sábado, 30 de mayo de 2009

Trabajo en medio de Chinatown

El otro día me bajé del autobús una parada antes de lo habitual y fui caminando al hospital por un sitio diferente. Me di cuenta que la zona del Eixample Dret donde está el hospital ¡¡es una pequeña Chinatown!! En la calle Diputación entre Passeig de Sant Joan y Roger de Flor hay 7 establecimientos regentados por chinos: un supermercado, dos tiendas de electrónica, tres restaurantes/bares y una peluquería. Y eso si uno se rige a los letreros de las tiendas (porque luego hay algunos negocios que conservan su nombre y su aspecto y sin embargo pasan a manos de los chinos).

Los chinos siempre me han parecido muy curiosos: culturalmente nos distancian años luz y eso se nota al relacionarnos. El último libro que me he leído, "El chino" de H. Mankell, aunque no me ha apasionado, me ha servido para entender un poco, aunque sea mediante una historia de ficción, la forma de pensar y de actuar de los chinos.

Como pacientes a mí me resultan un poco incómodos ya que generalmente (y ahora exageraré un poco):
  • No entiendo lo que me quieren explicar

  • Ellos no entienden lo que les explico yo

  • Cuestionan todo lo que les explicas (aún sin entenderlo)

  • Acaban haciendo lo que les da la gana.....(y siguiendo sus propias pautas)
Como padres son bastante fríos: no se prodigan en dar muestras de cariño a sus hijos, los niños crecen muy independientes. Nunca dan el pecho, siempre alimentan a sus hijos con leche de fórmula que traen de su casa (desconfían de nosotros, como si la leche "made in China" no fuera controvertida...)

Pero tendremos que ir conociéndonos un poco mejor, ya que uno de cada cinco ciudadanos del mundo es chino y a nadie se le escapa su capacidad de trabajo y su potencial de futuro. Más de uno estará pensando en contratar a una niñera china para que sus retoños aprendan desde muy pronto el idioma que desbancará al inglés.



viernes, 29 de mayo de 2009

¿Por qué los niños tienen miedo?

El miedo es una emoción desagradable, aunque necesaria para la supervivencia. ¿Quién de nosotros no ha sentido miedo alguna vez?. Es necesario porque permite ponerse a salvo de situaciones de riesgo. Todos los niños tienen miedo en algún momento de su vida si bien este sentimiento es variable en las diferentes edades y algunos niños son más miedosos que otros.

Los cuentos facilitan el contacto con el miedo, son una forma de vivir y compartir estas emociones para que en la vida real asusten lo menos posible. Hace unos meses, mi hija Laia con su clase trabajó el tema del miedo. Como trabajo final construyeron ellos mismos un túnel del terror por el que hicieron pasar a niños de otras clases (P4 y primero si no me equivoco). Fue una idea fantástica porque disfrazarse ellos mismos de brujas, fantasmas y monstruos hizo que banalizaran y dejaran de temer a estos personajes.

Miedos de cada edad:
  • Lactantes: Miedo a estímulos intensos (por ejemplo ruidos) y a partir de que se desarrolla el apego, el miedo principal es la separación de sus seres queridos y que se acerquen personas extrañas

  • Niños de 2 a 4 años: Animales, máscaras o personas disfrazadas, miedo a la oscuridad (=miedo a estar solo), Hacia los 4 años pueden empezar las pesadillas (es importante estar a su lado y calmarle)

  • Niños de 5 a 6 años: Miedo al daño físico, empizan a temer que monstruos, animales u otros seres imaginarios les muerdan o les coman. A veces aparece el miedo a los espacios abiertos o muy concurridos

  • Niños de 6 a 8 años: Miedo a lo invisible, es decir sombras, fantasmas y ladrones. Al final de esta época también aparece el miedo a la muerte.

  • Niños de 9 a 12 años: Miedo a las grandes catástrofes (incendios, accidentes), a las enfermedades graves. También pueden temer la separación de los padres si les ven discutir y aparecen los miedos relacionados con el colegio (repetir curso, etc)

El miedo provoca cambios en la fisiología del organismo: aumenta la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria, aumenta la tensión muscular. Se pueden originar temblores, sudor y relajación de esfínteres. Si el miedo es mantenido puede originar dificultades para dormir y para continuar con las actividades cotidianas.

Para ayudar a nuestro hijo ante sus miedos como siempre lo mejor es el diálogo. Habría que encontrar un punto medio entre ser muy permisivo y ser muy rígido ante los miedos del niño. Ignorarlos o burlarse suele ser contraproducente. Dar explicaciones lógicas y razonables parece ser la mejor estrategia.

Pondré el ejemplo que me plantea una de mis lectoras, Marta, que tiene un hijo de casi 3 años que se asusta porque se imagina un pirata y secundariamente esto le origina miedo a la oscuridad. Yo en su caso utilizaría algún cuento, si es posible con un pirata "bueno" o no demasiado "malo". También le explicaría que los piratas no pueden venir a casa porque están en el mar y no tienen la llave de las casas. Y para acabar de rematarlo, le diría que en el caso hipotético de que viniera a casa, entre todos lo cogerían (papá y mamá son muy fuertes...) y lo echarían de casa porque no quieren piratas allí. Lógicamente el miedo no desaparece de un día para otro, pero a fuerza de repetir nuestros argumentos seguro que las cosas mejoran un poco.

También recomendaría no asustar a los niños innecesariamente con brujas, hombres del saco y demás imaginario. Por la parte que me toca también odio especialmente en la consulta el "si te portas mal, la doctora te pinchará" porque genera miedo al médico y considerar las inyecciones como un castigo en vez de como algo que aunque no nos guste, se utiliza para curar.

jueves, 28 de mayo de 2009

Enuresis nocturna

La enuresis consiste en la emisión involuntaria e inconsciente de orina en niños mayores de 5 años. Si ocurre durante la noche, que es lo más frecuente, recibe el nombre de enuresis nocturna. Si ocurre durante el día hablaremos de enuresis diurna y si es tanto de día como de noche, enuresis mixta. Se define como enuresis primaria, si el niño nunca ha conseguido controlar la micción y secundaria, cuando ha habido un periodo previo de entre 6 y 12 meses de control. En la enuresis secundaria habría que buscar problemas emocionales o situaciones estresantes que ya hayan desencadenado el malestar en el niño, que lo expresa volviendo a mojar la cama.

No habría que preocuparse si el niño no controla la diuresis por la noche antes de los 5 años. También es frecuente que entre los 6 y los 10 años haya algún escape ocasional sin tener un significado patológico.

El trastorno es bastante frecuente en la población, más en niños que en niñas, hay un componente genético por lo cual son comunes los antecedentes familiares. Resulta tranquilizador saber que suele desaparecer por sí mismo.

La enuresis se relaciona con:
  • Maduración lenta de los mecanismos de control de la vejiga por parte del sistema nervioso central

  • En ocasiones hay una disminución de la capacidad funcional de la vejiga y de día son niños que también necesitan ir muchas veces al lavabo

  • El sueño profundo y la dificultad para despertar

  • En algunos niños puede haber una disminución en la producción de hormona antidiurética
Generalmente la enuresis provoca malestar en el niño, que se hace más importante cuánto mayor es. Pronto aparecerán situaciones conflictivas cuando tiene que dormir fuera de casa (colonias, casa de los amiguitos, etc), porque mojar la cama genera vergüenza y también les avergüenza evitarlo llevando pañal. Los niños suelen pedir a sus padres que lo mantengan en secreto.

Hay otros niños sin embargo a los que no les preocupa porque así obtienen atención de sus padres y de alguna manera vuelven a ser tratados como cuando eran mucho más pequeños.

Existen diferentes modalidades de tratamiento, consulta a tu pediatra.

Cosas que convendría evitar:
  • Broncas y castigos, ya que los escapes no son voluntarios

  • Avergonzar al niño delante de otros niños, ya que disminuye la autoestima y no ayudan a que confíe en su capacidad de resolver el problema

  • Tratarle como si fuera un niño pequeño o prestarle más atención debido a este tema

  • Evitar el problema como si no existiese y no responsabilizar al niño en su solución

miércoles, 27 de mayo de 2009

Yes, we can!!!

Algunos de vosotros estaréis intrigados por saber qué pasó con el chupete de Irene....

El domingo pasado, tal como os adelanté, aprovechábamos las fiestas de mayo de Poblenou, para entregarle el chupete a la Víbria, la dragona de la Colla del Drac. Desde el año 1994 es tradición que la dragona recoja los chupetes de los niños que ya se han "hecho mayores". En esta ocasión la lista era de 47 niños y niñas. Y no pocos, os aseguro que eran muchísimo más mayores que Irene, entre ellos algunos niños de P3 del colegio (que tienen o van camino de los 4 años!)

La pequeña Irene, con el lavado de cerebro que fuimos haciendo los días previos (¡pobre!) fue feliz y contenta a entregar sus dos joyas (en representación de la colección de chupetes desperdigados por casa). Os acompaño el testimonio gráfico.

Ese día vinieron mi hermana, mi cuñado y mis sobrinos a comer a casa aprovechando que habían venido a las fiestas. Como había ambiente familiar, Irene no hizo la siesta y estuvo jugando con su hermana, sus primos y algunos vecinos en el patio de debajo de casa. A eso de las 7 de la tarde ya no podía con su cuerpo, ya que el día anterior también habíamos salido de excursión y el cansacio acumulado empezaba a pasar factura....El caso es que empezó a llorar y a enrabietarse, y tuvimos un baño y una cena ya muy costosos. Toda enrabietada la llevé a la cama. Como véis el día ideal para dejar el chupe. Me armé de paciencia y me fui a la cama con ella. En un momento dado me pidió el "tute". Y yo con voz amable le dije que se lo había dado al "drac"...En fin, me pegó hasta en el carnet de identidad y tiró todas las cosas que había en el cambiador (donde habitualmente estaban los chupes) con una violencia inusual en ella....Aguanté estoicamente durante las casi dos horas que duró la rabieta....Todo hay que decirlo que en los repuntes del llanto me planteé seriamente retornarle su tesoro, y entendí muy bien por qué los americanos llaman al instrumento "pacifier" ("pacificador"). En esos momentos mi marido, de voluntad férrea me animó a no tirar la toalla. Así que me mantuve a su lado en la cama, haciéndole compañía y permitiendo que descargara su rabia contra mí....Cuando al fin se durmió, lo hizo de un tirón toda la noche. Por la mañana cuando se despertó, volvió su bonita sonrisa y me dijo "el tute na Inene a dac, Inene nena gan" (que traducido es algo así como "el chupe la Irene se lo dió al dragón, Irene es una niña grande"). La noche del lunes no hubo problema y esta noche no lo sé porque yo he estado de guardia y ha estado con ella su padre... Las siestas sí que han costado un poco más, aunque no ha habido llantos. De tanto en tanto debe tener cierta añoranza y habla de su chupe y de cómo se lo dió a la dragona. En esos momentos me da un poquito de pena. En un día en el que mucha gente tiene sus esperanzas en un partido de fútbol, yo ya me siento ganadora de este "match".

martes, 26 de mayo de 2009

¡Átalos!



En el coche, en la bici y en el cochecito o en la silla de paseo (¡¡¡los bordillos de las aceras también son peligrosos!!)

lunes, 25 de mayo de 2009

Nuevo hito: Primer pipí en el "patito"

Como muchos sabéis Irene cumplió dos añitos en febrero. Es a partir de esa edad aproximadamente cuando uno se plantea el tema del control de esfínteres y de deshacerse de una vez por todas de los pañales (por lo menos los diurnos). De un tiempo a esta parte, me da la sensación de que la presión social por quitar el pañal ha aumentado un poco. Yo soy de la opinión que más que fijarse una edad o una época del año más agradable (es típico dejarlo para el verano por aquello de facilitar el cambio de ropa y evitar los resfriados con los escapes), hay que esperar a que el niño esté preparado para ello. Si no, suele resultar más costoso y frustrante para ambas partes y hay más probabilidades de fracaso.

La pregunta del millón es cuándo el niño está preparado para ello. A mí me parece que empieza a ser favorable cuando el niño empieza a vocalizar términos en ese sentido. En casa creo que empezamos a estar en ese punto pues el vocabulario de Irene está de lo más escatológico en las últimas épocas y no para de hablar de "caca", "culo", "pipi", "peste". Ahora ya es consciente de cuando lleva caca en el pañal y es capaz de indicarme que la cambie.
Desde hace varias semanas la ponemos antes del baño un rato en el orinal que es como el de la fotografía, con forma de patito, pero en amarillo. Ponerse un rato en el patito es un juego y a su hermana también le resulta muy divertido. El viernes pasado hizo su primer pipí en el patito para tristeza mía que me lo perdí porque estaba trabajando....Su padre y su hermana lo celebraron con vítores así que supongo que habrá entendido de qué va el tema.
En unos días en la guardería tienen previsto empezar a trabajar el tema del orinal con ella. Algunos de los niños de su clase ya han pasado por esa semana de protagonismo y ya son continentes. Ya os explicaré qué tal le va a Irene.
Con Laia no me agobié en absoluto. Ella era bastante tranquilorra con los esfínteres, a pesar de que seguramente muy pronto supo de qué iba el tema. Aunque en la guardería me presionaban un poco, dejaban que la iniciativa la tomáramos los padres. Un día, cuando ya tenía dos años y medio, le dijo a mi madre que ese día la llevaba a la guardería: "Abuela, ya soy grande y no quiero pañal". Como lo dijo con esa seguridad suya y tenía ya una buena edad, mi madre accedió. Casi ningún escape. Todo un éxito.
PD: Se le va acumulando la faena a la pobre Irene. Ayer le dimos el chupe a la dragona (ya os explicaré) y en breve será una niña sin pañal....

domingo, 24 de mayo de 2009

sábado, 23 de mayo de 2009

Vacaciones escolares: ¿Qué hacemos con los niños?

Dentro de un mes acaba el colegio y llegan las vacaciones escolares. Una de las conversaciones en la puerta del cole en estos días versa en cómo "colocar" a los niños durante los días en los que los pequeños están de vacaciones pero no sus progenitores. Algunos padres incluso se muestran enojados por unas vacaciones tan largas, basándose en criterios económicos y organizativos más que puramente educativos. Aunque el colegio no es un lugar donde aparcar a los niños mientras los padres tienen que trabajar, es obvio que calendarios escolares y laborales no coinciden y que cada familia tiene unas necesidades y unos problemas diferentes en la época de no coincidencia.

Las ofertas que se pueden encontrar son variadas, en mi ciudad el propio ayuntamiento publica una guía con las diferentes opciones. La que es más asequible suele ser la que ofrece la propia escuela. En la mayoría de colegios de mi zona las opciones suelen ser el casal y las colonias.

Según dicen algunas de las mamás conocidas, este año no ha habido mucho estrés en el momento de apuntar a los niños a según qué actividades (ni largas colas a horas intempestivas de la madrugada), probablemente porque hay muchas personas en paro y no hay necesidad (ni dinero) para que los niños estén ocupados durante las vacaciones escolares.

En nuestro caso, Elisabet, la persona que viene a casa a cuidar de las niñas y a ocuparse de la casa, cubre esos días que nosotros tenemos que trabajar. Mi trabajo además me permite cierta flexibilidad, de forma que con algunos cambios de turno, suele quedarme el verano la mar de apañado. A Laia la solemos apuntar algunos días al casal del colegio. Más que nada porque lo disfruta mucho: está con sus compañeros de clase haciendo actividades lúdicas continuamente. Además será en los días en los que además de estar nosotros trabajando, Irene todavía tiene guardería. Este año también irá una semana al zoo, a un casal de zoología. Una de sus amigas iba a ir y a ella le gustó la idea. De las muchas opciones que hay ha elegido "La granja y los ponis", supongo que se lo pasará bien y aprenderá cosas sobre el cuidado y el respeto a los animales.

viernes, 22 de mayo de 2009

La educación bilingüe

Aquí en Catalunya coexisten 2 lenguas oficiales: el catalán y el castellano. Lejos de ser un problema, como a veces se quiere hacer ver con comentarios politizados tanto en un sentido como en otro, ser bilingüe sólo tiene ventajas.

Se define el bilingüismo como la capacidad para expresar correctamente y utilizar de forma eficaz dos lenguas. Las personas bilingües tienen una gran capacidad para pasar de una lengua a otra a la hora de hablar, entender o pensar, porque no realizan traducción, las dos lenguas están totalmente interiorizadas, aunque es posible que haya mayor competencia o cierta preferencia por una lengua o por la otra.

Ventajas del bilingüismo:
  • Dos idiomas implican dos instrumentos intelectuales diferentes, que aumentan las capacidades de desarrollo y de comunicación de las personas
  • Mayor facilidad para comprender una cultura y un modo de vida distinto al propio

  • Dominar más de un idioma facilita el acceso a información escrita en diferentes lenguas
  • Cuando se sabe más de un idioma, se tiene más facilidad para seguir aprendiendo otras lenguas

  • Cuantos más idiomas se dominen, mayores posibilidades laborales

El bilingüismo muchas veces tiene lugar en el propio seno familiar desde que el niño nace. En mi casa ocurre esto. Mi marido habla con las niñas en catalán y yo lo hago en castellano. Los expertos suelen considerar que es mejor que cada uno siempre utilice el mismo idioma para dirigirse a los niños, para que consoliden bien cada lengua. También es frecuente que si hay dos idiomas en el ámbito familiar el niño tarde un poco más en hablar, aunque cuando lo haga dominará los dos idiomas. Para nosotros fue alucinante ver como Laia, que además fue muy precoz en el habla, en raras ocasiones mezclaba palabras, se dirigía desde bien pequeña perfectamente en catalán con su padre y la familia paterna y de igual manera en castellano conmigo y con la familia materna.

En el colegio, la lengua vehicular es el catalán. No me parece mal, aunque por lo menos en educación infantil (parvulario) encuentro que el castellano se deja quizá un poco de lado y queda en manos de las familias aportarles libros, canciones y otros instrumentos en esta lengua. Desde la escuela sería importante fomentar no sólo el bilingüismo sinó la competencia en tantos otros idiomas como fuera posible desde etapas bien tempranas en las que el cerebro es como una esponja.

También me he dedicado a observar un fenómeno que me llama la atención. A pesar de que en el colegio la lengua vehicular es el catalán y los niños lo aprenden perfectamente, muchas familias cuya lengua materna es el castellano, hablan a sus hijos en catalán, en ocasiones haciendo un gran esfuerzo. Las administraciones nunca agradecerán lo suficiente este gesto anónimo por la normalización lingüística. El fenómeno contrario aunque es menos frecuente también existe: padres catalanoparlantes que les hablan a sus hijos en castellano. En ambos casos, las familias tienen voluntad de que sus hijos aprendan bien ambos idiomas, seguramente mejor de lo que lo hicieron ellos mismos.

jueves, 21 de mayo de 2009

La píldora del día después y la nueva ley del aborto


Pues que queréis que os diga, yo creo que en nuestro país la educación sexual de niños y adolescentes sigue estando en pañales, por mucho que presumamos de país progresista con los últimos cambios en las normativas que afectan a la píldora del día después y a la ley del aborto.
La píldora del día después es un anticonceptivo de emergencia que evita el embarazo si se ha mantenido una relación sexual sin protección o si los métodos anticonceptivos han fallado, por ejemplo cuando se rompe el preservativo. El tratamiento es hormonal, el LEVONORGESTREL (1500 mcg), fármaco que actúa inhibiendo la ovulación, dificultando la fecundación y evitando la implantación del óvulo en el útero. Para que tenga efecto debe tomarse en las primeras 72 horas (aconsejable en las primeras 12 horas). Hay dos nombres comerciales: NORLEVO (lab. Chiesi) y POSTINOR (lab. Bayer).

Hasta el momento actual había que ir al centro de salud o de planificación familiar a que directamente te la dieran o a por la receta. De esta manera, se salta este circuíto, con el pretendido objetivo de disminuir la tasa de embarazo no deseado e indirectamente de aborto.

Yo creo que yendo directamente a la farmacia se pierde una excelente oportunidad para que médicos y enfermeras hagan educación sanitaria en materia de hábitos sexuales y prevención de las enfermedades de transmisión sexual. De alguna manera, y muy en boga con nuestra sociedad consumista, si tienes el dinero en mano, tienes la solución (y no hace falta que pienses ni por un momento qué es lo que pasa....). Da miedo que cierto colectivo utilice el fármaco como anticonceptivo habitual, teniendo en cuenta que es un medicamento con efectos secundarios y con contraindicaciones.

También la ley del aborto se verá en breve modificada. A mí no me parece mal que el aborto sea libre hasta la semana 14 tal como se quiere reflejar, y me parece bien que sea financiado por la sanidad pública. De hecho el aborto no era libre legalmente pero sí en la práctica, porque todo el mundo se acogía al supuesto de "riesgo para la salud psíquica de la madre", de forma que la ley lo que acaba haciendo sea legalizar algo que ya se está haciendo. Sin embargo, como en el caso anterior, no me cabe duda de que hay gente que utiliza el aborto como método anticonceptivo, como arrojan los datos: en un 32,4% de las mujeres que abortaron en el 2007, ése no era su primer aborto....

Otro dato peliagudo de la nueva ley es la posibilidad de que chicas menores de edad, a partir de los 16 años tomen esa decisión sin que se vean obligadas a obtener el consentimiento paterno. Si bien es verdad que a los 16 años una chica puede ser muy madura, no me cabe duda de que la experiencia sobre muchos aspectos de la vida es aún limitada....Me encuentro con opiniones ambivalentes: como profesional entiendo que las chicas puedan decidir al margen de sus padres, en cambio como madre me da vértigo sólo pensar que mi hija estuviera abortando con 16 años sin yo haberme enterado....

En fin, el debate está en la calle. Las dos nuevas propuestas igualan lo que hoy en día ya ocurre en muchos países europeos, sin embargo tal como he empezado diciendo la educación sexual no creo que sea igual, y a lo mejor por ahí habría que empezar, porque información hay si la sabes buscar, pero ¿formación?




miércoles, 20 de mayo de 2009

Unos tanto y otros tan poco

El sábado pasado me volvió a tocar estar de guardia. La presión asistencial ha bajado un poco, pero sigue habiendo bastante trabajo. De todas formas a primera hora la situación suele estar controlada y la espera es baja. Aproximadamente la quinta visita del día fue un niño al que su hermano había golpeado en la cabeza justo en una herida que una semana antes se había suturado, lo que había provocado un pequeño sangrado. Cuando llegaron al hospital la herida ya no sangraba y no tenía mal aspecto y en el "triage" lo valoraron. Cuando llegó su turno y pasó a mi box para visitarlo el padre fue muy seco conmigo, ni me miraba a la cara cuando le hablaba. La conversación fue algo así:
- Buenos días, ¿que le ha pasado al niño?
- No sé, se ha dado un golpe
- Y ¿cómo se ha dado el golpe?
- No sé
- ¿Qué estaba haciendo el niño?
- No sé
- ¿Cuándo se había hecho la herida anterior?
- Tú sabrás, mira en el ordenador
- ¿Le ha sangrado mucho?
- No sé

Contestó de la misma manera a todo lo que le pregunté. Con la enfermera nos pusimos a curar la herida y le sacamos los puntos anteriores. La verdad es que la herida no había cicatrizado muy bien y el traumatismo sobre la misma lesión no le había favorecido demasiado. De todas maneras la herida estaba limpia y no sangraba. Procedimos a curarla como se hace en estos casos y a explicarle al padre lo que había que hacer los siguientes días en casa.

- Y entonces, ¿no le hacéis nada?
- Mire, esta herida tal como está no se puede volver a suturar. Hay que irla curando como le hemos hecho ahora nosotros
- O sea que no le hacéis nada

Amalia: cuenta hasta 10. Y le vuelvo a explicar todo aunque ya el cabreo supongo que se me notaba.

Al final me dice:

- Es que estoy muy enfadado. Mi hijo se ha hecho una herida y sangra, y no me han atendido rápidamente, primero has visitado a un niño que sólo tenía mocos.

A lo que le contesto:

- Su hijo había sido valorado previamente y se le ha dado un nivel de urgencia: su lesión no es grave ni sangra de forma activa, así que ha esperado un cuarto de hora pero podría haber esperado mucho más tiempo sin problemas si la urgencia de otro paciente lo hubiera precisado. Nosotros nos organizamos el trabajo de la mejor manera posible y la gravedad del paciente anterior a usted no le incumbe: ni conoce sus antecedentes ni sabe su diagnóstico, así que por favor déjenos trabajar según nuestros criterios.

Como pasa de forma muy frecuente, se fue sin decir ni adiós ni por supuesto dar las gracias. Se te queda un mal cuerpo....Luego pude desquitarme: apenas 2 ó 3 visitas después, visité a otro niño por un motivo muy tonto pero que a los padres les angustiaba bastante. Les di bastantes explicaciones y ya al irse el padre de forma efusiva me dió la mano y me dijo: ¡Gracias bonita! (que tampoco hacía falta) y acto seguido sonrío y me guiñó un ojo (yo con sonrisa Profident, deseando que se marcharan....). Todo ello delante de su mujer. Tierra trágame....

Lo que decimos: unos tanto y otros poco. La mayoría de las personas a las que atiendo son amables y educadas. Yo intento tratar a todo el mundo de la misma manera, aunque es indudable que hay gente con la que tienes más "feeling" que con otra, supongo que eso nos pasa a todos en cada uno de los ámbitos de nuestra vida. Sin embargo hay un porcentaje de personas que vienen a la consulta con la escopeta cargada y se acaban expresando de forma agresiva y te acaban dejando de mal humor puesto que uno no se merece según qué comentarios y actitudes.

martes, 19 de mayo de 2009

Mamá, me he adelgazado

Hace unos días, Laia vino a la cocina donde estábamos su padre y yo haciendo la comida y me dijo toda seria: "Mamá, me he adelgazado". Aunque el primer impulso fue reírse, en realidad a mí no me hizo ni puñetera gracia. Le contesté que las niñas no tenían que adelgazarse, que lo normal es que las niñas estén creciendo y que cada vez midan más y pesen más (discursito que le volví a meter unos cuantos días después cuando me hizo de nuevo el mismo comentario).

Una vez más, una muestra de la intrusión del mundo adulto en el mundo infantil. Parece como si a los niños cada vez más se les robe la infancia. Niñas preocupadas por su cuerpo, hipersexualizadas. ¿Hacia dónde vamos?

Tirando del hilo, me explicó que en el patio con sus amigas hablaban de las dietas de sus mamás, de quién estaba más delgada, etc. Me horrorizó. Y me sentí culpable. Después del embarazo de Irene hice dieta durante una temporada y ella que es muy observadora se daba cuenta. No creo que haya que ocultarle a los niños si haces dieta o no, aunque quizá hemos pecado de hablar demasiado de kilos delante de ella (es un tema que sale de vez en cuando, pues los dos queremos perder esos kilillos de más...). Seguramente hay que enfocarlo desde el punto de vista de la salud y de lo importante que es una dieta equilibrada y obviar el tema estético, que es lo que debería ser realmente si no estuviéramos envueltos en la vorágine publicitaria que nos exige tener cuerpos perfectos.

Lamentablemente los trastornos alimentarios empiezan cada vez a edades más tempranas. No me extraña. A ver quién de mis lectores adultos pensaba en si adelgazaba o no a los 5 años....

lunes, 18 de mayo de 2009

Epílogo: ¡¡¡Nos libramos de la varicela!!!



Os explicaba hace unos días como mi hija mayor, Laia, pasó la varicela. La varicela que tuvo fui muy "light" aunque obligó al aislamiento con la consiguiente alteración de nuestro ritmo de vida cotidiano. Este viernes pasado hizo dos semanas, con lo cual puedo afirmar que la pequeña Irene y mi sobrina Emma ¡se han librado de la infección! La vacuna en el caso de ellas ha ejercido su labor protectora y frente al contacto con el virus, deben estar creando anticuerpos a tope.

La vacunación de las dos pequeñas es relativamente reciente puesto que se las pusimos entre los 12 y los 15 meses, hace aproximadamente un año. Laia, también la recibió a los 15 meses, y de eso hace 4 años. Cuando la vacuna ha sido puesta recientemente ofrece una protección más alta que cuando han pasado los años y se van perdiendo anticuerpos, y éste es el motivo por el cual en las recomendaciones anuales de la Asociación Española de Pediatría desde el año 2008 se incluya una segunda dosis de la vacuna de la varicela (que se indicaría como la triple vírica, a los 3-4 años). Mea culpa me despisté con Laia con la segunda dosis (es lo que tiene hacerte responsable de la salud -muy saludable en este caso- de tus hijos).

En el hospital he continuado viendo muchos casos de varicela. Y muchos casos en niños vacunados (con una dosis). Sólo dos casos con lesiones muy extensas. Uno de ellos, un niño de unos 3 años muy nervioso por los picores (y con su madre medio histérica - quiso colarse delante de todo el mundo-) y con algunas lesiones sobreinfectadas por el rascado. El resto varicelas muy leves, nada que ver con lo que se veía hace unos pocos años. Por eso no puedo dejar de recomendar la vacunación y me pregunto cuándo las administraciones se decidirán a incluirla dentro de las vacunas obligatorias y pasará a ser gratuita para las familias.

domingo, 17 de mayo de 2009

¡Al cole papis!

Desde hace algo más de un año trabajo en el Hospital de Nens de Barcelona, el hospital pediátrico más antiguo de Barcelona. En el año 1886, una hermana de la Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl junto con un doctor inician un dispensario que origina la fundación del Hospital de Nens Pobres de Barcelona en el año 1890. Inicialmente se especializó en solucionar trastornos nutritivos de los lactantes, sobre todo en caso de carencia de lactancia materna. Durante muchos años se centró en la atención de niños de familias con escasos recursos.


En la actualidad es un hospital moderno donde se encuentran todas las especialidades pediátricas.

Una de las iniciativas que se está poniendo en marcha desde hace unos meses es la "Escola de pares" (Escuela de padres). Es una iniciativa que consta de cursos y charlas que hablan de temas que afectan al desarrollo, las enfermedades y el día a día de nuestros hijos, y que ayudan a los padres a entender las diferentes situaciones que se pueden dar en la crianza. El primer curso es un taller sobre el postparto, donde se tratan diferentes áreas en relación con las primeras semanas tras el nacimiento: alimentación, desarrollo psicomotor, conocimientos de puericultura, etc.

Se han empezado a dar charlas en algunos colegios y para los próximos días hay organizadas unas charlas en el hospital de las cuales os paso la información.

  • Alimentación durante el primer año de vida: Lactancia materna/Lactancia artificial; introducción de los alimentos. Tendrá lugar el próximo jueves 21 de mayo de 10,30 a 12h en el Aula del Hospital (sótano de Odontología). Podéis ir acompañados del bebé.
  • Fiebre, vómitos, diarrea y otros síntomas clínicos frecuentes en los niños y niñas. Cuándo hay que ir al servicio de Urgencias
    Sábado 6 de junio de 10,30 a 12h en el Servicio de Pediatría (Consultas Externas). Habrá un servicio de acogida para los niños

Si os interesa ya sabéis. Ambas charlas son gratuitas (interesante en tiempos de crisis!)

viernes, 15 de mayo de 2009

Parece que vamos por el buen camino....

Hace unos días os comentaba que el chupete de Irene está en el corredor de la muerte. La intención de dárselo a la dragona Víbria de la Colla del Drac se mantiene.

Le comenté a Eli, la señorita de Irene, el tema y me facilitó junto al programa de las fiestas, una carta de la dragona a los niños en la que les anima a regalarle el chupete, argumentando que ya son grandes y que ella los cuidará muy bien. Ya he enviado un e-mail para que en el momento oportuno, la llamen por su nombre y ella misma, santa inocencia, entregue su tesoro.

Por otro lado en casa vamos haciendo el trabajo de comida de coco. La primera vez que le dije que el chupe se lo llevaría un dragón, se puso a lloriquear ("No tute, no"). Luego argumenté que era el dragón de Sant Jordi y como tiene reciente la historia de la leyenda, ya le hizo un poco más de gracia.

El domingo pasado inauguraron una nueva biblioteca pública muy cerca de casa (¡ya era hora!). Está en un edificio con pasado histórico - una antigua fábrica textil-, que han rehabilitado (Can Saladrigas). El resto del edificio está dedicado a otras actividades sociales, una de las cuales está reservada para los gigantes y los dragones del Poblenou. En este barrio el ambiente es festivo con cualquier excusa, cosa que nos encanta. Aprovechando la inauguración los dragones salieron de paseo, momento en el que aprovechamos para enseñarle a la Víbria y volverle a explicar que se llevaría su chupe.

La muestra de que vamos por el buen camino la tuve claramente ayer por la mañana. Se levantó a las 7 y media justo detrás de mí. Con su luminosa sonrisa me viene a abrazar y lo primero que me dice: "mama, tute nonarem al dac" (traducción lenguaje Irene al catalán: "mamá, el xumet li donarem al drac" - "mamá, el chupe se lo daremos al dragón"). Más contenta que unas pascuas me fui a hacer los desayunos. El día 25 les explico el final de la historia. Hagan sus apuestas: ¿triunfaremos?

jueves, 14 de mayo de 2009

Imaginándome mi vida sin hijos

Hace unos pocos días me puse por la mañana a ordenar un poco la ropa de las niñas y a cambiar la ropa de invierno por la de verano. Me dió también por revisar los zapatos que tengo guardados y ordenarlos (básicamente zapatos nuevos, de antes de andar y chanclas de piscina) y me dió mucha ternura y tontería cuando vi los zapatitos de los primeros meses, cuando eran unas bebés casi acabadas de nacer. Tuve hasta un flash y me volví a ver a mí misma embarazada. Supongo que estoy también algo sugestionada por recientes embarazos a mi alrededor.

Como advertí mi estado de locura transitoria y antes de hacer cualquier tontería de la que luego me arrepienta de por vida, decidí hacer un ejercicio de imaginación, pensando en lo que sería mi vida en la actualidad sin hijos (sin hijas en este caso).

Cosas que se me ocurrieron:
  • No tendría que madrugar TODAS las mañanas

  • Estaría bastante al día de la cartelera de cine y de teatro

  • Creo que ya habría acabado mi tesis hace 2 ó 3 años

  • No estaría pagando este pedazo hipotecón

  • Pesaría 5 kilos menos (y eso sin haber tenido que estar varias semanas a dieta)

  • Podría ir al gimnasio más a menudo

  • Me apuntaría a clases de baile flamenco

  • Devoraría los libros todavía a más velocidad

  • Podría salir por la noche sin tener que planificarlo con una semana de antelación

  • No me fastidiarían los fines de semana con viento y lluvia

  • Habría recorrido muchísimos kilómetros en mis vacaciones

  • No me angustiaría si la nevera estuviera vacía durante más de 30 minutos

  • Podría tener relaciones sexuales en horarios diferentes

  • No tendría que hacer tantos ejercicios del suelo pélvico

  • Podría dejar de hacer "turnos" con mi marido

  • Haría la siesta cuando me diera la gana

  • Podríamos salir de fin de semana sin tener la sensación de que llevas la casa en el maletero del coche

  • Mi casa estaría (casi) SIEMPRE limpia y ordenada
Otro día me animo con la lista de cosas que hago y que no haría en caso de no tener a mis retoños (esta vez se trataba de alejar pensamientos "impuros", jeje)

miércoles, 13 de mayo de 2009

El momento más "sexy" y "feliz" de toda mujer

Con una de mis mejores amigas un día nos reíamos (a toro pasado, claro) del momento más sexy de toda mujer: el postparto. Te duele todo por arriba y por abajo, sangras, estás tan cansada de no dormir que ya no piensas con claridad, las hormonas están revolucionadas y dejas de saber si realmente eres feliz por tener por fin a tu hijo contigo o eres una desgraciada encadenada a un nenuco llorón que nunca más tendrá libertad ni siquiera para cortarse las uñas de los pies.

Aunque no me puedo quejar de mis postpartos visto lo visto (a pesar de mis heridas de guerra, que tenerlas, las tengo), me tocaron dos nenucos llorones, que por otro lado hay que reconocer que es lo más habitual....y las primeras semanas fueron muy cansadas. Recuerdo en el segundo embarazo al final, a pesar de estar gorda y pesada, no tenía ninguna prisa por parir....¡ya sabía lo que se avecinaba!

He leído recientemente un post en un interesante blog sobre la depresión postparto o los sentimientos de tristeza que se dan en el puerperio donde dan algunos consejos a los padres, para que alivien un poco esa época de su mujer (y no se la tengan en cuenta). A pesar de los cambios hormonales, estoy convencida de que la falta de sueño es el principal ingrediente de los sentimientos negativos. Yo experimento unos sentimientos muy similares al postparto después de una mala guardia, con la diferencia de que puedo recuperar el sueño más o menos, y cuando tienes un bebé pequeño no te queda más remedio que seguir al pie del cañón 24 horas al día, 7 días a la semana. Es como estar de guardia contínua, además con la sensación de no ver el final del túnel: te piensas que tu vida en adelante siempre va a ser así.

Tras un parto difícil o una cesárea, que es una intervención quirúrgica, casi de inmediato tienes que atender a tu pequeño. Habitualmente tras una operación (diferente de la cesárea) a las personas se les suelen conceder ciertas licencias para que descansen y se recuperen. Con un recién nacido no tienes esta opción.

Las visitas de los recién nacidos en Urgencias casi siempre tienen que ver con problemas de puericultura. A veces ni siquiera son problemas sinó más bien dudas existenciales que a uno le asaltan cuando de repente, tienes una gran responsabilidad entre tus brazos. Las mamás recién paridas me dan mucha ternura, me solidarizo con ellas. Generalmente vienen ojerosas, con una coleta mal hecha y la primera ropa que han pillado (que ya no queda tan mona cuando ya no estás embarazada), abrumadas por el pecho, el llanto, el peso, las cacas....Siempre me ha sorprendido (me pregunto ¿cómo lo hacen?) ver la otra -poco habitual- cara de la moneda: esas otras recién paridas que se recuperan tan rápida y milagrosamente y que vienen enfundadas en sus estrechos tejanos, bien peinadas, maquilladas y enjoyadas. Todo hay que decirlo, que estas últimas casi siempre han tenido un parto corto y con pocas complicaciones, casi nunca dan el pecho y tienen bebés súúúúper tranquilos. Seguro que en estos casos la tormenta hormonal ¡ha pasado de largo!

Os adjunto un gráfico del libro que os recomendé el otro día, "El niño feliz". Refleja como la combinación del temperamento de la madre y del niño hacen que las primeras semanas sean más o menos fáciles



martes, 12 de mayo de 2009

Laringitis y somatización

El domingo por la noche volví a estar de guardia. A eso de la una de la mañana vino un chaval de 13 años con dificultad respiratoria, que había sido diagnosticado previamente de laringitis. Cuando entró en la consulta, hablaba sin voz y emitía un sonido respiratorio que se conoce con el nombre de estridor (os paso el enlace para que oigáis lo que es un estridor, porque no he conseguido incluir el vídeo directamente....). Las enfermeras le había tomado las constantes y todas estaban correctas.

Los padres entraron muy demandantes y me atosigaron un poco inicialmente. Por lo visto el chaval llevaba con una laringitis durante 3 semanas sin que hubieran visto mejoría de los síntomas de forma constante. Llevaba toda la batería inimaginable de fármacos (y a las dosis máximas) que se puede pautar en estos casos. Se habían realizado multitud de exploraciones complementarias obteniendo resultados normales en todos los casos. Incluso el otorrino le había mirado directamente las cuerdas vocales con un laringoscopio en alguno de los momentos en los que estuvo peor y no vió ninguna inflamación ni alteración de las mismas. El niño ya llevaba 3 semanas sin ir a clase y los padres estaban enfadados con los médicos porque no descubríamos qué le pasaba a su hijo.

La historia me acabó oliendo un poco a chamusquina porque:
  • El niño no había mejorado en un tiempo prolongado a pesar de llevar tratamiento correcto y con todas las pruebas estrictamente normales
  • Los padres relataban unos síntomas extrañísimos en la voz en la hora posterior a tomar la dosis de corticoides
  • Cuando venía a Urgencias mejoraba de forma espectacular a los pocos minutos de administrarle la mascarilla (cosa que no suele suceder)
  • Esta es una patología más propia de niños más pequeños. En cambio, los 13 añitos hoy en día son una edad extremadamente difícil......

Envié al niño a otra sala a que las enfermeras le pusieran la mascarilla (a la que sólo le pauté suero, sin medicación), cerré la puerta y cogí el toro por los cuernos....Les comenté a los padres muy suavemente que me parecía bien que completaran el estudio y se descartara completamente patología médica (ya que más de un tumor cerebral ha ido a parar al diván de un psiquiatra), pero que tuvieran en la recámara la idea de que era posible que hubiera algún factor psicológico implicado....La madre que inicialmente venía tensa me miró con cara de alivio como si hubiera dicho lo que su subconsciente le estaba susurrando. El padre se puso a la defensiva, negando que su hijo pudiera tener algún problema, ¿qué problema va a tener un chaval de 13 años? (sin duda la peor manera de afrontar los problemas: negarlos).

Efectivamente el niño mejoró espectacularmente con placebo, y se marchó hablando perfectamente y sin ningún signo de dificultad para respirar, lo cual reafirmó mi teoría. Espero que a la luz del día los padres hayan madurado las cosas que les dije y decidan poner los mecanismos para ayudar al niño, pues bien podría tratarse de un caso de somatización (en el cual los síntomas no están bajo el control voluntario), o bien directamente de un caso de simulación (a lo mejor tras haber tenido realmente laringitis al inicio). En ambos casos, habría que plantearse tratamiento psicológico y dejarse de tantos corticoides.

lunes, 11 de mayo de 2009

¿Tú concilias?

El sábado me tocó trabajar de 9 de la mañana a 10 de la noche. Era uno de los turnos en los que tenemos "permiso" para salir del hospital durante 2 horas para comer. Los médicos nos ponemos de acuerdo para irnos solapando de forma que los pacientes queden atendidos. Cuando sé el horario en el que me toca salir a comer, llamo a mi marido para avisarle. Algunas veces me viene a recoger y vamos a comer a casa de mis suegros o de mis padres y así él mata dos pájaros de un tiro: no tiene que cocinar y hacemos una visita familiar.

Mis padres están fuera y no había planes de ir a comer a casa de los suegros, así que la comida en principio era en casa. Como fuera que la mañana se complicó, hasta la una aproximadamente no llamé a mi marido para comunicarle que mi horario de comida iba a ser de las dos a las cuatro de la tarde. Por la mañana antes de irme le había advertido que era imprescindible que fuera a comprar pañales para Irene que casi no quedaban.

Conversación teléfonica a la una y cuarto aproximadamente:

- Hola cariño, ¿qué tal?
- Bien, un poco cargado, vengo del Mercadona de comprar.
- Me toca salir de dos a cuatro, así que estoy en casa a las dos y media.
- Muy bien. Y ¿qué hago de comer?
- No sé, tú mismo. Hoy tú estás al mando.
- ¿Y a las niñas?
- Tú verás....
- ¿Y qué hay en la nevera? (menos mal que no me preguntó como en el chiste: ¿y dónde está la cocina?)
- Pues prácticamente nada....
- Bueno ya me apaño
- Vale, hasta luego

No sé si en ese momento recula al Mercadona y completa la compra, o ya había comprado anteriormente (puesto que los pañales aparecen en un ticket y el resto en otro). Les detallo la lista de la compra:

- Pañales talla 5 ....................................16,99
- Alubias..............................................0,44
- Garbanzos..........................................0,44
- Alubias pintas......................................0,69
- Ensaladilla rusa....................................1,75
- Ensaladilla rusa....................................1,75
- Salsa brava.........................................0,77
- Mayonesa...........................................1,51
- Salsa cóctel.........................................0,86
- Pack de 3 cepillos de dientes.....................1,00
- Pack de 3 cepillos de dientes.....................1,00
- Desodorante........................................3,50
- Desodorante........................................3,50

El Mercadona está en la planta de arriba del mercado y hay que pasar por él para acceder a comprar lo que he detallado....pero del mercado no me he encontrado ningún ticket.

Finalmente llegué a casa a las dos y media según lo previsto

El menú consiste en:

- Ensaladilla rusa (de pote, de la de la lista)

- Tortilla de patatas chamuscada

- Revoltillo de fritanga del congelador (croquetas, empanadillas,...)

Obvia decir que en el hospital por la tarde merendé....Aunque no debo quejarme: viendo la lista de la compra igual otro día me toca comerme uno de los seis cepillos de dientes. Eso sí aderezado con salsa a elegir (brava, cóctel o mayonesa)

domingo, 10 de mayo de 2009

El amor


"El amor sabe reconocer los logros de un hijo o una hija y le felicita por ellos, porque el niño necesita contínuamente del estímulo, del aliento y de la motivación para seguir adelante (...).

El amor requiere atención y tiempo para escuchar y ayudar al niño a resolver sus problemas y dificultades, que por nimios o insignificantes que nos parezcan a nosotros, para él son el centro de su vida.

El amor busca la verdad y la autenticidad y, sobre todo, el respeto, y por ello, sus respuestas son siempre sinceras. Por consiguiente, detesta la mentira y bajo ningún pretexto espera de un hijo que mienta ante otros para hacer quedar bien a sus padres.

El amor no tiene inconveniente en reconocer sus errores y admitir sus equivocaciones, de la misma forma que sabe señalar, con tacto y en su debido momento, las ajenas, sin humillar jamás.

El amor es sereno y reflexiona a la hora de tomar decisiones o de establecer compromisos, pero no vacila a la hora de cumplirlos.

El amor no es colérico ni se deja llevar por la ira, no comete injusticias ni actúa sin pensar. El amor es calmado y tolerante, y sabe medir las consecuencias.

El amor es comprensivo porque reconoce las necesidades y los intereses del niño, y por eso llega armado de paciencia, calma, dulzura y amabilidad.

El amor se toma las cosas con calma y siempre piensa dos veces antes de hablar o de actuar porque sabe que hay algunas cosas que son irrevocables: la bofetada cuando se nos ha ido la mano, la palabra una vez dicha, la ocasión después de ida y el tiempo que se ha escatimado.

El amor sabe que la educación no se limita a transmitir conocimientos, sinó que también debería inculcar valores. El amor respeta las diferencias de criterio, pero busca un consenso alrededor del respeto, el diálogo, la paz, la justicia y la solidaridad (...)

El amor no espera recompensas, no busca gratificaciones ni agradecimientos, no regatea esfuerzos y no escatima tiempo. El amor no espera rentabilidad inmediata, pero se sabe a sí mismo como la mejor inversión de futuro (...)

El amor no es jactancioso ni tirano, el amor no es dictador ni colérico, el amor pacta y escucha. El amor tampoco sobreprotege, no ignora ni asfixia la personalidad del niño. El amor no impone, guía. No exige, orienta. No somete, educa.

El amor es flexible, entusiasta y confiado. No intenta disciplina mediante el miedo, la culpa y el castigo, sino mediante el cariño, la persuasión y el aliento. El amor convence, no fuerza. Emociona y no altera. Jamás insulta ni hiere.

El amor canaliza sugerencias e iniciativas, pero no tolera caprichos ni tonterías, ni mucho menos se las permite a sí mismo (...)

El amor ve al hijo como un regalo, nunca como una carga, ni mucho menos como a un súbdito, y no espera del hijo que cumpla el sueño que el padre no pudo realizar (...)

Y por último, lo más importante: el amor a un hijo no exige amor a cambio, sólo trata de ganarlo"

Extraído del libro "El club de las malas madres", de Lucía Etxebarría y Goyo Bustos (MR Ediciones), uno de mis regalos de Sant Jordi. Me lo he leído del tirón. Es un libro excelente sobre la educación (maternidad, escuela, sociedad, "ingredientes" para educar, televisión, abusos sexuales). Hay mucha gente a la que no le gusta Lucía Etxebarría por su feminismo y por no tener pelos en la lengua. Incluso a esas personas les recomiendo este libro. Goyo Bustos es profesor y escribe gran parte del libro, con interesantes conclusiones después de años de experiencia educando niños y observando las conductas de los padres y la interacción con sus hijos.

sábado, 9 de mayo de 2009

"No siempre lo que veas con mayor frecuencia es lo mejor"

Después de haber trabajado en diferentes hospitales, he podido observar que cada lugar tiene unas particularidades que lo acaban definiendo. A pesar de que la medicina sea la misma, sin ser mejor o peor, puede ser diferente. En cada sitio de los que he estado he aprendido muchas cosas. Ver cómo trabajan otros equipos médicos siempre me ha parecido muy enriquecedor y de cada sitio "algo me he llevado".

Sin embargo también cada equipo tiene sus "vicios". Estos vicios se repiten por inercia y es frecuente que entren nuevos médicos a trabajar y los acaben también integrando en su quehacer. Por ejemplo en mi anterior hospital casi todos los niños ingresaban con una vía y un suero, cosa que en muchísimas ocasiones es totalmente innecesario.

Hace unos días cuando acabé mi turno, dejé a un niño de año y medio en observación en Urgencias con un broncoespasmo moderado (una bronquitis). Al pasar el parte a las enfermeras, una de ellas me preguntó acerca del tratamiento y acerca de por qué no le había puesto el tratamiento antiinflamatorio por vía endovenosa. Le respondí: "No siempre lo que veas con mayor frecuencia es lo mejor", y le expliqué las ventajas e inconvenientes del tratamiento endovenoso versus el oral.

Seguramente la mejor manera de evitar algunos "vicios" es protocolizar la asistencia. Los protocolos médicos son documentos que describen la secuencia ordenada de tratamiento en cada proceso patológico. Los protocolos deben hacerse en base a la evidencia científica del momento y actualizarse regularmente, lo que supone no poco esfuerzo, pero su uso facilita la labor del equipo y unifica criterios.

viernes, 8 de mayo de 2009

Tristeza


En medio de toda la euforia que se respira en la ciudad por las dos últimas gestas culés, nosotros estamos tristes. Tristes por compartir la tristeza ajena: ayer fuimos al funeral de la madre de uno de nuestros mejores amigos. Por suerte, todavía estamos en una fase de la vida en la que asistimos a más bodas y nacimientos que a funerales.

La muerte siempre viene a destiempo, pero hay situaciones más imprevistas que otras y ésta ha sido una de ellas.

Nuestra educación y nuestra sociedad no nos preparan lo suficiente para asumir la muerte de un ser querido, porque aunque desde niños es un concepto que aparece en cuentos o en películas, es realmente un tema tabú. De la muerte generalmente no se habla....hasta que hace su presencia y no queda más remedio.

Cuando nos enteramos el lunes, mi marido y yo nos quedamos un poco aturdidos, no sabíamos si llamar o no a nuestros amigos. Parece que si llamas molestas y si no lo haces, que no te importa....Finalmente en el funeral pocas palabras le dije a Manolo, solamente lo abracé tan fuerte como pude intentando aliviar un poco su sufrimiento de estos momentos, queriendo con ese gesto quedarme con parte de su dolor para que no le pesara tanto.

La muerte de una madre debe ser un momento crucial en la vida. Pienso sin haberlo vivido (y espero que pasen muchíííííísimos años antes de que me toque pasar ese trance), que cuando se va tu madre, una parte de tí también se va con ella. La ausencia de la persona que te dió la vida debe ser un hueco difícil de llenar. Seguro que a partir de ese día, en muchos momentos de la vida uno se debe preguntar "¿Y qué pensaría mamá de esto?"

A los niños también les afecta la muerte de un ser querido. Muchas veces los adultos podemos tener la percepción de que los niños no se enteran, y la verdad es que a su manera se enteran, y mucho. A mí me parece importante explicarles las cosas de forma suave y sin mentirles, siendo mejor que se enteren por personas cercanas y no por otros. Debemos contestar sus preguntas y mostrar también nuestros sentimientos. Los niños también entristecen, los más pequeños pueden mostrar conductas regresivas (volverse a hacer pipi encima, etc), y es bueno recordarles a la persona que se ha ido y los buenos momentos vividos junto a ella. El tópico de que la persona fallecida está en el cielo o ha pasado a ser una estrella me parece además de bonito, una buena idea para que la mente infantil, acostumbrada a la fantasía y a los simbolismos asuma la ausencia.


jueves, 7 de mayo de 2009

¿Adiós chupete?

Este es un tema que ya me da un poco de remordimiento de conciencia a sabiendas de que quién escribe recomienda quitar el chupete a los churumbeles a los dos años si no se ha podido antes (y querer es poder aunque a veces los padres nos hagamos los remolones...)

El chupete es un instrumento prodigioso. Tiene una capacidad para calmar a los niños que ya la quisiéramos muchos y es curioso que mientras algunos niños darían su reino por él, hay otros que en su vida le harán ni puñetero caso. Supongo que debe figurar entre los inventos más ingeniosos de la humanidad. A pesar del paso del tiempo ha sufrido pocas modificaciones.

Aparte de calmar las emociones mediante la succión no nutritiva, recientemente se ha demostrado protector en el caso de la muerte súbita del lactante (atención al link, también habla del colecho). Si bien esta protección es mientras el niño es lactante. Posteriormente el chupete favorece las otitis medias (multiplica por dos la probabilidad), malforma las arcadas dentarias (algo que vemos con cierta frecuencia y que buenos dineros en ortodoncia puede acabar costando), dificulta una posición correcta de la lengua afectando con ello al desarrollo del lenguaje (sobre todo si juntamos mal posición de los órganos fonadores de la boca con otitis de repetición que originan una audición deficiente). Los expertos, de hecho, recomiendan retirarlo a partir del añito, que justo es cuando más vicio cogen los críos. En mi caso lo que sí he conseguido con las dos niñas es restringirlo bien pronto al sueño y a momentos de gran enfado.

Aunque la pequeña Irene en momentos sigue siendo "mi bebé" (será porque es la pequeñina, será por su forma de ser "osito de peluche"), bien es cierto que ya hace más de dos meses que cumplió los dos añitos. Ya desde Navidad me barrunta por la cabeza la idea de que el chupe (el "tute" como lo llama ella) tendría que desaparecer de escena. La Navidad es una excelente oportunidad para deshacerse del instrumento, lo malo es que de una a otra hay que esperar un año.... Con Laia lo hicimos así: unos días antes ya le fuimos advirtiendo de que el Papá Noel se llevaría sus chupetes a cambio de traer regalos. A sus dos añitos recién cumplidos, me ayudó a poner la colección en una caja de zapatos y luego puedo descubrir que junto a los regalos estaba su caja de zapatos vacía....Nunca más volvió a pedir el chupete (¡sangre fría, mi niña!).

La Navidad pasada mi pequeña todavía no tenía los dos años. Le intenté colar el rollo del Papa Noel y de los Reyes, pero me miraba como si le estuviera contando un cuento chino y se reía, creo que no entendió para nada lo que le explicaba...Y me parece bastante mejor que ellos mismos se deshagan del chupe. Luego llegó el mal dormir con el cambio de la cuna a la cama y el tema chupe está aparcado....(y ahí sigue en mi conciencia) temiendo a las malas noches que están por venir (y que se sumarían a las que ya ahora tenemos....)

Dentro de unos días son las fiestas de mayo del Poblenou. Podremos volver a ver a la Colla del Drac e intentaremos aprovechar que la Víbria cada vez que sale va recogiendo chupetes (hay una canción especial para ello -ver el enlace-) y a ver si tenemos suerte....tengo que empezar la mentalización, jeje. Mi madre me convenció para que tirara mi chupe por una alcantarilla, ¡qué poderosa la mente del adulto sobre la de un inocente niño!

Historias sobre el chupete, mil y una. La verdad es que me impresiona ver niños de 3 e incluso 4 años en la consulta que lo llevan puesto constantemente (con sus boquitas deformes). Hace un tiempo visité a una niña de 4 años y pico con fiebre y al finalizar la madre me preguntó en voz bajita como quién explica un secreto si la fiebre podía ser de causa psicológica....le acababan de quitar el chupete a sus 4 añazos (por presiones en el colegio y no por iniciativa propia) y la madre juzgaba que su hija estaba traumatizada por ello.

En fin, ya os contaré dónde acaba el chupe de Irene (dragona, alcantarilla o algún otro truco del almendruco) pero ha empezado su cuenta atrás (10, 9, 8, 7, ....)

miércoles, 6 de mayo de 2009

Lo insoportable que puede llegar a ser "la varicela"....



Lo insoportable que puede llegar a ser la varicela....Y más que la varicela, mi hija con varicela propiamente.....

El aislamiento para no contagiar (aunque hemos salido algo para recaditos y algún viaje al parque advirtiéndole que fuera lo más antisocial que hay sobre la faz de la tierra), está afectando a sus neuronas en pleno delirio primaveral.

La mejor versión de Laia monstruíto, salpicada de 20 costras mal contadas. Sin fiebre ni picor ni ná de ná....Cuando está su hermana, pues a fastidiarla. Si no está, pues a fastidiar a mamá. Y eso que me he armado de paciencia y de hábitos de buena madre: le he leído cuentos, he jugado con ella a cartas, he sido espectadora de sus actuaciones musicales, le he dejado ver la tele un ratito por la mañana y otro por la tarde, en fin....

Pero a partir de las 5 ó las 6 de la tarde y hasta la hora de dormir, en esta semana fantástica en la que su papá tiene un curso que ocupa toda la tarde y estoy en minoría (dos contra una), el monstruíto no para....Curiosos estos síntomas del virus varicela-zóster....Y eso que me estoy disciplinando en esto del buen querer y del buen educar: sin gritos de verdulera, sin cachetes, sin broncas....pero de aquí al Psiquiátrico, un pasito.

No entiendo a mis compis pediatras (y a algunos papás) que ante cualquier enfermedad del niño pautan el encierro domiciliario en plan búnker aunque el niño esté "pipa". Será que el sentido común es el menos común de los sentidos....

PD: Pero a fastidiarse, va en el lote. Waiting for charming Laia (que haberla hayla)

martes, 5 de mayo de 2009

Intoxicación por fármacos

A las pocas horas de ver al niño que les comentaba el otro día con la sospecha de ingesta de bayas, llegó otro con sospecha de ingesta de ibuprofeno. En medicina ocurre esa cosa curiosa: a lo mejor te pasas meses sin ver una enfermedad y luego en espacio de tiempo corto ves dos iguales o muy similares.

El ibuprofeno como sabéis es uno de los fármacos más utilizados en la infancia. Ha ido sustituyendo a la aspirina (infantil) que se nos daba a los de mi quinta cuando teníamos fiebre o nos dolía algo. Junto con el paracetamol, constituyen los fármacos que se suelen dar más a menudo. Es un fármaco excelente y aunque tiene un margen muy amplio entre la dosis terapéutica y la dosis tóxica, tiene un sabor dulzón y a más de uno lo puedes pillar dándose un "lingotazo". Las marcas comerciales que yo tengo por la mano tienen tapón de seguridad....aunque los padres a veces lo quitan (craso error, porque para algo está).

Cuando llega un niño con sospecha de ingesta por un fármaco, y está asintomático, lo primero que hay que averiguar es la cantidad total que ha podido ingerir y cuánto tiempo ha transcurrido. No siempre los padres recuerdan lo lleno que estaba el envase o en el caso de pastillas, cuántas quedaban en el blister. Siempre hay que actuar teniendo en cuenta la cantidad máxima que se puede calcular, descontando si hay restos en el suelo o en la ropa, si ha vomitado, etc.

El ibuprofeno se administra a unas dosis estándar entre 5 y 10 mg por kilo y dosis (cada 6-8h) con una dosis máxima al día de 40 mg/kg. Tal como os he comentado hay bastante margen y la dosis es tóxica cuando supera los 100 mg/kg. El niño que visité parecía haberse cepillado un frasco entero, que por su peso equivalía a unos 140 mg/kg, así que había posibilidad teórica de intoxicación y hubo que tratarlo, aunque afortunadamente no desarrolló síntomas.

En el caso de los fármacos, hay muchas diferencias:
  • Fármacos que con muy pequeñas dosis pueden tener toxicidad muy elevada (por ejemplo los antiarrítmicos o algunos antidepresivos)
  • Fármacos con los que no suele ocurrir nada (anticonceptivos orales, amoxicilina)
  • Fármacos que tienen un margen muy amplio (ibuprofeno, paracetamol)
  • Fármacos que tienen antídoto
No obstante siempre lo mejor es la prevención y por algo en los medicamentos reza aquello de "mantener fuera del alcance y de la vista de los niños".

Con los fármacos también hay posibilidad de "accidentes a dúo". Y os explico un ejemplo. Mi hija mayor siempre ha sido muy mala para tomar fármacos. Además es muy prudente. Nunca he tenido percepción de peligro si los medicamentos quedaban a su alcance. Mal hecho por lo que veréis que pasó. Cuando nació la pequeña, era invierno, ella era un poco canija y estaba con lactancia materna exclusiva. Con la pediatra del ambulatorio acordamos darle unas semanas suplemento de vitamina D. La vitamina D está implicada en el metabolismo del calcio y es de vital importancia para evitar el raquitismo. Tenía yo las gotitas preparadas cuando me llamaron por teléfono....Cuando volví, Laia estaba volcando el potecito en la boca de su hermana pequeña.....Suerte que el mecanismo era gota a gota y no estaba manipulado, sinó hubiera tenido riesgo de intoxicación. Aprendí que había que extremar todavía más las precauciones: con dos hijos, el riesgo es más del doble.




lunes, 4 de mayo de 2009

Habemus varicela

Hace apenas 3 días colgué un post sobre el megaloeritema comentando que ya estábamos en la época del año en la que más casos vemos. También me refería a que había bastantes casos de varicela. En estas últimas semanas he diagnosticado a muchos niños de varicela en el hospital. Ingenua de mí ya hace unos días que tenía al "enemigo" en casa.

Este fin de semana largo hemos estado fuera en una casa rural en el Baix Empordà. Nos ha ido de perlas para desconectar un poco y para empezar a disfrutar del buen tiempo que ya iba tocando. El viernes cuando ya estaba todo cargado en el coche se acerca mi hija mayor, Laia y me dice:
- Mama, tengo un granito que me pica mucho. Sin darle demasiada importancia porque con su piel atópica los picores son frecuentes me dispongo a examinar al susodicho granito....que ya tenía toda la pinta del granito de varicela cuando el niño se lo ha rascado. La reviso por el resto del cuerpo y apenas 8 ó 10 lesiones similares en estadios muy precoces (de hecho la noche anterior la había bañado sin objetivar nada). Ya con la certeza de la varicela, y encontrándose bien, decidimos salir igualmente, avisando a mi hermana del hallazgo del día.


Laia está vacunada de varicela y está teniendo una enfermedad muy suave (varicela breakthrough). No ha tenido fiebre, no creo que tenga más de 20 ó 30 lesiones, algunas de ellas con una evolución abortada (que ni siquiera ha llegado a fase de vesícula), y aunque aún tenemos algún día por delante, creo que será un cuadro más bien discreto que ya hubiera querido para mí en el momento en qué crucé mi camino con el virus varicela-zóster. Como ya comenté en otro post, la vacuna de la varicela evita la enfermedad aproximadamente en un 80% de los niños vacunados, aunque evita casi el 100% de las varicelas complicadas. No me extraña que Laia, a pesar de ser un torete bravo y no enfermar casi nunca haya caído, en su colegio y en su clase ha habido varicela para aburrir.....y ya se sabe "tanto va el cántaro a la fuente...".


Como les decía mi varicela no tuvo nada que ver. La cogí a los 17 años, con el momento álgido de la enfermedad en el momento justo en el que tenía que hacer la selectividad. Un chollo, vamos. Aunque el médico me había recomendado el aislamiento, no me pude jugar mi futuro dejando el examen para septiembre. El primer examen lo hice en muy malas condiciones, con el cuerpo lleno de lesiones y con fiebre. Mi hermana el día de antes me repasaba, estando yo en la cama a 40º de fiebre, los apuntes de los filósofos griegos y de Kant. Lógicamente a los 15 días la que tuvo que vérselas con el virus fue ella, en plena excursión familiar a la Expo'92 de Sevilla (además en pleno verano andaluz, ¡qué delicia!)


Con esta alta contagiosidad, me temo que en 15 días tendremos nuevos casos familiares: la pequeña Irene y mi sobrina Emma. Ambas vacunadas, pero que han dormido y compartido juegos estos días con Laia. Hemos estado bastante tranquilas pensando en la cobertura de la vacuna. Espero que no tengamos que lamentarnos del fin de semana....


domingo, 3 de mayo de 2009

Un niño es como un árbol



Un niño es como un árbol: para que crezca, hay que regarlo en el colegio, pero debe venir abonado de casa


(o viceversa)
PD: ¡¡Feliz día de la madre!!

sábado, 2 de mayo de 2009

Los niños y la crisis

Las recientes cifras económicas son espeluznantes. La verdad es que llegar a los 4 millones de parados en nuestro país, más de 600.000 en mi comunidad, es deprimente. Lo que más me ha impactado es que hay un millón de hogares en los que todos sus miembros están en paro. De esos hogares, seguro que hay muchos de familias con hijos.

Los niños escuchan las noticias y oyen conversaciones de adultos y sacan sus conclusiones. Aunque desconozcan el origen de la crisis y el significado de la misma, no son ajenos a sus consecuencias y su instinto les dice que la cosa es seria. El otro día hablaba con mi hija mayor sobre algo que no había salido como nosotros esperábamos, ahora no recuerdo exactamente cuál era el tema, aunque no tenía ninguna relación con cuestiones económicas o laborales. En un momento de la conversación, puso el semblante serio y con su gesticulación de señorita Pepis, me dijo: "Mama, debe ser por culpa de la crisis".

Cuando hay problemas económicos, la salud se afecta y el humor cambia. Esto afecta a las relaciones familiares. Nosotros no nos podemos quejar, tenemos trabajos estables y nuestros allegados más cercanos también. Pero en nuestra vida hemos tenido momentos de apretón económico y se pasa muy mal cuando hay que calcular al milímetro los gastos y cuando hay épocas en las que crees que no vas a llegar a final de mes. Y más con criaturas a tu cargo con las que hay gastos que no puedes restringir.

Quizá una lectura positiva: en una sociedad de consumo en la que los niños aprenden que todo se puede comprar y que sólo tienen que pedir por su boca, a lo mejor esta época de vacas flacas sirva para apreciar más lo que se tiene, disfrutar de bienes no materiales olvidándose de caprichitos y valorar el esfuerzo que puede suponer ganarse el pan.

viernes, 1 de mayo de 2009

Megaloeritema epidémico

Aunque muchas enfermedades las acabamos viendo en cualquier época del año, hay algunos virus que tienen predilección por algunas estaciones. Es el caso de la varicela y del megaloeritema infeccioso, que son algo más frecuentes en la estación primaveral como en la que nos encontramos.

El megaloeritema infeccioso también se conoce como eritema infeccioso y antiguamente como quinta enfermedad. Es una enfermedad exantemática (de las que van con "manchitas" en la piel). Está causado por el parvovirus B19.

El contagio se produce con el contacto íntimo con una persona infectada y el periodo en el que resulta más contagioso es entre los días 6 y 15 de la infección (días en los que a veces no han salido las lesiones). Se incuba durante una o dos semanas sin que en este periodo se detecten síntomas evidentes. No es un virus especialmente contagioso, pero es posible que se produzcan pequeñas epidemias en colegios o guarderías. La edad de mayor incidencia es entre los 2 y los 12 años.

Es una enfermedad considerada banal, en raros casos en niños sanos el parvovirus B19 ocasiona complicaciones, siendo la más importante la anemia.

Generalmente el niño no tiene fiebre ni afectación del estado general aunque en cierta medida podrían existir. Lo más característico son las lesiones de la piel. Inicialmente aparecen en la cara y ambas mejillas se ponen muy rojas dando la imagen que se conoce como "niño abofeteado". Dos o tres días después se extiende por el resto del cuerpo, principalmente a los glúteos y a las extremidades, dando una imagen similar a un encaje de bolillos. Esta fase suele durar una semana. Una de las características es que el exantema se hace más evidente con la acción de diversos agentes como la luz solar, el calor o el frote de la piel, agentes que habría que evitar para que varios días después no volviera a recidivar (a veces van saliendo "brotes" durante casi un mes).

Aunque no es necesario ningún tratamiento y el niño puede hacer vida normal, se suele recomendar evitar el ejercicio físicio excesivo y los factores que aumentan el brote.

La infección por parvovirus B19 resulta más peligrosa para el feto en desarrollo, en quién puede causar una anemia muy severa que le lleve a graves complicaciones, así que aunque una gran parte de los adultos hemos pasado la enfermedad, los niños afectos de megaloeritema deberían evitar el contacto íntimo con sus mamás o profesoras embarazadas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails