epidemiológicos de la gripe. Cuando aparece una variante mayor frente a la cual la población no presenta inmunidad, el virus muestra una difusión mundial, dando lugar a la denominada gripe pandémica (...). Durante la pandemia puede llegar a enfermar el 50% de la población, con todas las consecuencias sanitarias, sociales y económicas que ello implica".

La epidemia de gripe A, iniciada este año en México, es de menor gravedad que la epidemia habitual. Pero por las características detalladas anteriormente, es una gripe que se contagia muy fácilmente. Pero una cosa es que se contagie con facilidad y otra muy diferente, que sea grave. Afecta y afectará a mucha gente, pero origina menos mortalidad que la gripe de todos los años. Por ejemplo en EEUU en los que se han contabilizado un millón de casos, ha habido 302 fallecidos, mientras que en España se calculan que mueren por gripe estacional cada invierno unas 3000 personas.

Esta pandemia no es la primera (ni seguramente será la última). La más letal fue la del año 1918, momento en el cual todavía no se tenían medios para identificar el virus. La pandemia de 1918, conocida como "la gripe española" tuvo una alta mortalidad sobre todo en los colectivos más pobres, donde se produjeron sobreinfecciones bacterianas (neumonías) en una era pre-antibióticos y en población mal alimentada, con hábitos higiénicos insuficientes y viviendas frías y en malas condiciones.

Posteriormente se han registrado dos pandemias más: 1957 y 1968, con letalidad mucho más baja, en relación con la mejoría de las condiciones sociales e higiénicas y los avances de la medicina.

Una situación de pánico similar a la actual se desencadenó en el año 2005 con la gripe aviar. Entonces la OMS pronosticó que podían morir por dicha enfermedad hasta 7 millones de personas. Finalmente sólo hubo 262 fallecidos. Se produjo un grave error pronóstico, en el que habría que intentar no volver a caer. Es absurdo tener pánico a una enfermedad leve, aunque tengamos altas probabilidades de padecerla.

sábado, 15 de agosto de 2009

De medicina sabe todo el mundo

Visita de las 8 en punto de la mañana:

- Vengo porque el niño (de 7 años) tiene los ojos muy rojos y le pican
- ¿Ha estado mucho en la piscina?
- Sí, lleva sin salir 15 días
- Pues parece que tiene una conjuntivitis irritativa, le daré tratamiento
- Pero es que yo quiero que lo vea el oftalmólogo
- Mire, de momento no hace falta....
- Es que mi vecino me ha dicho que cuando se ponen los ojos rojos es porque sube la tensión ocular
- ¿Y su vecino es médico?
- No, es un señor de unos 60 años que tiene la tensión ocular alta


Visita de las 12 del mediodía:


- Veníamos porque la niña (de casi 5 años) tiene fiebre desde hace 3 días
- ¿Y tiene algún otro síntoma?¿La fiebre es muy alta?¿Está animada a pesar de todo?
- No tiene otros síntomas. La niña cuando le baja la fiebre está perfecta. Ayer fuimos al Hospital X y le hicieron una radiografía y un análisis de orina que salieron bien
- Mire la exploración es normal - les digo tras evaluar a la niña- y por la edad que tiene en principio parece un cuadro viral y habría que tratar la fiebre y reexplorarla si persiste en 2 ó 3 días
- Ya, pero es que un conocido que trabaja en un hospital, nos ha dicho que si tiene fiebre hay que hacerle una analítica.
- ¿Y su conocido es pediatra, es médico, es enfermero?
- No


O sea que el conocido igual es cocinero o guardia de seguridad o camillero o administrativo de un hospital, pero no hay duda de que sabe mejor que los pediatras que vieron ayer a la niña y que una servidora que la ve hoy que la niña necesita una analítica


Les explico con calma los protocolos que se utilizan en estos casos y que no hay indicación de analítica por la edad de la niña, los síntomas y la exploración, pero no sé si los convenzo




El caso más flagrante me ocurrió hace unos 3 años cuando todavía trabajaba en el Hospital del Mar. Llegó una mamá con un recién nacido de pocos días. A su vez venía con su madre (abuela del niño) , una señora de gran carácter que la tenía pobre mujer totalmente anulada. El motivo de consulta era uno de los habituales en el caso de los recién nacidos: llantos, no sé si tengo leche, etc. El niño estaba en buenas condiciones, aunque el peso era justo. A la mamá la animé a que siguiera con el pecho y a que siguiera su propio instinto a pesar del ambiente. La abuela ya había decicido que la alimentación del niño sería artificial porque no veía a su hija capacitada para dar de mamar (y creo que para nada, pobre chica). Cuando yo le comenté que el niño estaba bien y que su hija podía darle el pecho, la señora me contestó algo así como ¡Qué sabrás tú por muy pediatra que seas, que yo he criado a 13 hijos!

Al día siguiente el niño llegó deshidratado y con una hipernatremia muy severa. Cuando pregunté sobre el tema de la alimentación, evidentemente habían pasado a biberones. Sospeché que los biberones estaban hiperconcetrados. Y efectivamente. La sabia abuela que había criado 13 hijos, decidió que como el niño era pequeño e iba justo de peso, había que doblar los cacitos de leche en cada toma (cosa que nunca hay que hacer, los cacitos deben ser rasos y en proporción 30/1 con el agua)

En este país de medicina, de fútbol y de política sabe todo el mundo....En medicina no hay enfermedades sinó enfermos, de forma que la misma sintomatología puede corresponder a diferentes procesos. Y una misma enfermedad puede manifestarse de forma muy diferente en diferentes individuos. Además, un niño no es un adulto en miniatura y por eso la pediatría es una especialidad. Aunque puede tener casi toda la patología del adulto, es rarísimo que un niño tenga la tensión ocular elevada, que tenga un infarto o un cáncer de colon (patología muy prevalente en la población adulta)

Sobre puericultura pues ya no digamos....Todo el mundo sabe mejor que tú (y que tu pediatra y además se cree con el derecho a indicártelo) cómo cuidar a tu hijo, qué pautas alimentarias darle, qué enfermedades tiene...

A veces es muy cansino luchar contra todo esto. Uff, y por delante todavía la gran llegada de la gripe A

viernes, 14 de agosto de 2009

Alimentación a partir del año de vida

Por peticiones....Hoy dedico el post a hablar algunas cosillas sobre la alimentación a partir del año de vida.

Hasta el primer añito es bastante sencillo porque nos habremos limitado a la lactancia inicial (materna o artificial) y a la introducción posterior de papillas y purés respetando la cronología de introducción de determinados alimentos, con un menú muy similar diariamente aunque con pequeñas variaciones. Se dice que a partir del año, el niño se debería sentar en la mesa con el resto de la familia a comer. A partir de esa edad ha adquirido la suficiente capacidad motriz y una adecuada madurez digestiva para poder comer prácticamente todos los alimentos. Además la imitación de conductas alimentarias del resto de la familia acelera la curiosidad natural por alimentos diferentes y por la propia conducta alimentaria y los hábitos en la mesa.

A partir de los 12 meses deben introducirse paulatinamente los alimentos de forma progresiva, sin forzar y en un ambiente agradable. De hecho es frecuente que en estas edades estén un poco aburridos de su comida y les llamen más la atención nuestros platos que los suyos. La dieta debe ser variada al igual que la del adulto, y deberían evitarse alimentos de bajo valor nutritivo como dulces, chocolates, bollería, etc, así como bebidas azucaradas o con cola. Se recomienda esperar a los dos años para dar embutidos, conservas y mariscos, así como para alimentos muy condimentados. Y a los tres años para dar frutos secos o alimentos pequeños (olivas, uvas) con los que se pueda atragantar.

Los niños duplican su peso de nacimiento a los 6 meses de vida y lo triplican al año. En los primeros 12 meses de vida habrá crecido aproximadamente 25 centímetros y duplicará su talla de nacimiento aproximadamente a los 4 años. Por razones obvias el crecimiento, que es tan importante durante la vida intrauterina y el primer año de vida, se frena. Por ello es posible que nos dé la sensación (que es real) de que el niño come menos. Además si se pasa del alimento triturado al alimento por trocitos, lógicamente se tarda más en comer y se acaba comiendo menos.

Para el que le guste el contaje de calorías, a esta edad el consumo debe ser aproximadamente de 100 kcal/kg de peso/día, y el número de comidas: cuatro (desayuno, comida, merienda y cena).

De un tiempo a esta parte me da la sensación de que se atonta un poco a los niños con el tema de la comida. Dos ejemplos: el miedo a dar la comida en trocitos o simplemente chafada con el tenedor, manteniendo los triturados de forma indefinida (ver este post del Dr. García-Tornel) incluso hasta el momento en el que llegan al colegio y el mantenimiento de los biberones también hasta edades considerables (4 y 5 años sin problemas, ¡qué fuerte me parece!). No tiene mucho sentido mantener los biberones más allá del año de vida. Obviamente con el pecho se puede seguir, más que por los beneficios que llegado ese punto tiene la leche materna desde el punto de vista nutricional, por la parte emocional. Pero las tetinas no sirven ya para nada: la leche ya puede ser de vaca (leches de crecimiento inicialmente) y tomarse en vaso (¿algún día hay que aprender, no?). La leche, ya sea materna o leche de vaca, aunque sigue teniendo su espacio, ya no es el alimento fundamental del niño como lo es tras el nacimiento. En el momento del desayuno puede ser importante pero por ejemplo en el momento de la cena queda relegada a postre. Los lácteos pueden ser sobre todo yogures (naturales o de sabores), pero también petit suisse, flanes o natillas.

Ciertamente es más cómodo dar un triturado y un biberón que esperar pacientemente a que coma trocitos y beba en vaso, pero hay que ponerse las pilas....

En casa hemos ido bastante "rapidito", ya en su día con Laia, pero sobre todo con Irene. Su curiosidad galopante y nuestras ganas de unificar menús han hecho que la pequeña comiera sola desde los 15-18 meses y casi desde esa edad con un menú igual que el de su hermana. Por ejemplo el pescado que es blandito yo nunca se lo trituré a ninguna de mis hijas (a pesar de que todavía estaban sin dientes al introducirlo)

Ejemplos de comidas

Desayunos
  • Papilla de cereales

  • Leche con galletas

  • Leche con cereales

  • Leche y un poco de pan con jamón o queso

Comidas y cenas

Primer plato

  • Verduras

  • Sopa

  • Pasta

  • Arroz

  • Legumbres

  • Estofados

Segundo plato

  • Pollo

  • Conejo

  • Ternera

  • Pescado (inicialmente blanco)

  • Cordero

  • Huevo en forma de tortilla, duro o pasado por agua (aprox 2 a la semana)

Las carnes inicialmente mucho mejor en forma de albóndigas, salchichas o hamburguesas

Postre

  • Fruta

  • Lácteo

Todo ello sin prisa, pero sin pausa. Y lógicamente adaptado a las características personales (alergias alimentarias, dinámica familiar, etc)

jueves, 13 de agosto de 2009

Una visita ¿inesperada?

Hace un par de días una compañera de trabajo nos comentó con cierta "tristeza" mientras desayunábamos que su hija el día anterior había tenido su primera menstruación. Curiosamente un poco después visité a una niña de casi 10 años cuyo motivo de consulta era un sangrado vaginal que su madre dudaba de si realmente correspondía a una menstruación. La primera menstruación recibe el nombre de menarquia.
En la pubertad se producen intensos cambios que afectan a los órganos sexuales - apareciendo los caracteres sexuales secundarios (vello, mamas, desarrollo testicular)- , al crecimiento del cuerpo (estirón de talla y aumento de peso), a la maduración ósea (se van cerrando los cartílagos de crecimiento) y a la maduración psíquica (con adquisión paulatinamente de la personalidad adulta). Existe un adelantamiento secular de la pubertad en el mundo occidental, de forma que se inicia aproximadamente 3 ó 4 años antes de lo que se producía hace un siglo (posiblemente en relación con la alimentación, los estilos de vida, etc). Adjunto un link pensado para los púberes, que pueden tener la cabeza hecha un lío, mientras se producen sus cambios físicos y psíquicos.

En el caso de los niños la pubertad se inicia entre los 9 y los 15 años. El aumento del tamaño testicular constituye en primer signo externo del inicio del proceso. El pene también aumenta su tamaño. Unos meses después del aumento de los genitales aparece el vello púbico, que se irá extendiendo. El vello axilar aparecerá posteriormente al vello pubiano. El vello facial aparece unos 2-3 años después del inicio del crecimiento testicular. Las mamas también pueden aumentar de tamaño, a veces de forma asimétrica (se conoce como ginecomastia fisiológica y suele preocupar a las familias). Otros caracteres sexuales secundarios como el cambio en el tono de voz o el desarrollo de la fuerza muscular aparecen de forma variable en el tiempo.

Las niñas inician su desarrollo un poco antes que los niños, entre los 8 y los 14 años. Por eso hay un momento cuando comparten aulas que las niñas ya son chicas y los niños continúan siendo niños (física y psíquicamente) y de ello seguro pueden dar fe muchos maestros.
El aumento de tamaño mamario suele ser el primer signo externo de inicio de la pubertad, sin embargo los ovarios han triplicado su tamaño anteriormente. Unos meses después del desarrollo mamario aparece el vello púbico y axilar. La menarquia suele aparecer de media a los 12 años (con una edad que suele tener un condicionante genético, con lo cual a madres e hijas la primera regla les suele llegar más o menos a la misma edad). La aparición de la menstruación es un hecho tardío en la pubertad y suele darse después del estirón. Los primeros ciclos son anovulatorios y generalmente irregulares.

A no ser que mis hijas tengan la mala suerte de tener una pubertad precoz, todavía me quedan unos añitos para prepararme a sus cambios puberales físicos y sobre todo a los "temibles" cambios psíquicos que inician la adolescencia....


miércoles, 12 de agosto de 2009

Hija única por unos días

Esta semana estamos solos con Irene. Laia se ha quedado una semana con mis suegros en el pueblo, como viene haciendo desde hace 3 años. El primer año yo estaba embarazada de Irene y aunque me produjo cierta angustia la separación, pues todavía no tenía los 3 años, yo me encontraba tan mal en mis primeras semanas de gestación que agradecí el descanso esos días (bueno más que el descanso ir del trabajo al sofá y viceversa, jeje). Ella se lo pasó genial y ha ido repitiendo cada año. Irene ha sido pequeña hasta ahora y le ha tocado quedarse en Barcelona. Ya veremos qué pasa el año que viene....

Como comentaba Laia se lo pasa muy bien allí. En primer lugar porque es un pueblo pequeño donde todo el mundo se conoce y se pasa mucho tiempo en la calle jugando, yendo en bici, callejeando. Y en segundo lugar porque vuelve a tener atención en exclusiva a modo de hijo único, además conviviendo con los abuelos, que se desviven por sus huesos.

Nosotros nos quedamos con un vacío muy grande. Claramente a la casa le falta "algo". Acostumbrados a tener siempre a las dos niñas, estar sólo con una parece muy sencillo y no se entiende cómo uno podía saturarse en algún momento cuando Laia era todavía hija única. Tener dos hijos de estas edades yo creo que no es exactamente tener el doble en todas las situaciones. Me explico. Para algunas cosas es menos del doble: por ejemplo cocinar para las dos supone prácticamente el mismo esfuerzo que si lo hago para una. Sin embargo cuando convergen situaciones conflictivas con ambas a la vez, uno no da abasto y parece más del doble.

Ahora sin embargo tengo la sensación de tener menos de la mitad de trabajo y complicaciones. ¿Será por la etapa rebeldona-celosa de Laia? ¿Será porque de vez en cuando los niños necesitan atención en exclusiva, ser hijos únicos algún día?

Otro aspecto muy interesante es observar a Irene como ser autónomo e independiente y no como la sombra de su hermana. Los pequeños están contínuamente siguiendo y copiando a sus hermanos, es increíble la fascinación que causa el mayor en el pequeño. Ahora que está sola, va a su aire, juega a lo que quiere y lógicamente nos busca mucho más para que colaboremos en sus juegos. También a nosotros nos ha permitido mimarla sin complejos y sin estar pendiente de cómo Laia mira por el rabillo del ojo....

El fin de semana, volvemos a ser cuatro en casa. A ver cómo vuelve mi reina destronada después de una semana de nieta única y exclusiva.

martes, 11 de agosto de 2009

Estreñimiento

El tema del estreñimiento suele ser de gran interés para los adultos, preocupados por sus propios hábitos y los de sus hijos. Muestra de ello son los anuncios publicitarios que inciden sobre la "regularidad"

En mi casa -y sin entrar en los hábitos intestinales del resto de la familia, porque tenemos de todo-, estamos en una fase estreñida de Irene. Salvo la época de lactante pequeña en que tanto ella como su hermana necesitaron un poco de ayuda, no habíamos tenido problema con sus defecaciones. Los problemas se han iniciado básicamente al quitarle el pañal. Y le sucede a muchos niños. El control de esfínteres requiere su tiempo.

Supongo que les resulta raro o incómodo al principio defecar en un orinal o en un váter y se aguantan las ganas. Recuerdo cuando estudiaba la carrera, que nos explicaban que el "aguantarse las ganas"(por motivos sociales) es una de las causas principales del estreñimiento, ya que se van perdiendo los reflejos

En la zona pélvica convergen una gran cantidad de músculos que regulan los esfínteres. Aunque uno puede aprender a controlar por separado los diferentes esfínteres, es posible que los niños se líen un poco al principio y al aprender a concentrar la orina y a no hacérsela encima, de forma indirecta aguanten también las ganas de defecar. Y el bolo fecal se va haciendo más y más grande. Cuando por fin lo expulsan es desagradable y eso cierra el círculo, porque además del lío mental controlando sus esfínteres, recuerdan que hacer caca es un poco (o muy) molesto....y ya tenemos el origen del problema.

En la mayoría de los casos, no suele pasar nada porque un niño no realice deposiciones en varios días. Muchas veces es una angustia más nuestra que de ellos. Aunque en un momento dado el niño puede estar muy molesto. En las vacaciones Irene ha estado en 3 ó 4 ocasiones muy incómoda (aproximadamente cada 4 ó 5 días). Hemos utilizado diferentes técnicas, algún día acompañándola en el váter y "dándole ánimos". Los días que no ha tenido paciencia, la hemos dejado que lo haga en el pañal "íntimamente" y algún día ya un poco apurado hemos utilizado algún supositorio de glicerina.

El estreñimiento es un trastorno muy frecuente y en general leve en la población pediátrica. Se define cuando se cumplen 2 ó más de los siguientes parámetros durante al menos 8 semanas:
  • Frecuencia de defecación menor de 3 veces por semana
  • Más de un episodio de incontinencia fecal por semana
  • Heces de gran diámetro en el recto o palpables durante el examen físico
  • Existencia de posturas retentivas en el niño evitando la defecación, contrayendo los músculos pelvianos y los glúteos
Alguno de estos parámetros sería algo discutible, de hecho no se utiliza el número de deposiciones en la definición de estreñimiento porque el ritmo es cambiante en función de la edad. Las causas del estreñimiento son muy variadas, aunque sólo un 5-10% se clasifican como orgánicas y necesitan un tratamiento médico o quirúrgico específico. El resto, más del 90% son funcionales, es decir se trata de una alteración del funcionamiento defecatorio sin que haya una causa física o metabólica que la provoque.

En los casos funcionales hay 3 pilares en el tratamiento:

  • Dieta rica en fibra y líquidos abundantes
  • Educación del hábito defecatorio, reservando un momento del día para ello (mejor siempre el mismo y después de las comidas para aprovechar el reflejo gastro-cólico)
  • Medicación, necesaria sólo en algunos casos



lunes, 10 de agosto de 2009

Les petites filles à la France

Ya estamos de vuelta.....snif! Vaya que el viaje a Francia ha sido maravilloso, qué queréis que os diga...


Las niñas ,al igual que los mayores por otra parte, se lo han pasado genial. Y la verdad es que se han portado muy bien, y hemos podido aprovechar bastante los días.




Irene

  • Sin duda ha sido el viaje de su "mayoría de edad". Ha seguido nuestros horarios sin excepción, ha comido de lo que había (además se las apaña la mar de bien para no quedarse con hambre....), ha caminado bastante incluso subiendo a castillos en las montañas (aunque en algún momento nos pedía bracitos mi peque) con lo cual el cochecito empieza a tener los días contados.

  • Sigue siendo un monillo de repetición: sobretodo con su hermana, pero también con otras personas. Ya se sabe aquello de que "allá donde fueres, haz lo que vieres"

  • El tema de los pipís.....con algún escape, y siempre pendiente de ir vaciando la vejiga cada 2 horas más o menos y antes de subir al coche. Tema prácticamente controlado, espero que no tardemos mucho en controlarlo del todo!! Mucho peor las deposiciones....ha estado bastante estreñida y hemos tenido que comprar supositorios de glicerina en una Pharmacie

Laia

  • Mi princesita ha disfrutado como una enana. En el primer apartamento, que estaba al pie de las Montañas Negras con los animales y el campo libre para correr e ir en bici. En el segundo en la Provenza con la piscina, en la que estaba metida a los 5 minutos de bajar del coche.

  • Ha caminado como una campeona. Espectacular la subida ella solita al castillo de Puilaurens

  • Ha cuidado de su hermana de forma paternalista y generosa. Muchas menos peleas que en casa y muchos más juegos compartidos. Un episodio de celitos importante que se merece un post aparte.....

  • Le ha encantado Carcassonne y nos lo ha recordado con frecuencia. Cuando íbamos a alguno de los castillos cátaros, siempre buscaba con su imaginación cuál sería la habitación de la princesa medieval (y si se terciaba la "sala de maquillaje" y la "sala de baile")
  • La convivencia con un idioma no propio ha ido fenomenal. No paraba de saludar a todo el mundo con un "bonjour". Veía los dibujitos animados en francés sin demasiados problemas. La muestra de que la niña hace honor a su nombre - Laia "la bien hablada", y de la plasticidad para los idiomas que tienen los niños.....¡Unos días más allí y sobrepasa con creces a mi francés de bachillerato!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails