lunes, 2 de noviembre de 2009

Nuevas familias

Una de las situaciones que se dan con cierta frecuencia en la consulta y que me molestan bastante son aquellas visitas en las que acompañan al niño varias personas de la familia. Y me molestan porque aparte de que el espacio es pequeño y acaba pareciendo el camarote de los hermanos Marx y los niños se suele portar peor contra más personas haya, sobretodo porque casi todos quieren intervenir y en muchos casos los acompañantes anulan a la madre o al padre, como podéis leer aquí. Cuando se dan esas situaciones en las que todo el mundo habla, muchas veces suelo interrumpir y preguntar "¿Quién es la madre?" (o el padre en su caso). Y a partir de ahí me dirijo en exclusiva al progenitor para preguntar lo necesario y posteriormente dar las explicaciones pertinentes. Me parece una falta de respeto hacia los padres que ciertos familiares hagan eso. Esa pregunta en muchas ocasiones es retórica porque si es la abuela la acompañante, por la apariencia física suele ser bastante fácil identificar quién es la madre de la criatura, pero en otras ocasiones en la que la acompañante (suele ser mujer) es hermana, cuñada o amiga de la madre no es tan fácil. Sobretodo teniendo en cuenta la pasión con la que te explican los hechos (que yo no digo que no quieran al niño, pero ¿quién mejor que el padre o la madre para explicar lo que ocurre?)
Claro que un día, por bocazas y preguntona me va a pasar que pregunte quién es la madre y se me levanten dos manitas....porque la realidad social es la que es. Sin embargo aunque esas parejas del mismo sexo no suelen llevar en una pancarta que las dos son las madres de la criatura, se manejan de tal manera que una que tiene un sexto sentido para evaluar características sociales, suele intuírlo. Además tengo que decir que siempre son muy educadas y respetuosas y no se pisan entre ellas mientras están hablando conmigo (como sí ocurre en los casos que les relataba anteriormente). Todavía no he sido consciente de estar visitando a un niño con dos padres (hombre y hombre). Estas parejas de hombres con hijos son menos frecuentes. Supongo que influye bastante las dificultades técnicas que se plantean y que son salvables en el caso de las mujeres, que tienen capacidad de concebir. Pero todo se andará....

Las personas que atendemos a niños tenemos que ser sensibles a estas nuevas realidades. Porque la familia tradicional no sé si está en crisis, pero lo que sí que es verdad es que convive con otras muchas realidades familiares igualmente válidas para dar amor y cuidados a los niños: desde familias formadas por dos personas del mismo sexo, hasta las familias monoparentales o las nuevas familias formadas por nuevas uniones de personas que tienen hijos de anteriores parejas. Aunque las personas más conservadoras puedan preguntarse si los niños en estas nuevas familias tendrán un desarrollo "normal", me parece evidente que lo más importante para el crecimiento de los menores no es el sexo de los padres ni si es sólo una persona quién se encarga de su crianza, sinó el cariño recibido. Aunque los niños necesitan para su desarrollo psicológico asumir modelos femeninos y masculinos, no es imprescindible que sus progenitores sean dos y además uno de cada sexo. Los modelos se pueden observar en otras personas del entorno (familiares o amigos) y a la misma vez crecer en un ambiente generoso en cuidados y amor como en cualquier otro modelo familiar.

13 comentarios:

lobo dijo...

Hola.
Yo lo que creo, es que a un niño le da lo mismo como o cuantos sean sus padres. Como bien dices, mientras el se sienta querido lo demás no importa.

En cuanto a las consultas, me suena haber visto en algunos centros de salud (¿por qué les llamamos así, si nunca vamos cuando estamos sanos?) alguna notas del tipo "con el paciente sólo entrará un acompañante". La verdad es que no me gustaría estar en tu silla cuando te toque una de esas "abuelas gestapo".

Otra cosa que me ha llamado mucho la atención, son las salas de extracción de sangre, en lo referente a la forma de actuar con los niños. En el centro al que voy, el niño entra solo. Entiendo que esta medida pueda ser para evitar problemas con los padres y su "exceso de protección", pero creo que para el niño siempre será mejor tener a uno de sus padres cerca tranquilizándole cuando le enchufen una de esas agujas que si ya a muchos adultos no le hacen demasiada gracia no digamos ya a un niño.

Un saludo

MissManjolita dijo...

no me extraña q te moleste q se entrometan terceras personas en las consultas. mi madre a veces es un poco asi tb y tengo q pararle los pies.
la mini estuvo con fiebres intermitentes durante un tiempo, y como cada vez q iba a la peditra me decia q era un virus y no me recetaba nada, uno de los dias q le iba a llevar aa consuulta pq la fiebre no remitia, me dijo mi madre q le pidiera a la pediatra q le diera algo. como le dije q ella sabria mejor q es lo q habia q darle a la niña, me pregunto q a q hora tenia la consulta y me dijo: "pues mañana voy yo contigo!" en un tono de voz de esos de "se va a enterar".
ya le dije q ni se le ocurriera. solo me faltaba q venga ella a desautorizarme delante de la pediatra y a montar el numero. faltaria mas!
q lo hare mjor o peor pero yo soy su madre!
las abuelas a veces quieren tanto a sus nietos q no ven mas a alla...

Carmen dijo...

Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado. Me hago seguidora desde ya.
Soy madre de una niña de 3 años, desde hace sólo 6 meses. Mi hija nació en China.
Un abrazo
Carmen

marta dijo...

Eso tiene que ser una fauna ibérica tremenda, la verdad. Mi madre en eso es bastante prudente, la verdad, sólo entro yo en consulta y cuando ha entrado con algún especialista, suele estar en silencio. Hasta cuando era más joven y fui una vez al gine por un quiste en el ovario me preguntó si me importaba si entraba conmigo (imaginaba enterarse de cosas que no sabía si quería saber, digo yo).
Sólo he tenido que pararle un poquito en el tema parque, porque cuando hay algún niño más pegón o muy acaparador con los juguetes, no tiene la mano izquierda necesaria y le sale cara de doberman. El tema parques y la fauna que hay sería para otro post...
un saludo y buen lunes

Ana dijo...

Me encanta lo que comentas de los nuevos modelos de familia. Yo pertenezco a una de ellas, mi chico tiene una niña de 8 años, y, aunque no es fácil, con amor, cariño y comprensión todo sale adelante.
Me parece a mí que lo importante para cualquier pequeño/a es que a su alrededor haya un halo de protección y cariño, que se sienta seguro y amado en su hogar y que aquellos que se ocupan de ellos se preocupen de verdad y los atiendan lo mejor posible...
En cuanto a los familiares en las consultas, te entiendo perfectamente. Mi hermana está embarazada de cuatro meses y nos hemos vuelto todos locos ya con el nuevo sobrino, nieto, etc, así que no quiero ni pensar lo que será cuando nazca, cuando haya que llevarle al médico, etc. Ya, de momento, todo el mundo opina sobre el embarazo, así que no te quiero ni contar lo que va a ser esto...

Marisol dijo...

"Abogados" de nuestros clientes los hay en todos las profesiones!! Y normalmente solo suelen estorbar y al final lo mejor es la pregunta: "pero a ver, el interesado quien es? Usted? Vale pues que su "abogado" se vaya a freir espárragos por favor.

emma dijo...

ya había publicado algo....pero como el ordenador va de culo, quizás no le he dado a enviar...
me parece muy reflexivo tu post,también hay la tipica parte de la família que se cree con derecho, y así te lo dicen...
en cuanto a las consultas, yo también pondria un cartel, solo 1 acompañante, y así, tanto los médicos como los padres nos ahorramos las compañias...
un beso

Ainhoa dijo...

Buenos días,

Me parece estupendo el límite de un acompañante o a lo sumo dos. Nosotros le llevamos o yo o su padre al pediatra y en alguna ocasión los dos, pero sin molestarnos el uno al otro.

En relación a las nuevas familias estoy totalmente de acuerdo, en mi entorno hay de todo y creo que los niños de hoy en día precisamente por conocer desde pequeños todo tipo de familias las trataran con toda la normalidad que requiere.

Un saludo

Amalia Arce dijo...

A los nuevos por aquí, bienvenidos. A los habituales gracias como siempre por vuestros comentarios.
Sobre los acompañantes os diré que yo no tengo nada en contra de que entren los dos padres. De hecho en mi antiguo trabajo se limitaba a un acompañante y yo siempre autorizaba a que si eran los padres entraban los dos. Entiendo que ambos quieran estar en la consulta, ambos tienen los mismos derechos y obligaciones sobre el niño y se interesan (o deberían) por igual por la salud de su hijo. Otra cosa es la familia "añadida", sobretodo si no se sabe comportar. Y el tema del espacio también cuenta.
Respecto a lo que comentas Lobo de la presencia de los padres en las analíticas y pruebas, es un temamuy interesante y lo dejo para otro post.
Un saludo

lobo dijo...

Estaré pendiente de ese post entonces Amalia.

Un saludo

Chelo dijo...

Efectivamente, el cariño no viene necesariamente de un padre y una madre, entendidos como hombre y mujer, este tema de las nuevas familias daría mucho de qué hablar pero con el tiempo, pasarán de ser "nuevas familias" a "familias"...

Sarabi dijo...

Yo todavía no he conocido ninguna "nueva familia",aunque de líos familiares sé bastante!

ire dijo...

yo pertenezco a una de esas nuevas familias como decis por aqui...
mi mujer y yo hemos sido madres de una niña hace ocho meses y reconozco que no hemos tenido nunca ningun problema, ni malas caras ni discriminaciones ni nada
pero si que se de casos de parejas de chicas que lo han pasado muy mal, espero que esto se vaya normalizando , creo que no es tan dificil ni tan especial no tan traumatico, una familia como otra cualquiera, como la vuestra...asi de siple
por cierto me encanta el blog

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails