martes, 31 de marzo de 2009

¿Por qué a veces cuesta tanto colaborar?


Tal como les expliqué el otro día en otro post, estoy recogiendo el grupo control de mi tesis doctoral. Casi 20 familias se han involucrado ya en el estudio de forma altruista. Además algunos amigos y conocidos han mostrado su interés en participar. Todo ello significa que ya he recogido más de una cuarta parte de los niños que necesitaba y estoy contenta porque a este ritmo quizá al llegar al verano haya concluído la recogida y antes de que acabe el año pueda leer la tesis ante el tribunal de la universidad.

La parte fundamental del estudio es la valoración neuropsicológica de los chavales. El estudio se complementa por una parte con unos cuestionarios que contestan los padres (sobre factores socio-económicos y demográficos, control del embarazo y conducta del niño) y por otra parte con otros cuestionarios sobre comportamiento que hacemos llegar a los profesores con una carta explicativa del estudio.

Hace unos días me llamó la mamá de uno de los primeros niños que evaluamos. Estaba muy indignada porque en el colegio se han negado a rellenar los cuestionarios. Los cuestionarios no precisan más de 15 minutos de tiempo y me sorprende que un profesorado implicado en el aprendizaje de los niños no pueda "perder" el tiempo en un estudio cuyo área de interés está tan relacionada con su labor. Incluso el caso ha llegado a la dirección del colegio, que ha reafirmado la negatividad a rellenarlo, argumentando que si todos los niños llevaran un cuestionario similar supondría una sobrecarga muy importante del profesorado.....

Vaya, poquitas ganas de colaborar. Aunque me quedo con los muchos maestros que colaboran en éste y otros proyectos y que a su vez son modelos y fuentes de transmisión de cultura para nuestros hijos, y que merecen nuestro apoyo por una labor no siempre bien reconocida.

lunes, 30 de marzo de 2009

Los niños y los médicos

Desde el momento en qué nacen y durante todo su desarrollo, los niños siguen visitas periódicas al pediatra para el control de su salud y para las vacunaciones. En ocasiones además, en momentos de enfermedad, serán precisas algunas exploraciones complementarias.

Pocos niños pequeños acuden al pediatra de buen grado. A veces por experiencias desagradables anteriores y otras veces porque su propia fantasía le hace suponer situaciones más terribles que las que realmente van a "sufrir". Todo esto se incrementa si el que le visita no es su pediatra habitual (como por ejemplo suele suceder en Urgencias).
Ni la buena voluntad de los padres (¡que siempre se agradece!) ni la experiencia del médico pueden evitar en muchos casos, los llantos y las pataletas.

Es normal que el niño se asuste y llore, tanto los padres como los pediatras debemos intentar explicarle las cosas. Los padres además tienen la importante labor de hacerle compañía y hacer que el niño no se sienta solo en esa tesitura.
Las explicaciones suelen tranquilizar a los niños, aunque los menores de 3 años es difícil que estén preparados para comprender según qué explicaciones. Los más mayorcitos formularán preguntas inteligentes que tendremos que intentar contestar de forma clara y sencilla.
Aunque las palabras suelen ser siempre tranquilizadoras, es difícil que un niño muy pequeño entienda el motivo de la visita o la necesidad de una vacuna y acceda a ello voluntariamente.
De la misma manera que es conveniente explicar las cosas, también se debería no engañar a los niños. Por ejemplo decirles que no se les va a pinchar cuando toca vacuna, o decirles que el pinchazo no le va a doler. Se sentirán engañados (son pequeños, pero no tontos) y se generará una mayor desconfianza para la próxima vez. Tampoco me parece adecuado utilizar la visita como castigo o amenaza, la típica frasecita que los pediatras odiamos "Si te portas mal, el médico te pinchará".

La hospitalización puede constituir una experiencia traumática para algunos niños y debería evitarse en los casos en los que hay alternativas. En el caso de intervenciones quirúrgicas programadas es mejor la modalidad ambulatoria, en la que los niños al cabo de unas horas se vuelven a casa. Es conveniente de nuevo preparar a los niños y explicarles en detalle qué va a pasar en el hospital y cuál será la secuencia de sucesos.
En el hospital la mejor compañía es la de los padres. Diversos estudios demuestran que la compañía y el afecto de los padres acelera la recuperación de las enfermedades. Los padres deben intentar transmitir seguridad y tranquilidad y no transmitir su propia ansiedad ante la hospitalización.

El juego simbólico permite al niño manifestar sus sentimientos y miedos. "Jugar a médicos" puede ser una forma estupenda de preparar al niño para las visitas al pediatra o para una intervención. Los padres y los hijos pueden ejercer diferentes roles en el juego y así ayudar a sus hijos a superar algunas experiencias vividas o por vivir.


Ya les he dado una idea de regalo (especial para los súper miedosos a las batas blancas)

domingo, 29 de marzo de 2009

Consultas telefónicas (tan reales como la vida misma)

- Buenas noches, llamaba porque me han recetado Amoxicilina suspensión y la pediatra me ha indicado que le diera 7 mililitros. Resulta que la jeringa es de 5 ml y no me cabe, y en la cuchara tampoco. ¿Qué hago, cojo 2 jeringas o la cargo 2 veces?


- Hola, llamaba porque el doctor le ha recetado Necopen a mi hija y en la farmacia no lo tenían, a ver si me pudiera recetar una alternativa

- Sí, el principio activo es la cefixima y existe otro preparado, Denvar, con la misma composición

- Sí, eso mismo me han dicho en la farmacia


- ¿Y entonces?


- Es que he mirado en internet y efectivamente tienen el mismo principio activo pero tienen diferente colorante....

-¿?

sábado, 28 de marzo de 2009

Rabietas y pataletas

Al día siguiente del último día de andanzas nocturnas "made in Irene" que les expliqué ayer, todos íbamos con un poco de sueño. Los adultos, más o menos acostumbrados, seguimos haciendo nuestra vida normal aunque tengamos sueño. Todo nos puede parecer más pesado y largo y tenemos ganas de llegar a casa de nuevo, podemos estar un poco más irascibles o huraños pero puede que no se nos note en absoluto. En cambio un niño sin dormir adecuadamente es insoportable (por lo menos las mías).

La pequeña Irene salió de la guardería a las 12. Cuando llegamos a casa, comida preparada....llegó el momento de la sucesión de hechos siguiente: "Tengo dos años......me muero de sueño......no sé lo que quiero....... toca gran rabieta".

Cuando ya es el momento de ponerse a comer, se sienta en su mesita a pintar...Le digo amablemente "Vamos a comer" y acto seguido la subo a la trona. Se resiste a la trona, empieza a llorar y a gritar. Cuando se calma un poco le pongo el babero, que se quita con gran enfado. Cuando se vuelve a calmar (falsamente) le pongo el plato de crema de verdura que a los 2 segundos está en el suelo derramado. Vuelve a llorar con todas sus fuerzas. La bajo de la trona y entonces no quiere bajar de la trona y se vuelve a subir. Cuando la voy a sujetar con los arneses entonces se quiere bajar. Sube y baja, baja y sube..... "¿Irene quieres ir a dormir?" Y entonces se va a su cama y se tumba. Cuando le bajo la persiana y le quito los zapatos se vuelve a poner como una furia y se va lanzada a la trona. Cuando intento atarla de nuevo, se pone rígida y como una fiera y se va de nuevo a la cama.....Al final coge su "tute" (chupe en lenguaje Irene) y su bebé y se queda en la cama dormida....

Y así hasta las 16,30 horas.....Se levantó con su sonrisa habitual, merendó lo que iba a ser su comida y ya fue otra niña el resto de la tarde. El buen dormir hace milagros, jeje.

Las rabietas son una forma de expresión normal de los niños entre el año y medio y los tres años. Los niños más tranquilos suelen tener menos que los más temperamentales, pero todos, tarde o temprano se expresarán montando un gran berrinche. Cuando llegan a la edad escolar, las rabietas se reducen porque el niño ya tiene otros medios para expresar su enfado.

Entre el segundo y el tercer año de vida se afianza el sentimiento de identidad y empiezan a tener voluntad propia. Como los niños siguen siendo pequeños y dependientes a menudo se frustran por sus propias limitaciones y por la cantidad de cosas que los adultos les impedimos. El lenguaje es limitado, a veces no entienden todas las explicaciones y si las entienden muchas veces no les sirven de nada. Los adultos hemos aprendido con el tiempo a esperar. Los niños quieren que sus deseos se cumplan de forma inmediata y no saben esperar, tienen un sentido del tiempo y del futuro muy limitado. Las rabietas también son el reflejo de la crisis de oposición de esta edad (el famoso "no").

Una de las cosas que se puede hacer es intentar evitarlas. La fatiga, la sobreestimulación o enfrentar al niño a tareas muy complicadas son desencadenantes de las rabietas. En el momento de la rabieta lo más importante es el propio autocontrol. ¡Qué difícil puede ser controlar la propia rabia, sobre todo en según qué situaciones y lugares!. No es conveniente regañarles, pegarles o castigarles. El diálogo suele servir de poco en ese momento (hay que dejarlo para después). Tampoco habría que ceder si la rabieta es por una prohibición justificada. Si cedemos, el niño descubre que la rabieta es una forma de salirse con la suya y podemos perpetuarlas.

Después del berrinche el niño necesita comprobar que le seguimos queriendo y se acercará en busca de afecto. Es importante acogerle y "olvidar" lo ocurrido, y posteriormente buscar la posibilidad de hablar sobre el tema.

viernes, 27 de marzo de 2009

Colecho

Ayer mi pequeña tuvo una noche movidita. De esas que ocurren ya sólo de vez en cuando para salvaguardar la salud mental de sus padres....Se despertó un montón de veces llorando. Al final sobre las 2 y algo de la madrugada, se metió en nuestra cama y no tuvimos fuerza ya para devolverla entre llantos por enésima vez a su camita. A partir de esa hora, mi marido, Irene y yo hemos compartido la cama, en lo que se conoce como el colecho. El colecho tiene tantos seguidores como acérrimos críticos. Yo en realidad, de día, descansada, con mi intelecto intacto creo que es mejor que el niño duerma en su cama. De noche, cansada, en duermevela y con gran necesidad de dormir, más de un día claudico y tampoco me avergüenza explicarlo.

Si quieren más información al respecto, pueden leer el libro del Dr. Carlos González "Bésame mucho" (a favor) o las recomendaciones para el sueño infantil del Dr. Estivill (en contra del colecho). Creo que es bueno conocer los dos puntos de vista y actuar como mejor nos vaya. En el caso del colecho es importante conocer las medidas de seguridad para evitar accidentes.

Como os decía no soy partidaria del colecho. Creo que los niños no sufren ningún trauma por dormir solos en sus camitas, y como dice el Dr. Estivill, el sueño como el resto de los hábitos, hay que enseñarlo. Además la intimidad de la pareja se debe ver afectada, no me cabe duda. Antiguamente los niños dormían con sus padres, pero es obvio que muchas cosas han cambiado en nuestra sociedad. Esta claro que ningún adolescente duerme con sus padres, según los expertos a los 3 ó 4 años habría que "venderles con habilidad" la idea de dormir solo. Aunque las escenas que podemos ver en muchos vídeos son encantadoras http://www.youtube.com/watch?v=J7nCdJQ44wc yo no descanso igual cuando tengo a una de mis hijas en la cama. A lo mejor es cuestión de acostumbrarse....Realmente al principio también hay que acostumbrarse a dormir con la pareja, de hecho hay parejas que duermen separadas. Mis hijas se mueven bastante durmiendo con lo cual el sueño está interrumpido por pataditas frecuentes....Además en sus despertares nocturnos les fascina encontrarse con mamá y empezar a meter sus deditos por todos los agujeros de mi cara....

A las 5 de la mañana, ya no podíamos más. ¡¡Necesito dormir!! La cogí en brazos y la llevé a su cama. Me tuve que quedar casi media hora a su lado para que se durmiera. En definitiva un chollo de noche.

La falta de sueño es sin duda una de las peores cosas de la paternidad, cuántos padres se identifican con la frase "No recuerdo la última noche que dormí ocho horas seguidas". Una conocida el pasado fin de semana escribía en el facebook : "Alquilo dos despertadores con patitas, muy bien de precio". No faltaron réplicas similares de otros padres con hijos pequeños.....

Atrévanse a opinar, colecho ¿sí o no?

jueves, 26 de marzo de 2009

Lactancia materna y vuelta al trabajo

Ayer Montse, una excelente enfermera de Neonatos que fue compañera mía en el Hospital del Mar, me preguntaba cómo hacer con el tema de la lactancia materna dentro de unos días cuando se tenga que reincorporar a trabajar. Su hija Rita ya se muestra bien inteligente y después de unos maravillosos meses alimentándose al pecho de forma exclusiva y teniendo a su mamá disponible 24 horas al día, rechaza los biberones. Desconozco los detalles, pero estoy segura de que ya se ha gastado un dineral en diferentes marcas de tetinas y biberones que la industria pone al servicio de las madres recientes. A mí me pasó algo similar con Irene.

Mis dos lactancias no han sido fáciles. En ninguno de los dos casos he tenido una gran producción de leche, a pesar de ser muy disciplinada con la ingesta de líquidos y con el ritmo "a demanda". Con mi primera hija, yo misma abandoné la lactancia unos días antes de empezar a trabajar por el ritmo frenético que me esperaba. La niña había tomado suplementos desde el principio y no le costó nada el paso del pecho al biberón.

Con la pequeña fue bien distinto. La lactancia estaba bien instaurada y a pesar de que también puntualmente le había dado algún suplemento al principio porque iba muy justita de peso, en el momento de volver a trabajar, sin hablar me dió a entender que los biberones me los tomara yo si me apetecían. La situación era bastante desesperante, a poquísimos días de empezar a trabajar la niña no quería otra cosa que no fuera el pecho....Después del dispendio en tetinas, probé con algunos accesorios de la marca Medela que se venden con el fin de facilitar la ingesta en estos casos y también en otros (como por ejemplo, en prematuros). Fue una solución transitoria para algunas tomas. Para el resto lo más práctico fue empezar con la alimentación complementaria y la cuchara. Tardó aproximadamente dos meses en tomarse su primer biberón de forma decente. Yo salía como una flecha de trabajar para darle de comer. La verdad es que era un poco estresante. Mientras yo sufría en el trabajo pensando en qué habría comido, la niña en mi ausencia estaba tan pancha. Podía pasarse sin comer un montón de horas....¡no le interesaba! Eso sí, cuando yo llegaba me "explotaba" durante el resto del día y de la noche.

Poco a poco entre la introducción paulatina de las comidas con cuchara (cereales, fruta, verdura), los vasitos de Medela, las tomas al pecho posibles y la lenta aceptación de las tetinas, la situación se fue estabilizando. Aunque fue un poco caótico cuando unas semanas antes los horarios ya estaban más estables y sabía qué y cuándo iba a comer.

Le di el pecho hasta los 8 meses largos. La niña perdió un poco de interés y mi producción ya había caído en picado tras varios días de guardia de 24 horas en que a veces era difícil encontrar el momento para extraerme la leche. Seguramente con otro tipo de trabajo y un horario más fijo hubiera podido mantener dos tomas diarias durante varias semanas más.

Ojalá algún día consigamos las bajas maternales de 6 meses, que faciliten la lactancia materna exclusiva (y al pecho de la madre) y estas transiciones no sean tan estresantes para las mamás trabajadoras.


miércoles, 25 de marzo de 2009

Penoso primer puesto en agresiones a médicos



Hace un par de semanas fue noticia tristemente que un loco entró en un centro de salud en Moratalla, en Murcia, y asesinó a una doctora de 34 años a tiros porque se había sentido mal atendido en su anterior visita.

Lamentablemente encabezamos el ránking europeo en agresiones a médicos. Los expertos atribuyen la violencia a la falta de educación sanitaria. El profesional sanitario es visto como un funcionario y el paciente se cree en posesión de todos los derechos, pero no asume obligaciones.

En el resto de Europa, por lo visto, la sanidad se concibe como un bien costoso del que no se debe abusar, y el personal sanitario es respetado.

Las agresiones y la falta de respeto al personal sanitario me parecen bastante equivalentes a las que sufren maestros y personal acedémico. La pérdida de valores en la sociedad también podría explicar estos hechos que no son anecdóticos, sinó que ocurren diariamente.

La sociedad de consumo en la que vivimos determina una sobrefrecuentación de los centros sanitarios y una sobremedicalización. Algunos colectivos defienden el copago de la asistencia sanitaria como una forma por un lado de sufragar un servicio que el dinero público no está claro que pueda indefinidamente mantener, y por otro teniendo en cuenta que "lo que no tiene coste, no se valora", podría servir para contener la demanda (aunque fuera mínimamente) y sobretodo para que hubiera una mayor apreciación de los profesionales y del servicio que se está dando.

Las encuestas detectan que 7 de cada 10 profesionales han sufrido algún tipo de agresión. La mayor parte son verbales. Casos denunciados hay muy pocos, en Catalunya en el ICS algo más de 800, una irrealidad comparada con las agresiones que se producen.

En mi vida laboral he sufrido numerosas agresiones. Una vez una gitana se despidió de mi diciéndome cariñosamente: "Hija de puta, mal cáncer te entre".

La única agresión que ha sido física fue hace algo más de dos años. Estaba embarazada de 7 meses y la madre de un niño aparte de maldecir a mi pobre hija no nacida (que fue lo que más me dolió), me dió un empujón que casi me tira al suelo porque quería que le pusiera un suero a su hijo.

Agresiones verbales las que queráis, sensación de riesgo físico también muchas veces. La mayoría en mi época en el Hospital del Mar. Allí el personal está "acostumbrado" al maltrato y es raro el día que no haya un chisme de este tipo que explicar. Las administraciones no siempre ayudan. Recuerdo una vez en que otra señora me insultó y cuando salió además puso una reclamación. Pues bien, encima tuve que contestar la queja....

Los sistemas de seguridad suelen ser insuficientes. En otra ocasión había ingresado un niño con una familia muy agresiva y que ya había dado problemas. Era Navidad y al lado del árbol nos colocaron sentado en una silla a un guardia de seguridad dos centímetros más alto que yo (que soy más bien bajita) y que realmente parecía un objeto decorativo dadas las fechas....Vaya que si se repartían tortas en alguna guardia, la primera por lo menos me la llevaba....

Nuestra sanidad tiene muchas carencias, las he vivido en propia piel (como profesional y como paciente). Pero el respeto y la educación no deberían faltar nunca.


martes, 24 de marzo de 2009

Querer es poder

Recientemente un grupo de hombres discapacitados hicieron una expedición a la Antártida impulsada por la Obra Social de La Caixa. Durante varios días del mes de enero y acompañados de dos guías han recorrido 250 kilómetros arrastrando un trineo de 60 kilos a 40º bajo cero y con vientos de 300 km/k. Eric Villalón, con un 5% de visión; Jesús Noriega a quien le falta una mano de nacimiento; y Xavier Vallbuena que sufrió una amputación de una pierna; han recogido muestras a lo largo de todo el recorrido para evaluar los niveles de contaminación orgánica e inorgánica y la constatación de vida bacteriana atrapada en el hielo, de interés para la conservación de la Tierra.

Descubrí esta aventura por casualidad un día en que leyendo La Contra de La Vanguardia, me encontré la entrevista que le hicieron a Eric Villalón. Al ver su fotografía pensé: "A este chico yo lo conozco".

Mi incultura deportiva hizo que en ese momento no le reconociera como uno de los mayores medallista paralímpicos del equipo español. Si no me equivoco tiene 9 medallas olímpicas en esquí alpino, 5 de ellas de oro. Tiene una deformidad del nervio óptico y de la retina, además de miopía y astigmatismo: su visión se basa en colores y sombras. Actualmente trabaja para la ONCE y como técnico de deportes de invierno en el Consell Comarcal de la Cerdanya.

Yo le conocí hace unos 14 ó 15 años. Estábamos en la facultad y unos compañeros que eran bastante montañistas, organizaron un fin de semana de caminata. Si no me equivoco fuimos a Núria. Eric y mis amigos se conocían a través del Centre Excursionista de Catalunya y decidió apuntarse a la salida. La verdad es que me pareció una persona encantadora, optimista y que transmitía "buen rollo". En ningún momento si no me lo dicen, hubiera advertido su discapacidad. Está claro que a veces la capacidad o discapacidad están dentro de cada uno y en cómo los demás puedan verte. Trotaba por las montañas con una agilidad insólita para mí que siempre he sido un poco pato en dicha labor. Recuerdo incluso que en una subida vino corriendo hacia mí, me cogió al vuelo (con mi peso pluma de entonces) y empezó a volar montaña arriba ante mi pánico por no tocar con los pies en el suelo.

Toda esta historia me hace recordar nuestras limitaciones cotidianas, cómo nosotros mismos a veces nos ofuscamos, cómo querer es poder en muchos casos. Como decía Obama en su campaña electoral consiguiendo entusiasmar a millones de sus compatriotas, "Yes, we can". Sólo hace falta creérselo.

lunes, 23 de marzo de 2009

Lo que piensan los demás

Cuenta una parábola que un hombre y su mujer salieron de viaje con su hijo de 12 años, que iba montado sobre un burro. Al pasar por el primer pueblo, la gente comentó: "Mirad ese chico tan maleducado: monta sobre el burro mientras los pobres padres van caminando". Entonces, la mujer le dijo a su esposo: "No permitamos que la gente hable mal del niño. Es mejor que te subas tú al burro"

Al llegar al segundo pueblo, la gente murmuró: "Qué sinvergüenza, deja que la criatura y la pobre mujer tiren del burro, mientras él va cómodo encima". Entonces tomaron la decisión de subirla a ella en el burro mientras padre e hijo tiraban de las riendas.

Al pasar por el tercer pueblo, la gente exclamó: "¡Pobre hombre! ¡Después de trabajar todo el día, debe llevar a la mujer sobre el burro!¡Y pobre hijo!¡Qué será lo que les espera con esa madre!"

Entonces se pusieron de acuerdo y decidieron subir al burro los tres y continuar su viaje. Al llegar a otro pueblo, la gente dijo: "¡Mirad qué familia, son más bestias que el burro que los lleva!¡Van a partirle la columna al pobre animal!".

Al escuchar esto, decidieron bajarse los tres y caminar junto al burro. Pero al pasar por el pueblo siguiente la gente les volvió a increpar: "Mirad a esos tres idiotas: caminan cuando tienen un burro que podría llevarlos!"


"Cada vez que se encuentre usted en el lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar" (Mark Twain)

domingo, 22 de marzo de 2009

Exposición prenatal a drogas

El consumo de drogas en la población ha aumentado en los últimos años de forma espectacular. La drogas ilegales más consumidas son por orden: cannabis, cocaína y éxtasis. Las drogas legales, alcohol y tabaco, se mantienen en niveles similares. Afortunadamente se ha producido un descenso significativo del consumo de heroína, que tantas muertes causó en décadas anteriores.

El consumo de drogas en la actualidad está asociado al ocio y es el sector más joven de la población el que las utiliza preferentemente, con fines recreativos y socializantes. Además como es un consumo intenso, pero intermitente y concentrado en determinados días, no se percibe como una conducta de riesgo.

El consumo de cannabis y cocaína se ha multiplicado por 1,5 en los últimos 10 años en la población de 15 a 64 años, con un incremento significativo en los estudiantes de Enseñanza Secundaria, según los datos difundidos por el Ministerio de Sanidad y consumo en la última campaña del Plan Nacional Sobre Drogas. Actualmente un 11,3% de la población ha consumido cannabis en los últimos 12 meses (¡un 36,6% si nos centramos en los chicos de 14 a 18 años!). En cuanto a la cocaína encontramos un consumo en el último año en la población general del 2,7%, aumentando hasta un 7,2% entre los 14 y los 18 años.


A los pediatras nos preocupa por partida doble. Por un lado, al atender a los "niños" más mayores y adolescentes, nos encontramos con los efectos negativos de las drogas tanto en Urgencias como en las consultas de primaria. En segundo lugar, las embarazadas suelen ser personas jóvenes y también pueden ser consumidoras de drogas, con lo cual sus hijos habrán estado expuestos prenatalmente a las drogas con las consecuencias en el desarrollo fetal y tras el nacimiento que se pueden producir en estos casos.

Recientemente ha sido publicado en la revista Anales de Pediatría, un artículo que evalúa la exposición fetal a drogas mediante el examen del meconio realizado en el Hospital del Mar de Barcelona. El consumo de drogas por parte de la embarazada es con frecuencia infradiagnosticado porque es ocultado por las mujeres y porque el médico en la gran mayoría de las ocasiones no lo pregunta ni investiga. Muchos de los recién nacidos nacerán aparentemente sanos.

En el estudio citado se analizaron los meconios de 1209 recién nacidos. Paralelamente se recogieron datos sobre las características socioeconómicas y demográficas así como los hábitos tóxicos durante el embarazo. En el meconio se evaluó la presencia de opiáceos, cocaína, cannabis y anfetaminas.

En el análisis del meconio se detecta consumo de drogas en un 10,9% de los casos (4,7% heroína, 2,6% cocaína, 5,3% cannabis), mientras que mediante el cuestionario sólo se habían detectado un 3% de casos. Es posible que exista cierto sesgo en los tantos por ciento por el hospital en el que se produce la recogida de muestras. El Hospital del Mar es el hospital de referencia de algunos de los barrios más marginales de Barcelona, si bien es posible que en el consumo de drogas cada vez haya menos diferencias sociales.

Las madres consumidoras mostraron un mayor número de abortos previos. El peso y la talla al nacimiento de los recién nacidos expuestos a cocaína eran significativamente más bajos que en los no expuestos.

Es un estudio muy interesante que puede servir para poner en evidencia que existe un consumo de drogas durante el embarazo que puede llegar al 10% de la población (¡1 de cada 10 embarazadas!) y que es un su mayor parte oculto.


sábado, 21 de marzo de 2009

S.O.S

Desde hace algunos meses estoy escribiendo mi tesis doctoral. Trata sobre las secuelas tardías de niños con antecedentes de prematuridad. La hipótesis de trabajo es demostrar que a pesar de que los niños nacidos con menos de 1500 gramos estuvieran sin secuelas severas a los 2 años de edad, es posible que aparezcan secuelas tardías consideradas leves conforme pasen los años y esto afecte a su aprendizaje escolar. Para ello recogí un grupo de niños nacidos con menos de 1500 gramos que ya estaban plenamente escolarizados y tenían 7, 8 ó 9 años. Un grupo de neuropsicólogas especializadas los evaluaron mediante un estudio bastante completo que examinaba diferentes áreas cognitivas (inteligencia, memoria, atención, lenguaje, percepción, etc)

Ahora estoy en la fase de recoger un grupo control, es decir, un grupo de niños nacidos a término y que en la actualidad tengan 7, 8 ó 9 años para compararlos con los prematuros del estudio y ver si realmente hay diferencias en la ejecución de las tareas. Encontrar un grupo control está resultando bastante difícil, las obligaciones cotidianas de padres, madres y de los propios chavales hacen que sea complicado dedicar una tarde (unas 4 horitas) a colaborar con la ciencia....Como el presupuesto es limitado, no podemos compensar económicamente. Los datos serán confidenciales y se utilizarán solamente con el fin que les he explicado.

Si alguno de ustedes tiene un hijo de esta edad, ha nacido en la ciudad de Barcelona, área metropolitana o comarcas cercanas y quiere participar, ¡¡póngase en contacto conmigo!! El único requisito es que el niño no tenga un problema de aprendizaje sospechado o diagnosticado y que no haya repetido curso.
¡¡Muchas gracias!!

viernes, 20 de marzo de 2009

¿Quién decide?

En mi guardia del martes, a primera hora de la madrugada visité un lactante de 11 meses cuyo motivo de consulta era tos y dificultad respiratoria. Al explorarlo lo diagnostiqué de broncoespasmo ("bronquitis"), se lo comuniqué a los padres y les pauté tratamiento inhalado broncodilatador con salbutamol (Ventolín). Los padres me dijeron que ya estaba diagnosticado de bronquitis, que ya les habían recomendado el mismo tratamiento pero que el niño "no se lo dejaba hacer". Vino la enfermera y le administró la medicación con la mascarilla sin demasiados problemas. El niño lloró y pataleó un poco, aunque tampoco nada exagerado (hay monstruítos mucho peores). En resumen: niño enfermo; medicación pautada; el niño "no quiere"; de vuelta a Urgencias para acabar con el mismo diagnóstico y la misma medicación. Es absurdo, ¿o no? Y es el que el problema yo no se lo podía solucionar: es competencia de los padres no dejar decidir al niño si quiere o no medicarse.

Otro ejemplo similar: "no quiere ponerse el termómetro". Casi ningún niño pequeño quiere ponerse el termómetro, tomar según qué medicación ni vacunarse. A edades muy pequeñas, se puede dar alguna explicación, pero no se puede consensuar la actuación.

Más anécdotas vividas en los últimos meses:
  • Niño de 7 años no vacunado. Se hace una herida profunda en la mano en la calle. Vienen a ver si hay que ponerle vacuna del tétanos. La respuesta es sí, vacuna y gammaglobulina (por el hecho de no estar vacunado). El padre me pregunta si pueden ir un momento a la sala de espera a comentarlo. Al cabo de media hora entran para decirme muy correctamente que el niño no se quiere vacunar y que "él a vacunarse a la fuerza no lo obliga". Acto seguido dado que se trata de un menor me tiene que firmar un documento conforme no permite un tratamiento indicado y que asume las consecuencias médicas y legales....
  • Niña de 4 años con fiebre y dolor al tragar. Al llegar a la exploración de la boca, la cierra con todas sus fuerzas. La madre me comenta que no utilice el depresor, que ella abre la boca. ¿Reina por favor, abres la boquita? Y la niña apretando con todas sus fuerzas. 5 minutos después seguimos igual. Yo con mi depresor preparado y la madre me grita, ¡ no le ponga el palito!. Pues si no le pongo el palito y la niña no abre la boca, no se lo puedo mirar....Oiga, que yo he venido aquí a que le mire el cuello! Vaya numerito delante de una mocosa.
  • Niña de casi 3 años. Visita de madrugada por fiebre. Al acercarse a la camilla la niña empieza a llorar y protestar. Al empezar a quitarle la ropa, empieza a provocarse el vómito. Como estas artimañas ni a mí ni a la enfermera nos impresionan, animo a los padres a seguir desvistiéndola. Los padres sin atreverse, la cojo la dejo, le quito le pongo. Tras 10 minutos de reloj, les pregunto si quieren que la desvistamos nosotros. Vuelta a la camilla, la niña como loca vuelve a vomitar, los padres pegados como una lapa. Salgo del box y los dejo a solas para desnudarla. Al volver seguimos igual y les comentó si la podré visitar o paso al siguiente niño mientras se lo piensan. El padre me dice: "Es que yo a malas no quiero que la visiten". Le contesto que muchos niños lloran y patalean, que estamos acostumbrados....."Es que mi hija es muy sensible y lo del vómito cuando va al pediatra no me parece normal, y que la tengamos que tumbar aquí sin ropa tampoco me parece normal...". Tanto habían colmado mi paciencia que le contesté: "Mire todo esto puede ser "normal" en un niño, lo que no es normal es la actitud de los padres. Y ahora decida si quiere que la visite o no". Lógicamente la que decidió que no quería que la visitara era la niña y se salió con la suya, no podía ser de otra manera.

Y en su casa, ¿quién decide?




jueves, 19 de marzo de 2009

Día del Padre

En España y en otros países de tradición cristiana, se celebra hoy día 19 de marzo, día de San José como el Día del Padre. San José, padre de Jesús y patrón de los carpinteros.

Como dice mi suegra "Joans, Joseps i ases n'hi ha en totes les cases", de forma que en muchos hogares se juntan varias celebraciones. No sé si todo el mundo lo celebra, porque el día tiene cierto matiz comercial, pero no está mal que al menos un día al año hagamos un pequeño homenaje a nuestro padre (y al padre de nuestros hijos).


Mi hija mayor fue ayer con el cole al teatro a ver la obra "La pastissera i els follets" ("La pastelera y los duendes"). Al salir les dieron en papel impreso una receta para hacer galletas (¡os la podéis descargar en el enlace anterior!). A las 7 de la tarde, casi a la hora de bañitos y cenas no me quedó más remedio que ponerme a hacer las galletas con las que quería agasajar a su padre en el Día del Padre.....Sin contar con todo el material necesario por la improvisación y con una primera hornada algo chamuscada (no se puede estar por mil cosas y además controlando el horno), conseguimos un buen platillo de galletas que su padre pudo disfrutar al llegar bien tarde del trabajo. Teníais que haber visto con qué ilusión cocinaba para él.

Buscando en internet, he encontrado el supuesto origen de la celebración del Día del Padre. La historia que he encontrado de forma más repetida aunque con algunas variaciones es que el origen se remontaría al año 1909 en Estados Unidos. Una señora llamada Sonora Smart Dodd, quiso homenajear a su padre, Henry Jackson Smart. Dicho señor era un veterano de la guerra civil que enviudó joven cuando su mujer murió en el parto de su sexto hijo. El hombre no se volvió a casar y en su granja en el estado de Washington se hizo cargo de la educación de sus seis hijos. Sonora Smart vió en su padre un ejemplo a seguir y propuso la fecha del nacimiento de su padre, 19 de junio, para homenajearlo. La idea del Día del Padre entusiasmó a muchas personas. En 1924 el presidente Calvin Coolidge apoyó la idea de establecer el día nacional del padre. En el año 1966, el presidente Lyndon Johnson firmó el documento conforme se declaraba el tercer domingo de junio como Día del Padre en Estados Unidos.
En prácticamente todo el continente americano se adoptó este día para la celebración, si bien las fechas difieren en los diferentes países como el nuestro.

¡Felicidades papá! (que sé que me lees) ¡Felicidades al papá de mis niñas y al resto de papás del mundo!



miércoles, 18 de marzo de 2009

Reincorporaciones

Siguiendo el hilo del post de hace 2 días les hablaré de dos ejemplos de reincorporaciones tras la baja maternal. Tengo 2 amigas, Núria y Laia, que tuvieron a sus respectivos bebés el pasado otoño. En los últimos días se han tenido que reincorporar a su trabajo tras su baja maternal. Para ambas es su primer hijo.

Mi amiga Núria vive en el Maresme y trabaja en el Baix Llobregat. Cada mañana se levanta muy pronto, recorre los kilómetros que hay desde su casa a casa de su madre en Barcelona, donde deja a la pequeña Judith en buenas manos (¡¡sus abuelos!! ¿qué haríamos sin ellos?). Después se va corriendo a su puesto de trabajo. Su jefe ha sido condescendiente y le ha dejado reducir escasamente su horario (con reducción superior del sueldo a lo que sería proporcional) para que pueda salir del trabajo a una hora razonable para recoger a su pequeña y llegar a una hora decente a casa a pesar del tráfico. Su marido ha creado recientemente una empresa en la que ahora tiene que invertir mucho tiempo, con lo cual el ir y venir con la niña le toca principalmente a ella. El otro día, hablando con ellos, que son encantadores, van un poco agobiados. Al llegar a casa, siguen las obligaciones: lavadoras, compras, cuidado del hogar, etc. Cualquier inconveniente de última hora, aunque sea una visita al pediatra no planificada, se convierte en un caos. Hablábamos del cambio de vida, del cansancio que acompaña que incluso afecta a las relaciones de pareja....Seguro que muchos de ustedes se ven reflejados....

Mi amiga Laia está en sus últimos meses de residencia, en menos de 3 meses será una estupenda mamá-pediatra. Es de Vilajuïga ,un pequeño pueblo del Alt Empordà, desde donde se accede al fantástico Monasterio de Sant Pere de Rodes. Su última rotación es en la UCI Pediátrica, un buen plato fuerte para acabar y para empezar tras una baja maternal en la que uno está bastante desconectado de todo lo profesional....Su pareja se dedica a la agricultura y ha podido permitirse el lujo de venirse a Barcelona a cuidar del pequeño Blai mientras ella está trabajando estos últimos meses. La situación es ideal: ella se va a trabajar, el bebé está con su padre. La van a visitar cuando tiene guardia para que le pueda dar el pecho, la van a buscar algunos días a la salida del trabajo....Aunque vaya cansada igualmente, porque tener un bebé pequeño y trabajar te hace ir al trote, el lunes la vi tranquila y feliz. Para el bebé y el papá también me parece muy positivo, la implicación en la crianza es tan importante como la de la madre.
Cuando ella acabe la residencia volverán a su casa y buscarán la forma de organizarse para seguir trabajando los dos, pero los primeros meses en los que el niño es tan dependiente (y tan exigente) ya habrán pasado.

Son dos situaciones muy diferentes, de personas también muy diferentes en su forma de ser y de vivir, pero reflejan la diversidad que nos podemos encontrar. Mi percepción tras dos reincorporaciones bien diferentes (y no ajenas de dificultades) es que contra más fácil sea a nivel organizativo y más compartido con la pareja, más fácil es que disfrutes de estos primeros meses tan especiales (¡y que pasan volando!)


martes, 17 de marzo de 2009

La erupción dentaria es un proceso fisiológico

A algunos niños de la clase de mi hija Laia ya los ha visitado el Ratoncito Pérez. Entorno a los 6 años, la dentición temporal o dientes de leche empieza a sustituirse por la dentición permanente.

A los pobres dientes de forma milenaria se les ha atribuído toda serie de "maldades" que suceden en el primer año de vida.

Recientes estudios publicados en revistas de prestigio como el que pueden consultar en Pediatrics desmienten toda la patología que se ha asociado por los siglos de los siglos a la dentición. La erupción dentaria es un proceso fisiológico y como tal en condiciones normales no tiene por qué originar patología.

Los trastornos asociados a la erupción de los dientes suelen ser locales. El niño puede estar algo más inquieto y disminuir su apetito por los alimentos sólidos, pero principalmente lo que observaremos es que de forma frecuente muerde y chupa objetos duros que haya a su alcance y que aumenta el babeo. Se puede aceptar que haya un poco de temperatura, febrícula, pero nunca fiebre elevada. Tampoco las diarreas ni las erupciones son propias de la erupción dentaria.

En el estudio que les comentaba, más de un 35% de los niños evaluados, no sufrieron ningún tipo de trastorno y la salida de los dientes pasó prácticamente inadvertida.

También llama la atención el interés de las familias por el momento en el qué van a salir los dientes. A veces quieren que los pediatras adivinemos el momento. Es normal que se produzca entre los 4 y los 12 meses de edad. Hay cierto componente genético, con lo cual hay familias en las que salen más pronto y otras en las que lo hacen más tarde.

Otra curiosidad. Hay un comentario muy típico de las abuelas entorno a los 4 meses del bebé: "Se lleva constantemente las manos a la boca, ya le van a salir los dientes". Todos los niños de 4 meses que tienen un desarrollo psicomotor normal se llevan las manos a la boca. En bastantes casos los dientes todavía tardarán unos cuantos meses en emerger.

En mi caso, la erupción dentaria de mis dos hijas fue bastante liviana. Escasos trastornos locales que alguna noche traté con paracetamol. No confío demasiado en remedios locales que la industria farmacéutica ha creado para la ocasión, no los utilicé y no los suelo recetar.

Ya les contaré qué tal nos va con el Ratoncito Pérez cuando llegue la ocasión.

lunes, 16 de marzo de 2009

Sobre la baja maternal

La Comisión Europea está estudiando aumentar la duración mínima de la baja maternal hasta las 18 semanas en los diferentes países. Actualmente hay bastantes diferencias entre los europeos:
  • Suecia: 96 semanas

  • Noruega: 52 semanas (no es miembro de la Unión Europea)

  • Francia: 16 semanas con el primer y el segundo hijo, 26 semanas con el tercero

  • Alemania: 14 semanas

  • Italia: 2 meses antes del parto y 3 meses después del nacimiento

  • Portugal: 12 semanas

  • España: 16 semanas
De las 16 semanas que podemos disfrutar los españoles (qué lejos de los derechos de las nórdicas!), 6 son de obligado cumplimiento para la madre (se entiende que se necesitan para la recuperación física tras el embarazo y el parto) y las 10 restantes pueden disfrutarse indistintamente por el padre o la madre. En el caso de nacimientos múltiples, se suman 2 semanas por cada bebé. Si el recién nacido está hospitalizado como ocurre en los grandes prematuros, existe la posibilidad de suspender la baja transcurridas las 6 primeras semanas y disfrutar las 10 restantes cuando el bebé es dado de alta (a ver quién es la guapetona que se va a trabajar dejando en el hospital un bebé de 1000 gramos!).

Existen iniciativas que abogan por un aumento del periodo de baja maternal. Una de las que circularon por internet para solicitar al Presidente Rodríguez Zapatero una ampliación a 6 meses fue ésta. Lógicamente como pediatra, el aumento de las 16 actuales a las 26 semanas (6 meses) es muy deseable pues facilita la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses del niño, aparte de otros beneficios para las familias.

Las bajas maternales siempre son motivo de polémica. Por un lado muchos empresarios seguramente quisieran que no existieran y se niegan a su ampliación (cuando el gasto no lo cubren ellos si no la Seguridad Social). Por otro, son frecuentes los comentarios sobre las bajas maternales de los diferentes personajes públicos. En su día fue noticia que la Ministra de Defensa, Carme Chacón, disfrutara sólo de las 6 semanas obligatorias, siendo las 10 restantes disfrutadas por el padre de la criatura. Incluso algún periódico se atrevió a hacer una encuesta pública sobre si debía o no coger la baja maternal. Más recientemente la Ministra de Justicia francesa, Rachida Dati, se reincorporó a su trabajo 5 días después del nacimiento de su hija mediante una cesárea. Curiosamente he encontrado un artículo en el mismo periódico (supuestamente de cierto prestigio) que explica la noticia con cierta sorna. No tiene desperdicio: "parece haber recuperado la figura milagrosamente, ha elegido para su sonriente e impecable reaparición un modelo negro y unos tacones altos". En el caso contrario también en su día fue polémico que la Princesa de Asturias disfrutara de la baja maternal como el resto de españolas, según algunos expertos en la materia "dar el pecho a su hija no es una excusa para no viajar, se puede extraer la leche con sacaleches y dársela en biberón". Y yo me pregunto, ¿por qué esa criatura recién nacida, por princesita que sea sin ella saberlo, no tenía derecho por unos meses a la teta de su madre en exclusiva?

Todas estas noticias me producen indignación, la baja maternal es un derecho pero no una obligación. Cada uno gestiona su maternidad y la conciliación laboral como puede, algo que debe ser bastante difícil de hacer si tienes las responsabilidades de estado que tiene un ministro (aunque incorporarse a los 5 días de una cesárea más que polémico, ¡me parece heroico!, yo a los 5 días estaba tirada como un perro....) Lo importante es dejar que cada uno haga lo que cree que tiene que hacer en cada momento y lógicamente que el bebé esté bien atendido, si es por su madre mejor que mejor (por mucha princesa que sea...)

Mi primera baja maternal duró las 16 semanas reglamentarias. Sumé unos cuantos días de vacaciones que me faltaban del año anterior....Aunque tengo que reconocer que tenía ganas de incorporarme a trabajar, dejar a una niña con 4 meses recién cumplidos fue durito....Además la sensibilidad de mis jefes del momento fue tal, que el primer día que trabajé, lo hice durante 24 horas. Como me esperaba un ritmo trepidante al empezar, yo misma abandoné la lactancia materna unos días antes de la reincorporación....una pena.

Con la segunda conseguí (no con poco esfuerzo pues el jefe -era otro distinto- no tenía muchas ganas de facilitarme las cosas...) sumar baja maternal de 16 semanas + 2 semanas por la compactación de las horas de lactancia + 4 semanas de vacaciones. Fue un calvario a nivel profesional, alguna de mis propias compañeras me comentó que al incorporarme pensara en "devolver las guardias que había dejado de hacer". A pesar de las dificultades, al volver mi segunda hija tenía 5 meses y medio. No hay color con la experiencia anterior. Logré mantener la lactancia materna hasta los 8 meses y el vínculo con la niña fue espectacular.

En fin, que en cada momento y en cada lugar....cada uno suele intentar hacer lo que va a ser mejor para su familia, y hay que respetarlo, tanto si se acortan las bajas como si se alargan los días antes de la reincorporación haciendo malabarismos.

domingo, 15 de marzo de 2009

Trabajo nocturno y ritmo circadiano

En este final de estación me siento realmente cansada. El trabajo en Urgencias en invierno es duro, las visitas se multiplican a expensas de la patología respiratoria y los virus más prevalentes en esta época del año. Aunque el día a día es de locura, sin duda lo que resulta más extenuante es la noche. Conforme van pasando los años, el trabajo nocturno me resulta más agotador. Supongo que el tener dos niñas pequeñas hace que no se pueda descansar lo necesario antes y después de las guardias. De todas formas siempre he pertenecido al grupo de los que se "perjudican" bastante con el poco y el mal dormir. He compartido noches de trabajo con algunas personas que lo llevan francamente bien, aunque supongo que con los años a todo el mundo le acaba pesando, y por eso es escaso el personal que se jubila en turnos nocturnos.

El ritmo circadiano regula los ciclos sueño-vigilia. Nuestros ritmos biológicos y con ello la secreción de hormonas y otras sustancias dependen de la luz solar y del sueño. Las personas que trabajamos por la noche, estamos expuestas a alteraciones del ritmo circadiano y esto puede originar diferentes trastornos de salud.

Recientemente se ha publicado en la revista "Proceedings of the National Academy of Science"(PNAS) un artículo que sugiere que los trabajadores que realizan un turno nocturno tienen un mayor riesgo de trastornos cardiovasculares y metabólicos. Tras un estudio con voluntarios sanos a los que se instaba a dormir y comer durante diferentes horas del día y de la noche (creando "días" artificiales de 28 horas), se observan alteraciones importantes en hormonas de respuesta al estrés como la leptina, la insulina y el cortisol.

Las mayores desviaciones de la normalidad se producen cuando el ciclo sueño-vigilia se desequilibra 12 horas como sucede en las personas que duermen durante el día y están despiertas por la noche.

La desaceleración circadiana originó niveles alterados de glucemia después de las comidas como ocurre en la pre-diabetes. Los niveles de cortisol también están alterados. Cortisol, insulina y glucemia están relacionados. Todos ellos están implicados en el desarrollo de la diabetes, de la obesidad y de los trastornos cardiovasculares derivados.

Algunos estudios anteriores a la fecha también relacionaban el trabajo nocturno y la alteración del ritmo circadiano con cierto aumento en la probabilidad de padecer cáncer. Se argumentaban dos hipótesis: En primer lugar la disminución de la producción de melatonina, sustancia antioxidante que se produce por la noche durante el descanso tras la exposición a la luz diurna; y en segundo lugar el no descanso adecuado durante el día y en consecuencia la alteración del sistema inmunitario.

Dormir por la mañana, al salir de guardia, es complicado. Aparte de que el "resto del mundo" sigue con su actividad diurna y el teléfono, la puerta, los ruidos, etc....no facilitan el descanso, dormir de día da una sensación de "pérdida de tiempo" que es muy perjudicial. En conclusión, se duermen menos horas y en peores condiciones. En intentar dormir lo suficiente al salir de trabajar, por lo general las enfermeras son más disciplinadas que los médicos.

Recuperar el ritmo circadiano de secreción hormonal requiere varios días. Con lo cual si se encadenan guardias, fácilmente no se recupera la "normalidad hormonal" y se vive un "jet lag" contínuo. El cansancio, la irritabilidad, la ansiedad y otros trastornos son frecuentes en estas circunstancias. No en balde se calcula que se pierden 5 años de vida por cada 15 años de trabajo nocturno. Que el trabajo nocturno envejece y afecta a las relaciones sociales y familiares lo tengo clarísimo.....¿Habrá llegado el momento de hacer un planteamiento?


sábado, 14 de marzo de 2009

Calendario de introducción de nuevos alimentos

La alimentación del recién nacido y del lactante pequeño se basa en la leche. Idealmente la leche materna y si no es posible con leche de fórmula.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad y es el ideal a seguir. A partir de los 6 meses, se introduce la alimentación complementaria.

En el caso de lactancia artificial o no poder continuar la lactancia materna, les paso el calendario de introducción de nuevos alimentos durante el primer año (que es orientativo, luego cada pediatra tiene sus preferencias y cada niño es diferente):
  • Cereales sin gluten: 4 meses

  • Fruta: 4-5 meses

  • Verdura (excepto col y coliflor): 6 meses

  • Carne de pollo: 6 meses

  • Carne de ternera: 7 meses

  • Carne de cordero, conejo: 7-8 meses

  • Derivados lácteos (yogur, queso): 7-8 meses

  • Pescado blanco: 9-10 meses

  • Yema de huevo: 10 meses

  • Legumbres: 10-12 meses

  • Cereales con gluten: 7-8 meses

  • Huevo entero: 12 meses

  • Leche de vaca entera: 12 meses

A partir de los 12 meses, se deberían introducir paulatinamente todos los alimentos.

viernes, 13 de marzo de 2009

Empieza la preinscripción escolar

En breve los padres de los niños nacidos en el año 2006 tienen que iniciar los trámites para la preinscripción escolar de sus hijos para iniciar la educación infantil en el próximo curso 2009-2010. Muchos de ellos ya han hecho los deberes y se han recorrido todos los colegios de sus zonas, acudiendo a las reuniones informativas que ofrecía cada centro. Muchos seguro que tienen claras sus preferencias y otros tantos estarán jugando a las estadísticas.

Elegir un colegio para tu hijo es una labor muy importante. El colegio es un pilar fundamental en la educación de una persona y también en su vida social. De ahí la importancia de encontrar un centro que se adecúe a las características familiares y al modelo educativo.

Recuerdo esta época hace 3 años cuando nosotros empezamos esta particular "carrera de obstáculos". Mi hija nació en el año 2003, en el que hubo un aumento importante del número de nacimientos en la ciudad de Barcelona. Estos primeros años del siglo XXI, la natalidad se está disparando a expensas de que los que nacimos en el "babyboom" de los años 70 estamos teniendo hijos y de los inmigrantes llegados. Aunque parece que las administraciones se están "poniendo las pilas" y han construído nuevas escuelas en los últimos 2 años, cuando nosotros teníamos que matricular a nuestra hija, las plazas eran insuficientes. Si te hacen ordenar tus preferencias del 1 al 7 y resulta que no obtienes plaza en ninguno de los 7, es que algo va mal.

Nosotros hicimos una lista a conciencia, valorando nuestras preferencias, pero también siendo conscientes de las posibilidades reales en función de las plazas ofertadas y de la demanda habitual. Todos los colegios no son iguales. Y había que esperar al sorteo.

Cuando salieron las primeras listas, nuestra pequeña se quedó fuera del colegio elegido en primera opción. Fue un drama para nosotros y para muchas otras familias. Tuvimos más suerte con las segundas listas, aunque el tiempo entre unas y otras fue de gran ansiedad para nosotros. Como no habíamos quedado tan mal situados en el sorteo, conseguimos plaza en el colegio escogido en segunda opción en el que habían quedado 6 plazas libres.

En el tiempo tras la aparición de las primeras listas, un grupo de padres incluso llegamos a organizarnos y reunirnos con el Consorci d'Educació de Barcelona, para gestionar la recolocación de todos los niños que quedaron fuera de los colegios más solicitados. Les paso la

Carta a La Vanguardia que envié en plena desesperación por la situación, entre medio de las cartas eufóricas de culés emocionados por acabar de ganar la Segunda Copa de Europa.

Aunque algunos medios intentaron politizar nuestra opción de no aceptar según qué colegio, teníamos claro nuestro objetivo: colegio cercano al domicilio y compartiendo escolarización con niños pertenecientes a un grupo social equivalente al nuestro. No queríamos un colegio de niños ricos, pero tampoco todo lo contrario (colegios convertidos en "ghettos" por la mala gestión)
Podemos decir que la historia tuvo un final feliz y ahora ya para la pequeña, el camino será mucho más sencillo.

También me reconforta saber que las administraciones van a penar también el pillaje que se pone en marcha para conseguir más puntos (cambios de domicilios, enfermedades e intolerancias alimentarias, etc)

¡Mucha suerte a todos los que emprendáis esta aventura!

jueves, 12 de marzo de 2009

Leyenda urbana: la leche de vaca provoca mocos









El otro día visité a un niño de casi tres años con bronquitis. Los padres eran muy simpáticos y casi cuando se iban, me comentaron que estaban contentos, pues era la primera bronquitis en 5 meses, después de que hubieran decidido "quitarle la leche de vaca y hacerle friegas con "Vicks Vaporub" en las plantas de los pies antes de acostarlo". Me quedé tan flipada como si me hubieran dicho que le hacían danzas africanas para ahuyentar a los malos espíritus.

En los últimos meses se está extendiendo como la pólvora de forma incomprensible la leyenda urbana de que la leche de vaca aumenta las secreciones respiratorias en los niños. Después de oírlo varias veces seguidas en las últimas semanas, he decidido investigar un poquillo el origen de la cuestión.

Recientemente la Comisión Europea ha decidido activar una campaña para fomentar el consumo de leche, ya que los datos apuntan a que el consumo ha descendido en la última década, al igual que ha sucedido con otros alimentos de primera necesidad como por ejemplo el pan.

Numerosas investigaciones científicas avalan los beneficios de la leche y de los derivados lácteos, aunque por su contenido calórico y la presencia de grasas saturadas, deben consumirse en equilibrio con otros alimentos. La leche más consumida en España es la semidesnatada.

La leche forma parte de la dieta humana desde hace miles de años y es un alimento fundamental los primeros años de vida por su riqueza en calcio y vitaminas (sobre todo A y D). Pasada la infancia, hay algunos adultos que pierden las lactasas, enzimas que digieren la lactosa, y se hacen intolerantes a la leche.

La recomendación de retirar del consumo la leche de vaca parte de homeópatas, osteópatas y otras medicinas alternativas. La televisión a veces da rienda suelta a estas personas, que pueden influir en la vida de otros adultos y de sus hijos. Al igual que ocurre con la homeopatía, cuesta encontrar en los circuitos científicos habituales, estudios científicos rigurosos que confirmen las aseveraciones, como mucho lo que acabas entendiendo es que lógicamente se puede vivir sin leche, si bien eso no demuestra que la leche sea mala. Si pincháis aquí podréis leer algunos de los argumentos de estos grupos anti-leche, como podéis ver la leche es capaz de causar todas las enfermedades que hay en un tratado de medicina.....Os paso una respuesta que da el Dr. Carlos González al artículo.

También el consumo de leche es rechazado por algunos grupos vegetarianos, pero sinceramente, que argumenten que el ser humano es el único que se bebe la leche de otras especies es para morirse de risa.....También somos los únicos que sabemos cocinar una paella o un cocido, y que tenemos inteligencia para aprovechar como alimento multitud de sustancias procedentes del reino animal y vegetal. Puedo respetar la opción de vida de rechazar determinados alimentos como por ejemplo hacen los vegetarianos (algo no exento por otra parte, de problemas médicos...). Entiendo que no estén de acuerdo en la forma como se gestiona el comercio de alimentos y probablemente es cierto que estamos expuestos a altos niveles de conservantes y condimentos alimentarios. Lo que no puedo comprender es el intento de meter miedo ante alimentos que está demostrado que son saludables (¡y que además están buenísimos!), y que han constituído un alimento fundamental para los humanos durante miles de años.


PD: ¡Ojo también con el Vicks Vaporub!

miércoles, 11 de marzo de 2009

¿Por qué todos los bebés llegan con un humidificador bajo el brazo?

En los últimos tiempos, los humidificadores forman parte de la mayoría de regalos que recibe un bebé cuando nace, y todos los padres se congratulan de tan fantástica adquisición como si fuera la panacea de todos los males que están por llegar.

El marketing al respecto ha crecido considerablemente y los fabricantes compiten en aumentar las prestaciones y en ofrecer al mercado productos cada vez más caros.

Es rara la época de patología respiratoria en que los padres no nos pregunten acerca de los beneficios de su uso (a menudo después de haberlo adquirido y no antes)

La Dra. Trenchs del Hospital de Sant Joan de Déu, amiga y compañera, hizo una revisión sobre el tema de los humidificadores en el año 2002, que publicó en la revista Anales de Pediatría (revista de la Asociación Española de Pediatría) y que pueden consultar de forma completa aquí.

Existe la creencia popular de que la humedad ambiental alivia la sintomatología respiratoria.

La humedad ambiental es la cantidad de vapor de agua que contiene el aire. Se mide con un higrómetro o un psicrómetro. La humedad ideal se sitúa entre el 40 y el 60%. El clima condiciona la humedad de una región en cada época del año.

El grado de humedad ambiental puede variar entre el 0 y el 100%. El ambiente seco provoca malestar físico por sequedad cutáneo-mucosa y por aumento de la electricidad electrostática. El exceso de humedad (>50%) también provoca malestar y favorece el crecimiento de organismos biológicos como hongos y ácaros y aumenta el riesgo de enfermedades causadas por éstos.



En condiciones normales sea cual sea la humedad relativa y la temperatura, el aire llega a los pulmones a 37º y con 100% de humedad. El aire es acondicionado en las vías respiratorias, desde que entra por la nariz.

Un humidificador es un aparato para proporcionar humedad al ambiente. Se compone de un reservorio de agua y de un sistema para liberarla de forma controlada y en forma de vapor. Los más utilizados son los humidificadores ultrasónicos y los vaporizadores calientes.

Es importante el mantenimiento y extremar las medidas de higiene, así como la medición de la humedad.

El uso de los humidificadores es controvertido y en algún caso puede ser peligroso. Existen dos procesos en los que puede haber una mejoría clínica del proceso. En primer lugar la congestión nasal (aire caliente) y en segundo lugar, la laringitis (aire frío). No está claro el beneficio en enfermedades de las vías respiratorias inferiores, ya que la cantidad de agua que llega es ínfima y en cambio puede aumentar las resistencias de las vías respiratorias, por lo cual los humidificadores estarían contraindicados en el asma y en los niños con bronquitis. Otro motivo por el que tampoco estarían indicados en pacientes asmáticos es por ser una fuente potencial de alergenos y ácaros.


martes, 10 de marzo de 2009

Síndrome de Münchhausen por poderes

En mi última guardia tuve el placer de visitar así como a la una de la madrugada a un niño de 4 años y 9 meses cuyo motivo de consulta era que tenía tos. Hasta ahí nada fuera de la común si no hubiera sido porque consultando su historia informatizada, era la consulta número 92 en Urgencias en su corta vida. De las 92 visitas en Urgencias, en 25 ocasiones el diagnóstico de salida fue "Tos"; 17 veces ha sido visto de madrugada y aproximadamente 22 veces en el último año. El niño no tosió ni una sola vez en la visita, era un "gordito" sonriente y con aspecto muy saludable.

Le aseguro que ningún niño con una enfermedad crónica o fatal tiene tantas visitas como algunos de estos chavalotes sanos. Aunque en otro post ya les comenté lo que opino de las visitas nocturnas, estos hiperfrecuentadores tienen por lo general padres patológicos. 92 visitas de Urgencias más las innumerables que debe tener en su pediatra, hacen del niño "carne de cañón" y no se asusten, pero es una situación cercana al maltrato. El hecho de ser visitado en tantas ocasiones aumenta la probabilidad de que sea sometido a exploraciones innecesarias, a tratamientos que pueden dar efectos secundarios y pueden condicionar un psiquismo peculiar del niño con una autoconciencia de "individuo enfermo" que puede ser muy negativa y condicionar su vida adulta.

Desde la perspectiva de Urgencias es muy difícil actuar sobre estos hiperfrecuentadores, porque al visitarlo generalmente no eres consciente de la situación. El tema es más fácil de abordar en la consulta del pediatra. En mis épocas de consulta de atención primaria en Sant Feliu, recuerdo una madre que consultaba semanalmente porque su hijo tenía síntomas leves y absurdos. Era enfermera de quirófano en el Hospital Vall d'Hebrón, una persona ansiosa pero muy amable conmigo y el resto del personal, catalogada por todos de "pesada". Un día decidí tomarme mi tiempo y "coger el toro por los cuernos". Le insinué sutilmente que el problema de salud probablemente lo tuviera ella más que el niño.....Esto es bastante arriesgado pero creo que por el bien del niño en algún momento hay que ser valiente....En este caso funcionó y se puso en manos de especialistas. Me produjo satisfacción verles meses después: a ella más tranquila y al niño, que siempre venía con cara de "cordero degollado" (¡otra vez al médico!) mucho más relajado y sonriente.

La visita de Urgencias me hizo recordar un tipo peculiar de maltrato infantil (aunque en principio este niño no cumpla los criterios) conocido como síndrome de Münchhausen por poderes. Este término fue introducido por Meadow en el año 1977, para referirse a los padres que mediante la simulación de una sintomatología falsa logran que a sus hijos les sean realizados innumerables exploraciones complementarias e ingresos hospitalarios. El nombre fue tomado a partir de un personaje histórico, el barón de Münchhausen, que vivió en el siglo XVIII. Fue un personaje alemán que se unió al ejército ruso, participando en campañas militares contra los turcos. Al volver de la guerra explicó una serie de aventuras sorprendentes como por ejemplo que cabalgaba sobre una bala de cañón o que había viajado a la luna. Estas historias fueron utilizadas para crear un personaje de ficción, un antihéroe del cual ha surgido literatura infantil y adaptaciones cinematográficas.

La madre suele ser la causante habitual del síndrome de Münchhausen, pero puede ser cualquier otro cuidador. Se manifiesta de 3 formas diferentes:

  • Fabricación parental de signos o síntomas (por ejemplo poner el termómetro en una fuente de calor para que parezca que tiene fiebre)
  • Alteración de muestras de laboratorio de sangre u orina (añadir sangre a la orina, intercambiar muestras)
  • Auténtica inducción de enfermedad o de lesión (por ejemplo envenenamiento o intoxicación)

El diagnóstico suele ser difícil. Los síntomas que presenta el niño son de difícil encasillamiento en las enfermedades conocidas, los exámenes complementarios no suelen ser concordantes con el estado del niño, en ocasiones hay antecedentes familiares de muertes infantiles no aclaradas, etc. Los niños pueden mostrarse deprimidos o ansiosos, en muchas ocasiones "resignados" a las múltiples exploraciones.

En el caso de la persona causante suele ser extremadamente amable con el personal sanitario, rehuye dejar al niño con otros cuidadores, en ocasiones suele tener algún conocimiento sanitario (o una profesión sanitaria frustrada) y frecuentes trastornos psiquiátricos. Los síntomas y signos desaparecen en su ausencia.

La resolución suele ser complicada, pero hay que recanalizar la situación actuando como se hace en el resto de casos de maltrato infantil.


lunes, 9 de marzo de 2009

¿Vale la pena tener un hermano?


El nacimiento de mi primera hija supuso un cambio radical en todos los aspectos de mi vida. Desde el punto de vista físico, psíquico, laboral, económico, social, etc, tener un hijo da un giro de 360 º a tu vida. Habitualmente uno tiene una idea "romántica" de la maternidad que cambia radicalmente a los pocos días de tener a tu recién nacido en brazos. Aunque no son pocas las dificultades, esta claro que la maternidad te aporta muchas cosas positivas, si no el mundo ¡se habría acabado!

La adaptación a este cambio es variable. Hay parejas que integran el nacimiento de su hijo perfectamente a su estructura de vida y existen parejas a las que les cuesta más. Seguramente depende en gran manera del carácter de cada uno, del deseo de paternidad y de lo complicado que sea su día a día.

No obstante, pasado un tiempo muchos tendemos a "repetir", es decir a tener otro hijo. En nuestro caso no nos lo planteamos hasta que la mayor tuvo 2 años. Los primeros 12 meses de vida el niño es un bebé, de los 12 a los 24 meses sigue siendo un bebé aunque camina, entiende casi todo y dice algunas palabras. En todo ese tiempo el niño todavía es muy dependiente y en mi caso la idea de tener otro hijo ¡me ponía los pelos de punta!

Teníamos claro que íbamos a tener un hermano/-a para nuestra hija. Yo tengo una hermana "pequeña" con la que me llevo 2 años. Mi hermana es una de las mejores cosas que tengo en mi vida. Es mi amiga, mi compañera, siempre sé que puedo contar con ella. Cuando éramos niñas nos peleábamos mucho pero también compartíamos muchos juegos y experiencias. Sé que estará siempre a mi lado, pase lo que pase. Yo quería que mi hija también tuviera esa vivencia.

Además de los motivos "personales", me consta que el tener un hermano ayuda a los niños a aprender algo tan importante como es COMPARTIR. Empezando por el cariño de los padres y acabando por todas las cosas materiales que hay en una casa.

Cuando Laia tenía 2 años y medio me quedé de nuevo embarazada. Mis hijas se llevan 3 años y 3 meses. Me parece un intervalo de edad ideal, ya que hemos podido atender con tranquilidad los "exigentes" primeros meses de cada una. Aunque surgieron los inevitables celos, a los 3 años mi hija era lo suficientemente autónoma (y además estaba escolarizada) para que nos pudiéramos dedicar (y disfrutar) a la pequeña. Ahora que la pequeña ya tiene 2 años ya juegan mucho juntas y no me cabe la menor duda de que serán compañeras inseparables. Nos sentimos muy reconfortados cuando las vemos hacer cosas juntas y aprender a quererse tanto.

El embarazo fue muy diferente, se me pasó volando. Atendiendo a la mayor, casi no me di cuenta del crecimiento de su hermana. Durante el embarazo te asalta una duda muy importante: ¿las querré a las dos por igual? La respuesta es sin duda que sí: las quieres por igual aunque a cada una la quieres por lo que es. No obstante, al principio, con el mayor tienes una historia que con el pequeño todavía está por construir (aunque se tardan muy pocos meses....)

En respuesta a la pregunta del título, está claro que opino que (con mayúsculas). Habrá gente que esté peleada con sus hermanos o personas que siendo hijos únicos hayan sido la mar de felices, pero por lo vivido y lo que veo en mis hijas, está claro que tener un hermano es el mejor regalo que te pueden hacer tus padres.

Dedicado a mis amigas que han tenido o que esperan a su segundo hijo/-a, a pesar de las dificultades para conciliar (con el trabajo), para ahorrar y para llevar una casa.


domingo, 8 de marzo de 2009

Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Hoy es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. El 8 de marzo es un día reconocido por las Naciones Unidas y es fiesta nacional en algunos países.
Se conmemora la lucha de la mujer por su participación, en igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.



El origen del día en la memoria colectiva se atribuye a la conmemoración de los hechos que sucedieron en la fábrica Cotton de Nueva York en el año 1911. 140 mujeres, la mayoría inmigrantes italianas y judías, murieron calcinadas en un incendio provocado por bombas incendiarias lanzadas ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo. El suceso tuvo gran repercusión en la legislación laboral de EEUU.

Parece, no obstante, que el origen real de la idea de celebrar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora está en la propuesta de Clara Zetkin, líder del movimiento alemán de mujeres socialistas, presentó en el II Congreso Internacional de Mujeres Socialistas celebrada en Copenhague en 1910. La propuesta estaba basada en la celebración del Women's Day que las socialistas de EEUU llevaban festejando desde 1908 para reivindicar el sufragio femenino.

Seguro que las trabajadoras de principios de siglo XX se maravillarían de las condiciones de las trabajadoras de principios del siglo XXI y de los logros obtenidos. De todas maneras estos logros sólo se han conseguido en algunas partes del planeta y ni siquiera en ellos de forma absoluta. En el mundo sigue habiendo lugares donde las mujeres son esclavas.

En nuestro país hemos avanzado muchísimo, pero todavía estamos lejos de conseguir una plena equiparación entre las condiciones laborales y profesionales de hombres y mujeres. Según las estadísticas (esto no me lo invento.....):
  • Las mujeres cobran un 25% menos por hacer el mismo trabajo

  • Muchas más mujeres que hombres tienen trabajos a tiempo parcial

  • Las mujeres destinan de media 5 horas y 12 minutos más por jornada a las tareas domésticas que el hombre, independientemente de que ambos trabajen fuera de casa. Mientras para el hombre el hogar es el "reposo del guerrero", para la mujer es el segundo centro de trabajo.

Seguidores masculinos, no se me enfaden.....Y feliciten a sus compañeras (o regalen un ramito de violetas), que ¡un día es un día!.

Yo por mi parte, lo celebraré honrando al nombre....y es que ¡¡entro de guardia dentro de unas horas!!

sábado, 7 de marzo de 2009

Sexo joven



Una de las cosas que a mi señor marido y a mi nos preocupan es el momento en el que nuestras hijas lleguen a la adolescencia. Ahora vamos muy cansados, pero a expensas todavía del trabajo físico que supone tener dos niñas de corta edad. Sabemos dónde están las niñas en cada momento, con quién están y de alguna manera sabes que todo está más o menos "controlado". Desde el nacimiento en que el recién nacido es completamente dependiente de sus padres, se va progresando hasta la independencia del hijo, proceso que no siempre me parece fácil de articular.
La adolescencia nos da miedo porque vemos que muchas cosas han cambiado respecto a cuando nosotros vivimos esa edad. Parece que todo va mucho más rápido, los chicos quieren vivir muy deprisa y cada vez a edades más tempranas. En mi trabajo atiendo chicos y chicas hasta los 18 años y os aseguro que he sabido de muchas historias para no dormir, de las cuales muchas ocurren en familias perfectamente estructuradas y con padres de lo más normales.....Tengo la sensación que las ganas de vivir deprisa son más acuciantes en las niñas. Algunas ya con 13 ó 14 años van vestidas de unas maneras.....¡que dan miedo! y parece que sepan de la vida más que muchos adultos.

Uno de los temas en los que nuestros jóvenes van lanzados es en el sexo. La educación sexual ha cambiado bastante aunque todavía creo que sigue siendo un tema en el que suspendemos. Nada que ver con épocas anteriores en que toda la educación consistía en prohibir. La sociedad ha cambiado y cosas que antes estaban mal vistas se han convertido en comunes. Además las prohibiciones de según qué tipo no funcionan, es mucho más eficiente dar una información real y constrastada y dejar que los chicos "hagan su camino" de forma orientada.

En esta línea he descubierto una página web de la Generalitat que habla de diferentes temas sobre sexualidad, "Sexe joves", abordado de una forma atractiva para los jóvenes de entre 14 y 24 años. Lo que me parece más complicado es ir introduciendo a nuestros hijos en el tema, dándoles la información que precisan en cada momento.....teniendo en cuenta que ¡no podemos perder el tiempo!. Según un estudio realizado en el año 2006 por el Ministerio de Sanidad y Consumo denominado Desarrollo adolescente y salud, en el que se abordaban hábitos respecto al consumo de alcohol y drogas y sobre conducta sexual, la media de edad de inicio de las relaciones sexuales completas en nuestro país se sitúa entre los 14 y los 15 años, con escasas diferencias entre comunidades autónomas.




LinkWithin

Related Posts with Thumbnails