martes, 30 de junio de 2009

Epidemiología del momento (en la ciudad y en mi minimundo)

Hace unos días hablaba de que estamos en época de infecciones por enterovirus, y que estábamos viendo un montón de exantemas. Ahora las lesiones en piel tan características parece que han ido un poco a menos y predomina la forma enteral, en forma de gastroenteritis. Y también en forma de fiebre elevada. El problema con la fiebre sin foco, es que cuando es elevada y afecta a niños pequeños (lactantes), puede ser necesario realizar exploraciones complementarias.

En el caso de las gastroenteritis, en la primera fase suelen predominar los vómitos, para luego continuar con la diarrea. Hoy en día muchos de los consejos dietéticos que se daban (y que muchos médicos siguen recomendando) están obsoletos. De hecho las dietas astrigentes estrictas y prolongadas favorecen que la diarrea se alargue. Si bien la alimentación no hay que variarla en exceso, sí que es importante intensificar la hidratación, idealmente con sueros que se compran en la farmacia que presentan las cantidades de sales minerales necesarias para restituir las pérdidas.

En mi casa nos hemos librado de momento de estas pequeñas epidemias. La verdad es que mis hijas son bastante sanotas, no me puedo quejar. Sin embargo Irene está con una otitis que no se ha curado con una primera tanda de antibióticos (y ya vamos por la segunda, qué rollo). Según ella "le pica la oreja"

La otitis media es extraordinariamente frecuente en los niños, se cree que un 20% de los niños de 6 años ha tenido por lo menos un proceso de otitis en su vida. Algunos pobres están machacados con las otitis repetidas.

Los niños tienen mayor proporción de otitis que los adultos por la anatomía de la zona faríngea y ótica en la infancia (es todo más horizontal y más corto, de forma que las secreciones pasan con más facilidad entre la faringe y el oído). Además como los niños siempre están con mocos, el caldo de cultivo está servido.

lunes, 29 de junio de 2009

Visc al Poblenou!

En nuestra familia somos "consumidores habituales" de biblioteca. Hace pocas semanas han inaugurado una muy cerquita de casa de la que ya hemos disfrutado varios días. Las bibliotecas son pequeños tesoros en las ciudades. Además de ser un lugar de lectura -obvio-, organizan diferentes actividades culturales. De las que más nos habíamos "aprovechado" hasta el momento, era de las actividades de cuenta-cuentos infantiles. Pero hace unos días nos apuntamos a un recorrido que se hacía por el barrio de unas 3 horas de duración, donde se explicaban aspectos históricos y culturales del mismo. Fuimos este sábado pasado. Aunque inicialmente íbamos los 4, al cabo de una hora y media Irene ya tuvo suficiente y la mitad del equipo tuvo que abandonar. Así que lo acabamos Laia y yo (olé mi niña lo que aguantó....caminando y escuchando explicaciones no siempre de su interés)

Vivimos en el barrio del Poblenou, que pertenece al distrito de Sant Martí de Barcelona. Es un barrio que nos encanta. Nuestros orígenes están en una población del área metropolitana de Barcelona, Sant Adrià de Besòs, que es donde siguen viviendo nuestros padres y mi hermana.

Vine a vivir al barrio cuando ya estaba embarazada de Laia. Inicialmente vivíamos en la zona nueva del barrio, que se conoce como Diagonal Mar. Cuando nació Laia, el espacio se nos quedó un poco pequeño y aprovechamos una oportunidad hace ahora justo 4 años para mudarnos a nuestro piso actual que está en la zona más antigua y carismática del barrio. Es un barrio que me gustó desde el principio, porque las gentes son amables, tiene una extensa red asociativa, hay bastante comercio, y es una zona muy tranquila justo al lado del mar. Pero al principio no conocíamos a casi nadie y yo me sentía un poco sola comparado con nuestra ciudad natal, donde es extraño pasear sin saludar a nadie.

Cinco años después la situación es radicalmente diferente. Tener hijos es un hecho tremendamente socializador -conozco a muchas familias a expensas de la escolarización de mis dos hijas-. También está el hecho de trabajar relativamente cerca de casa (sobre todo en la época del Hospital del Mar), y el hacer vida de barrio e ir conociendo a los vecinos y a los comerciantes. Al final entre familias de los colegios y de otras actividades de mis hijas (piscina, ballet, parque), los pacientes y trabajadores de los hospitales en los que he trabajado y vecinos, hay días que me paseo por la Rambla y no paro de saludar a unos y otros. A veces llega a la esquizofrenia de conocer a la gente y no saber de qué....Mi marido a veces alucina de la cantidad de gente a la que conozco ya aquí.

El recorrido estuvo muy bien, nos explicaron bastantes datos históricos y anécdotas sobre el pasado industrial del barrio -el Manchester catalán-, sobre los duros años de la Guerra Civil y sobre la transformación urbanística de los últimos años y la abertura a la playa y al mar (que hace unos pocos años era un vertedero). Nos hablaron de cómo la Rambla del Poblenou se convirtió en la arteria principal del barrio (aunque inicialmente con el nombre de Passeig del Triomf), desbancando a las dos calles más antiguas: Taulat y Mariano Aguiló. También de los personajes ilustres nacidos aquí, destacando al escritor Xavier Benguerel y al Dr. Josep Trueta; y de los comercios con solera como El Tio Che, que sale en guías turísticas internacionales o La Licorera del Poblenou con la historia del Lloro del 36.
Si queréis saber más del barrio, ¡tendréis que venir a pasearlo!

domingo, 28 de junio de 2009

sábado, 27 de junio de 2009

¿Médicos de primera y médicos de segunda?

En nuestro hospital los médicos traumatólogos están de guardia localizable, es decir que no están de presencia física y se les avisa cuando se les necesita. Esto significa que los pediatras visitamos a los niños con problemas traumáticos u ortopédicos, en la mayoría de los casos con nuestros conocimientos resolvemos el problema y en un porcentaje pequeño llamamos al traumatólogo para que venga a ver al paciente.

En una de mis últimas guardias, uno de mis compañeros lo llamó porque una niña tenía una fractura de radio desplazada y era necesaria una reducción de la fractura (alineación) y un yeso. El box donde yo visitaba ese día es el que utilizan los traumatólogos habitualmente cuando vienen, pues cuenta con un aparato de escopia (radiología contínua). Habíamos tenido una guardia movidita con una niña con un traumatismo craneal y sintomatología neurológica, que estábamos preparando para trasladar a hacerle un escáner. Mientras estaba por esa niña, se me acumularon algunos pacientes que tenía citados a control. Y tenía intención de ver al último paciente de control -un recién nacido de 10 días- cuando llegó el señor traumatólogo. Le comenté a las enfermeras que si hacía el favor de esperar 5 minutos a que acabara de visitar a ese pequeño que llevaba mucho rato esperándome. Acto seguido el señor traumatólogo entró como una furia en el box echándome con aires de suficiencia, comentándome que su paciente era muy importante y que un "control pediátrico de esos vuestros se puede hacer en el pasillo". Cuando acabó la visita todavía volvió a hacerme una disquisición de la importancia de su paciente respecto los nuestros....En fin, sin comentarios.

Os podéis imaginar cómo estos "divos" de la medicina tratan al resto del personal sanitario (enfermeras, auxiliares, etc)

Tanto para algunos de nuestros colegas con especialidades quirúrgicas como para gran parte de la población, las especialidades médicas, en los que no se "corta ni pega", son de segunda línea. Más todavía cuando las especialidades son generalistas como en el caso de los médicos de familia, los internistas o nosotros los pediatras. Nosotros también somos especialistas. Y además al saber un poco de todo, somos los que sabemos cuándo un paciente necesita otra especialidad.

Cuando estaba acabando mi residencia, también una psiquiatra menospreció abiertamente nuestra especialidad. En el hospital todo paciente con síntomas psiquiátricos primero era valorado por nosotros los pediatras, para descartar enfermedades orgánicas que originan síntomas de enfermedades mentales. Si era un paciente psiquiátrico conocido, ya pasaba directamente a psiquiatría. Algunos psiquiatras no bajaban a ver al paciente hasta que no lo viéramos nosotros aunque fuera un paciente de ellos de toda la vida. Llamé a la psiquiatra de guardia de aquel día cuando llegó el paciente y me contestó algo así como "Ves explorándolo y así practicas como ver orejitas". A lo que le contesté "No necesito un paciente psiquiátrico para "practicar" otoscopias, en primer lugar porque es un tema que ya controlo hace tiempo y en segundo lugar porque ya suelo ver 100 orejitas diariamente".


Como véis a pesar de tener una especialidad generalista, no tengo pelos en la lengua....(y así me ha ido alguna vez gracias a ello, jeje).

viernes, 26 de junio de 2009

A vueltas con el sueño


"Vete a dormir, ya no des más el tostón


y a pegar mocos en el colchón.


Estás muy cansado, tienes los ojos rojos


tienen sueño hasta tus piojos.


Vete a dormir, ya no pintas nada aquí,


y no te olvides de hacer pipí.


Vete a dormir, ya no pintas nada aquí


¡que tus padres quieren vivir!"


(Letra de la canción con la que se despide el programa "El Hormiguero" de Cuatro)



Uno de mis primeros post cuando empecé a escribir este blog, hace ya 5 meses, hablaba sobre el sueño. Para una adicta al buen dormir, sin duda la falta de sueño es una de las peores cosas de la maternidad. Ya entonces relaté cómo el sueño para mí es una obsesión algunos días.

Una vez pasados los primeros meses de Irene en que se despertaba y tenía tomas por la noche, la verdad es que tuvimos unos meses de "luna de miel". A partir del cambio de cuna a cama como narré en aquel post, hay días que me gustaría irme a una isla desierta simplemente ¡A DORMIR!

La verdad es que tener 2 años es una época dura y llena de cambios: pasas de ser un bebé que camina a una niña pequeñita. En estos meses, salió de la cuna, posteriormente llegó la despedida del chupete y ahora estamos con el control de esfínteres. Entiendo que lo mínimo que puede pasar es alguna pequeña (o no tan pequeña alguna nochecita) alteración del sueño. Lo más curioso del caso es que parece tener un radar detector-de-cansancio-materno, pues casualmente las noches más folclóricas preceden o son posteriores a mis noches de jolgorio laboral (noches de blanco y en blanco, es decir, de guardia). Con lo cual suelo encadenar 2 ó 3 noches de mal dormir que merman mi intelecto y afectan a mi humor.

Los días empiezan entorno a las 7 y media, independientemente de que sea día laborable o día festivo. Ya no sé lo que es despertarme sin despertador (electrónico o humano). Y aunque tengo algunas mañanas libres, no se me ocurre ponerme a dormir cuando vuelvo del cole (aunque confieso que alguna día me he sentido tentada). Además, cosa curiosa, el día que el despertador con patitas no se levanta a esa hora, me despierto yo espontáneamente y aparte de aprovechar para hacer un pipí, me asomo a su habitación a ver si es que le ha pasado algo....Y otra curiosidad: el día que yo no estoy, porque he estado de guardia y todavía no he llegado, suele dormir mejor y despertarse más tarde....

Otro momento delicado: la hora de ir a dormir. Después de bañitos, cena, higiene y cuentos, ese espacio de tiempo hasta que se hace el silencio puede ser eterno. Laia lo intenta alargar todo lo posible, siempre tiene una excusa preparada. Para Irene el levantarse de la cama y que tú la lleves de nuevo es como jugar al escondite, ¡la mar de divertido!. Además ve a su hermana de cachondeo y la imita. Me pregunto en qué tipo de energía nuclear se convierte la comida que comen, porque yo a esas horas ya no puedo con mi cuerpo y ellas todavía tienen cuerda para rato. Al final hay que ponerse como una energúmena y me siento mala madre cuando pienso que tengo ganas de estar sola un ratito sin mis sombritas, ganas de poder cenar tranquilamente delante de la tele, ganas de poder tener una conversación sin interrupciones con mi novio y de irme a la cama prontito para poder leer 3 páginas del libro de turno y madrugar de nuevo al día siguiente....

jueves, 25 de junio de 2009

Lactancia materna, ¿cuál es el secreto?

En mi fantástica noche de guardia de la verbena, a eso de las 3 de la mañana, vinieron unos papás con una recién nacida de 13 días. Venían porque llevaba 24 horas llorando sin parar. Sólo se calmaba al pecho, y la mamá se la había ido poniendo sin descanso y estaba agotada. Al explorar a la niña, estaba muy nerviosa, se comía sus puños y mis dedos, se calmaba cuando su madre se la acercaba a su pecho. Tenía hambre....El llanto en estas circunstancias es espantoso, y esto lo puede afirmar todo el que haya tenido un recién nacido en casa. Evolutivamente el llanto de tu bebé pequeño es tan intenso y tiene un timbre tan peculiar, que tiene la capacidad de metérsete en la cabeza y no dejarte hacer otra cosa hasta que lo soluciones.
Aunque el peso de la niña estaba dentro de unos márgenes aceptables, pues ya había recuperado el peso de nacimiento, como interesa que lo haga entorno a los 10 días, la situación era un poco delicada.
Les expliqué lo que pasaba. La necesidad de la niña de ponerse todavía más al pecho. La madre, pobre, recién parida, estaba cansada y desquiciada. Aunque no es lo ideal dar suplementos de leche si se quiere dar lactancia materna exclusiva, a veces un suplemento (asumiendo los inconvenientes que puede tener) puede reconducir una situación de mucho estrés que puede llevar directamente a abandonar la lactancia. Les expliqué la situación y las opciones y les dejé a ellos la decisión de suplementar puntualmente o no hacerlo.


Gran tema el de la lactancia materna. Hace correr ríos de tinta. Y curiosamente es una cuestión sobre la que todo el mundo opina, incluso personas que nunca han lactado y que por tanto no tienen ninguna experiencia en este sentido. Muchas mamás pueden sentirse muy presionadas socialmente hacia cualquiera de las dos actitudes: tanto para dar el pecho como para no darlo. Y pienso que decida una u otra forma de alimentación, debe tener el apoyo de su entorno.


Desde el otro lado de la barrera me pregunto con frecuencia por qué la lactancia resulta tan sencilla para algunas mujeres y sin embargo es tan complicado para otras. En teoría todas las mujeres tenemos la capacidad innata para dar de mamar, sea cuál sea nuestra constitución y nuestra forma de ser. LA LECHE MATERNA NUNCA ES MALA.

Lo que sí que tengo claro es que hay diferencias en la producción de leche y en la interacción madre-hijo y eso sí que marca las distancias. No obstante, la mayoría de obstáculos no son insalvables y lo sé por experiencia propia.

Mis dos lactancias, sobre todo la de Laia, no fueron sencillas. En más de una ocasión fui consciente de que les daba el pecho por convencimiento y un poco por orgullo, y en el fondo porque soy pediatra y estoy convencida de que era lo mejor para ellas. Y no pocas veces pensé que si no hubiera tenido la formación que tengo seguramente hubiera tirado la toalla.

Mientras Irene fue aguantando con sus pesos justos y mi tesón, Laia que era más tragona y tenía más genio no paró de berrear de noche y de día hasta que le di algunos suplementos puntuales de leche adaptada con biberón. Luego pude volver a la lactancia materna exclusiva entorno a los dos meses, aunque cada crisis de crecimiento, era un drama. Recuerdo acudir a las clases de postparto en el ambulatorio y llorar cuando veía a otras mamás a las que la leche les chorreaba....mientras mi hija parecía permanentemente insatisfecha.


Antes de nacer Irene me preparé a conciencia, leí todo lo habido y por haber sobre lactancia materna sobre la faz de la tierra. Una vez nacida fui bien disciplinada: bebía más de 2 litros de agua al día, la ponía al pecho con mucha frecuencia, en las tomas que ella saltaba -a expensas de mi sueño- me sacaba la leche con el sacaleches para estimular la producción y empezar a conservar. Sin embargo nunca fui muy productora de leche. Eso sí, el vínculo fue excepcional. Le di el pecho hasta los 8 meses. Una vez empecé a trabajar entorno a los 6 meses ya fue muy complicado: los horarios de la sanidad, con turnos, guardias de 24h, horas incansables sin parar entre las que no encuentras el momento para sacarte la leche, mermaron todavía más mi producción. Además llegó un momento en que la niña pareció perder el interés por el pecho y ganarlo por todo lo que fuera cuchara (los biberones tampoco fueron nunca su fuerte).

Dar el pecho supone un esfuerzo casi siempre y sobre todo al principio no es fácil. Suele ser doloroso y muy cansado. Aunque merece la pena intentarlo. Una vez pasadas las primeras semanas, todo son ventajas. No obstante tampoco me parece bien hacer escarnio como se hace en algunos foros y comunidades de quién opta por el biberón. Las mamás que alimentan con biberón no son peores mamás ni criarán peor a sus hijos. A veces han estado mal orientadas y otras veces han tomado esa decisión libremente. Si el pecho supone una amargura para la madre, pienso que es mejor una mamá feliz dando un biberón, que una mamá pasándolo de mil demonios (y transmitiendo esa angustia) por dar el pecho.

Vaya, que lactancia materna SÍ (siempre, si es posible), fundamentalismos con la teta NO.

miércoles, 24 de junio de 2009

Cuidadín con las madres de las "artistas"

El lunes fuimos a una clase abierta de ballet de Laia. Era la última clase del curso y como este año no ha habido festival, las profesoras decidieron que los padres pudiéramos entrar a ver lo que habían aprendido durante estos meses. Aunque salí más ancha que larga, al entrar me llevé un disgusto gracias a otras mamás.

Hay un grupo de mamás en ballet de lo más carrinclón. Aunque yo inicialmente le quitaba hierro al asunto, mi marido las tenía caladas desde el primer día: como la mitad de los días ha llevado él a Laia a ballet porque a mí me tocaba turno de tarde, a algunas de ellas les faltó tiempo para indicarle al (casi) único padre del aforo cómo se pone un maillot o cómo se hace un moño.


El grupo de Laia está dividido en dos más pequeños, con dos señoritas: Lídia y Esther. Ambas en algún u otro momento han dado clases a ambos grupos, aunque Lídia, es la señorita que empezó y ha acabado el curso en el subgrupo de Laia. Lídia fue escogida en un casting para formar parte del coro de baile del musical "La bella y la bestia" , por lo cual durante el tiempo de los ensayos del musical, tuvo que ser sustituída. La chica que vino a sustituírla en las clases no cumplió las expectativas y la profesora que dirige la actividad decidió, coincidiendo con el final de los ensayos del musical que retornara Lídia. En ese tiempo de "inestabilidad" que duró escasas semanas, hubo muchísimas críticas de mamás y muchas niñas del grupo de Laia se dieron de baja. Ya se sabe lo importante que puede ser "perder" 8 semanas a los 5 años si se quiere ser una futura estrella.....En fin, poca paciencia y altas expectativas cuando a esta edad las actividades deberían servir para que se muevan un poco y sobre todo para que se lo pasen bien.

El caso es que la semana pasada hubo una especie de merienda con todos los grupos de edades de la actividad. Allí los grupos de mayores que ya no tenían que volver (a nosotros nos faltaba la última clase), le dieron un regalo a las señoritas correspondientes. A las carrinclonas se les iluminó la bombilla y empezaron a recoger dinero para hacer un regalo en nuestro grupo, para lo cual se acercaron a mí. Yo les pregunté: ¿Para las dos señoritas? Y ante la respuesta positiva, les di el dinero.

El lunes llego con Laia al centro, me paran y me devuelven el dinero. Es que sólo hemos comprado para Esther, porque de vuestro grupo casi no había nadie. Pues ¡qué bonito! Una señorita con regalo y la otra sin, y obviamente sin tiempo material para arreglar el desaguisado. En fin, cosas de madres.

A pesar de todo el mal rollo con el que entré, disfruté mucho con mi niña. Laia lo hizo muy bien, qué voy a decir yo.
PD: Es la del medio en la foto


martes, 23 de junio de 2009

De verbena

Esta noche hay verbena. No digo estaremos de verbena, porque yo estaré trabajando...., así que será una "fiesta" un poco diferente, por mucho que con mis queridas enfermeras le pongamos un punto diferente a la cena.

En uno de los blogs que sigo, la doctora Norma Pernett hace un recorrido por el origen de la fiesta de San Juan, por si es de vuestro interés.

Aquí en Catalunya las verbenas son generalizadas. Las familias y los amigos quedan para cenar, el postre son las tradicionales cocas. Se hacen hogueras (aunque por lo menos aquí en la ciudad son menos frecuentes de lo que lo eran en mi infancia) y sobre todo se tiran muuuuuuchos petardos. No tenemos una tradición tan pirotécnica como en la Comunidad Valenciana, pero la noche suele ser intensa. La verdad es que a mí no me gustan nada los petardos, me dan un poco de miedo, sobre todo en algunas manos irresponsables.

Cuando éramos pequeñas algún tipo de cohete destrozó las persianas (que estaban bajadas) y el cristal del balcón de nuestra casa, accediendo al interior del comedor, que quedó todo lleno de cristales. Por suerte no se prendió fuego y por más suerte todavía, aquel día habíamos ido a otro sitio a celebrar la verbena, porque pudo haber sido una desgracia. No estoy segura pero creo que nadie se responsabilizó de aquello. Lo que digo: petardos en manos de "petardos".
De todas formas para que mis hijas (más que nada Laia), se sientan un poco "integradas" en la fiesta, les he comprado algunas mini-bombetas. En el quiosco me hicieron firmar un documento con mi DNI, supongo que para tener los datos de las personas que comprar material pirotécnico en caso de que haya que pedir responsabilidades. Asimismo me dieron el tríptico que ha elaborado la Generalitat con las recomendaciones en la utilización de los petardos, que son las imágenes que acompañan al post.
Una vez más: cuidado con los niños. No sé si finalmente entrará en vigor el año que viene la normativa europea (de momento en moratoria) que no permite tirar petardos a los menores de 12 años. En un país con gran tradición por las fiestas donde hay fuego, habrá que hacer "adaptaciones" de las normativas europeas para que la sociedad, con tradiciones culturales bien arraigadas, las acepte.

Espero no tener una guardia demasiado movidita con quemaduras, traumatismos ni empachos de coca.



En cualquier caso, feliz verbena a todos, ¡el verano ya está aquí!. Y felicidades a todos los Juanes y Joanes (en especial al primer garbancito que hubo en la familia).

PD: Mi agradecimiento al marido de la mamá pediatra por su ayuda en transformar las imágenes -que eran en pdf- a jpg para poderlas insertar aquí....Pon un informático en tu vida y ¡¡¡disfruta de la blogosfera!!!

lunes, 22 de junio de 2009

El tráfico y la educación de los niños

De tanto en tanto hago alguna guardia en el Hospital de Barcelona, en la sección de Neonatología, para no perder el contacto con una disciplina que me encanta. Como está un poco lejos de mi domicilio y al día siguiente suelo tener que trabajar a menudo me desplazo en coche (y eso que no me gusta nada conducir por la ciudad). El otro día volviendo de trabajar, bajando por la calle Muntaner había varios semáforos que no funcionaban. Estaban por la zona los bomberos aunque no logré saber qué había pasado.
A lo que iba. Siendo la calle Muntaner una calle céntrica con bastante tráfico, el hecho de que los semáforos no funcionaran en un tramo generó una situación algo caótica. Al llegar al cruce, a mí se me cruzaron también los cables, jeje, y me dió por pensar las similitudes entre la actitud de los conductores y la conducta de los niños. En el cruce se ve de todo: el que llega el último y pasa el primero, además sin mirar demasiado; el que tiene miedo y no se decide ni a la de tres; el que siempre cede el paso; el que no lo cede nunca; el que se queda en un rincón esperando a que arreglen el semáforo o llegue un guardia urbano....

Luego llegué a casa y fui al parking a dejar el coche. Nuestra plaza está en medio de otras dos. Las tres plazas forman una especie de unidad entre la pared y una columna. Como no estaban ninguno de los coches que aparcan a ambos lados, me costó aparcar más que si están uno o de ellos o los dos, en los que hay límites y referencias.

Y yo con mis tribulaciones. Pues como los coches y los conductores, los niños necesitan límites: "semáforos" que les digan cuándo se puede pasar y cuándo no, cuándo hay que ir con prudencia, cuando hay que ceder el paso o tomar la iniciativa. Para "aparcar bien" lo mismo: es mucho más fácil hacerlo cuando se tienen referencias, aunque el aprendizaje de las maniobras pueda ser más complicado que llegar y tener un espacio diáfano. Si el espacio para dejar el coche es demasiado pequeño irás rayando el del vecino y habrá un conflicto, en cambio si el espacio es demasiado grande perderás las referencias....

Los niños a veces son como algunos conductores para los que los semáforos y otras señales de tráfico parecen "informativas" y no de obligado cumplimiento. En este caso hay que hacer de policías y "recomendar" y a veces "multar".

Límites y más límites. Como explica el Sr. Javier Urra, que fue Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid entre 1996 y 2001 y actualmente Presidente de la Red Europea de Defensores del Menor, algunos niños sin límites que llegan a ser delincuentes acaban creyendo que sus padres no les querían, pues hicieran lo que hicieran, no les decían nada. Los niños y los adolescentes necesitan unas normas, aunque sea para intentar saltárselas.

domingo, 21 de junio de 2009

Papeleo y vuelva usted mañana

El jueves por la mañana, después de dejar a las niñas en el colegio y en la guardería, aproveché el rato hasta la hora en que hay que ir a recoger de nuevo a Irene al mediodía para comer, para ir a la Seguridad Social a solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea para mí y para mi prole ( y si colaba también la del pariente...), pues como comenté en otro post, en 4 semanitas nos vamos de vacaciones al sur de Francia. Apunté el número de la Seguridad Social en un papelillo y me llevé las tarjetas sanitarias.

Al llegar allí el funcionario de turno ya me advierte que la tarjeta de mi marido no la voy a poder hacer porque no llevo una autorización de él (ésto es típico) y la de las niñas tampoco porque no llevo la cartilla de la Seguridad Social, aquel ancestral papel blanco que en otra época llevaban nuestros padres cuando íbamos al médico, donde están anotadas las niñas junto a mí. Claro, me dice, muy correcto, sin ese documento (cutre salchichero, que yo misma rellené a mano), a la Seguridad Social no le consta que las hijas sean mías. Pues tiene mérito, teniendo en cuenta que la misma Seguridad me ha pagado religiosamente mis dos bajas maternales....si las niñas no son mías, ¿de quién van a ser? ¿Cómo es posible que después del papeleo de la baja maternal no quede constancia informática de las dos niñas adscritas a mi número (de la Seguridad Social o del DNI)?

En fin, los papeleos con la administración siempre son desesperantes, y es raro que lo puedas hacer todo de una vez. No sé a qué esperan a informatizar los datos y a conectarse las diferentes administraciones entre sí para que allá donde vayas consten los datos personales y no tengas que andar con papelillos como si estuviéramos en la época de las cartillas de racionamiento

A final del año pasado también me hizo perder bastante tiempo inscribir mi tesis en la Universidad de Barcelona. A pesar de que se supone que la universidad es el motor del conocimiento y que estamos en la era digital, seguimos con los papeles. Como además coincidió con todo el cambio al espacio europeo de los estudios universitarios (Bolonia), tuve que hacer la gestión 2 veces (también podrían habérmelo comentado cuando fui la primera vez). Inscribir la tesis y conseguir pagar las tasas, me costó nada menos que 7 viajes entre los que hice a la facultad y los que hice al hospital a que mi director de tesis me firmara 2 documentos....

En ambas situaciones me he sentido bastante enojada a la par que idiota, la verdad...pues ya lo dice el refrán "El tiempo es oro, y el que lo pierde, un bobo"



sábado, 20 de junio de 2009

Toca protegerles del sol

Tras un invierno larguísimo y una primavera fresca, está claro en los últimos días que el sol y el calor han llegado de lleno, a unas horas para que comience oficialmente el verano.

El sol garantiza nuestra vida en la tierra por lo menos durante unos cuantos años más, pero también puede ser perjudicial, y más para los niños. La radiación solar que recibamos en nuestra infancia, y las quemaduras solares, dejan una señal para toda la vida. El exceso de sol en los primeros años de vida es determinante para enfermedades cutáneas que se dan en años más tardíos.


Así que la consigna es: PROTECCIÓN.


Durante el primer año de vida, hay que evitar la exposición solar al sol, aunque esté nublado. En lactantes menores de 6 meses, la crema fotoprotectora no es una forma segura de protección para la delicada y sensible piel del bebé. Con estas edades no tendrían que ir a la playa ni a la piscina....

Con los bebés hay que buscar sombras y utilizar las sombrillas (tan cómodas y tan irrompibles...) de los cochecitos.

En niños más mayorcitos hay que utilizar al ir a la playa o a la piscina, e incluso para salir al parque o a la calle en momentos de sol cremas con factores de protección altos, evitando las horas de mayor intensidad del sol. En la playa y en la piscina, el agua y la arena reflejan y aumentan la radiación solar, así que hay que aplicar la crema de forma frecuente (y la primera vez antes de salir de casa).

Otras medidas importantes: las gafas de sol, las gorras y la ingesta de agua y líquidos. Y como ya he comentado, evitar la exposición solar prolongada entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde.


viernes, 19 de junio de 2009

Tipos de padres en la consulta

    Por si alguno se había quedado un poco envidioso con el post sobre las mamás, os paso también los tipos de papás en la consulta:

  • Papá Q7: Llega al hospital y "porque yo lo valgo" aparca como un señor en el vado reservado para las ambulancias. Por lo visto tiene dinero (o no) para el cochazo, pero no para pagar un parking de la zona (con lo baratitos que son en nuestra ciudad). La actitud con el aparcamiento se extiende al resto de la visita. Sucédaneos del mismo tipo: el papá X5, el papá Cayenne y el papá Tuareg.

  • Papá lapa o papá pulpo: Con diferencia mucho peor que la mamá lapa homónima. No se separa de su churumbel ni un centímetro, teniendo una la sensación de que está acosando al señor en cuestión más que explorando al niño. Lo peor: cuando coexisten papá lapa y mamá lapa. Entonces llegar a tocar al niño, que además suele estar llorando y pataleando como un poseso, es una proeza.

  • Papá internet: Es el que lleva una lista de síntomas o signos que ha visto por internet. Trae a su hijo diagnosticado y te mira por encima del hombro pensando lo que sabrás tu medicucho con lo mal que está la enseñanza en este país....

  • Papá estatua: Viene simplemente de acompañante-taxista. No abre la boca ni para estornudar

  • Papá ligoncete: Aparece con sus mejores mudas, recién salido de la ducha, engominado y con su sonrisa Profident. Va guiñando el ojo a cualquier personal femenino que se le acerque. No suele estar tan bueno como él se piensa, aunque se agradece (si no se pasa) que venga ofreciendo lo mejor de sí mismo comparado con cómo llegan a venir otros....

  • Papá sufridor: El pobre cónyuge con los pies en el suelo de la mamá "angustias". También hay algún papá "angustias" pero pocos, pocos, poquísimos.

  • Papá caribeño: Es más lento desvistiendo y luego vistiendo al niño que el caballo del malo. Ya se sabe, de estas cosas se encarga ella....

  • Papá "mandado": Viene a Urgencias de lo más escéptico. Yo no le veo nada al niño, pero mi mujer se ha empeñado en que lo traiga....Este es un personaje muy agradecido en la consulta porque rápidamente nos ponemos de acuerdo en que el niño no necesita ninguna exploración complementaria ni ningún tratamiento mágico.

jueves, 18 de junio de 2009

PVDC: Parto vaginal después de cesárea (y II)

El precepto histórico del Dr Edwin no se cuestionó tras la generalización de la incisión baja en la cesárea a partir de los años 50 y ha llegado hasta nuestros días. Hasta el año 1980 sólo el 3,4% de las mujeres daban a luz por vía vaginal tras una cesárea. A partir de los años 80 aumentó el interés por intentar los partos por vía vaginal, pasando la proporción al 28,3% en 1996, aunque luego esta cifra ha vuelto a disminuir, encontrándose diferencias importantes entre los diferentes países y entre los diferentes hospitales de un mismo país. De hecho aquí en Barcelona no tengo ninguna amiga o conocida que haya parido en un hospital privado por vía vaginal tras una cesárea anterior. Posiblemente esto está en relación, y ahora seré un poco mala, con que el ginecólogo tiene que estar presente en todo momento en este tipo de partos y que además el parto empieza en un momento indeterminado y no en el momento que a ambas partes les va mejor.
Con los datos actuales, se sabe que entre un 70 y un 80% de los intentos de parto vaginal tienen éxito. El éxito es más probable cuando en la cesárea anterior hubo un trabajo previo de parto. Los receptores para la oxitocina están desarrollados en el útero, y aunque no se completara la dilatación, la progresión del segundo parto es más rápida. A mí me pasó así: mi segundo parto duró en total desde las primeras contracciones fuertes aproximadamente unas 7 horas, cuando con Laia estuve más de 12 horas y no completé la dilatación.

El riesgo que siempre se argumenta es la rotura uterina, pero es extraordinariamente infrecuente cuando el parto se inicia de forma espontánea y no mediante inducción. Incluso en estos casos lo que ocurre es que la herida se abre un poco, sin realmente llegar a la rotura. También es más frecuente si entre un parto y otro han pasado menos de 18 meses.

El Dr. Odent incluso afirma que sería bueno a pesar de haber decidido una cesárea electiva, esperar a que la madre se ponga de parto, porque indica el momento en el que el bebé ha dado la señal de que está maduro y se desencadenan los mecanismos hormonales adecuados.

Tras mi experiencia hay que decir que no hay color entre una cesárea y un parto. Ya en la sala de partos es una experiencia totalmente diferente tal como comentaba ayer, pero después la vinculación con el bebé, la subida de la leche, la recuperación materna, la preparación del feto para el exterior....todo es mucho más fácil con el parto vaginal. No me cabe la menor duda y en mi caso aposté por ello (y luego naturaleza y ginecóloga ayudaron lo suyo)

miércoles, 17 de junio de 2009

PVDC: Parto vaginal después de cesárea (I)

Como se puede ver en el lateral de la página del blog, me estoy leyendo el libro "La cesárea" de Michel Odent. Es un libro por el que tenía curiosidad desde hace bastante tiempo, porque se hace referencia a él en muchos foros que defienden métodos naturales de parto y crianza (El parto es nuestro, La liga de la leche, Crianza Natural, etc). Es un libro que hay que leer con espíritu crítico porque hay párrafos más que discutibles, donde se acoge a artículos y experiencias que le interesan sin nombrar las que van en sentido contrario (por ejemplo cuando le quita importancia a la diabetes gestacional o al tipo de parto que deben tener las personas portadoras de VIH). De todas formas, en líneas generales me está gustando, ya que el autor no es radical y aunque critica y cuestiona el exceso de cesáreas, explica que es una vía para nacer necesaria en algunas situaciones.
Me ha gustado especialmente el capítulo que habla sobre el parto vaginal después de una cesárea anterior, supongo que por motivos personales. Laia nació por cesárea. Me puse de parto normalmente, y tras unas cuantas horas en el hospital, después de ponerme la epidural, el registro empezó a detectar que la niña podía estar empezando a sufrir. Todo fue bastante rápido y a pesar de que no llevaba mala progresión de la dilatación, la cosa desembocó en una cesárea urgente. Afortunadamente la niña nació bien, aunque la evaluación de la sangre del cordón umbilical mostró efectivamente que empezaba a tener dificultades dentro de mi útero. No pocas veces me he preguntado la influencia de la medicalización del parto en este caso, pues todo ocurrió poco después de la epidural. Sin embargo, y por muchos motivos sigo prefiriendo parir en el hospital y hacerlo sin dolor.

Cuando me quedé embarazada de Irene pensaba frecuentemente en cómo sería el parto. Las estadísticas me abocaban en una proporción importante hacia la cesárea, aunque el hecho de que había tenido trabajo de parto y el motivo de la cesárea hacían que todavía tuviera opciones de parto vaginal. La verdad es que me hacía mucha ilusión parir PARIENDO. Y no porque la recuperación fuera diferente (que lo es) ni porque me sintiera menos madre por la cesárea, sinó porque quería vivir en mis carnes lo que era un parto (aunque fuera atenuado por la "santísima" epidural), porque quería tener a mi hija conmigo en la sala de partos y ponerla al pecho justo tras nacer, porque quería que mi marido también compartiese ese momento. Escogí muy bien a mi ginecóloga y pude confiar en ella hasta el final, sabiendo que no arriesgaría más de lo necesario, pero que tampoco me haría una cesárea a las primeras de cambio. De hecho la amenaza de cesárea estuvo presente durante todo el proceso de dilatación, pero finalmente y gracias a que tengo bebés no demasiado grandes, con una pequeña ayuda de unas espátulas, Irene llegó a este mundo, pudiendo yo ser testigo directo de su salida al exterior. Fue un momento muy emocionante.

Según recoge el Dr. Odent en su libro, la historia de las cesáreas iterativas se remonta a la formulación por Edwin Cragin en 1916 de un precepto histórico en una reunión de la sociedad médica de Nueva York: Si una mujer da a luz por cesárea deberá hacerlo del mismo modo en sus partos siguientes. Claro que hay que interpretarlo en su momento histórico, ya que en aquella época, se hacían muy pocas cesáreas y el tipo de incisión que se realizaba era diferente. Además obviamente las técnicas y cuidados tanto quirúrgicos como anestésicos han evolucionado enormemente.

martes, 16 de junio de 2009

Tipos de madres en la consulta

    Algunos de los tipos de mamás que pasan por la consulta:

  • Mamá lapa o mamá pulpo: El niño más que su hijo es una continuación de ella pegado a su cuerpo. Cuando deja al niño en la camilla, ella se estira encima y el niño se agarra a su cuello con una fuerza descomunal. Más que una exploración pediátrica puede parecer un combate de sumo

  • Mamá "friendly": Como ha venido un montón de veces a Urgencias, ya conoce el lugar y a gran parte del personal. Entra en la consulta como Pedro por su casa. Te habla con la familiaridad de quién se conoce de toda la vida, cuando tú a duras penas recuerdas su cara entre la de las 1000 mamás que atendiste el mes pasado.

  • Mamá "esto no va conmigo": Es un tipo de mamá que me pone muy triste. Al contrario que la mamá pulpo, no toca a su hijo, no le da muestras de soporte si hay que hacer alguna prueba que puede ser dolorosa. Se sienta en la silla y se limita a observar a sangre fría....

  • Mamá marquesa: Espera a que otros, sea la canguro, la abuela o la enfermera, desnude al niño y lo coloque en la camilla

  • Mamá de telenovela: Viene con su hijo de 15 años, se sienta en la silla, se ata el cinturón de seguridad y pone el piloto automático: te explica de cabo a rabo la historia de su hijo desde que nació....

  • Mamá pidona: Entra pidiéndote lo primero un justificante para el trabajo. Como trae al otro hijo además del supuestamente enfermo, "pues ya que estoy aquí ¿le puedes mirar el grano que le ha salido al mayor?". Finalmente y para llenar el botiquín, te saca el recetario y te pide recetas de Dalsy, Apiretal, Atarax y Romilar.

  • Mamá supermamá: ¿Cómo se pueden llevar esos pedazo de tacones, esa ropa impoluta blanca y sin arrugar y toda esa joyería empujando un carrito y llevando de la mano a otro mocoso que casi no anda?

  • Mamá "lista de la compra": Lo primero que hace es dejarte una nota donde tiene la temperatura corporal de su hijo de las últimas 24 h así como las horas en las que le ha dado el antitérmico y las cantidades de las mismas. También apunta los diagnósticos probables en base a sus enfermedades anteriores y a su búsqueda en el google

  • Mamá "angustias": Vive con gran desesperanza cualquier enfermedad o trastorno en la crianza de sus hijos. A veces previamente a desmoronarse y verlo todo como un obstáculo insalvable, puede llegar a ser muy mordaz y expresarse con lenguaje agresivo

lunes, 15 de junio de 2009

Proyecto REDUCA

Mi hija mayor Laia acaba en unos pocos días P5, así que cerraremos la etapa de Educación Infantil que empezó hace casi 3 años. Tengo la sensación de que a partir del año que viene, la cosa se pone un poco más seria. Ya tienen que trabajar con libros de texto y la lecto-escritura tiene que estar bastante avanzada.
Siempre que sale el tema del cole no puedo decir otra cosa porque mentiría: estamos encantados con el colegio de nuestra hija. Hace unos días recibimos una nota informativa donde nos resumían el proyecto de reutilización de los libros de texto que se inició hace uno o dos años.

El proyecto, que recibe el nombre de REDUCA (Reutiliza y Educa), consiste en que una parte de los libros de texto sean reutilizables y comunitarios y sean gestionados entre todos mediante una cuota única anual que permita reponer los libros cuando sea necesario. Es decir que los libros pasan de un año a otro y los padres no tenemos que hacer el dispendio en libros que es habitual al inicio de cada curso. Se paga una cuota que al parecer es bastante más baja de lo que costarían los libros si cada uno tuviera que comprar los suyos.

El proyecto tiene como objetivo contribuir a hacer una escuela sostenible tanto desde el punto de vista económico como ambiental, además de la vertiente pedagógica ya que se ahorra dinero y se evita arrinconar libros que todavía son útiles y además es una forma de transmitir valores a los niños de respeto hacia las cosas y hacia los demás (ya que los libros son comunes) y sobre no derrochar los recursos.

domingo, 14 de junio de 2009

Inmoral

94 millones el traspaso + 10 millones al agente + 9 millones anuales al jugador (por 5 años=45).


TOTAL: 149 millones de euros (casi 25.000 millones de las antiguas pesetas)



¿El trabajo de una persona puede valer ese dinero?

Me parece bochornoso y una inmoralidad. Supongo que opinaría lo mismo aunque me gustara el futbol. Un hospital entero vale bastante menos de la mitad. ¿Hacia dónde vamos?

sábado, 13 de junio de 2009

Lo que hay que hacer para que a uno le den un Premio Nobel

El martes pasado fui a la última sesión semanal de este "curso" en mi hospital. Hablaba uno de los gastroenterólogos pediátricos sobre su experiencia en los últimos años con la infección por Helicobacter pilori en los niños. Es una infección que se conoce desde hace relativamente poco tiempo, desde el último cuarto de siglo XX, y que está relacionada con patología digestiva como la úlcera o algunos tipos de cáncer, que antiguamente se atribuían al estrés o a la ingesta de sustancias irritativas. Todavía hay muchos aspectos desconocidos de la infección, pues parte de la población vive con el germen en su estómago sin desarrollar síntomas, mientras que otros con el paso de los años los desarrollan. Como está demostrado que con el paso de los años el germen va causando patología, los niños se suelen tratar siempre que se demuestra su presencia (a diferencia de los adultos en los que los criterios de tratamiento dependen del grado de patología) ya que tienen mucha vida por delante.

Aunque hay diferentes formas de diagnosticar, la prueba menos agresiva que se suele utilizar es el test del aliento con urea marcada, aunque es necesaria cierta colaboración de los niños para soplar, con lo cual no es válido para niños muy pequeños.

La bacteria era conocida desde finales del siglo XIX, pero fue redescubierta en el año 1979 por los doctores australianos Warren y Marshall. Estos doctores consiguieron aislarla y demostrar que la bacteria estaba presente en individuos que desarrollaban úlceras gástricas. La comunidad médica se maneja de forma muy curiosa: en ocasiones hay descubrimientos que pueden resultar absurdos como por ejemplo la homeopatía, que son aceptados, y sin embargo puede ser muy escéptica ante otros casos, como les sucedió en su día a los doctores citados. Parece ser que el Dr. Marshall con ánimo de demostrar los hallazgos, se bebió un cultivo de Helicobacter pilori, desarrollando posteriormente una gastritis, que confirmaba sus hipótesis. En el año 2005, Warren y Marshall recibieron el Premio Nobel de Medicina por la demostración de la relación entre la infección por la bacteria y el desarrollo de patología digestiva. Supongo que el reconocimiento internacional así como el millón de euros del premio compensaron sobradamente su autoprovocada gastritis.

viernes, 12 de junio de 2009

¿Niños accidentables o padres irresponsables?

El miércoles por la tarde visité a una niña de 4 años y medio que había sufrido un accidente de tráfico. Aunque el diagnóstico fue atropello por turismo, la cosa fue de poca envergadura. Había salido corriendo del lado de su madre y había cruzado la calle, con la mala fortuna que pasaba un coche, por suerte a muy baja velocidad. El coche la golpeó lateralmente en la parte izquierda del cuerpo con resultado de una pequeña contusión en la mano y en la muñeca, aunque sin fractura en las radiografías.

Tras el relato de los hechos por parte de la madre, le pregunté como es habitual en la entrevista médica sobre las alergias a medicamentos y sobre los antecedentes patológicos. Entonces la madre me explicó que a los dos años y medio estuvo ingresada en la UCI Pediátrica del Hospital de Sant Pau, por un casi ahogamiento en agua dulce. Se la encontraron inconsciente en una piscina. Por suerte fue reanimada de forma precoz, salvó la vida y además no ha tenido secuelas neurológicas por la hipoxia sufrida (seguramente no padeció una inmersión prolongada)


Este tema del ahogamiento es muy interesante, teniendo en cuenta que los accidentes son la principal causa de mortalidad en la infancia, y que el ahogamiento es la segunda causa de muerte accidental en los niños tras los accidentes de tráfico. En España hay muchísimas piscinas, se estima que más de 580000 (segundo país con más piscinas de la Unión Europea tras Francia). El 86% son de uso privado y familiar.

La regulación de las piscinas de uso público se rige por normas que establece cada comunidad autónoma, añadiéndose en algún caso alguna norma de carácter municipal, por lo que no hay unidad de criterio. Además estas normas que afectan a las condiciones higiénico-sanitarias, técnicas y de seguridad se aplican en piscinas de uso público pero no a las de uso privado -exentas de cumplir las diferentes normativas-, que es donde se producen el 80% de las muertes por ahogamiento entre los niños. A los afortunados que tengáis piscina donde refrescaros cuando llegan los calores del verano os recomiendo dos cosas: primero un vallado de todo el perímetro, de forma que el niño no pueda acceder solo; y segundo que no dejéis de vigilarlos todo el tiempo que estén en la piscina. Un descuido de unos segundos puede ser suficiente para una catástrofe. Ser padre en verano significa no poder estirarse tranquilamente a tomar el sol a menos que otro tome el relevo de la vigilancia permanente. Es lo que tiene....

Volviendo a la niña que os comentaba, a sus 4 añitos, dos accidentes potencialmente graves e incluso mortales en muchos casos. Y yo me pregunto: ¿la niña es muy accidentable, la familia es un poco irresponsable o ambas cosas a la vez?

Durante la visita y mientras le daba vueltas a todos estos temas, sin quererlo me vino a la memoria el horrososo caso de la niña Mari Luz Cortés. Con toda la polémica entorno al mundo judicial -que tiene muchas carencias, nadie lo duda- a mí siempre que sale el tema me da por pensar qué carajo hacía una niña de 5 años sola en la calle. Me parece una irresponsabilidad por parte de los adultos, al igual que lo fue en el misterioso caso de Madeleine McCann dejar a los niños solos en la habitación de un hotel para irse a cenar tan ricamente.


jueves, 11 de junio de 2009

Ready, steady....go!


Preparados, listos.....ya!


Y es que ya hemos dado el pistoletazo de salida al control de esfínteres de Irene. Ya hace unos días os explicaba en un post como Irene había hecho su primer pipi en el orinal. Posteriormente han sido varias las ocasiones en las que ha repetido la gesta. Hace una semana hizo también una deposición. Estaba haciendo fuerza de pie con su pañal sin conseguir su objetivo y a su papi se le ocurrió sentarla en el orinal para que la posición le facilitara la misión. Le dio ánimos durante unos minutos y finalmente hizo la caca en el orinal. Impresionante el tamaño del producto. Yo estaba trabajando y mi marido lo dejó tal cual en el orinal para que fuera testigo en primer lugar del hecho en sí de hacerlo donde toca y en segundo lugar de cómo un culo tan pequeño puede cagar semejante tronco. Estuve tentada de hacerle una foto y colgarla para que la viérais, pero no quise herir sensibilidades....

En fin, el tema del control de esfínteres ha ido progresando junto con sus progresos psicomotores y sobre todo en el ámbito del lenguaje en los últimos días (su vocabulario se ha multiplicado por 5 en pocos días, aunque sigue siendo bastante lengua de trapo).

En la guardería, su señorita Eli que me la tiene bien controlada y querida, se ha percatado del tema y también la ha ido poniendo en el orinal. Tanto hemos progresado que mañana será el gran día y la dejarán sin pañal en la guardería. Tendremos que seguir con el tema durante el fin de semana.

Con Laia fue todo extremadamente rápido. La niña no daba muchas señales de tener ganas de que le quitáramos el pañal. En la guardería -que era otra diferente de Irene- no tomaban la iniciativa, sinó que esperaban a que los padres lo hiciéramos. Nosotros que somos un poco pachorras a veces, tampoco teníamos mucha prisa. Total que la niña se plantó en junio con dos años y siete meses llevando pañal. Una mañana le dijo a mi madre que la llevaba ese día a la guardería: "Abuela, ya no quiero pañal". Mi madre pensó que la ocasión era que ni pintada, se lo quitó y nunca más se supo. Poquísimos escapes diurnos ha tenido en su vida, y de esos pocos la mayoría han sido más mayorcita por aguantarse mucho (si está entretenida, todo le parece más interesante que ir al lavabo). Así que nuestra experiencia con la retirada de pañal hasta el momento es buenísima. Ya os explicaré qué tal nos va con la pequeña. De momento el sábado tenemos una comida con los amigos y aparte de llevar macarrones para el menú infantil, cargaremos con el orinal.

miércoles, 10 de junio de 2009

Botiquín para las vacaciones y otros


Bueno estos días ya ando pensando bastante en las vacaciones. Como veraneamos en julio, pues una vez llega junio cada vez se ven más cerca. Este fin de semana salía en La Vanguardia un reportaje sobre el Museo Granet en Aix-en-Provence, ya que han inaugurado una exposición temporal sobre Cézanne (oriundo del lugar) y Picasso, el genio malagueño. Vaya como en una parte de nuestro viaje al sur de Francia justo estamos alojados en esa zona, ya se me ha hecho la boca agua, jeje. En dos semanas acaba el cole y el tiempo empieza a ser claramente veraniego. ¡¡Vacaciones a la vuelta de la esquina!!

He estado pensando sobre el tema sanitario. Muchos pensarán que llevar a la pediatra en el coche tiene sus ventajas, y las tiene. No obstante y para asegurar el tiro, me haré con la Tarjeta Sanitaria Europea que da la Seguridad Social para viajar a países de la Unión Europea y tener la cobertura sanitaria asegurada en caso de necesidad.

También hay que pensar en llevar un mini-botiquín y os voy a explicar básicamente los medicamentos y material que pondré por si os sirve de ayuda:


  • Gasas estériles

  • Yodo

  • Tiritas

  • Termómetro

  • Analgésicos/antiinflamatorios (paracetamol, ibuprofeno)

  • Antihistamínico

  • Suero oral

  • Repelente de mosquitos

  • Crema con corticoides o similar, antiirritativa

  • Crema protectora solar en cantidades industriales

  • Crema hidratante para las pieles atópicas de Laia y mamá

Aquí abajo algunos enlaces interesantes que he encontrado donde hay consejos para los viajes o para tener alguna idea de destino si es que todavía está por decidir:

http://www.viajarenfamilia.net/

http://www.babyviajes.com/

http://www.travelkids.es/

www.cyberpadres.com/viajar/viajar.html

www.tenecesitanprotegeles.com

martes, 9 de junio de 2009

La violencia infantil ¿congénita o adquirida?


Os explico 3 "ataques" a mis hijas:
  • Laia sale de ballet. En el sitio donde se cambian está el hermano de una de las niñas que van a ballet, que también va a su colegio. El niño tiene 7 u 8 años y está sentado en una silla. Mi hija como lo conoce, se acerca a saludarlo. El saludo del niño: encoge las piernas y las estira para apartar a Laia de su lado de una megapatada en toda la barriga.

  • Irene está en el parque. Se acerca a una moto de juguete que está tirada sin dueño aparente....pero de repente aparece una niña un poco más grande que ella y le pega un súper empujón para apartarla de la moto y la tira al suelo. Yo me la llevo de allí....A los 5 minutos la misma niña se la encuentra en otra zona del parque, sin haber moto ni nada por medio, reconoce a mi hija y gratuitamente le da otro empujón de la misma intensidad y la peque vuelve a dar con el culo en el suelo...

  • Laia sale de una fiesta de cumpleaños en el zoo y les regalan una careta de las Winx. Se pone la careta y mientras ya vamos saliendo se la enseña a un niño de su clase. Ella tan contenta recibe literalmente 3 puñetazos en la cara del dichoso niñato. La pobre se quita la careta toda compungida.

En los 3 casos y en otros similares, mis hijas se quedan paralizadas. No entienden qué pasa y no reaccionan, ni bien ni mal.

Yo creo que nunca he visto a Laia pegarle a un niño, con excepción de a su hermana (¡dichosas peleas entre hermanos!). En cambio Irene ha ido aprendiendo de lo que ve y cuando le quitan alguna cosa o ve amenazado su espacio puede dar algún toque aunque nunca tan a lo bruto como veo en otros niños. Mi madre cuando éramos pequeñas nos decía que nunca le pegáramos a nadie, pero que si nos pegaban, que nos defendiéramos.

Una de las veces que Irene le cascó a un niño fue hace unos días cuando fuimos a comprar ropa de temporada al outlet de Canada House. Como la tienda da para que las madres miremos y remiremos, tienen colocada una mesa con colores y con piezas para montar estructuras. A su lado se sentó un niño un poco más mayor que ella, y no dejó de molestarla en todo el rato. Si ella cogía un color, el niño se lo quitaba. Si cogía entonces una pieza, pues tres cuartos de lo mismo. A todo ello, la madre de la criatura haciéndose la loca mirando la ropa. Mi marido estaba con Irene, y pacientemente iba poniendo paz a pesar de que el niño era un poco pesadito....Tras 20 minutos a mi hija se le hincharon las narices y enganchó al niño y le pellizcó la cara. La verdad es que le dejó una buena marca. Entonces la tía del niño fue corriendo a la madre y le dijo: "Mira lo que le han hecho al niño". La madre, si bien había sido una pachorra, contestó bastante consecuentemente: "¿Ha sido una rubita muy mona? Pues no me extraña, el niño le ha estado tocando los huevos todo lo que ha podido y al final la niña se ha cansado...."

La verdad es que no me gusta que ellas peguen. Aunque ciertamente me gusta todavía menos que les peguen a ellas. No me cabe duda de que los niños aprenden lo que ven y si ven y sienten como otros pegan, ellos acaban pegando. Por eso habría que intentar no pegar nunca a los niños, ni siquiera los toquecitos en la mano que ya se les da a los niños pequeños para que no toquen las cosas. Sin embargo hay muchas diferencias y hay niños muy pequeños con reacciones extremadamente violentas, ¿tendrán una carga genética en este sentido?

lunes, 8 de junio de 2009

La casa de Bernarda Alba

El sábado por la noche hicimos una de nuestras salidas de novios que hemos empezado a hacer de vez en cuando, por aquello de tener un espacio para nuestra pareja fuera de casa aunque sea una vez al mes...

Fuimos al Teatre Nacional de Catalunya a ver La casa de Bernarda Alba , una de las últimas obras de Federico García Lorca . La interpretación, destacando a Núria Espert y a Rosa Maria Sardà, así como la escenografía, impecables. Como anécdota, justo delante tenía sentada a la también actriz Emma Vilarasau.

La obra tiene una fuerza impresionante, el argumento es desgarrador. Una madre recluye a sus 5 hijas en edad de merecer en casa, tras la muerte de su marido. Una historia así sólo puede acabar en tragedia. Tienen una importancia fundamental aspectos como la diferencia de clases y el valor del dinero, el autoritarismo, pero sobre todo las apariencias - la hipocresía social- y la moral conservadora que oprimen a mujeres jóvenes con ganas de libertad y de vivir nuevas experiencias sobre todo en el terreno amoroso. Para la protagonista, la decencia y la obediencia están por encima de todo: "una hija que no obedece ya no es una hija, es una enemiga"

Como ocurre muchas veces, los padres podemos no darnos cuenta de las cosas que pasan en nuestra casa. A veces, quizá lo que ocurre es que no se quiere saber, porque no nos gusta lo que podemos descubrir. En una escena la criada, Poncia, le dice a Bernarda algo así como "Tú que parece que adivinas el pensamiento y las intenciones de todo el mundo, estás ciega para ver lo que pasa con tus hijas"

Por suerte las cosas han cambiado mucho en un siglo. Ya cambiaron para nuestras madres, y lo hizo para nosotras. Ya no digamos lo que será para nuestras hijas. A veces me pregunto, si quizá demasiado....

domingo, 7 de junio de 2009

¿Regala o enseña?


"Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida"

Proverbio chino



En eso estamos con nuestros retoños....en enseñar a pescar mientras vamos regalando pescaditos....

sábado, 6 de junio de 2009

Conclusiones paralelas

Sigo adelante con mi recogida de niños para el grupo control de mi tesis. De las llamadas a las familias anónimas acabo sacando algunas conclusiones con algún interés social....


  • En primer lugar, cuesta encontrar a las familias en casa, sobre todo por la mañana. Esto está ligado con el hecho de que en la mayoría de los casos ambos miembros de la pareja trabajan


  • La mayoría de personas son muy amables al contestar, una vez que me identifico y les empiezo a explicar (sorprendente con el bombardeo de llamadas de publicidad, etc que se reciben en una casa)


  • El teléfono lo suele contestar la madre, que también es más receptiva a la información que le tengo que dar


  • En algunas ocasiones me contestan las abuelas, que "viven" en las casas mientras su hijo/-a está trabajando, cuidando de la casa y de los nietos


  • Es común que las madres antes de aceptar entrar en el estudio, lo consulten con sus maridos. Algunas de ellas lo deciden de forma autónoma. También algunas quieren consultarlo antes con el/la niño/-a candidato a estudio.


  • Los padres con mucha frecuencia me dirigen a las madres para que les explique el estudio sin tomar la iniciativa en aceptar o no entrar en la investigación. Alguno me ha comentado "que estos temas los lleva ella".


  • Las madres (trabajen o no) son con mayor frecuencia las que llevan a los niños al hospital para el estudio.
En fin, ya me va quedando menos...¡me espera un otoño duro!



viernes, 5 de junio de 2009

Exantemas víricos

En los últimos días, y coincidiendo con la bonanza metereológica, han empezado las infecciones víricas causadas por enterovirus. Los enterovirus se denominan así porque son virus enterales, es decir, que se encuentran principalmente en el intestino y se eliminan por las heces. Los grupos principales de enterovirus son los poliovirus (que causan la poliomielitis), los virus Coxsackie A y B y los virus ECHO.

Todos estos grupos además tienen muchos serotipos, es decir que cada tipo de virus en realidad está formado por muchos virus muy parecidos entre ellos, son familias de virus.

La forma de manifestación más frecuente es la fiebre, que puede durar entre 2 y 5 días, a veces incluso algo más. Puede haber fiebres altas, a veces sin otros síntomas o con síntomas inespecíficos.

Otra forma muy común que estoy viendo estos días es en forma de exantema (con o sin fiebre). Un exantema es una erupción cutánea que suele aparecer de forma bastante súbita y que forma parte de enfermedades infecciosas propias de los niños como por ejemplo la varicela. Puede también haber lesiones en las mucosas (boca y faringe) que se conocen como enantema. De hecho los enterovirus son la principal causa de exantema vírico. Estas lesiones en piel tienen un aspecto característico que hace que te sientas seguro de que el niño tiene un cuadro viral y que no necesita ni pruebas complementarias ni tratamientos sofisticados. Algún exantema es bastante típico de algún virus en concreto, pero la mayoría no tienen unas características tan definidas como para poder decir en concreto qué virus lo ha causado para desesperación de algunos padres que quieren un diagnóstico con nombres y apellidos.

Una de estas infecciones que sí tiene nombre y por cierto, muy curioso, es la enfermedad boca-mano-pie. Aparece fiebre, dolor de garganta y enantema y exantema en forma de vesículas en manos y pies. Aquí a la derecha os paso una foto

jueves, 4 de junio de 2009

"Te han dejado aquí y tú no estás bien"

Frase cogida al vuelo ayer por la mañana cuando fui a dejar a Irene a la guardería. Se la decía una de las cuidadoras a un bebé de unos 10 u 11 meses.
Y es que es muy común que los papás lleven a sus retoños a la guardería o al cole estando enfermos, cuando la mayoría de los adultos cogen la baja a la mínima de cambio.
Visita en Urgencias:
- ¿Qué le pasa al niño?
- Es que lleva 3 días con fiebre y hoy me han llamado de la guardería para que lo fuera a buscar....
- Ah! ¿Pero es que está yendo a la guardería?
- Sí, porque la fiebre es por la tarde-noche. Por la mañana le doy el Dalsy y está bien
(o sea, antitérmico y colocado)
Al acabar la visita:
- Parece un cuadro viral, le van dando los antitérmicos y vigilen la aparición de signos de alarma. Si en 48h sigue con fiebre, que lo vuelva a valorar su pediatra
- Vale, ¿y a la piscina puede ir?
-¿?

Los niños enfermos no deben ir al colegio por dos motivos:
- En primer lugar, CONTAGIAN (sobre las normas de admisión con ciertas patologías en coles y guarderías ya hablaré otro día)
- En segundo lugar, NO SE ENCUENTRAN BIEN, y en esas circunstancias uno debe estar en casa tranquilito
Problema: El cole como aparca-niños. Y es que es muy difícil conciliar, nadie lo duda.

miércoles, 3 de junio de 2009

Dificultades en el lenguaje

Todos los parámetros del desarrollo físico y psicomotor de un niño preocupan a los padres durante los primeros meses y años de vida. Sin embargo posiblemente el que más dolores de cabeza da a la mayoría es el desarrollo del lenguaje. Supongo que esto está en relación con el hecho de que precisamente el lenguaje es la capacidad que nos define como humanos.
El balbuceo de los primeros meses desemboca en las primeras palabras entorno a los 10-12 meses, que suelen ser "mama", "papa", "tata". Entre los 12 y los 24 meses se suele producir el desarrollo más importante, sin embargo, y tal como apunté en un post anterior, la comprensión de palabras y gestos simples, y su voluntad y aptitud para comunicarse, son más importantes que la amplitud o la perfección de las palabras durante los 2 primeros años. A partir de los 2 años el niño sí que tendría que empezar a hablar, aunque fueran pocas cosas, para después ir incrementando el vocabulario.

Los niños que son más lentos necesitan un poco más de estímulo y juego, partiendo de sus puntos de interés:

Joan señala un coche. Su mamá le dice: ¿El coche? ¿Quieres el coche de color rojo? ¿Te gusta el coche? Corre mucho el coche. Mira como abre sus puertas el coche. ¿Qué es lo que quiere Joan? ¿Quieres el coche?

En este ejemplo es posible que al final Joan diga la palabra coche, o lo haga la siguiente vez que lo pida en vez de únicamente señalarlo.

Es importante hablarles con frecuencia. Utilizar un lenguaje fácil para ellos, aunque intentando llamar a las cosas por su nombre (perro en vez de guau).

Muchos niños aumentan de forma importante el lenguaje al ir a la guardería o al cole, porque se encuentran en un ambiente donde se espera de ellos que respondan utilizando el lenguaje. Además se dan cuenta de que los demás niños consiguen lo que quieren hablando. A veces facilitamos demasiado las cosas a nuestros hijos, con una mirada o un gesto ya entendemos lo que quieren y se lo damos sin que tengan que esforzarse lo más mínimo.

Si el habla es muy incomprensible, habría que consultar e intervenir antes de iniciar el aprendizaje de la lectura, con lo cual hay bastante margen hasta bien entrados los 3 añitos.

No obstante a partir de los 2 años es importante:
  • Detectar si el niño comprende aunque no hable

  • Descartar problemas de audición: Son muy frecuentes las otitis medias y las otitis serosas (por mucosidad en el oído) a estas edades. Si la caja timpánica está ocupada el lenguaje puede llegar distorsionado y es más difícil aprender.

  • Descartar problemas más severos: en relación con la sociabilidad (rango autista) o con la inteligencia (deficiencia mental). En estos casos suele "fallar" algún otro aspecto del calendario psicomotor

Mi experiencia personal:

  • Con Laia IMPRESIONANTE. Marcó un listón muy alto. Haciendo honor a su nombre "la bien hablada", yo creo que nació hablando. Con apenas un añito decía palabras tan difíciles (y perfectamente pronunciadas) como "mandarina" para jolgorio de sus padres y abuelos primerizos. Sigue siendo muy precoz en todo lo relacionado con el lenguaje, utiliza expresiones que son propias de niños más mayores....Esto ha ido a veces un poco en su contra, la hace parecer mayor de lo que es.

  • Irene ha ido a un ritmo bastante más lento y eso que ha estado muy estimulada. De hecho hasta casi los 2 años no ha dicho ni mú. Ahora que ya tiene 2 años y 3 meses se va soltando más y más. Eso sí con una lengua de trapo que ni yo misma la entiendo muchas veces.

  • Mi sobrino Joan tuvo un evidente retraso del lenguaje. De hecho no hablaba prácticamente nada y hacia los 2 años y medio lo llevamos a revisar sus oídos y a valoración por una neuropediatra especialista en desarrollo. Todo salió bien y le dieron a mi hermana unas pautas para aumentar la estimulación. Empezó a hablar en el segundo trimestre de P3, ya en el colegio, para alivio de todos (que además al compararlo con Laia que es un año menor....¡pues os podéis imaginar!). Ahora habla por los codos (incluso a veces, demasiado, jeje)

PD: No sé si he contestado a tu pregunta Chelo

martes, 2 de junio de 2009

Bebés llorones

La teoría

  1. Hasta el tercer mes de vida los bebés lloran un promedio de dos horas al día, que suelen ser algo más durante las primeras semanas. En los primeros meses el 40% del llanto aparece durante la noche, sin embargo posteriormente llora más de día que de noche porque alarga el sueño nocturno.

  2. El tipo y la duración del llanto reflejan el carácter del bebé. Algunos son muy tranquilos y lloran poco, mientras que otros son inquietos y sensibles y lloran por todo. No obstante, no siempre el carácter en esta época de la vida se correlaciona con lo que serán cuando sean más mayores.

  3. El bebé llorón es muy sensible y reacciona llorando ante prácticamente cualquier estímulo. La inquietud aumenta si los padres están nerviosos o angustiados.

  4. Cuando un niño llora habría que intentar averiguar por qué llora e intentar solucionar el problema.


La práctica

  1. La experiencia propia y ajena me indica que dos horas de llanto no es nada....Conozco y he sufrido algún bebé que se ha pegado toda la noche y parte del día llorando durante varias semanas....

  2. Aunque algunos padres afortunados tienen niños tranquilos que duermen y comen, lo normal es que los bebés lloren, sean sensibles a los estímulos y duerman de forma muy irregular, teniendo la sensación la persona que está al cargo -habitualmente la madre- de que no hay un sólo minuto de descanso en el cuidado. A mí me gusta decir a los padres primerizos con sus recién nacidos, que un neonato es básicamente un tubo digestivo con ojos. Todo pasa por el aparato digestivo (comer o tener hambre, hacer o no poder hacer caca, el eructo, los gases, los cólicos, etc) y casi todas estas situaciones el bebé pequeño las expresa con el llanto.

  3. Hay bebés que no necesitan ningún estímulo para llorar....simplemente ¡lloran! Sí que es verdad que si el adulto está nervioso (cosa habitual después de horas de llanto y horas sin dormir), es más difícil calmar al niño. Es en esos momentos cuando es bueno que otra persona que esté más "fresca" se ocupe un ratito....La experiencia es un grado, y me tomé con bastante mejor humor el llanto de la segunda pese a que estaba más atareada. Sabía que todo tiene un tiempo y que tarde o temprano podría volver a ponerme suavizante en el pelo.

  4. Cuando el bebé llora, si logras saber qué le pasa, soluciónalo. Si no lo sabes, consuélalo. Consuélalo de la forma que al bebé le vaya bien. Mi hija mayor quería brazos y más brazos, y además movimiento (pasillo arriba, pasillo abajo a las tantas de la madrugada). En cambio la pequeña no quería que la tocaran....para ella era mejor la gandulina y el balanceo suave. De todas maneras hay que puntualizar por si alguien tiene dudas que es mentira que los niños se acostumbren a los brazos. Yo me pregunto, ¿qué mejor época para mimar a un niño que cuando es un bebé?

PD: Un consejo. Cuando estés tan desesperada/-o que pienses que vas a perder los nervios déjale el niño a otra persona. Si estás sola/-o es mejor que lo dejes en su cunita llorando (tampoco se va a morir) a que le pegues, lo zarandees o le dejes sordo gritándole.

lunes, 1 de junio de 2009

De boda


El sábado estuvimos de boda. Se casaba mi prima Lidia. La verdad es que la novia iba muy guapa, el novio -al que apenas conocíamos- nos pareció muy simpático, y la ceremonia fue muy bonita. Antes de nada, enhorabuena a los novios y a sus familias.

Os hablaré, no obstante, de un tema que me llamó poderosamente la atención: las amigas de la novia. Mi prima tiene 5 años menos que yo, está a punto de cumplir los 30. Durante nuestra infancia la cercanía de nuestros domicilios y el hecho de que hiciéramos alguna actividad común en el seno familiar y también de danza en el Aerodance, hace que yo conozca a muchas de sus amigas. Aunque más que decir conozca, tendría que decir conocía....porque el día de la boda estaban ¡irreconocibles! Y no es porque fueran extremadamente arregladas, que lo iban, sinó porque estaban tan cambiadas que no parecían ni ellas.

Las recuerdo de niñas. Si yo tenía unos 10 años ellas eran niñas de 5 años. Posteriormente a mis 18-20, cuando empecé a desvincularme de todo el mundillo de la danza porque ya empecé la facultad y la vida me llevó por otros derroteros, ellas estaban empezando su adolescencia. No pocas de ellas eran niñas rellenitas, alguna incluso bastante.

El sábado me costó reconocerlas porque debían tener un diámetro aproximadamente la mitad de lo que yo recordaba, aparte de unos cuantos retoques de bisturí. Entre la extrema delgadez, las narices, los mentones y las tetas operadas, no es de extrañar que tardara unas cuantas horas en identificar a cada cual (y eso con la ayuda de mi hermana, que está más al día). Además siguiendo el cliché, los rayos UVA no faltaban (ante la palidez de los que empezamos a destapar nuestros blancuchos piernas y brazos), el vestuario era común para todas (largos vestidos talle imperio con grandes escotes delanteros y traseros y taconazos hasta las nubes), así como el peinado (melena larga, semiondulada). Vaya, me puse al día de las nuevas tendencias de moda rápidamente.

La verdad es que estas chicas de plástico me dieron un poco de pena. No sé lo doloroso que ha debido ser ese camino de pérdida de la esencia y en algún caso de ir absolutamente contra natura y contra la propia genética. Espero que no caigan en un profundo pozo cuando tengan un descuido en sus cuidados o cuando la maternidad llame a sus puertas y ensanche sus caderas y sus barrigas.....Me sentí muy feliz con mis redondeces, jeje. Y recordé una historia que circula en internet que habla sobre sirenas y ballenas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails