martes, 3 de marzo de 2009

Dormidos boca arriba, despiertos boca abajo

La muerte súbita del lactante ha reducido su incidencia en los últimos años en un 50% desde que la Academia Americana de Pediatría en el año 1992 y a continuación las Asociaciones de Pediatría de la mayoría de países recomiendan que los bebés duerman boca arriba.

El síndrome de muerte súbita del lactante es la muerte de un bebé que no es esperada por su historia y en la que tras los estudios postmortem (autopsia), no se demuestra la causa. En los países desarrollados es la causa de muerte más frecuente entre los 30 días de vida y los 12 meses del lactante.

Además de la posición boca arriba, hay otras recomendaciones que los pediatras podemos hacer basándonos en diferentes estudios realizados: ambiente libre de tabaco (durante el embarazo y posteriormente), utilizar colchones rígidos, no abrigar en exceso, dar el pecho y en recientes investigaciones parece demostrarse un factor protector del chupete.

Aunque la postura boca arriba para dormir se ha demostrado tan beneficiosa, existe un efecto colateral que es la plagiocefalia postural. La plagiocefalia postural consiste en una deformidad craneal producida por la aplicación constante de fuerzas de presión sobre la parte posterior del cráneo, que es muy maleable en los recién nacidos y lactantes.

La plagiocefalia origina una deformidad también de la cara. Es un problema que ha originado un aumento de las consultas de Neurocirugía. Es importante el diagnóstico diferencial con la craneosinostosis, que es un cierre prematuro de las suturas craneales y que suele requerir tratamiento quirúrgico. En principio la plagiocefalia sólo origina problemas estéticos. En algún caso no corregido también algún trastorno odontológico. Pero el aumento de su incidencia (se estima que actualmente afecta a un 10% de los bebés) y el coste del tratamiento ortésico (los niños llevan un "casco" similar al que se aprecia en la fotografía) hacen que el trastorno haya adquirido relevancia, por lo cual hay incluso asociaciones de padres con este problema.

Como en casi todas las ocasiones, el mejor tratamiento es una buena prevención. Desde el nacimiento habría que cambiar al niño de lado de la cuna (alternar dónde se pone la cabeza), ponerle a menudo boca abajo cuando esté jugando (también fortalece la espalda), cogerle en brazos varias veces al día, intentar llamar su atención con juguetes y en el cambiador por un lado y el otro, etc. En resumen, estimular la movilidad de la cabeza y evitar posiciones mantenidas durante largo tiempo.

De ahí el lema: "Dormidos boca arriba, despiertos boca abajo"




1 comentario:

Maria Luisa dijo...

HOla, yo he utilizado estos cascos
http://www.plagiocefalia.com/

y aunque al principio me parecieron muy caros, la verdades que son super efectivos. Me gusta mucho como me aterndio el doctor pinyol. Lo conoces?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails